El Camino Que Nos Espera

Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico
Mo Siegel

De Mo Siegel, presidente de la Fundación Urantia, Colorado (EEUU)

Para nosotros, simples mortales, la vida en Urantia se vive como algo rápido y fluido. El ritmo en el que cambian las cosas es suficiente para dejarnos sin aliento. Por todas partes abundan los reajustes económicos, medioambientales y sociales. Cuando El libro de Urantia fue publicado, el 12 de octubre de 1955, solo vivían en la Tierra dos mil millones de personas. Hoy la población mundial pasa de los seis mil millones y se prevé que hacia 2040 pase de los nueve mil millones.

Si consideramos el crecimiento rápido de la población mundial, junto con la expansión económica de China y la India, la vida en los próximos 30 años seguramente será distinta a la de los treinta años precedentes. Vivimos tiempos de cambios sin precedentes pero, con la tendencia de los últimos 500 años, la vida hoy es mejor que nunca. Dentro de cien años, probablemente la gente mirará hacia atrás y se maravillará de los progresos hechos desde 2009.

¿Cómo encaja El libro de Urantia en este mundo de rápidos avances y cambios? Algunos creen que los Reveladores comenzaron a planear la aparición de El libro de Urantia hace unos 700 años. El libro dice que el texto fue puesto en inglés en 1934 y 1935. Cuando planearon y comisionaron la creación de El libro de Urantia, ya fuera hace 700 ó 70 años, los Reveladores tenían un plan a largo plazo para nuestro mundo. El libro de Urantia se nos dio para que la sociedad se elevara gradualmente, ¡y el mundo ha dado un gran cambio! Los cambios acelerados de hoy probablemente no son una para ellos. Ellos sabían de dónde venía este mundo y podían ver el camino que nos espera.

He oído en clave de humor que es una lástima que la Revelación Urantia no viniera con un folleto adjunto titulado “Cómo hacer que una revelación funcione”. Para los grupos sociales, es más difícil encontrar el camino que para la Fundación Urantia. En los documentos sobre la religión, del 99 al 103, Melquisedek nos promete que todos y cada uno de los individuos pueden encontrar y experimentar al Padre celestial por ellos mismos. Estos documentos articulan la fuerza y los peligros de la religión institucional. Tras leerlos, pueden estar seguros de que las personas religiosas necesitan compartir entre ellas, aunque no estén tan seguros de cómo debería suceder eso. Surgirán nuevas formas de comunidades espirituales iluminadas, pero por ahora la mayoría de nuestras experiencias sociales exitosas ocurren en los grupos de estudio locales. Hoy hay más de 500 grupos de estudio en todo el mundo, y es probable que dentro de los próximos 30 años su número aumente hasta 1000 por lo menos. Si eso ocurre, se habrá dado el progreso social real y significativo para la Revelación Urantia. Los grupos de estudio activos de hoy germinan las semillas de una expresión social y religiosa mayor, todavía por surgir.

Para la Fundación Urantia, el trabajo que tenemos sobre la mesa parece muy directo, y les invitamos a unirse a estas tareas. Usamos las siglas PTPE para seguir por el buen camino. La primera P, para proteger El libro de Urantia, la T para traducir, la segunda P para publicar, y la E para educación. Hoy estamos distribuyendo libros, físicamente y en formato digital, en 12 idiomas (pronto serán 15). Cada nueva traducción trae desafíos y oportunidades de distribución en países donde el libro no ha aparecido. La protección de la quinta revelación de época también procede de esta distribución creciente. Al poner más libros en el mundo, el texto encuentra seguridad en los puros números.

Tratar sobre el aspecto educativo de nuestro trabajo haría este artículo mucho más extenso. Basta con decir que se necesita educación para compartir la más drástica intervención en la historia humana de los últimos 2000 años, y la Fundación Urantia está comprometida con este desafío educativo a largo plazo.

Tenemos la gran suerte de estar en una situación destacada, porque la Quinta Revelación de Época ha sido lanzada durante nuestra vida. Estos son días para recordar; son días para valorar. Como los primeros seguidores de Jesús, tenemos la oportunidad de dar servicio a este imparable poder benéfico que un día envolverá al mundo. La Revelación Urantia está aquí para transformar a hombres y mujeres hambrientos espiritualmente en hijos de la fe de nuestro Padre celestial. Está aquí para sembrar las semillas de la normalidad y, como afirma un Consejero Divino de Orvonton en la página 1 del Prólogo, “para aumentar la conciencia cósmica y elevar la percepción espiritual”.

Mo

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos