Documento 114 - El gobierno planetario seráfico

   
   Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimir

El libro de Urantia

Documento 114

El gobierno planetario seráfico

114:0.1 (1250.1) LOS Altísimos rigen en los reinos de los hombres a través de muchas fuerzas y muchos agentes celestiales, pero sobre todo a través del ministerio de las serafines.

114:0.2 (1250.2) Hoy a mediodía la lista de ángeles planetarias, guardianas y de otro tipo destinadas en Urantia es de 501 234 619 parejas de serafines. Tengo a mis órdenes doscientas huestes seráficas, es decir 597 196 800 parejas de serafines o 1 194 393 600 ángeles individuales. Sin embargo solo figuran 1 002 469 238 ángeles individuales en el registro, lo que significa que 191 924 362 ángeles están fuera de este mundo en misiones de transporte y mensajería o relacionadas con la muerte. (En Urantia hay aproximadamente el mismo número de querubines que de serafines y están organizadas de forma similar.)

114:0.3 (1250.3) Las serafines y sus querubines asociadas toman parte activa en los detalles del gobierno sobrehumano de un planeta, sobre todo en los mundos que han sido aislados por una rebelión. Con la inestimable ayuda de los intermedios, las ángeles actúan en Urantia como auténticas ministras supramateriales que ejecutan los mandatos del gobernador general residente y de todos sus asociados y subordinados. Las serafines, como clase, asumen muchas funciones aparte de las de custodia personal y colectiva.

114:0.4 (1250.4) Aunque a Urantia no le falta la supervisión adecuada y competente de los regidores del sistema, la constelación y el universo, su gobierno planetario es distinto del de cualquier otro mundo del sistema de Satania, incluso de todo Nebadon. La singularidad de vuestro plan de supervisión se debe a un conjunto de circunstancias excepcionales:

114:0.5 (1250.5) 1. El estatus de Urantia como planeta de modificación de la vida.

114:0.6 (1250.6) 2. Las exigencias de la rebelión de Lucifer.

114:0.7 (1250.7) 3. Los trastornos acarreados por la falta adánica.

114:0.8 (1250.8) 4. Las irregularidades derivadas del hecho de que Urantia fue uno de los mundos de otorgamiento del Soberano del Universo. Miguel de Nebadon es el Príncipe Planetario de Urantia.

114:0.9 (1250.9) 5. La función especial de los veinticuatro directores planetarios.

114:0.10 (1250.10) 6. El emplazamiento de un circuito de arcángeles en el planeta.

114:0.11 (1250.11) 7. La reciente designación como lugarteniente del Príncipe Planetario de Maquiventa Melquisedec, que en su día se encarnó en Urantia.

1. La soberanía de Urantia

114:1.1 (1250.12) La soberanía original de Urantia estaba depositada en el soberano del sistema de Satania. Este la delegó primero a una comisión mixta de Melquisedec y Portadores de Vida que actuó en Urantia hasta la llegada de un Príncipe Planetario debidamente constituido. Tras la caída del príncipe Caligastia en tiempos de la rebelión de Lucifer, Urantia no tuvo relaciones estables y seguras con el universo local y sus divisiones administrativas hasta que Miguel consumó su otorgamiento en la carne y el Unión de los Días lo proclamó Príncipe Planetario de Urantia. Dicha proclamación asentó para siempre, en principio y con garantía, el estatus de vuestro mundo, aunque en la práctica el Hijo Creador Soberano no ha dado ningún paso hacia la administración personal del planeta, aparte de establecer la comisión de Jerusem de veinticuatro antiguos urantianos con autoridad para representarlo en el gobierno de Urantia y en todos los demás planetas del sistema que están en cuarentena. Un miembro de este consejo reside ahora de forma permanente en Urantia como gobernador general.

114:1.2 (1251.1) Maquiventa Melquisedec ha sido investido hace poco con autoridad de lugarteniente para actuar como Príncipe Planetario en nombre de Miguel, pero este Hijo del universo local no ha hecho el menor intento de modificar el régimen de sucesivos gobernadores generales residentes vigente en el planeta.

114:1.3 (1251.2) Es poco probable que haya ningún cambio notable en el gobierno de Urantia durante la presente dispensación, a menos que el lugarteniente del Príncipe Planetario llegue a asumir las responsabilidades de su cargo. Algunos de nuestros compañeros opinan que el envío a Urantia de uno de los veinticuatro consejeros como gobernador general será sustituido en un futuro próximo por la llegada formal de Maquiventa Melquisedec en calidad de lugarteniente de la soberanía de Urantia. En ese caso, es indudable que seguiría a cargo del planeta como Príncipe Planetario interino hasta el enjuiciamiento final de la rebelión de Lucifer y probablemente hasta el futuro lejano del asentamiento planetario en luz y vida.

114:1.4 (1251.3) Unos creen que Maquiventa no vendrá a hacerse cargo personalmente de los asuntos urantianos hasta el final de esta dispensación. Otros sostienen que el lugarteniente del Príncipe no puede venir como tal hasta que Miguel vuelva algún día a Urantia como prometió cuando estaba aún en la carne. E incluso otros, como la que esto escribe, esperan que Melquisedec aparezca en cualquier momento.

2. La junta de supervisores planetarios

114:2.1 (1251.4) Desde los tiempos del otorgamiento de Miguel en vuestro mundo, la gestión general de Urantia ha sido encomendada a un grupo especial de veinticuatro antiguos urantianos ahora ciudadanos de Jerusem. No sabemos qué requisitos se exigen para ser miembro de esta comisión, pero hemos observado que todos los que pertenecen a ella han contribuido a la ampliación de la soberanía del Supremo en el sistema de Satania. Todos ellos fueron auténticos líderes naturales cuando actuaban en Urantia, y (excepto en el caso de Maquiventa Melquisedec) estas cualidades de liderazgo se han visto aumentadas por la experiencia en los mundos mansión y complementadas por la formación para la ciudadanía de Jerusem. Los miembros de la comisión de los veinticuatro son propuestos por el gabinete de Lanaforge, secundados por los Altísimos de Edentia, aprobados por el Centinela Asignado de Jerusem y nombrados por Gabriel de Salvington de conformidad con el mandato de Miguel. Los miembros designados con carácter temporal ejercen sus funciones tan plenamente como los miembros permanentes de esta comisión de supervisores especiales.

114:2.2 (1251.5) Esta junta de directores planetarios está especialmente dedicada a supervisar las actividades de Urantia derivadas del hecho de que fue el mundo del otorgamiento terminal de Miguel. Se mantienen en estrecho contacto directo con Miguel gracias a la labor de enlace de cierta Brillante Estrella Vespertina, precisamente el mismo ser que atendió a Jesús durante todo su otorgamiento como mortal.

114:2.3 (1252.1) En el momento presente un tal Juan, conocido por vosotros como «el Bautista», preside el consejo cuando se reúne en Jerusem, pero el jefe de oficio de este consejo es el Centinela Asignado de Satania, el representante directo y personal del Inspector Asociado de Salvington y del Ejecutivo Supremo de Orvonton.

114:2.4 (1252.2) Los miembros de esta misma comisión de antiguos urantianos actúan también como supervisores consultivos de los otros treinta y seis mundos del sistema aislados por la rebelión. Desempeñan un servicio muy valioso manteniendo a Lanaforge, el Soberano del Sistema, en contacto estrecho y comprensivo con los asuntos de estos planetas, que siguen estando más o menos bajo el sobrecontrol de los Padres de la Constelación de Norlatiadek. Estos veinticuatro consejeros hacen viajes frecuentes a título individual a cada uno de los planetas sujetos a cuarentena y especialmente a Urantia.

114:2.5 (1252.3) Cada uno de los demás mundos aislados tiene una comisión semejante de tamaño variable compuesta por antiguos habitantes de ese mundo, pero estas otras comisiones están subordinadas al grupo de los veinticuatro de Urantia. De este modo los miembros de la comisión urantiana se interesan activamente por cada aspecto del progreso humano en todos los mundos de Satania que están en cuarentena, aunque se ocupan en particular y de manera especial del bienestar y el avance de las razas mortales de Urantia. De hecho, no supervisan directamente los asuntos de ningún planeta excepto Urantia, e incluso aquí solo tienen plena autoridad en ciertos campos relacionados con la supervivencia de los mortales.

114:2.6 (1252.4) Nadie sabe durante cuánto tiempo seguirán estos veinticuatro consejeros de Urantia en su estatus presente, separados del programa regular de actividades del universo. No cabe duda de que seguirán sirviendo en la misma capacidad hasta que se produzca algún cambio en el estatus planetario, tal como el fin de una dispensación, la asunción de la autoridad plena por parte de Maquiventa Melquisedec, el enjuiciamiento final de la rebelión de Lucifer o la reaparición de Miguel en el mundo de su otorgamiento final. El presente gobernador general residente de Urantia parece inclinarse por la opinión de que todos salvo Maquiventa podrían ser liberados para ascender al Paraíso en el momento en que el sistema de Satania sea restablecido en los circuitos de la constelación. Pero hay otras opiniones.

3. El gobernador general residente

114:3.1 (1252.5) Cada cien años del tiempo de Urantia, el cuerpo de Jerusem de veinticuatro supervisores planetarios designa a uno de ellos para que resida en vuestro mundo y actúe como su representante ejecutivo, como gobernador general residente. Durante la época en que se preparaban estas narraciones, este director ejecutivo, el decimonoveno en este servicio, fue sucedido por el vigésimo. Si se os oculta el nombre del supervisor planetario que ocupa el cargo a día de hoy es únicamente por la propensión del hombre mortal a venerar e incluso deificar a sus compatriotas extraordinarios y a sus superiores sobrehumanos.

114:3.2 (1252.6) El gobernador general residente no tiene ninguna autoridad personal efectiva en la gestión de los asuntos del mundo salvo en su calidad de representante de los veinticuatro consejeros de Jerusem. Coordina la administración sobrehumana y es el jefe respetado y líder universalmente reconocido de los seres celestiales que actúan en Urantia. Todos los órdenes de huestes angélicas lo consideran su director coordinador. Por su parte, los intermedios unidos ven a los sucesivos gobernadores generales como sus padres planetarios desde el momento en que 1-2-3 primero se marchó para convertirse en uno de los veinticuatro consejeros.

114:3.3 (1253.1) Aunque el gobernador general no posee autoridad personal efectiva sobre el planeta, dicta cada día decenas de decisiones y resoluciones que son aceptadas como finales por todas las personalidades concernidas. Mucho más que un gobernante de tipo técnico, es un consejero paternal. Actúa en ciertos sentidos como lo haría un Príncipe Planetario, pero su administración se asemeja mucho más a la de los Hijos Materiales.

114:3.4 (1253.2) El gobierno de Urantia está representado en los consejos de Jerusem conforme a la disposición por la cual el gobernador general saliente, a su vuelta a Jerusem, se incorpora como miembro temporal al gabinete de Príncipes Planetarios del Soberano del Sistema. Cuando Maquiventa fue nombrado lugarteniente del Príncipe, se esperaba que ocupara inmediatamente su lugar en el consejo de los Príncipes Planetarios de Satania, pero hasta ahora no ha hecho ningún gesto en esa dirección.

114:3.5 (1253.3) El gobierno supramaterial de Urantia no mantiene una relación orgánica muy estrecha con las unidades más altas del universo local. En cierto sentido, el gobernador general residente representa tanto a Salvington como a Jerusem, puesto que actúa en nombre de los veinticuatro consejeros, que son representantes directos de Miguel y de Gabriel. Por otra parte, al ser ciudadano de Jerusem, el gobernador planetario puede actuar como portavoz del Soberano del Sistema. Las autoridades de la constelación están representadas directamente por un Hijo Vorondadek, el observador de Edentia.

4. El observador Altísimo

114:4.1 (1253.4) La soberanía de Urantia presenta una complicación adicional, y es que en su día el gobierno de Norlatiadek se incautó de forma arbitraria de la autoridad planetaria poco después de estallar la rebelión en el planeta. Sigue residiendo en Urantia un Hijo Vorondadek como observador de los Altísimos de Edentia y, en ausencia de una acción directa por parte de Miguel, como depositario de la soberanía planetaria. A día de hoy, el observador Altísimo (y alguna vez regente) es el vigésimo tercero que ejerce esta función en Urantia.

114:4.2 (1253.5) Hay una serie de problemas planetarios que siguen estando bajo el control de los Altísimos de Edentia desde que fuera incautada la jurisdicción sobre esos asuntos a raíz de la rebelión de Lucifer. Ejerce la autoridad en estas cuestiones un Hijo Vorondadek, el observador de Norlatiadek, que mantiene relaciones consultivas muy estrechas con los supervisores planetarios. Los comisionados de las razas son muy activos en Urantia, y sus diversos jefes de grupo están sujetos oficiosamente al observador Vorondadek residente, que actúa como su director consultivo.

114:4.3 (1253.6) En caso de crisis el jefe efectivo y soberano del gobierno, salvo en ciertas materias puramente espirituales, sería este Hijo Vorondadek de Edentia que ejerce ahora como observador. (En lo referente a esos problemas exclusivamente espirituales y a ciertos asuntos puramente personales, la autoridad suprema parece recaer sobre el arcángel que está al frente de la sede divisional del orden de arcángeles establecida recientemente en Urantia.)

114:4.4 (1253.7) Un observador Altísimo está facultado para incautarse a su entera discreción del gobierno del planeta en tiempos de crisis planetaria grave, y consta en los anales que esto ha ocurrido treinta y tres veces en la historia de Urantia. En tales momentos el observador Altísimo actúa como regente Altísimo y ejerce una autoridad indiscutida sobre todos los ministradores y administradores residentes en el planeta, con la única excepción de la organización divisional de los arcángeles.

114:4.5 (1253.8) Las regencias de los Vorondadek no son exclusivas de los planetas aislados por rebelión, ya que los Altísimos pueden intervenir en cualquier momento en los asuntos de los mundos habitados e interponer la sabiduría superior de los regidores de la constelación en los asuntos de los reinos de los hombres.

5. El gobierno planetario

114:5.1 (1254.1) La administración que existe en Urantia es francamente difícil de describir. No tiene un gobierno formal según el esquema organizativo del universo, con separación de los departamentos legislativo, ejecutivo y judicial. Los veinticuatro consejeros son lo más parecido a la rama legislativa del gobierno planetario. El gobernador general es un jefe ejecutivo provisional y consultivo, limitado por el poder de veto del observador Altísimo. Y no hay ningún poder judicial con autoridad absoluta en el planeta, solo comisiones de conciliación.

114:5.2 (1254.2) El gobernador general resuelve por consentimiento mutuo la mayoría de los problemas relacionados con las serafines y los intermedios, pero a no ser que transmita los mandatos de los veinticuatro consejeros, todas sus resoluciones están sujetas a apelación ante las comisiones de conciliación, ante las autoridades locales constituidas para la función planetaria o incluso ante el Soberano del Sistema de Satania.

114:5.3 (1254.3) El ministerio especial de las serafines y los servicios excepcionales de las criaturas intermedias compensan parcialmente la ausencia tanto del equipo corpóreo de un Príncipe Planetario como del régimen material de un Hijo y una Hija Adánicos. La ausencia del Príncipe Planetario está eficazmente compensada por la presencia trina de los arcángeles, el observador Altísimo y el gobernador general.

114:5.4 (1254.4) Este gobierno planetario de organización bastante imprecisa y administración un tanto personal es más eficaz de lo esperado gracias al ahorro de tiempo que supone la asistencia de los arcángeles, cuyo circuito siempre operativo se utiliza con frecuencia en las emergencias planetarias y las dificultades administrativas. El planeta sigue estando aislado espiritualmente de los circuitos de Norlatiadek, pero ahora se puede sortear este impedimento en caso de emergencia utilizando el circuito de los arcángeles. Por otra parte, el aislamiento planetario afecta poco a los mortales individuales desde que se derramara el Espíritu de la Verdad sobre toda carne hace mil novecientos años.

114:5.5 (1254.5) Cada jornada administrativa de Urantia empieza con una conferencia consultiva a la que asisten el gobernador general, el jefe planetario de los arcángeles, el observador Altísimo, la supernafín supervisora, el jefe de los Portadores de Vida residentes y algunos invitados escogidos entre los altos Hijos del universo o entre ciertos visitantes estudiantes con residencia temporal en el planeta.

114:5.6 (1254.6) El gabinete administrativo directo del gobernador general está compuesto por doce serafines, las jefas en funciones de los doce grupos de ángeles especiales que actúan como directoras sobrehumanas inmediatas del progreso y la estabilidad del planeta.

6. Las serafines maestras de supervisión planetaria

114:6.1 (1254.7) Cuando el primer gobernador general llegó a Urantia con ocasión del derramamiento del Espíritu de la Verdad, trajo consigo doce cuerpos de serafines especiales graduadas en Serafington que fueron destinadas inmediatamente a ciertos servicios planetarios especiales. Estas ángeles eminentes son conocidas como serafines maestras de supervisión planetaria, y además de estar bajo el sobrecontrol del observador Altísimo planetario, están a las órdenes directas del gobernador general residente.

114:6.2 (1255.1) Estos doce grupos de ángeles, aunque actúan bajo la supervisión general del gobernador general residente, están dirigidos directamente por el consejo seráfico de las doce, las jefas en funciones de cada grupo. Este consejo sirve también como gabinete voluntario del gobernador general residente.

114:6.3 (1255.2) Como jefa planetaria de las serafines, yo presido este consejo de jefas seráficas. Soy una supernafín voluntaria del orden primario destinada en Urantia como sucesora de la antigua jefa de las huestes angélicas del planeta que se rebeló en tiempos de la secesión de Caligastia.

114:6.4 (1255.3) Los doce cuerpos de serafines maestras de supervisión planetaria actúan en Urantia como sigue:

114:6.5 (1255.4) 1. Las ángeles de la época. Son las ángeles de la edad en curso, el grupo dispensacional. Estas ministras celestiales son las encargadas de dirigir y supervisar los asuntos de cada generación tal como está previsto que encajen en el mosaico de la edad en la que acontecen. El cuerpo de ángeles de la época que sirve ahora en Urantia es el tercer grupo que ha sido destinado al planeta durante la presente dispensación.

114:6.6 (1255.5) 2. Las ángeles del progreso. Estas serafines tienen la tarea de iniciar el progreso evolutivo de las edades sociales sucesivas. Fomentan el desarrollo de la tendencia progresiva inherente a las criaturas evolutivas. Trabajan sin descanso para hacer que las cosas sean lo que deben ser. El grupo de este orden que sirve ahora en Urantia es el segundo que ha sido destinado al planeta.

114:6.7 (1255.6) 3. Las guardianas religiosas. Son las «ángeles de las Iglesias» que luchan con empeño por lo que es y por lo que ha sido. Se esfuerzan por mantener los ideales de lo que ha sobrevivido para asegurar el paso de los valores morales de una época a la siguiente. Son el polo opuesto de las ángeles del progreso, pues su cometido es salvar los valores imperecederos de generación en generación y trasvasarlos de las viejas estructuras anticuadas a nuevos patrones de pensamiento y conducta menos estabilizados. Estas ángeles luchan realmente por conservar las formas espirituales, pero no son la fuente del ultrasectarismo ni de las controversias sin sentido que enfrentan entre sí a personas que se declaran religiosas. El cuerpo que actúa ahora en Urantia es el quinto dedicado a este servicio.

114:6.8 (1255.7) 4. Las ángeles de la vida de las naciones. Son las «ángeles de las trompetas» que dirigen las actuaciones políticas de la vida nacional de Urantia. El cuerpo encargado del sobrecontrol de las relaciones internacionales en el momento presente es el cuarto que sirve en el planeta. Por el ministerio de esta división seráfica en particular «los Altísimos gobiernan en los reinos de los hombres».

114:6.9 (1255.8) 5. Las ángeles de las razas. Son las que trabajan por la conservación de las razas evolutivas del tiempo sin atender a sus enredos políticos ni a sus agrupamientos religiosos. En Urantia hay restos de nueve razas humanas que se han mezclado y combinado para formar los pueblos de los tiempos modernos. Estas serafines están estrechamente asociadas al ministerio de los comisionados de las razas, y sigue en Urantia el cuerpo original que fue destinado al planeta poco después del día de Pentecostés.

114:6.10 (1255.9) 6. Las ángeles del futuro. Son las ángeles proyectadas hacia adelante que pronostican una edad futura y planean las mejoras de una dispensación nueva y avanzada. Son las arquitectas de las eras sucesivas. El grupo que está ahora en el planeta lleva actuando así desde el comienzo de la dispensación en curso.

114:6.11 (1256.1) 7. Las ángeles de la ilustración. Urantia está recibiendo ahora la ayuda del tercer cuerpo de serafines dedicadas a fomentar la educación planetaria. Estas ángeles se ocupan de la formación mental y moral de individuos, familias, grupos, escuelas, comunidades, naciones y razas enteras.

114:6.12 (1256.2) 8. Las ángeles de la salud. Son las ministras seráficas que asisten a los agentes humanos dedicados a promover la salud y prevenir las enfermedades. El cuerpo que está ahora en Urantia es el sexto grupo encargado de esta labor durante la presente dispensación.

114:6.13 (1256.3) 9. Las serafines del hogar. Urantia se beneficia en este momento del trabajo del quinto grupo de ministradoras angélicas dedicadas al progreso y la preservación del hogar, la institución básica de la civilización humana.

114:6.14 (1256.4) 10. Las ángeles de la industria. Este grupo seráfico se ocupa de fomentar el desarrollo industrial y mejorar las condiciones económicas de las gentes de Urantia. Este cuerpo ha sido reemplazado siete veces desde el otorgamiento de Miguel.

114:6.15 (1256.5) 11. Las ángeles de la diversión. Son las serafines que fomentan los valores del juego, el humor y el descanso. Buscan siempre elevar las diversiones recreativas del hombre y promover así una utilización más provechosa del ocio humano. El cuerpo vigente es el tercero de ese orden que ejerce su ministerio en Urantia.

114:6.16 (1256.6) 12. Las ángeles del ministerio sobrehumano. Son las ángeles de las ángeles, las serafines que están al cuidado de toda la demás vida sobrehumana, temporal o permanente, del planeta. Este cuerpo lleva en Urantia desde el comienzo de la dispensación en curso.

114:6.17 (1256.7) Cuando estos cuerpos de serafines maestras discrepan en materia de política o procedimiento para asuntos planetarios suele arbitrar sus diferencias el gobernador general. Sin embargo todas sus resoluciones están sujetas a apelación según la naturaleza y gravedad de las cuestiones objeto de desacuerdo.

114:6.18 (1256.8) Ninguno de estos grupos angélicos ejerce un control directo o arbitrario sobre el ámbito de su misión. No pueden controlar plenamente los asuntos de sus respectivos campos de acción, aunque pueden manipular y manipulan las condiciones planetarias y asociar las circunstancias de modo que influyan favorablemente en las esferas de actividad humana a las que están adscritos.

114:6.19 (1256.9) Las serafines maestras de supervisión planetaria utilizan muchos medios para llevar a cabo sus misiones. Actúan como centros de intercambio ideacional, focalizadoras de la mente y promotoras de proyectos. Aunque no pueden introducir en la mente humana conceptos nuevos y más elevados, su actuación consiste muchas veces en intensificar algún ideal superior que estaba ya presente en el intelecto humano.

114:6.20 (1256.10) Pero además de todos estos medios de acción positiva, las serafines maestras aseguran el progreso planetario contra los peligros vitales a base de movilizar, formar y mantener el cuerpo de reserva del destino. La función principal de estos reservistas es asegurar que no se interrumpa el progreso evolutivo. Representan el dispositivo establecido por las fuerzas celestiales contra la sorpresa. Son la garantía contra el desastre.

7. El cuerpo de reserva del destino

114:7.1 (1257.1) El cuerpo de reserva del destino está compuesto por hombres y mujeres vivos que han sido admitidos en el servicio especial de la administración sobrehumana de los asuntos del mundo. Este cuerpo está formado por hombres y mujeres de cada generación elegidos por los directores de espíritu del planeta para ayudar a impartir el ministerio de misericordia y sabiduría a los hijos del tiempo de los mundos evolutivos. Es práctica general en el desarrollo de los planes de ascensión empezar a utilizar como enlaces a las criaturas mortales volitivas en cuanto son competentes y dignas de confianza para asumir esas responsabilidades. Por eso, cuando aparecen en el escenario de acción temporal hombres y mujeres con capacidad mental suficiente, estatus moral adecuado y la espiritualidad requerida, son adscritos rápidamente como enlaces humanos y asistentes mortales al grupo celestial correspondiente de personalidades planetarias.

114:7.2 (1257.2) Cuando los seres humanos elegidos como protectores del destino planetario se convierten así en personajes clave para el desarrollo de los planes de los administradores del mundo, la jefa planetaria de las serafines confirma su adscripción temporal al cuerpo seráfico y nombra guardianas personales del destino para atender a estos reservistas mortales. Todos los reservistas tienen Ajustadores autoconscientes, y la mayoría de ellos actúan en los círculos cósmicos superiores de consecución intelectual y logro espiritual.

114:7.3 (1257.3) Los mortales del planeta elegidos para servir en el cuerpo de reserva del destino de los mundos habitados reúnen las características siguientes:

114:7.4 (1257.4) 1. Son especialmente capaces de ser entrenados en secreto para llevar a cabo muchas posibles misiones de emergencia en las diversas actividades de los asuntos del mundo.

114:7.5 (1257.5) 2. Están dedicados incondicionalmente a alguna causa especial social, económica, política, espiritual u otra y dispuestos a servir sin esperar a cambio ningún premio ni reconocimiento humano.

114:7.6 (1257.6) 3. Poseen un Ajustador del Pensamiento extraordinariamente polifacético, que adquirió probablemente su experiencia en problemas planetarios y emergencias mundiales antes de ser destinado a Urantia.

114:7.7 (1257.7) Corresponde a cada división del servicio celestial planetario un cuerpo de enlace de estos mortales del destino. Un mundo habitado medio emplea setenta cuerpos del destino distintos que están íntimamente conectados con la dirección sobrehumana de los asuntos de ese mundo. En Urantia hay doce cuerpos de reserva del destino, uno por cada uno de los grupos planetarios de supervisión seráfica.

114:7.8 (1257.8) Los doce grupos de reservistas del destino de Urantia se componen de habitantes mortales de la esfera que han sido entrenados para servir en numerosas posiciones cruciales en la tierra y están preparados para actuar en posibles emergencias planetarias. Este cuerpo consta ahora en conjunto de 962 personas. El cuerpo más pequeño es de 41 personas y el más grande de 172. Con excepción de menos de una veintena de personalidades de contacto, los miembros de este grupo único son totalmente inconscientes de su preparación para una posible intervención en ciertas crisis planetarias. Estos reservistas mortales son elegidos por el cuerpo al que están adscritos respectivamente y son formados y entrenados por igual en su mente profunda mediante la acción conjunta del Ajustador del Pensamiento y el ministerio de la guardiana seráfica. Es frecuente que participen muchas otras personalidades celestiales en esta formación inconsciente, y en toda esta preparación especial los intermedios realizan servicios valiosos e indispensables.

114:7.9 (1258.1) En muchos mundos las criaturas intermedias secundarias mejor adaptadas son capaces de establecer diversos grados de contacto con los Ajustadores del Pensamiento de ciertos mortales favorablemente constituidos a base de penetrar hábilmente en las mentes habitadas por dichos Ajustadores. (Precisamente por una combinación fortuita de ajustes cósmicos de este tipo se materializaron estas revelaciones en el idioma inglés de Urantia.) Estos mortales de los mundos evolutivos dotados de potencial de contacto son movilizados en los numerosos cuerpos de reserva, y se puede decir hasta cierto punto que la civilización espiritual progresa y los Altísimos rigen en los reinos de los hombres gracias a estos pequeños grupos de personalidades con visión de futuro. Los hombres y mujeres de estos cuerpos de reserva del destino tienen así varios grados de contacto con su Ajustador a través del ministerio interpuesto de las criaturas intermedias. Sin embargo, estos mismos mortales son poco conocidos por sus semejantes salvo en las escasas situaciones de emergencia social y necesidad espiritual en las que estas personalidades de reserva intervienen para impedir que la cultura evolutiva se interrumpa o se extinga la luz de la verdad viva. Estos reservistas del destino han sido destacados muy pocas veces en las páginas de la historia humana de Urantia.

114:7.10 (1258.2) Los reservistas actúan inconscientemente como conservadores de la información planetaria esencial. Al morir un reservista ciertos datos vitales son transferidos muchas veces de la mente del reservista moribundo a la de un sucesor más joven mediante un enlace entre los dos Ajustadores del Pensamiento. Es indudable que los Ajustadores actúan de muchas otras maneras desconocidas para nosotros en relación con estos cuerpos de reserva.

114:7.11 (1258.3) En Urantia el cuerpo de reserva del destino no tiene jefe permanente pero sí sus propios consejos permanentes que constituyen su organización de gobierno. Estos comprenden el consejo judicial, el consejo de historicidad, el consejo de soberanía política y muchos otros. En ciertas ocasiones y de conformidad con la organización del cuerpo, estos consejos permanentes han designado jefes nominales (mortales) de todo el cuerpo de reserva para una función específica. El mandato de dichos jefes reservistas suele durar unas horas y está limitado a la ejecución de alguna tarea específica e inmediata.

114:7.12 (1258.4) El cuerpo de reserva de Urantia alcanzó su mayor tamaño en los tiempos de los adanitas y los anditas. A partir de ahí empezó a decrecer gradualmente a medida que se fue diluyendo la sangre violeta y alcanzó su punto más bajo en torno a la época de Pentecostés. Desde entonces el número de miembros del cuerpo de reserva aumenta constantemente.

114:7.13 (1258.5) (El cuerpo cósmico de reserva de ciudadanos de Urantia conscientes del universo cuenta ahora con más de mil mortales cuya visión interior de la ciudadanía cósmica trasciende con mucho la esfera de su morada terrestre, pero me está prohibido revelar la naturaleza real de la función de este grupo único de seres humanos vivos.)

114:7.14 (1258.6) Los mortales de Urantia no deberían permitir que el aislamiento espiritual relativo de su mundo respecto a ciertos circuitos del universo local genere un sentimiento de abandono cósmico o de orfandad planetaria. Está operando en el planeta una supervisión sobrehumana muy precisa y eficaz de los asuntos del mundo y de los destinos humanos.

114:7.15 (1258.7) Pero también es cierto que solo podéis tener, en el mejor de los casos, una idea muy limitada del gobierno planetario ideal. Desde los primeros tiempos del Príncipe Planetario Urantia ha sufrido las consecuencias del malogro del plan divino de crecimiento mundial y desarrollo racial. Los mundos habitados leales de Satania no están gobernados como lo está Urantia, y sin embargo vuestros gobiernos planetarios no han sido tan inferiores en comparación con los otros mundos aislados. Se puede decir que solo hay uno o dos mundos peores y unos cuantos algo mejores, pero la mayoría están en nivel de igualdad con vosotros.

114:7.16 (1259.1) Nadie parece saber en el universo local cuándo terminará el estatus no asentado de la administración planetaria. Los Melquisedec de Nebadon tienden a pensar que se producirán pocos cambios en el gobierno y la administración del planeta hasta la segunda venida personal de Miguel a Urantia. Es indudable que en ese momento, si no antes, habrá cambios radicales en la gestión planetaria, pero nadie se atreve ni siquiera a conjeturar sobre la naturaleza de esas modificaciones de la administración del mundo. Un episodio así no tiene precedente en toda la historia de los mundos habitados del universo de Nebadon. Una de las muchas cosas difíciles de comprender sobre el gobierno futuro de Urantia es dónde se ubicará en el planeta el circuito y la sede divisional de los arcángeles.

114:7.17 (1259.2) Vuestro mundo aislado no está olvidado en los consejos del universo. Urantia no es un huérfano cósmico estigmatizado por el pecado y excluido del cuidado divino por la rebelión. Desde Uversa hasta Salvington y de allí hasta Jerusem e incluso en Havona y en el Paraíso, todos saben que estamos aquí. Y vosotros los mortales que vivís ahora en Urantia sois amados con el mismo afecto y cuidados, con la misma fidelidad, e incluso más, que si vuestra esfera no hubiera sido nunca traicionada por un Príncipe Planetario desleal. Es eternamente cierto que «el Padre mismo os ama».

114:7.18 (1259.3) [Presentado por la jefa de las serafines destinadas en Urantia.]

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos