Felicitaciones navideñas: reflexiones sobre los verdaderos regalos de El libro de Urantia

Versión para imprimirVersión para imprimir
Steve Shinall

De Steve Shinall, batería de la Celestial House Band (Georgia, Estados Unidos)

Si buscan un artículo bien escrito que le haga comprender más ampliamente El libro de Urantia, no es este. Para eso les recomiendo las ayudas al estudio que proporcionan la Fundación, la Fellowship y la AUI, o cualquier cosa que haya escrito el Dr. Jeff Wattles.

Lo que les ofrezco ahora es más bien una expresión de gratitud en estas fiestas navideñas de dar gracias y compartir regalos. Intentaré ser breve, pues es imposible que yo (o cualquiera de nosotros) pueda nombrar a todos los que han formado parte de nuestro viaje y han ofrecido una mano amiga o unas palabras de ánimo, instrucción y alegría. El libro de Urantia lo dice así: “Si tan sólo pudierais sondear los móviles de vuestros compañeros, cuánto mejor los comprenderíais. Si tan sólo pudierais conocer a vuestros semejantes, terminaríais por enamoraros de ellos”. 100:4.5 (1098.2)

Cuando llegué a la conferencia IC17 de julio en Denver, no podía sino maravillarme del diverso grupo de amigos que estaban asistiendo al evento. No es algo nuevo. Siempre me lleno de maravilla y gozo cuando asisto a uno de estos encuentros. Personas de todos los rincones del mundo se reúnen debido a esta asombrosa revelación, El libro de Urantia, que nos ha cambiado a todos de maneras que no podríamos haber imaginado antes de encontrarlo. Aunque diferimos en vocación, creencias religiosas, afiliación a Iglesias, política, cultura y educación, nos ha reunido el amor a la verdad, la belleza y la bondad. Hemos dejado nuestros hogares, trabajos y familia para reunirnos de nuevo con otras personas que comparten nuestro amor y nuestra creencia en esta quinta revelación de época y el deseo de ayudar a difundir estas enseñanzas. No es frecuente que hacerlo sea fácil, conveniente o barato, y aun así lo hacemos. Sí, queridos amigos, me atrevería a decir que nos dirige el espíritu. El libro de Urantia habla del espíritu: “Existe una atracción directa de naturaleza espiritual entre las personas con mentalidad espiritual que tienen gustos y anhelos semejantes. El término almas gemelas no es enteramente una figura retórica”. 7:1.6 (82.5)

Hablando de almas gemelas, quiero tomarme un momento para agradecer a Paula Thompson, a su equipo y a todos los compañeros de la Fellowship su apoyo constante a los programas musicales y que hayan hecho posible que muchos músicos asistan a estos eventos y participen en ellos. Su generosidad ha enriquecido mucho la experiencia de los que van a las conferencias y ha cambiado vidas durante el proceso.

Echo la vista atrás a las numerosas conferencias a las que he asistido. He sido parte del programa musical muy a menudo. Ciertamente los músicos son almas gemelas dentro del grupo mayor de almas gemelas de los asistentes a la conferencia de Denver del verano pasado. Nuestro amor por la música es el idioma común que compartimos, que hablamos y que da forma a nuestra vida. El libro de Urantia dice que “la melodía tiene el poder de transformar a un mundo entero. La música seguirá siendo para siempre el idioma universal de los hombres, los ángeles y los espíritus. La armonía es el lenguaje de Havona”. 44:1.15 (500.6)

Tenemos un largo camino antes de llegar a Havona, pero nos lo estamos pasando muy bien cantando juntos mientras viajamos en esa dirección, a menudo con Richard Keeler liderando mientras toca el banjo. Y varias veces me he encontrado durante los ensayos mirando este grupo ampliamente divergente de personalidades y sintiendo una oleada de afecto hacia estas almas gemelas. Hace décadas que conozco a Cristina Seaborn y Mike Wood. No solo tienen un enorme talento en lo que hacen: son sencillamente personas maravillosas a los que tengo el privilegio de llamar amigos. Me he enamorado de estos amigos y de muchos otros a lo largo de los muchos años que hemos llegado a conocernos mutuamente.

El libro de Urantia nos enseña: “Entrenad vuestra memoria para que conserve como un depósito sagrado los episodios fortalecedores y valiosos de la vida, a fin de poderlos recordar a voluntad… Pero los recuerdos más nobles de todos son las memorias atesoradas de los grandes momentos de una magnífica amistad”. 160:4.12 (1779.4)

Lleva mucho tiempo tener un viejo amigo y nunca es fácil perder a un amigo querido. Echo de menos a esos amigos que han pasado de esta vida a la siguiente. Echo de menos la amabilidad de su sonrisa, el sonido de su voz y la manera en que su corazón llegó al mío. Siempre habrá un lugar en mi corazón para Bert Cobb, Lee Farmer, Cathy Jones, Lynn Prentice y Jan Bernard, por nombrar solo a algunos. Demasiados años han pasado para nombrarlos a todos y muchos seres queridos se han graduado ya.

Queridos amigos: quiero dar las gracias por todo lo que hacen y han hecho para apoyar a la Fundación Urantia y difundir la revelación a su manera única. Espero con ilusión volverlos a ver en algún lugar del camino de ascensión.

Les deseo unas felices fiestas rodeados de su familia y seres queridos.

Que el año que viene esté lleno de oportunidades de servicio y de experiencias de aprendizaje para crecer en la gracia de Dios, porque El libro de Urantia dice que “el acercamiento más íntimo y más afectuoso del hombre a Dios ha de realizarlo por amor y a través del amor, porque Dios es amor”. 3:4.7 (50.5)

Ahora salgan ahí fuera y difundan la buena nueva de la paternidad de Dios y la hermandad del hombre. No teman, ¡eleven su voz y hagan un gran ruido de alegría!

Steve Shinall
Steve Shinall

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos