Las recompensas de ser profesor/facilitador de la UBIS

Versión para imprimirVersión para imprimir

De David Elders, Darien (Connecticut, EEUU)

Incluso después de asistir a tres cursos en línea de la Escuela de El libro de Urantia en Internet (UBIS), seguido de un curso de formación de profesores/facilitadores, administrado por Dorothy Elder, fundadora de la UBIS, y a pesar de haber leído y estudiado El libro de Urantia durante más de 40 años, no fue sin un gran sentimiento de inquietud que acepté dar mi primer curso.

A medida que comencé a desarrollar el curso Los siete otorgamientos de Miguel: La revelación de la voluntad del Supremo, aprendí que no se deja a un profesor/facilitador solo para que nade o se ahogue. Invisibles, justo bajo la superficie de la escuela en línea, se ha construido una estructura de personalidades experimentadas y atentas, y de sistemas y procedimientos para ayudar al profesor/facilitador, ya fuera novato o experimentado, con el fin de proporcionar una experiencia de valor para los lectores de El libro de Urantia.

Un curso de la UBIS dura 11 semanas, que comienzan con la inscripción, siguen con cuatro periodos de estudio básicos de dos semanas y terminan con una semana resumen. Cada profesor/facilitador desarrolla seis preguntas basadas en el documento de El libro de Urantia asignado en la primera semana de cada periodo de estudio, y después facilita y estimula la discusión de los alumnos la segunda semana de cada periodo. Finalmente el curso termina con la creación de cuatro títulos de ensayo durante la semana resumen.

Casi tres meses antes de que comience el curso, el Comité de Revisión de Cursos evalúa los elementos del curso del profesor/facilitador (la descripción, las lecturas de El libro de Urantia [4 ó 5 documentos] y las preguntas iniciales), y hace las sugerencias apropiadas. Incluso después de que aprobaran mi curso, trabajé para ajustar mis preguntas, impulsado por el deseo ansioso de ofrecer un curso edificante.

Dar un curso parece mucho trabajo, y lo es. Pero mi experiencia reciente confirma las grandes recompensas que acompañan al trabajo. No solo existe una gran satisfacción en el proceso de facilitar la búsqueda de la verdad entre un grupo devoto de compañeros lectores de El libro de Urantia; también aprendí mucho, MUCHO, acerca del contenido de mi curso.

Las preguntas son una parte vital de la pedagogía educativa de la UBIS y, según mi punto de vista, están diseñadas para cumplir varios criterios: 1) fomentar una lectura atenta de la selección de El libro de Urantia; 2) satisfacer la necesidad de un cambio de mentalidad multidimensional (empleé la triada hecho-significado-valor como guía); y 3) estimular la discusión. El equilibrio es delicado. En tanto que las preguntas estrictamente factuales generan respuestas de verdadero o falso, las preguntas que exigen respuestas más interpretativas o personales pueden dar como resultado opiniones que podrían no ser coherentes con las enseñanzas de El libro de Urantia. Cuando esto ocurre, entra en juego un importante principio de actuación de la UBIS: el profesor/facilitador fomenta la discusión para llegar a comprender, sin ofrecer una interpretación de autoridad o personal.

Al final de mi experiencia de profesor/facilitador, me quedó una pregunta persistente: ¿hay alguna diferencia entre el proceso de facilitar el aprendizaje de una verdad recientemente revelada y la enseñanza del conocimiento evolutivo que existe ya en la conciencia humana? Tendré que responderles más tarde.

Los alumnos de mi clase estuvieron a la altura y aportaron perspicacias que nos enriquecieron el curso a todos. También me proporcionaron una experiencia real de profesor/facilitador que espero me haga mejor la próxima vez. En cualquier caso, para mí la experiencia ha merecido la pena.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos