Recepción De Az Urantia Könyv, La Traducción Húngara De El libro de Urantia

Versión para imprimirVersión para imprimir

István HargitaiDe István Hargitai, Ohio (EEUU)

El 21 de octubre de este año, llegué a casa del trabajo y mi mujer me dijo que había un paquete esperándome. Para mi sorpresa, encontré tres ejemplares de Az Urantia könyv, la traducción húngara de El libro de Urantia, que pedí a la Fundación Urantia hace un tiempo. Examinar y tocar cada ejemplar hizo que pasara rápidamente de la sorpresa a una sensación de alegría incontenible, como si estuviera asistiendo a un milagro.

A medida que hojeaba el libro con ilusión manifiesta, mis pensamientos retrocedieron de repente a la primavera de 2001, cuando encontré una traducción húngara de parte del texto de El libro de Urantia en Internet. Al intentar traducir el Prólogo yo mismo 10 años antes, y al darme cuenta de que mi traducción era una burda distorsión y una injusticia total hacia el original inglés, me alegré de haber encontrado un trabajo de alta calidad.

Inmediatamente envié un correo al autor y el mensaje, que envié en húngaro, era algo así: "Me alegro de ver parte del texto de El libro de Urantia en húngaro por primera vez. He sido estudiante de este libro durante veinte años, y sería fantástico poder tratar sobre él en húngaro. Si puede dedicarle tiempo, por favor escríbame". Gábor Cseh, el joven traductor, expresó en su respuesta su especial ilusión al recibir una carta escrita en húngaro desde una tierra lejana. Mencionó entre paréntesis que, como norma general, los húngaros nos sentimos como en casa en el gran universo.

En su carta inicial, Gábor explicó su motivación para llevar a cabo la traducción de algunas secciones de los Documentos Urantia. En ese momento, consideraba que no podía llevar a cabo la enorme tarea de traducir todo el texto. Por lo tanto, creó un sitio web en Internet con la esperanza de animar a otros traductores con mejores habilidades idiomáticas y una perspicacia más profunda para que terminaran la tarea. Esta página también daba la bienvenida a las críticas constructivas y a la colaboración de otros.

En ausencia de una vista general o un análisis metódico de las secciones traducidas, Gábor consideró primordial centrarse en dos grandes temas: 1) la descripción de las enseñanzas de Jesús, con el esfuerzo de situar la interpretación del texto en su contexto adecuado, y 2) la coordinación de ciertas secciones que tratan sobre el Ajustador del Pensamiento.

Mientras traducía la historia sobre el joven que tenía miedo, Gábor se sintió con energía y fuerzas debido a ese pasaje. Las siguientes palabras sonaron también como un desafío personal dirigido hacia él: "…han aprendido a deleitarse con las incertidumbres, a enriquecerse con las decepciones, a entusiasmarse con los fracasos aparentes, a estimularse en presencia de las dificultades, a mostrar un valor indomable frente a la inmensidad, y a ejercer una fe invencible cuando se enfrentan con el desafío de lo inexplicable" (291.3) 26:5.3.

En enero de 2002, Gábor anunció que había terminado los Documentos 6, 12, 42, 56, 57, 104-111, 116, 119 y 130. Estaba trabajando en el Documento 112 y seguiría con el resto de la Parte III, el Prólogo y, finalmente, los Documentos que quedaban. Una tarea así, de acuerdo con sus propias estimaciones, llevaría al menos diez años.

Hacia mediados de ese mismo año, el proyecto de la traducción se detuvo. Gábor abandonó la página web debido a la falta de interés del público y a sus propios compromisos personales. Aún así, siguió traduciendo las secciones que encontraba extremadamente relevantes e importantes, mientras creía que no era la persona más cualificada para esa labor. Tendría que esperar que llegara el momento en el que alguien con una "llamada" especial y habilidades adecuadas diera un paso al frente y comenzara a trabajar oficialmente en el proyecto autorizado de traducción al húngaro.

Escribí a Gábor y le animé a continuar con el proyecto, a pesar de la falta de entusiasmo hacia una traducción húngara. Ese fue el momento en el que sintió que no era el destinado para llevar a cabo esa monumental tarea. Llamé su atención hacia un poema del gran poeta húngaro Endre Ady, que en su "Semilla bajo la nieve" sugería que a menudo hay un periodo latente para las ideas antes de que los lectores de espíritus hambrientos abracen los nuevos valores. Y después perdí el contacto con Gábor.

A medida que pasaba el tiempo, vi traducciones húngaras enviadas por otros y visité páginas web que trataban sobre la Revelación Urantia. ¡Ninguna de ellas me gustó! La mayoría estaban estropeadas debido a una comprensión inmadura e inexacta del texto original inglés; les faltaba perspicacia espiritual. Otras estaban contaminadas por lo que yo llamo el efecto del ego exaltado. Revisé nuestra correspondencia y me di cuenta de lo afortunado que había sido al conocer el hilo de pensamiento de Gabor; profundo y perspicaz, y a la vez dotado de humildad. No podía evitar pensar que, a medida que Gábor creciera en espíritu y sabiduría, con perseverancia, el proceso de traducción de El libro de Urantia se vería favorecido con el valor, la iluminación y la perspicacia de nuestros ministros del reino espiritual.

En diciembre de 2006, para mi gran asombro, recibí un correo electrónico de Gábor a través de Steve Caruso, de la Asociación Urantia de Ohio (AUI), donde me informaba que había terminado la traducción húngara de El libro de Urantia. El correo también tenía el texto de la carta de ánimo que yo le había enviado años antes.

En 2008, tras la invitación de Gábor, tuve el privilegio de unirme al equipo de revisión de la traducción, que se creó originalmente en 2006. La revisión terminó en mayo de 2009. Cuando el libro estuvo listo, necesitamos buscar dinero para la impresión. Sucedió otro milagro y una lectora de Sudamérica donó los fondos necesarios. Para ser honesto, de vuelta al año 2001, nunca pensé que vería la quinta revelación de época impresa en mi lengua materna. Con el libro en la mano, se demuestra una vez más que es cierto el grito de guerra de los peregrinos ascendentes: "En unión con Dios, nada - absolutamente nada - es imposible" (291.3) 26:5.3.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos