La traducción al polaco, seis años después

Versión para imprimirVersión para imprimir
Paul and Gosia Jaworski

De Paul y Gosia Jaworski (Australia) y Jolanta Kupiec (Polonia)

Han pasado seis años desde que se imprimió por primera vez Ksiega Urantii, la traducción al polaco de El libro de Urantia, en 2010. La tercera edición de esta traducción se envió a los distribuidores de Polonia en 2016.

En este momento, estamos concentrándonos en difundir las enseñanzas del libro en Polonia. No es fácil, puesto que vivimos en Australia y los medios electrónicos y la comunicación en línea son las únicas herramientas que usamos en esta tarea. Por lo que sabemos, no hay grupos de estudio en Polonia, pero los lectores polacos están siendo más activos y útiles cada año. Han creado dos páginas de Facebook sobre Ksiega Urantii. En una, se envía semanalmente un mínimo de tres citas del libro. También tenemos una web con el texto completo del libro. Ha existido desde 2006 y tiene casi 230.000 visitas. Y en Youtube, un lector creó dos vídeos informativos sobre Ksiega Urantii (que hacen un total de casi dos horas).

En cuanto a la traducción, ¡el trabajo no se acaba nunca! Se hicieron unos miles de cambios para la edición actual. El objetivo principal de esta revisión era suprimir todo rastro del estilo inglés de las frases del texto polaco. También se corrigieron muchos errores.

Jolanta Kupiec
Jolanta Kupiec

Hace unos años, Jolanta Kupiec, una lectora polaca, contactó con nosotros y envió una larga lista de errores tipográficos y de otros tipos en la traducción al polaco. Ella ha hecho significativas aportaciones al trabajo de la revisión actual.

Dejemos que Jolanta se presente a sí misma:

Nací en Oświęcim (Polonia) en 1950, el mismo año en que se creó la Fundación Urantia. Mi amor por el arte me permitió completar una licenciatura en Historia del Arte en la Universidad Jagiellonian de Cracovia, así como estudios de posgrado de museos. Trabajé durante varios años en educación y durante treinta años en el Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau en Oświęcim. Mi trabajo allí enriqueció enormemente mi experiencia vital.

Conocer el cruel sistema del genocidio me enseñó humildad, compasión y respeto por la vida. Este tema impregnó mi vida desde la niñez debido a que, durante la II Guerra Mundial, mi madre trabajó en la resistencia como oficial de enlace, cerca de Auschwitz. En 1944 fue arrestada por los nazis y encerrada en el Konzentrationslager de Auschwitz, donde fue golpeada y torturada. En enero de 1945 fue evacuada de Auschwitz en la famosa “marcha de la muerte” hacia Alemania. Pudo escapar de esta evacuación forzosa debido a su gran perseverancia y a la voluntad de regresar a casa.

Los acontecimientos a veces toman cursos extraños. Después de la guerra, mi madre vino para vivir con su familia en Oświęcim (que hoy es una pequeña pero encantadora ciudad). Trabajé durante muchos años en el museo creado después de la guerra en el terreno de Auschwitz, para conmemorar la historia de esos tiempos inhumanos y el sufrimiento de miles de personas. Escribí tres libros que describen la vida en Auschwitz, basados en obras de arte supervivientes (cuadros y dibujos) hechas por prisioneros.

Soy una persona que lee continuamente libros de historia, incluyendo historia antigua. Desde joven me fascinaban las civilizaciones antiguas, así como las leyendas, los mitos y las historias de tiempos antiguos, y los viejos “dioses” que vivían en la tierra. Hoy día, a la luz de nuevos descubrimientos arqueológicos, está surgiendo el conocimiento antiguo de la humanidad oculto en esas “leyendas”. Este conocimiento es coherente con mi pasión actual por las civilizaciones más antiguas: Mesopotamia, Egipto, el valle del Indo, las islas del Pacífico, Mesoamérica, Armenia, Turquestán, etc.

Recuerdo una experiencia inusual cuando trabajaba en el Museo de Auschwitz-Birkenau. En 1994, pasé tres semanas en Israel en un seminario para trabajadores del museo. Aparte de las clases interesantes de Yad Vashem y de varias reuniones, viajamos extensamente por Israel con un guía profesional que nos informó sobre la historia, los lugares y las antigüedades que visitábamos. Fue algo asombroso, particularmente cuando nos dimos cuenta de que estábamos caminando prácticamente por las mismas sendas por las que Jesús anduvo. ¿Cuántas maravillas antiguas están escondidas en los lugares de nuestra tierra? Incluso sus ruinas son fascinantes.

El libro de Urantia se ha convertido para mí en un complemento excelente a este conocimiento. Es una fuente destacada de explicaciones lógicas, de las que nuestra ciencia carece. En 2014, había leído unos pocos fragmentos del libro en línea y decidí comprar la versión impresa. Esta lectura me llevó un año entero, pues estudié meticulosamente el libro de principio a fin. Sé que existe un índice en línea, pero también creé mi propio índice. En los márgenes de mi libro, escribí entradas que me ayudaran a recordar el contenido importante y, más tarde, a partir de esas notas, creé para mis propias necesidades un “índice de nombres y personas” (más de cincuenta páginas). Gracias a esto, siempre puedo encontrar información específica y respuestas si alguien me hace una pregunta.

Explicar el alcance, rango e importancia de El libro de Urantia puede ser una larga historia. Comparo el conocimiento de este libro con estudios científicos y no científicos. El contenido del libro habla de espiritualidad, ciencia (física y astronomía), evolución, la estructura del universo, nuestro pasado y el futuro. Además, transmite la bella historia de la vida de Jesús como nunca antes se había hecho, desde su identidad en el universo a su vida en la Tierra, año a año. A pesar del enorme número de páginas y su contenido aparentemente difícil, para mí Ksiega Urantii ha abierto mi perspicacia ante la percepción y la belleza de muchos mundos que contienen una multitud de variedades de vida. El libro desvela el origen y la evolución de las razas más antiguas del mundo, los orígenes de los logros extraordinarios y misteriosos de civilizaciones antiguas y su sorprendente similitud. El libro explica el significado de nuestra existencia, así como el significado de otras formas y niveles de vida en el universo que tienen su origen en nuestro Creador.

Cuando leo un libro, puedo encontrar sin esfuerzo las imprecisiones del texto. Al leer Ksiega Urantii, descubrí algunos errores tipográficos y de otros tipos, unos 150. Envié mis hallazgos a los traductores al polaco, y así comenzó una placentera amistad que es de gran valor para mí.

La revista mensual Nieznany Świat (una publicación dedicada al desarrollo espiritual que tiene una tirada de unos ochenta mil ejemplares) publicó tres de mis artículos sobre Ksiega Urantii. En el número de febrero de 2016, “Fuente asombrosa y descubrimientos sorprendentes” y “Cuando los Dioses caminaron por la Tierra”; y en el número de septiembre de 2016, “Pruebas del otro lado”.

Pude atraer el interés de un autor polaco muy leído, Igor Witkowski, de Varsovia, acerca de algunos aspectos de Ksiega Urantii. Ahora, en un libro escrito conjuntamente llamado Instrucciones para el despertar, vol. 8: Raíces desconocidas de las religiones de la Tierra, hay un capítulo escrito por mí, “Ksiega Urantii, una fuente sobre las raíces de la religión en la Tierra”. El libro se publicó en febrero de 2017. Previamente, incluí mi texto sobre el Jardín del Edén en su libro Instrucciones para el despertar, vol. 2: Tradiciones distorsionadas del cristianismo.

Tengo tres hijos maravillosos y muchos nietos, pero todo mi tiempo libro lo dedico a mi pasión: la investigación.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos