Documento 30 - Las personalidades del gran universo

   
   Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimir

El libro de Urantia

Documento 30

Las personalidades del gran universo

30:0.1 (330.1) LAS personalidades y entidades no personales que actúan ahora en el Paraíso y en el gran universo constituyen un número casi ilimitado de seres vivos. Solo el número de órdenes y tipos principales haría tambalearse a la imaginación humana, por no hablar de sus incontables subtipos y variaciones. Conviene sin embargo aportar alguna información sobre dos clasificaciones básicas de seres vivos: un esbozo de la clasificación paradisiaca y un resumen del registro de Uversa de personalidades.

30:0.2 (330.2) No es posible formular clasificaciones exhaustivas y enteramente coherentes de las personalidades del gran universo porque no todos sus grupos han sido revelados. Se necesitarían muchos más documentos para contener la revelación adicional requerida para clasificar sistemáticamente todos los grupos. Esa expansión conceptual sería poco deseable porque privaría a los mortales pensantes de los próximos mil años de ese estímulo a la especulación creativa que proporcionan estos conceptos parcialmente revelados. Es mejor que el hombre no reciba una revelación excesiva; eso ahoga la imaginación.

1. La clasificación paradisiaca de los seres vivos

30:1.1 (330.3) Los seres vivos se clasifican en el Paraíso según su relación inherente y lograda con las Deidades del Paraíso. En las grandes reuniones del universo central y de los superuniversos, los asistentes suelen ser agrupados según su origen: los de origen trino, o que han logrado la Trinidad, los de origen dual y los de origen único. Es difícil explicar la clasificación paradisiaca de los seres vivos a la mente mortal, pero estamos autorizados a exponer lo siguiente:

30:1.2 (330.4) I. SERES DE ORIGEN TRINO. Seres creados por las tres Deidades del Paraíso, ya sea como tales o como Trinidad, junto con el Cuerpo Trinizado. Esta designación se refiere a todos los grupos de seres trinizados revelados y no revelados.

30:1.3 (330.5) A. Los Espíritus Supremos.

30:1.4 (330.6) 1. Los siete Espíritus Maestros.

30:1.5 (330.7) 2. Los siete Ejecutivos Supremos.

30:1.6 (330.8) 3. Los siete órdenes de Espíritus Reflectantes.

30:1.7 (330.9) B. Los Hijos Estacionarios de la Trinidad.

30:1.8 (330.10) 1. Secretos Trinizados de la Supremacía.

30:1.9 (330.11) 2. Eternos de los Días.

30:1.10 (330.12) 3. Ancianos de los Días.

30:1.11 (330.13) 4. Perfecciones de los Días.

30:1.12 (331.1) 5. Recientes de los Días.

30:1.13 (331.2) 6. Uniones de los Días.

30:1.14 (331.3) 7. Fieles de los Días.

30:1.15 (331.4) 8. Perfeccionadores de la Sabiduría.

30:1.16 (331.5) 9. Consejeros Divinos.

30:1.17 (331.6) 10. Censores Universales.

30:1.18 (331.7) C. Seres con origen en la Trinidad y seres trinizados.

30:1.19 (331.8) 1. Maestros Hijos de la Trinidad.

30:1.20 (331.9) 2. Espíritus Inspirados de la Trinidad

30:1.21 (331.10) 3. Nativos de Havona.

30:1.22 (331.11) 4. Ciudadanos del Paraíso.

30:1.23 (331.12) 5. Seres no revelados con origen en la Trinidad.

30:1.24 (331.13) 6. Seres no revelados trinizados por la Deidad.

30:1.25 (331.14) 7. Hijos Trinizados de Logro.

30:1.26 (331.15) 8. Hijos Trinizados de Selección.

30:1.27 (331.16) 9. Hijos Trinizados de Perfección.

30:1.28 (331.17) 10. Hijos trinizados por criaturas.

30:1.29 (331.18) II. SERES CON ORIGEN DUAL. Seres con origen en dos de las Deidades del Paraíso o creados de otro modo por dos seres que sean descendientes directos o indirectos de las Deidades del Paraíso.

30:1.30 (331.19) A. Los órdenes descendentes.

30:1.31 (331.20) 1. Hijos Creadores.

30:1.32 (331.21) 2. Hijos Magistrados.

30:1.33 (331.22) 3. Radiantes Estrellas Matutinas.

30:1.34 (331.23) 4. Padres Melquisedec.

30:1.35 (331.24) 5. Los Melquisedec.

30:1.36 (331.25) 6. Los Vorondadek.

30:1.37 (331.26) 7. Los Lanonandek.

30:1.38 (331.27) 8. Brillantes Estrellas Vespertinas.

30:1.39 (331.28) 9. Arcángeles.

30:1.40 (331.29) 10. Portadores de Vida.

30:1.41 (331.30) 11. Auxiliares no revelados del universo.

30:1.42 (331.31) 12. Hijos de Dios no revelados.

30:1.43 (331.32) B. Los órdenes estacionarios.

30:1.44 (331.33) 1. Abandonters.

30:1.45 (331.34) 2. Susatias.

30:1.46 (331.35) 3. Univitatias.

30:1.47 (331.36) 4. Spirongas.

30:1.48 (331.37) 5. Seres no revelados de origen dual.

30:1.49 (331.38) C. Los órdenes ascendentes.

30:1.50 (331.39) 1. Mortales fusionados con el Ajustador.

30:1.51 (331.40) 2. Mortales fusionados con el Hijo.

30:1.52 (331.41) 3. Mortales fusionados con el Espíritu.

30:1.53 (331.42) 4. Intermedios trasladados.

30:1.54 (331.43) 5. Ascendentes no revelados.

30:1.55 (332.1) III. SERES CON ORIGEN ÚNICO. Seres con origen en una de las Deidades del Paraíso o creados de otro modo por un ser que sea descendiente directo o indirecto de las Deidades del Paraíso.

30:1.56 (332.2) A. Los Espíritus Supremos.

30:1.57 (332.3) 1. Mensajeros por Gravedad.

30:1.58 (332.4) 2. Los siete Espíritus de los Circuitos de Havona.

30:1.59 (332.5) 3. Los adjutores duodécuplos de los circuitos de Havona.

30:1.60 (332.6) 4. Los Auxiliares Reflectantes de Imagen.

30:1.61 (332.7) 5. Los Espíritus Madre de los Universos.

30:1.62 (332.8) 6. Los espíritus-mente adjutores séptuplos.

30:1.63 (332.9) 7. Seres no revelados con origen en la Deidad.

30:1.64 (332.10) B. Los órdenes ascendentes.

30:1.65 (332.11) 1. Ajustadores Personalizados.

30:1.66 (332.12) 2. Hijos Materiales ascendentes.

30:1.67 (332.13) 3. Serafines evolutivas.

30:1.68 (332.14) 4. Querubines evolutivas.

30:1.69 (332.15) 5. Ascendentes no revelados.

30:1.70 (332.16) C. La familia del Espíritu Infinito.

30:1.71 (332.17) 1. Mensajeros Solitarios.

30:1.72 (332.18) 2. Supervisores de Circuitos del Universo.

30:1.73 (332.19) 3. Directores del Censo.

30:1.74 (332.20) 4. Auxiliares Personales del Espíritu Infinito.

30:1.75 (332.21) 5. Inspectores Asociados.

30:1.76 (332.22) 6. Centinelas Asignados.

30:1.77 (332.23) 7. Guías de los Graduados.

30:1.78 (332.24) 8. Servitales de Havona.

30:1.79 (332.25) 9. Conciliadores Universales.

30:1.80 (332.26) 10. Acompañantes de la Morontia.

30:1.81 (332.27) 11. Supernafines.

30:1.82 (332.28) 12. Seconafines.

30:1.83 (332.29) 13. Terciafines.

30:1.84 (332.30) 14. Omniafines.

30:1.85 (332.31) 15. Serafines.

30:1.86 (332.32) 16. Querubines y sanobines.

30:1.87 (332.33) 17. Seres no revelados con origen en el Espíritu.

30:1.88 (332.34) 18. Los siete Directores Supremos del Poder.

30:1.89 (332.35) 19. Los Centros Supremos del Poder.

30:1.90 (332.36) 20. Controladores Físicos Maestros.

30:1.91 (332.37) 21. Supervisores del Poder de la Morontia.

30:1.92 (332.38) IV. SERES TRASCENDENTALES DEVENIDOS. Existe en el Paraíso una inmensa multitud de seres trascendentales cuyo origen no suele ser revelado a los universos del tiempo y el espacio hasta que están asentados en luz y vida. Estos Trascendentales no son ni creadores ni criaturas; son hijos devenidos de divinidad, ultimidad y eternidad. Estos «devenidos» no son ni finitos ni infinitos, son absonitos; y la absonidad no es ni infinitud ni absolutidad.

30:1.93 (333.1) Estos no creadores no creados son siempre leales a la Trinidad del Paraíso y obedecen al Último. Existen en cuatro niveles últimos de actividad de la personalidad y actúan en los siete niveles de lo absonito en doce grandes divisiones que constan de mil grupos principales de trabajo de siete clases cada uno. Estos seres devenidos abarcan los órdenes siguientes:

30:1.94 (333.2) 1. Los Arquitectos del Universo Maestro.

30:1.95 (333.3) 2. Registradores Trascendentales.

30:1.96 (333.4) 3. Otros Trascendentales.

30:1.97 (333.5) 4. Organizadores Maestros Devenidos Primarios de la Fuerza.

30:1.98 (333.6) 5. Organizadores Maestros Trascendentales Asociados de la Fuerza.

30:1.99 (333.7) Dios, como superpersona, hace devenir. Dios, como persona, crea. Dios, como prepersona, fragmenta. Y un fragmento de sí mismo, el Ajustador, es quien hace evolucionar el alma espiritual en la mente material y mortal conforme a la elección de libre albedrío de la personalidad otorgada a dicha criatura mortal por el acto parental de Dios como Padre.

30:1.100 (333.8) V. ENTIDADES FRAGMENTADAS DE LA DEIDAD. Este orden de existencia viva, originado en el Padre Universal, tiene su mejor representación en los Ajustadores del Pensamiento, aunque estas entidades no son de ningún modo las únicas fragmentaciones de la realidad prepersonal de la Primera Fuente y Centro. Las funciones de los fragmentos distintos a los Ajustadores son múltiples y poco conocidas. La fusión con un Ajustador o con otro de dichos fragmentos convierte a la criatura en un ser fusionado con el Padre.

30:1.101 (333.9) Las fragmentaciones del espíritu premente de la Tercera Fuente y Centro, aunque no son comparables con los fragmentos del Padre, deben quedar registradas aquí. Hay diferencias considerables entre estas entidades y los Ajustadores. No moran como tales en Spiritington ni atraviesan como tales los circuitos de gravedad de mente; tampoco moran en criaturas mortales durante la vida en la carne. No son prepersonales en el mismo sentido que los Ajustadores, pero dichos fragmentos de espíritu premente se otorgan a ciertos mortales supervivientes, y la fusión con ellos los convierte en mortales fusionados con el Espíritu, en contraposición a los mortales fusionados con el Ajustador.

30:1.102 (333.10) Aún más difícil de describir es el espíritu individualizado de un Hijo Creador, cuya unión con una criatura la convierte en mortal fusionado con el Hijo. Y existen además otras fragmentaciones de la Deidad.

30:1.103 (333.11) VI. SERES SUPERPERSONALES. Hay una inmensa multitud de seres distintos a los personales que tienen origen divino y prestan servicios múltiples en el universo de universos. Algunos de estos seres residen en los mundos paradisiacos del Hijo; otros, como los representantes superpersonales del Hijo Eterno, se encuentran en otros lugares. La mayoría de ellos no se mencionan en estas narraciones y sería completamente inútil intentar describirlos a criaturas personales.

30:1.104 (333.12) VII. ÓRDENES NO CLASIFICADOS Y NO REVELADOS. En la presente edad del universo no sería posible incluir a todos los seres, personales o de otro tipo, dentro de las clasificaciones que corresponden a la presente edad del universo, y tampoco han sido reveladas todas esas categorías en estas narraciones. Por eso se han dejado muchos órdenes fuera de estas listas. Considerad los siguientes:

30:1.105 (333.13) El Consumador del Destino del Universo.

30:1.106 (333.14) Los Representantes Cualificados del Último.

30:1.107 (334.1) Los Supervisores No Cualificados del Supremo.

30:1.108 (334.2) Los agentes creativos no revelados de los Ancianos de los Días.

30:1.109 (334.3) Majeston del Paraíso.

30:1.110 (334.4) Los enlaces reflectores innominados de Majeston.

30:1.111 (334.5) Los órdenes midsonitas de los universos locales.

30:1.112 (334.6) El hecho de reunir a estos órdenes en una misma lista solo significa que ninguno de ellos aparece en la clasificación paradisiaca tal como está aquí revelada. Estos son los pocos no clasificados, y aún os falta por conocer a los muchos no revelados.

30:1.113 (334.7) Hay espíritus: entidades de espíritu, presencias de espíritu, espíritus personales, espíritus prepersonales, espíritus superpersonales, existencias de espíritu, personalidades de espíritu, pero ni el lenguaje del mortal ni el intelecto del mortal son adecuados. Podemos, sin embargo, afirmar que no hay personalidades de «mente pura»; ninguna entidad tiene personalidad a menos que esté dotada de ella por Dios que es espíritu. Toda entidad de mente que no esté asociada a la energía espiritual o física no es una personalidad. Pero en el mismo sentido en que hay personalidades de espíritu que tienen mente, hay personalidades de mente que tienen espíritu. Majeston y sus asociados son ejemplos bastante buenos de seres dominados por la mente, pero hay ejemplos mejores de este tipo de personalidad desconocidos para vosotros. Hay incluso órdenes completos no revelados de esas personalidades de mente, pero están siempre vinculadas al espíritu. Existen otras criaturas no reveladas que podrían calificarse como personalidades de energía mental y física. Este tipo de ser no responde a la gravedad de espíritu, pero es sin embargo una verdadera personalidad, está dentro del circuito del Padre.

30:1.114 (334.8) Estos documentos ni siquiera empiezan a agotar —no podrían— la historia de las criaturas, los creadores, los que hacen devenir y los seres vivos existentes de otro modo, que viven y adoran y sirven en los universos pululantes del tiempo y en el universo central de la eternidad. Vosotros los mortales sois personas, por eso podemos describiros seres que están personalizados, pero ¿cómo se os podría explicar qué es un ser absonizado?

2. El registro de Uversa de personalidades

30:2.1 (334.9) La familia divina de seres vivos se registra en Uversa en siete grandes divisiones:

30:2.2 (334.10) 1. Las Deidades del Paraíso.

30:2.3 (334.11) 2. Los Espíritus Supremos.

30:2.4 (334.12) 3. Los seres con origen en la Trinidad.

30:2.5 (334.13) 4. Los Hijos de Dios.

30:2.6 (334.14) 5. Las personalidades del Espíritu Infinito.

30:2.7 (334.15) 6. Los Directores del Poder del Universo.

30:2.8 (334.16) 7. El cuerpo de ciudadanos permanentes.

30:2.9 (334.17) Estos grupos de criaturas con voluntad se dividen en numerosas clases y subdivisiones menores. Pero al presentar esta clasificación de las personalidades del gran universo, nuestro objetivo principal es describir los órdenes de seres inteligentes que han sido revelados en estas narraciones y con la mayoría de los cuales se encontrarán los mortales del tiempo en la experiencia ascendente de su escalada progresiva al Paraíso. En las listas siguientes no se mencionan los numerosos órdenes de seres del universo que llevan a cabo su trabajo fuera del programa de ascensión de los mortales.

30:2.10 (335.1) I. LAS DEIDADES DEL PARAÍSO.

30:2.11 (335.2) 1. El Padre Universal.

30:2.12 (335.3) 2. El Hijo Eterno.

30:2.13 (335.4) 3. El Espíritu Infinito.

30:2.14 (335.5) II. LOS ESPÍRITUS SUPREMOS.

30:2.15 (335.6) 1. Los siete Espíritus Maestros.

30:2.16 (335.7) 2. Los siete Ejecutivos Supremos.

30:2.17 (335.8) 3. Los siete grupos de Espíritus Reflectantes.

30:2.18 (335.9) 4. Los Auxiliares Reflectantes de Imagen.

30:2.19 (335.10) 5. Los siete Espíritus de los Circuitos.

30:2.20 (335.11) 6. Los Espíritus Creativos de los Universos Locales.

30:2.21 (335.12) 7. Los espíritus-mente adjutores.

30:2.22 (335.13) III. LOS SERES CON ORIGEN EN LA TRINIDAD.

30:2.23 (335.14) 1. Secretos Trinizados de la Supremacía.

30:2.24 (335.15) 2. Eternos de los Días.

30:2.25 (335.16) 3. Ancianos de los Días.

30:2.26 (335.17) 4. Perfecciones de los Días.

30:2.27 (335.18) 5. Recientes de los Días.

30:2.28 (335.19) 6. Uniones de los Días.

30:2.29 (335.20) 7. Fieles de los Días.

30:2.30 (335.21) 8. Maestros Hijos de la Trinidad.

30:2.31 (335.22) 9. Perfeccionadores de la Sabiduría.

30:2.32 (335.23) 10. Consejeros Divinos.

30:2.33 (335.24) 11. Censores Universales.

30:2.34 (335.25) 12. Espíritus Inspirados de la Trinidad.

30:2.35 (335.26) 13. Nativos de Havona.

30:2.36 (335.27) 14. Ciudadanos del Paraíso.

30:2.37 (335.28) IV. LOS HIJOS DE DIOS.

30:2.38 (335.29) A. Hijos descendentes.

30:2.39 (335.30) 1. Hijos Creadores: Migueles.

30:2.40 (335.31) 2. Hijos Magistrados: Avonales.

30:2.41 (335.32) 3. Maestros Hijos de la Trinidad: Daynales.

30:2.42 (335.33) 4. Hijos Melquisedec.

30:2.43 (335.34) 5. Hijos Vorondadek.

30:2.44 (335.35) 6. Hijos Lanonandek.

30:2.45 (335.36) 7. Hijos Portadores de Vida.

30:2.46 (335.37) B. Hijos ascendentes.

30:2.47 (335.38) 1. Mortales fusionados con el Padre.

30:2.48 (335.39) 2. Mortales fusionados con el Hijo.

30:2.49 (335.40) 3. Mortales fusionados con el Espíritu.

30:2.50 (335.41) 4. Serafines evolutivas.

30:2.51 (335.42) 5. Hijos Materiales ascendentes.

30:2.52 (335.43) 6. Intermedios trasladados.

30:2.53 (335.44) 7. Ajustadores Personalizados.

30:2.54 (336.1) C. Hijos Trinizados.

30:2.55 (336.2) 1. Mensajeros Poderosos.

30:2.56 (336.3) 2. Los Altos en Autoridad.

30:2.57 (336.4) 3. Los sin Nombre ni Número.

30:2.58 (336.5) 4. Custodios Trinizados.

30:2.59 (336.6) 5. Embajadores Trinizados.

30:2.60 (336.7) 6. Guardianes Celestiales.

30:2.61 (336.8) 7. Asistentes de los Altos Hijos.

30:2.62 (336.9) 8. Hijos trinizados por ascendentes.

30:2.63 (336.10) 9. Hijos trinizados por seres del Paraíso-Havona.

30:2.64 (336.11) 10. Hijos trinizados del destino.

30:2.65 (336.12) V. PERSONALIDADES DEL ESPÍRITU INFINITO.

30:2.66 (336.13) A. Personalidades más altas del Espíritu Infinito.

30:2.67 (336.14) 1. Mensajeros Solitarios.

30:2.68 (336.15) 2. Supervisores de Circuitos del Universo.

30:2.69 (336.16) 3. Directores del Censo.

30:2.70 (336.17) 4. Auxiliares Personales del Espíritu Infinito.

30:2.71 (336.18) 5. Inspectores Asociados.

30:2.72 (336.19) 6. Centinelas Asignados.

30:2.73 (336.20) 7. Guías de los Graduados.

30:2.74 (336.21) B. Las huestes de mensajeros del espacio.

30:2.75 (336.22) 1. Servitales de Havona.

30:2.76 (336.23) 2. Conciliadores Universales.

30:2.77 (336.24) 3. Asesores Técnicos.

30:2.78 (336.25) 4. Custodios de los Registros del Paraíso.

30:2.79 (336.26) 5. Registradoras Celestiales.

30:2.80 (336.27) 6. Acompañantes de la Morontia.

30:2.81 (336.28) 7. Acompañantes del Paraíso.

30:2.82 (336.29) C. Los espíritus ministrantes.

30:2.83 (336.30) 1. Supernafines.

30:2.84 (336.31) 2. Seconafines.

30:2.85 (336.32) 3. Terciafines.

30:2.86 (336.33) 4. Omniafines.

30:2.87 (336.34) 5. Serafines.

30:2.88 (336.35) 6. Querubines y sanobines.

30:2.89 (336.36) 7. Intermedios.

30:2.90 (336.37) VI. LOS DIRECTORES DEL PODER DEL UNIVERSO.

30:2.91 (336.38) A. Los siete Directores Supremos del Poder.

30:2.92 (336.39) B. Centros Supremos del Poder.

30:2.93 (336.40) 1. Supervisores Supremos de Centros.

30:2.94 (336.41) 2. Centros de Havona.

30:2.95 (336.42) 3. Centros de los superuniversos.

30:2.96 (336.43) 4. Centros de los universos locales.

30:2.97 (336.44) 5. Centros de las constelaciones.

30:2.98 (336.45) 6. Centros de los sistemas.

30:2.99 (336.46) 7. Centros no clasificados.

30:2.100 (337.1) C. Controladores Físicos Maestros.

30:2.101 (337.2) 1. Directores asociados del poder.

30:2.102 (337.3) 2. Controladores mecánicos.

30:2.103 (337.4) 3. Transformadores de energía.

30:2.104 (337.5) 4. Transmisores de energía.

30:2.105 (337.6) 5. Asociadores primarios.

30:2.106 (337.7) 6. Disociadores secundarios.

30:2.107 (337.8) 7. Frandalanks y chronoldeks.

30:2.108 (337.9) D. Supervisoras del Poder de la Morontia.

30:2.109 (337.10) 1. Reguladoras de circuitos.

30:2.110 (337.11) 2. Coordinadoras de sistemas.

30:2.111 (337.12) 3. Guardianas planetarias.

30:2.112 (337.13) 4. Controladoras conjuntas.

30:2.113 (337.14) 5. Estabilizadoras de enlaces.

30:2.114 (337.15) 6. Clasificadoras selectivas.

30:2.115 (337.16) 7. Registradoras asociadas.

30:2.116 (337.17) VII. EL CUERPO DE CIUDADANOS PERMANENTES.

30:2.117 (337.18) 1. Los intermedios planetarios.

30:2.118 (337.19) 2. Los hijos adánicos de los sistemas.

30:2.119 (337.20) 3. Los univitatia de las constelaciones.

30:2.120 (337.21) 4. Los susatia de los universos locales.

30:2.121 (337.22) 5. Los mortales fusionados con el Espíritu de los universos locales

30:2.122 (337.23) 6. Los abandonters de los superuniversos.

30:2.123 (337.24) 7. Los mortales de los superuniversos fusionados con el Hijo.

30:2.124 (337.25) 8. Los nativos de Havona.

30:2.125 (337.26) 9. Los nativos de las esferas paradisiacas del Espíritu.

30:2.126 (337.27) 10. Los nativos de las esferas paradisiacas del Padre.

30:2.127 (337.28) 11. Los ciudadanos creados del Paraíso.

30:2.128 (337.29) 12. Los mortales fusionados con el Ajustador ciudadanos del Paraíso.

30:2.129 (337.30) Esta es la clasificación funcional de las personalidades de los universos tal como están registradas en el mundo sede de Uversa.

30:2.130 (337.31) GRUPOS COMPUESTOS DE PERSONALIDADES. En Uversa hay registros de otros muchos grupos de seres inteligentes, seres que están también estrechamente relacionados con la organización y administración del gran universo. Figuran entre estos órdenes los tres grupos compuestos de personalidades que vienen a continuación:

30:2.131 (337.32) A. El Cuerpo de la Finalización del Paraíso.

30:2.132 (337.33) 1. El Cuerpo de Finalitarios Mortales.

30:2.133 (337.34) 2. El Cuerpo de Finalitarios del Paraíso.

30:2.134 (337.35) 3. El Cuerpo de Finalitarios Trinizados.

30:2.135 (337.36) 4. El Cuerpo de Finalitarios Trinizados Conjuntos.

30:2.136 (337.37) 5. El Cuerpo de Finalitarios de Havona.

30:2.137 (337.38) 6. El Cuerpo de Finalitarios Trascendentales.

30:2.138 (337.39) 7. El Cuerpo de Hijos del Destino No revelados.

30:2.139 (337.40) El Cuerpo de los Mortales de la Finalización se trata en el documento siguiente y último de esta serie.

30:2.140 (338.1) B. Los Auxiliares del Universo.

30:2.141 (338.2) 1. Radiantes Estrellas Matutinas.

30:2.142 (338.3) 2. Brillantes Estrellas Vespertinas.

30:2.143 (338.4) 3. Arcángeles.

30:2.144 (338.5) 4. Asistentes Altísimos.

30:2.145 (338.6) 5. Altos Comisionados.

30:2.146 (338.7) 6. Supervisores Celestiales.

30:2.147 (338.8) 7. Maestras de los Mundos Mansión.

30:2.148 (338.9) Todos los mundos sede, tanto de los universos locales como de los superuniversos, cuentan con la presencia de seres encargados de misiones específicas para los Hijos Creadores, los regidores de los universos locales. En Uversa acogemos a estos Auxiliares del Universo, pero no tenemos jurisdicción sobre ellos. Estos emisarios realizan su trabajo y llevan a cabo sus observaciones bajo la autoridad de los Hijos Creadores. Sus actividades se describen con más detalle en la narración dedicada a vuestro universo local.

30:2.149 (338.10) C. Las siete colonias de cortesía.

30:2.150 (338.11) 1. Estudiosos de las estrellas.

30:2.151 (338.12) 2. Artesanos celestiales.

30:2.152 (338.13) 3. Directores de la reversión.

30:2.153 (338.14) 4. Instructores de las facultades de ampliación.

30:2.154 (338.15) 5. Los diversos cuerpos de reserva.

30:2.155 (338.16) 6. Visitantes estudiantes.

30:2.156 (338.17) 7. Peregrinos ascendentes.

30:2.157 (338.18) Estos siete grupos de seres se encontrarán organizados y gobernados de esta manera en todos los mundos sede, desde los sistemas locales hasta las capitales de los superuniversos, especialmente en estas últimas. Las capitales de los siete superuniversos son los lugares de encuentro de casi todas las clases y órdenes de seres inteligentes. En ellas se puede observar y estudiar a criaturas con voluntad de todas las fases de existencia, sin contar con los numerosos grupos de habitantes del Paraíso-Havona.

3. Las colonias de cortesía

30:3.1 (338.19) Las siete colonias de cortesía residen en las esferas arquitectónicas durante periodos más o menos prolongados mientras se ocupan de promover sus misiones y de llevar a cabo sus tareas especiales. Su trabajo se puede describir como sigue:

30:3.2 (338.20) 1. Los estudiosos de las estrellas, los astrónomos celestiales, eligen trabajar en esferas como Uversa porque estos mundos construidos especialmente son excepcionalmente favorables para sus observaciones y cálculos. Uversa reúne condiciones favorables para el trabajo de esta colonia, no solo por su ubicación central, sino también porque no hay soles gigantescos cercanos, vivos o muertos, que perturben las corrientes de energía. Estos estudiosos no están conectados orgánicamente en modo alguno con los asuntos del superuniverso; son simples invitados.

30:3.3 (338.21) La colonia astronómica de Uversa contiene individuos que provienen de muchos dominios cercanos, del universo central e incluso de Norlatiadek. Cualquier ser de cualquier mundo de cualquier sistema de cualquier universo puede convertirse en estudioso de las estrellas, puede aspirar a formar parte de algún cuerpo de astrónomos celestiales. Los únicos requisitos son una vida continuada y un conocimiento suficiente de los mundos del espacio, especialmente de sus leyes físicas de evolución y control. A los estudiosos de las estrellas no se les exige que sirvan eternamente en este cuerpo, pero ninguno de los admitidos en este grupo puede retirarse antes de un milenio del tiempo de Uversa.

30:3.4 (339.1) La colonia de observadores de estrellas de Uversa asciende ahora a más de un millón. Estos astrónomos van y vienen, aunque algunos se quedan durante periodos relativamente largos. Utilizan una multitud de instrumentos mecánicos y aparatos físicos para efectuar su trabajo y reciben también mucha ayuda de los Mensajeros Solitarios y otros exploradores de espíritu. En su trabajo de estudio de las estrellas y de inspección del espacio, estos astrónomos celestiales hacen uso constante de los transformadores y transmisores vivos de energía así como de las personalidades reflectantes. Estudian todas las formas y fases de los materiales del espacio y de las manifestaciones de la energía, y están tan interesados en la función de la fuerza como en los fenómenos estelares. Nada escapa a su escrutinio en todo el espacio.

30:3.5 (339.2) Se pueden encontrar colonias similares de astrónomos en los mundos sede de los sectores del superuniverso, así como en las capitales arquitectónicas de los universos locales y de sus subdivisiones administrativas. Excepto en el Paraíso, el conocimiento no es inherente; entender el universo físico depende en gran medida de la observación y la investigación.

30:3.6 (339.3) 2. Los artesanos celestiales sirven en la totalidad de los siete superuniversos. Los mortales ascendentes tienen su primer contacto con estos grupos en la carrera de la morontia del universo local. Se tratará más a fondo sobre estos artesanos en ese contexto.

30:3.7 (339.4) 3. Los directores de la reversión son los promotores del esparcimiento y el humor, de la reversión a los recuerdos del pasado. Prestan un gran servicio en el funcionamiento práctico del programa ascendente de progresión de los mortales, sobre todo durante las primeras fases de transición en la morontia y de experiencia en el espíritu. Su historia pertenece a la narración de la carrera de los mortales en el universo local.

30:3.8 (339.5) 4. Los instructores de las facultades de ampliación. En la carrera ascendente cada mundo residencial mantiene siempre un sólido cuerpo docente en el mundo que está justo por debajo, una especie de escuela preparatoria para los residentes que están progresando en esa esfera; esta es una fase del programa ascendente para hacer avanzar a los peregrinos del tiempo. Estas escuelas, sus métodos de instrucción y sus exámenes son totalmente distintos de todo lo que intentáis llevar a cabo en Urantia.

30:3.9 (339.6) Todo el plan ascendente de progresión de los mortales se caracteriza por la práctica de impartir a otros seres las nuevas verdades y experiencias desde el momento en que se han adquirido. Os abrís camino por la larga escuela de logro del Paraíso sirviendo como maestros de los alumnos que están justo detrás de vosotros en la escala de progresión.

30:3.10 (339.7) 5. Los diversos cuerpos de reserva. En Uversa se movilizan como colonia de cuerpos de reserva grandes reservas de seres que no están bajo nuestra supervisión directa. Hay setenta divisiones primarias de estas colonias en Uversa, y tener el privilegio de pasar una temporada con estas extraordinarias personalidades constituye una verdadera educación liberal. En Salvington y en otras capitales de universos se mantienen reservas generales similares. Son enviadas al servicio activo a requerimiento de sus respectivos directores de grupo.

30:3.11 (339.8) 6. Los visitantes estudiantes. Un caudal constante de visitantes celestiales procedentes de todo el universo fluye hacia los diversos mundos sede. Como individuos o como promociones, estos varios tipos de seres acuden a nosotros en calidad de observadores, alumnos de intercambio y ayudantes estudiantes. Hay en Uversa en el momento presente más de mil millones de personas en esta colonia de cortesía. Algunos de estos visitantes pueden quedarse un día, otros pueden permanecer un año, todo depende de la naturaleza de su misión. Esta colonia contiene representantes de casi todas las clases de seres del universo, excepto personalidades creadoras y mortales de la morontia.

30:3.12 (340.1) Los mortales de la morontia son visitantes estudiantes solo dentro de los confines de su universo local de origen. Pueden hacer visitas en calidad de superuniversales solo después de haber alcanzado el estatus de espíritu. Al menos la mitad de nuestra colonia de visitantes está compuesta por «viajeros en escala», seres de camino a algún otro sitio que se detienen brevemente a visitar la capital de Orvonton. Estas personalidades pueden estar realizando una misión en el universo o pueden estar disfrutando de un periodo de ocio libre de misiones. El privilegio del viaje y la observación intrauniversal es parte de la carrera de todos los seres ascendentes. El deseo humano de viajar y observar nuevos pueblos y nuevos mundos quedará plenamente satisfecho durante la larga escalada al Paraíso llena de acontecimientos a través del universo local, el superuniverso y el universo central.

30:3.13 (340.2) 7. Los peregrinos ascendentes. Cuando los peregrinos ascendentes son destinados a diversos servicios relacionados con su progresión hacia el Paraíso, se les domicilia como colonia de cortesía en las distintas esferas sede. Estos grupos se autogobiernan en gran medida mientras actúan aquí y allá en todo un superuniverso. Son una colonia en cambio permanente que abarca a todos los órdenes de mortales evolutivos y sus compañeros ascendentes.

4. Los mortales ascendentes

30:4.1 (340.3) Los mortales supervivientes del tiempo y el espacio se denominan peregrinos ascendentes cuando están acreditados para el ascenso progresivo al Paraíso, pero estas criaturas evolutivas ocupan un lugar tan importante en estas narraciones que deseamos presentar aquí una sinopsis de las siete etapas de la carrera ascendente en el universo como sigue:

30:4.2 (340.4) 1. Mortales planetarios.

30:4.3 (340.5) 2. Supervivientes durmientes.

30:4.4 (340.6) 3. Estudiantes de los mundos mansión.

30:4.5 (340.7) 4. Progresores de la morontia.

30:4.6 (340.8) 5. Pupilos de los superuniversos.

30:4.7 (340.9) 6. Peregrinos de Havona.

30:4.8 (340.10) 7. Llegados al Paraíso.

30:4.9 (340.11) La narración que sigue presenta la carrera en el universo de un mortal en cuyo interior mora un Ajustador. Los mortales fusionados con el Hijo o con el Espíritu comparten partes de esta carrera, pero hemos elegido contar esta historia tal como atañe a los mortales fusionados con el Ajustador, pues ese es el destino que pueden esperar todas las razas humanas de Urantia.

30:4.10 (340.12) 1. Mortales planetarios. Mortales son todos los seres evolutivos de origen animal con potencial ascendente. En su origen, naturaleza y destino, estos varios grupos y tipos de seres humanos no son enteramente diferentes a los pueblos de Urantia. Las razas humanas de cada mundo reciben el mismo ministerio de los Hijos de Dios y disfrutan de la presencia de los espíritus ministrantes del tiempo. Después de la muerte natural, todos los tipos de ascendentes fraternizan como una única familia de la morontia en los mundos mansión.

30:4.11 (341.1) 2. Supervivientes durmientes. Todos los mortales con estatus de supervivientes y que están bajo la custodia de las guardianas personales del destino, pasan por los portales de la muerte natural y, en el tercer periodo, se personalizan en los mundos mansión. Aquellos seres acreditados que no han sido capaces, por cualquier razón, de alcanzar el nivel de dominio de la inteligencia y de dotación de espiritualidad que les daría derecho a guardianas personales, no pueden ir de este modo directa e inmediatamente a los mundos mansión. Estas almas supervivientes deben descansar en un sueño inconsciente hasta el día del juicio de una nueva época, de una nueva dispensación, de la venida de un Hijo de Dios para pasar lista a la edad y enjuiciar al mundo, y esta es la práctica general en todo Nebadon. Se dijo de Cristo Miguel que, cuando ascendió a las alturas al final de su trabajo en la tierra, «condujo a una gran multitud de cautivos». Y estos cautivos eran los supervivientes durmientes desde los días de Adán hasta el día de la resurrección del Maestro en Urantia.

30:4.12 (341.2) El paso del tiempo no tiene ninguna importancia para los mortales dormidos; están totalmente inconscientes y ajenos a la duración de su descanso. En el momento del reensamblaje de la personalidad al final de una edad, los que han dormido cinco mil años no reaccionan de forma diferente a los que han descansado cinco días. Aparte de este retraso en el tiempo, estos supervivientes pasan por el régimen de ascensión de forma idéntica a los que evitan el sueño más o menos largo de la muerte.

30:4.13 (341.3) En el trabajo de los universos locales, estas promociones dispensacionales de peregrinos de los mundos son utilizadas para actividades de grupo en la morontia. La movilización de grupos tan enormes tiene una gran ventaja; así se les mantiene juntos durante largos periodos de servicio efectivo.

30:4.14 (341.4) 3. Estudiantes de los mundos mansión. Todos los mortales supervivientes que se despiertan en los mundos mansión pertenecen a esta clase.

30:4.15 (341.5) El cuerpo físico de carne mortal no forma parte del reensamblaje del superviviente durmiente; el cuerpo físico ha regresado al polvo. La serafín asignada patrocina el nuevo cuerpo, la forma de morontia, como nuevo vehículo de vida para el alma inmortal y para que more en su interior el Ajustador que ha regresado. El Ajustador es el custodio de la transcripción de espíritu de la mente del superviviente durmiente. La serafín asignada es la cuidadora de la identidad superviviente —el alma inmortal— hasta donde haya evolucionado. Y cuando los dos, el Ajustador y la serafín, vuelven a unir los elementos de la personalidad confiados a su cargo, el nuevo individuo constituye la resurrección de la antigua personalidad, la supervivencia de la identidad de morontia en evolución del alma. Esta reasociación de alma y Ajustador se llama con toda propiedad resurrección, un reensamblaje de los factores de la personalidad; pero ni siquiera así se explica por completo la reaparición de la personalidad superviviente. Aunque probablemente no entendáis nunca el hecho de esta inexplicable operación, conoceréis algún día su verdad por experiencia si no rechazáis el plan de supervivencia de los mortales.

30:4.16 (341.6) El plan de detener inicialmente a los mortales en siete mundos de formación progresiva es casi universal en Orvonton. En cada sistema local de aproximadamente mil planetas habitados hay siete mundos mansión, generalmente satélites o subsatélites de la capital del sistema. Son los mundos que reciben a la mayoría de los mortales ascendentes.

30:4.17 (341.7) A veces, todos los mundos de formación en los que residen mortales se llaman «mansiones» del universo, y fue a esas esferas a las que Jesús aludió cuando dijo: «En la casa de mi Padre hay muchas mansiones». A partir de ahí, dentro de un grupo dado de esferas como los mundos mansión, los ascendentes progresarán individualmente de una esfera a otra y de una fase de vida a otra, pero avanzarán siempre de una etapa de estudio en el universo a otra formando promociones.

30:4.18 (342.1) 4. Progresores de la morontia. Cuando, desde los mundos mansión hacia arriba, los mortales pasan por las esferas del sistema, la constelación y el universo, son clasificados como progresores de la morontia; están atravesando las esferas de transición de la ascensión del mortal. A medida que los mortales ascendentes progresan de los mundos más bajos de la morontia a los más altos, sirven en incontables misiones en colaboración con sus maestros y en compañía de sus hermanos mayores más avanzados.

30:4.19 (342.2) La progresión en la morontia está relacionada con el avance continuo del intelecto, del espíritu y de la forma de la personalidad. Los supervivientes siguen siendo seres de tres naturalezas. Durante toda su experiencia en la morontia son pupilos del universo local. El régimen del superuniverso no entrará en vigor hasta que empiece su carrera como espíritus.

30:4.20 (342.3) Los mortales adquieren identidad real de espíritu justo antes de salir de la sede del universo local para ir hacia los mundos de recepción de los sectores menores del superuniverso. El paso de la etapa final de la morontia al estatus primero o más bajo de espíritu no es más que una pequeña transición. La mente, la personalidad y el carácter no cambian con este avance; solo se modifica la forma. Pero la forma de espíritu es tan real como el cuerpo de morontia, y es igual de perceptible.

30:4.21 (342.4) Antes de salir de sus universos locales nativos hacia los mundos de recepción del superuniverso, los mortales del tiempo reciben su confirmación como espíritus de manos del Hijo Creador y el Espíritu Madre del universo local. A partir de ese punto el estatus del mortal ascendente queda asentado para siempre. No se ha sabido nunca que los pupilos de los superuniversos se hayan descarriado. Las serafines ascendentes también son ascendidas en su categoría angélica a su salida de los universos locales.

30:4.22 (342.5) 5. Pupilos de los superuniversos. Todos los ascendentes que llegan a los mundos de formación de los superuniversos se convierten en pupilos de los Ancianos de los Días. Han atravesado la vida de la morontia del universo local y ya son espíritus acreditados. Como espíritus jóvenes empiezan la ascensión en el sistema de formación y cultura del superuniverso, que se extiende desde las esferas de recepción de su sector menor, pasando por los mundos de estudio de los diez sectores mayores, hasta las esferas culturales más altas de la sede del superuniverso.

30:4.23 (342.6) Hay tres órdenes de espíritus estudiantes según residan en los mundos de progresión en el espíritu de la sede del sector menor, de los sectores mayores o del superuniverso. Igual que los ascendentes en la morontia estudiaron y trabajaron en los mundos del universo local, los ascendentes en el espíritu siguen asimilando nuevos mundos mientras practican el transmitir a otros lo que han bebido de las fuentes experienciales de la sabiduría. Pero ir a la escuela como ser de espíritu en la carrera en el superuniverso es muy diferente a nada que haya podido entrar nunca en el campo imaginativo de la mente material del hombre.

30:4.24 (342.7) Antes de dejar el superuniverso para ir a Havona, estos espíritus ascendentes reciben un curso de gestión del superuniverso igual de exhaustivo que el de supervisión del universo local que recibieron durante su experiencia en la morontia. Antes de llegar a Havona, los mortales de espíritu tienen como principal objeto de estudio, aunque no como ocupación exclusiva, el dominio de la administración del universo local y del superuniverso. El motivo de toda esta experiencia no está aún del todo claro, pero esta formación es sin lugar a dudas acertada y necesaria con vistas a su posible destino futuro como miembros del Cuerpo de la Finalización.

30:4.25 (342.8) El régimen del superuniverso no es el mismo para todos los mortales ascendentes. Reciben la misma educación general, pero hay grupos y promociones especiales que realizan cursos especiales de instrucción y pasan por cursos específicos de formación.

30:4.26 (343.1) 6. Peregrinos de Havona. Cuando el desarrollo en el espíritu es completo, aunque no repleto, el mortal superviviente se prepara para el largo vuelo a Havona, el puerto de los espíritus evolutivos. En la tierra eras una criatura de carne y hueso. En tu paso por el universo local eras un ser de morontia. En tu paso por el superuniverso eras un espíritu en evolución. Con tu llegada a los mundos de recepción de Havona empieza en realidad y en serio tu educación espiritual. Tu aparición final en el Paraíso será como espíritu perfeccionado.

30:4.27 (343.2) El viaje desde la sede del superuniverso hasta las esferas de recepción de Havona se hace siempre a solas. En adelante ya no habrá más instrucción en promociones o en grupos. Se ha terminado tu formación técnica y administrativa de los mundos evolutivos del tiempo y el espacio. Empieza ahora tu educación personal, tu formación espiritual individual. De principio a fin, a lo largo de todo Havona, la instrucción es personal y de naturaleza triple: intelectual, espiritual y experiencial.

30:4.28 (343.3) El primer acto de tu carrera en Havona será reconocer a tu seconafín de transporte y agradecerle el largo y seguro viaje. Luego serás presentado a los seres que patrocinarán tus primeras actividades en Havona. A continuación irás a registrar tu llegada y a preparar tu mensaje de acción de gracias y adoración que será enviado al Hijo Creador de tu universo local, el Padre del universo que hizo posible tu carrera de filiación. Una vez concluidas las formalidades de la llegada a Havona, se te concede un largo periodo de asueto para observar libremente y tener la oportunidad de buscar a tus amigos, compañeros y colaboradores de la larga experiencia de ascensión. También puedes consultar las difusiones para averiguar cuáles de tus compañeros peregrinos han partido hacia Havona desde tu salida de Uversa.

30:4.29 (343.4) El hecho de tu llegada a los mundos de recepción de Havona será debidamente transmitido a la sede de tu universo local y comunicado personalmente a tu guardiana seráfica dondequiera que se encuentre.

30:4.30 (343.5) Los mortales ascendentes han sido formados a fondo en los asuntos de los mundos evolutivos del espacio. Ahora empiezan su largo y provechoso contacto con las esferas creadas de la perfección. ¡Qué buena preparación para algún futuro trabajo les proporciona esta experiencia combinada, única y extraordinaria! Pero no puedo hablaros de Havona; tenéis que ver esos mundos para poder apreciar su gloria o comprender su grandiosidad.

30:4.31 (343.6) 7. Llegados al Paraíso. Al alcanzar el Paraíso con estatus residencial empiezas el curso progresivo de divinidad y absonidad. Tu residencia en el Paraíso significa que has encontrado a Dios y que vas a ser incorporado al Cuerpo de los Mortales de la Finalización. De todas las criaturas del gran universo, solo los que están fusionados con el Padre son incorporados al Cuerpo de los Mortales de la Finalización. Solo estos individuos prestan juramento de finalitario. Otros seres de perfección paradisiaca o que han logrado llegar al Paraíso pueden adscribirse temporalmente a este cuerpo de la finalización, pero no son asignados eternamente a la misión desconocida y no revelada de esta multitud creciente de veteranos evolutivos y perfeccionados del tiempo y el espacio.

30:4.32 (343.7) A los llegados al Paraíso se les concede un periodo de libertad, después del cual empiezan sus relaciones con los siete grupos de las supernafines primarias. Cuando han terminado su curso con las conductoras de la adoración, se denominan graduados del Paraíso y entonces, como finalitarios, son asignados a servicios de observación y cooperación hasta los confines de la extensa creación. Hasta ahora, no parece haber ninguna ocupación específica o establecida para el Cuerpo de Finalitarios Mortales, aunque cumplen muchas funciones en los mundos asentados en luz y vida.

30:4.33 (344.1) Aunque no hubiera un destino futuro o no revelado para el Cuerpo de los Mortales de la Finalización, la presente misión de estos seres ascendentes sería ya perfectamente adecuada y gloriosa. Su destino presente justifica por completo el plan universal de ascenso evolutivo. Pero las edades futuras de la evolución de las esferas del espacio exterior ampliarán sin duda más, e iluminarán divinamente con más plenitud, la sabiduría y la amorosa bondad de los Dioses en la ejecución de su plan divino de supervivencia humana y de ascenso de los mortales.

30:4.34 (344.2) Esta narración, junto con lo que os ha sido revelado y con lo que podáis adquirir relacionado con la instrucción sobre vuestro propio mundo, esboza a grandes rasgos la carrera de un mortal ascendente. La historia varía considerablemente en los diferentes superuniversos, pero este relato os permite entrever el plan promedio de progresión de los mortales tal como está en vigor en el universo local de Nebadon y en el séptimo segmento del gran universo, el superuniverso de Orvonton.

30:4.35 (344.3) [Patrocinado por un Mensajero Poderoso procedente de Uversa.]

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos