Reflexiones

Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico
Jay Peregrine

De Jay Peregrine, director ejecu­tivo de la Fundación Urantia

Nota de la directora: en este artículo, Jay Peregrine comparte sus reflexiones sobre un viaje reciente a Brasil con Irmeli Ivalo-Sjölie.

Tras volar toda la noche de Chi­cago a Sao Paulo, tomé un vuelo doméstico hacia Brasilia, la capi­tal de Brasil. En el aeropuerto de Brasilia fui recibido por una dele­gación de lectores de El libro de Urantia encabezados por Ne­mias Mól, presidente de la Aso­ciación Urantia de Brasil (AUB), Rosa Torres, a quien conocí recientemente cuando visitó el 533 W. Diversey en Chicago con su hija, y a Clebson da Silva, ministro y estudiante del Instituto Victor Frankl, que es un entusia­sta de El libro de Urantia. Nos reunimos todos con Irmeli en su hotel y tuvimos una visita mara­villosa.

Al día siguiente Nemias y Rosa me llevaron a visitar Brasilia. Por la noche tuvimos un grupo de estudio en el apartamento de Rosa, y los asistentes nos hici­eron muchas preguntas a Irmeli y a mí. Los brasileños están entusiasmados con El libro de Urantia, especialmente ahora que lo tienen en portugués. Las ventas de libro han sido con­tinuas, y estuvimos explorando ideas sobre cómo divulgar las enseñanzas.

De vuelta a Sao Paulo unos días después, Irmeli y yo asistimos a un grupo de estudio, seguido de una sesión de preguntas y re­spuestas en casa de Susana Huttner Palaia, vicepresidenta de la AUB, y de su marido, Sabino, que es el secretario de la AUB. Al día siguiente asistimos a la boda de la nieta de Irmeli, y fue una ocasión maravillosa. Sabino y Susana me llevaron a la playa ese fin de semana, donde conoci­mos a un interesante profesor de filosofía que trató sobre El libro de Urantia y otros temas relacio­nados con nosotros dos noches seguidas.

Un poco más adelante esa se­mana, Nemias se unió a nosotros en Sao Paulo, y Ricardo Machado llegó de Portugal. Mien­tras Nemias y Susana investi­gaban sobre imprentas locales, Ricardo y yo departimos sobre cómo descubrimos El libro de Urantia y lo que pensábamos que deberíamos hacer con él. Tras un día en la ciudad nos dirigimos hacia Kalevala, la finca de la hija de Irmeli en Minas Gerais, para un encuentro con lectores de El libro de Urantia en un bello esce­nario de retiro. Este fue el se­gundo encuentro del año, y todos esperan que haya más.

El sábado disfrutamos con las presentaciones de Nemias, Irmeli y Clebson. Por la noche tuvimos una fiesta deliciosa y bailamos con música brasileña en vivo. En domingo, tras un paseo matutino por la montaña, di una corta charla y respondí pregun­tas. Entonces, tras el almuerzo, nos dirigimos de vuelta al aero­puerto, donde tomé mi vuelo para el viaje nocturno de re­greso a Chicago.

Guardo como un tesoro las amistades que hice en Brasil. Sé por experiencias pasadas que, debido a que se han ini­ciado en la lectura y la discusión de El libro de Urantia, muchas de esas relaciones durarán toda la vida y más allá.

Associação Urântia do Brasil
Jay Peregrine & Associação Urântia do Brasil

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos