El libro de Urantia en Camerún: reflexiones de un líder de grupo de estudio

Versión para imprimirVersión para imprimir

De Paul Tsekar (Camerún)

Me gustaría compartir mi experiencia de descubrir, compartir y estudiar El libro de Urantia.

En 2004, llegué a conocer El libro de Urantia después de cansarme de las religiones y sus doctrinas. Me había planteado muchas preguntas sobre ciertas historias de la Biblia que los pastores y evangelistas no eran capaces de responder, así que me harté de esas religiones y busqué algo más convincente.

Comencé a buscar en Google organizaciones espirituales y religiosas. Finalmente me topé con El libro de Urantia en el sitio web de la Fundación Urantia, y más tarde con la Asociación Urantia Internacional. Me llamó la atención lo que descubrí sobre el libro respecto a Dios, la religión, la creación, Jesús, etc. Comencé a leer el libro y sentí el impulso de compartir este conocimiento recién descubierto con los demás.

Entonces, creé en mi casa el Grupo de Estudio de El libro de Urantia de Camerún. Más tarde tuvimos la necesidad de alquilar un local adecuado para nuestras reuniones. Esto duró hasta 2010, cuando perdí mi empleo y no pude mantener el local de las reuniones. Por consiguiente, el grupo se dispersó.

Desde entonces, he hecho todo lo posible por recomponer el grupo, pero no lo conseguí hasta septiembre de 2015. Entonces, con la ayuda de Rick Lyon y otros lectores, recibí doce ejemplares de la traducción al francés de El libro de Urantia. Camerún tiene dos lenguas oficiales: inglés y francés. Había decidido llegar a los cameruneses francófonos, así que pedí la traducción al francés de El libro de Urantia. Cuando llegaron estos libros, partí para reunirme con personas francófonas.

Tengo por costumbre visitar a personas cristianas y hablar con ellas sobre el cristianismo, la religión y la Biblia. Un día trascendental visité al pastor Mvondo en su iglesia – una rama  de una Iglesia pentecostal con sede en Yaundé – con uno de los ejemplares de Le Livre d’Urantia. Me preguntó de qué trataba el libro, lo que me llevó a presentarle El libro de Urantia.

Debo decir aquí que creo que mi encuentro con el pastor Mvondo estuvo dirigido por seres más altos que habían decidido intervenir en nuestro caso para solucionar nuestro problema de necesitar un lugar fijo para estudiar. El pastor Mvondo actuó con un interés sorprendente cuando le presenté el libro, como si hubiera estado buscándolo durante muchos años. Convocó una reunión de sus superiores y diáconos la semana siguiente y les presentó el libro a su vez. Entonces estableció una reunión de estudio que nos dio un local permanente para el Grupo de Estudio de El libro de Urantia de Camerún.

Nuestro nuevo grupo tiene trece miembros. Nos reunimos todos los sábados. Los miembros están más interesados en la vida y las enseñanzas de Jesús, así que eso es lo que estamos estudiando en estos momentos. Los miembros francófonos tienen libros en francés, y los anglófonos tienen libros en inglés. Un miembro lee en voz alta en inglés o francés, y luego continuamos en uno de los dos idiomas.

He aprendido una gran lección de esta experiencia. Nuestros amigos invisibles nos ayudan con el trabajo de divulgar la buena nueva. No deberíamos preocuparnos por los medios para hacerlo, sino que deberíamos esforzarnos todo lo que podamos y dejar el resto a la fe. “Cuando el hombre se asocia con Dios, grandes cosas pueden suceder, y de hecho suceden.”

Grupo de Estudio de <em>El libro de Urantia</em> de Camerún
Grupo de Estudio de El libro de Urantia de Camerún
Grupo de Estudio de <em>El libro de Urantia</em> de Camerún
Grupo de Estudio de El libro de Urantia de Camerún

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos