Una historia de Meredith Sprunger

Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico
Saskia Raevouri
Irene y el Dr. Meredith Sprunger
Irene y el Dr. Meredith Sprunger

De Saskia Raevouri (Holanda)

El Dr. Meredith Sprunger era el presidente de Urantia Brotherhood cuando me impliqué en el movimiento Urantia, en 1977. Sus folletos impresos con descripciones de El libro de Urantia se enviaban a los nuevos lectores a través de las “sedes”; así que para mí era un nombre importante. Puesto que no podía asistir a conferencias Urantia, no conocí a Meredith hasta el 2000, cuando contactó conmigo por su historia de “Cómo encontré El libro de Urantia” ( HIFTUB son las siglas en inglés) para la versión revisada del libro HIFTUB. Nos intercambiamos algunos correos, pero no le conocí en persona hasta el 2006, cuando mi pareja Matthew Block y yo le visitamos a él y a Irene en su hogar de Fort Wayne (Indiana).

Durante esa visita, Meredith mencionó que había resumido todo El libro de Urantia, y le ofrecí convertirlo en libro si me lo enviaba en formato Word. No supe más de aquello y asumí que simplemente habíamos tenido un intercambio educado. Entonces, a finales de 2006, recibí un correo de Meredith con un gran adjunto en Word con el mensaje: “¡Aquí está!”.

Tras leer el compendio de Meredith, Matthew y yo consideramos que necesitábamos colaborar con él, recorriendo cuidadosamente el libro documento a documento, antes de comprometernos a imprimir su obra. Durante casi un año mantuvimos una correspondencia regular. Comenzando con el Prólogo, estudiamos y tratamos juntos cada documento, sección a sección, ayudando a Meredith a ajustar lo que había escrito. Por su parte, Meredith también consultó a otro compañero lector/ministro llamado Merlyn Cox; así que nos convertimos en un equipo de cuatro. En la mayoría de casos, todos estaban de acuerdo con nuestras sugerencias, pero cuando Meredith insistía en mantener sus afirmaciones iniciales, lo dejábamos a su juicio; después de todo, era su libro, no el nuestro.

Durante este tiempo, la esposa de Meredith, Irene, enfermó y falleció. Así que suspendimos el trabajo hasta que él estuviera listo para continuar. Estoy segura de que tener en marcha el proyecto de The Abridged Urantia Papers ayudó enormemente a Meredith a afrontar la pérdida de Irene, tras muchos años de vida en común. Puesto que nuestros correos también incluían temas personales de vez en cuando, llegamos a conocer a Meredith a distintos niveles, pero principalmente como hombre con verdaderas cualidades espirituales y como servidor devoto de la Revelación Urantia. Nos sentimos honrados de haber tenido ese “grupo de estudio” privado y en profundidad con un estudiante de El libro de Urantia tan experimentado.

Debido a que Meredith ya tenía noventa años en aquella época, nos sentíamos apremiados a imprimir su libro. Imprimimos una versión rápida para la conferencia internacional de la Fellowship en 2008. Desde entonces hemos reformateado el libro, y ahora está disponible tanto en la tienda de Amazon para Kindle como en el servicio de impresión bajo demanda de Amazon.

Ahora, Meredith estará asentado en los mundos de las mansiones, reunido con sus seres queridos y familiarizándose con su entorno. Estamos deseando volverle a ver cuando nos llegue la hora.

Lo siguiente es la historia de Meredith sobre cómo encontró El libro de Urantia.


Edith E. Cook, Irene y Meredith Sprunger en un picnic Urantia en 1960
Edith E. Cook, Irene y Meredith Sprunger
en un picnic Urantia en 1960

Cómo encontré El libro de Urantia

De Meredith Sprunger (1955)

Mi peregrinaje espiritual comenzó a la edad de cuatro años, en la que recuerdo decirme a mí mismo: “Hay algo acerca de la vida que no comprendo, pero voy a averiguarlo”. Durante los años que siguieron, mi vida se forjó con una serie de experiencias cumbre que me llevaron a través de estudios de filosofía y teología hasta la ordenación como ministro en la Iglesia Unida de Cristo.

Después de años de desarrollar sermones y documentos que formulaban mi propia experiencia espiritual, centrada más en la religión de Jesús que en la religión acerca de Jesús, me di cuenta de que se necesitaba un nuevo enfoque espiritual en la corriente principal de la teología cristiana. Esbocé tentativamente un par de libros que era necesario escribir y, después de postergarlo un poco, finalmente me comprometí con la disciplina de escribir estos libros. Poco después de tomar esta decisión, llegó a mis manos El libro de Urantia.

En diciembre de 1955, mi esposa Irene y yo fuimos a visitar a nuestros amigos el Dr. Edward Brueseke y su esposa en South Bend (Indiana). Además de sus actividades pastorales, Ed servía como presidente de una comisión teológica en la Iglesia Evangélica Reformada (más tarde unida a la denominación cristiana Congregación para convertirse en la Iglesia Unida de Cristo). Durante el transcurso de la visita, Ed tomó un gran libro azul y me lo entregó, diciendo: “El juez Louis Hammerschmidt (un miembro de su congregación) me dio este libro. Algunos hombres de negocios piensan que esta es la nueva Biblia”. Miré el índice de materias y leí títulos como “Las huestes de mensajeros del espacio”, escrito por Un Elevado en Autoridad y “El Cuerpo de la Finalidad”, cuyo autor era un Consejero Divino ¡y Uno que no tiene Nombre ni Número! Cuando le devolví el libro a Ed, nos reíamos a carcajadas pensando en los hombres de negocios que pensaban que tenían una nueva Biblia. Supuse que sería la última vez que vería el libro.

Por entonces yo era el vicepresidente de la Conferencia de Indiana-Michigan, y el juez Hammerschmidt era el lego de la junta de la conferencia. En enero, fui a buscar al juez para asistir a una reunión de la junta en Jackson (Michigan). Durante el viaje, Hammerschmidt sacó el tema del espiritismo, que él no aceptaba, y se sorprendió un poco de que yo hubiera hecho un estudio acerca de él. Tras una pausa, se giró hacia mí y dijo: “Tengo un libro que me gustaría que leyera y me dijera lo que piensa de él”. Supe que se refería a El libro de Urantia pero, para evitar herir sus sentimientos, respondí: “De acuerdo, juez. Envíemelo”. Cuando el libro llegó, lo puse a un lado, sin querer perder el tiempo en leer lo que parecían tonterías esotéricas o algún elaborado sistema de teosofía. Periódicamente, leía un poco de aquí y de allí, pero no me impresionó. Ese verano me lo llevé de vacaciones, pero las cosas no fueron lo bastante aburridas para mí como para leer el libro. En septiembre, me di cuenta de que me reuniría con Hammerschmidt en octubre, y que tenía que leer algo y decirle lo que pensaba de él.

Recorriendo el índice de materias, vi que tenía una sección sobre la vida y las enseñanzas de Jesús. Pensé que, con mi formación teológica, podría tomar un atajo trabajando en esa sección. A medida que empecé a leerla, no encontré lo que esperaba encontrar, que sería algo como el Evangelio Acuariano de Cristo Jesús, de Levi. La historia de los primeros años de Jesús era más creíble que los relatos que se encuentran en las historias apócrifas de la infancia de Jesús. Era algo que podría haber sucedido de manera razonable. A medida que continuaba con ese aspecto de la vida de Jesús tratado por el Nuevo Testamento, me sentía incluso más impresionado. Algunos de los problemas teológicos tradicionales eran manejados por los eventos de la historia de una manera que tenían más sentido que cualquier cosa que hubiera leído. Consideré que la narración de El libro de Urantia estaba enraizada sólidamente en las realidades del Nuevo Testamento. Había veces en las que leí con lágrimas rodando por mis mejillas. Cuando terminé de leer “La vida y las enseñanzas de Jesús”, me sentí inspirado teológica y espiritualmente. Quien fuera que hubiese creado una vida de Jesús de esa calidad, pensé, debía tener algo significativo que decir en el resto del libro.

Así motivado, comencé con el Prólogo y leí el libro entero. ¡Descubrí que las primeras tres cuartas partes del libro eran incluso más asombrosas y profundas que “La vida y las enseñanzas de Jesús”! Las enseñanzas de El libro de Urantia resonaban y se armonizaban con mi experiencia y mi pensamiento más elevado. La sustancia de los dos libros que había planeado escribir se expresaba muchísimo mejor aquí de lo que yo podría haber expresado. Si esto no es una auténtica imagen de la realidad espiritual, me dije a mí mismo, ¡es la manera en que tiene que ser! Ciencia, filosofía y religión estaban integradas de manera más efectiva en El libro de Urantia que en cualquier otro sistema filosófico y teológico que yo conociera. No tenía ninguna duda de que esta era la imagen más inspiradora y auténtica de la realidad espiritual disponible para la humanidad.

Di ejemplares de El libro de Urantia a una docena de mis colegas, y todos excepto uno (que admitió que no lo había leído) confirmaron mi evaluación de su alta calidad.

Nuestro grupo de sacerdotes pasó varios años entrevistando a las personas relacionadas con la publicación del libro e investigando eventos asociados con su origen. Desde entonces, me he dedicado a compartir El libro de Urantia con colegas estudiosos y con sacerdotes de la corriente principal del cristianismo.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos