Oración y adoración

Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

ORACIÓN Y ADORACIÓN

I. ADORACIÓN DE LA NATURALEZA

1. La primera adoración fue sugerida por los objetos de la naturaleza que estaban cerca. (944.2) 85:0.2

2. El hombre mortal ha adorado todo lo que se encuentra en la faz de la tierra, incluyéndose a sí mismo. (944.4) 85:0.4

3. El primer objeto de adoración fue una piedra. (944.5) 85:1.1

4. Las colinas y las montañas fueron objeto primitivo de adoración; los dioses vivían en las montañas, los demonios en cuevas. (945.3) 85:1.5

5. Los cultos de la adoración de los árboles están entre los grupos religiosos más antiguos. (945.6) 85:2.3

6. Las nubes, la lluvia y el granizo asustaban al hombre primitivo. (947.2) 85:4.3

7. La adoración de la naturaleza llevó a la deificación del sol, la luna y las estrellas. (947.4) 85:5.1

8. El fuego fue objeto de adoración durante mucho tiempo. (947.3) 85:4.4

9. El miedo primitivo del hombre se volvió religioso a medida que la naturaleza se fue personificando, espiritualizando y finalmente deificando. (950.2) 86:0.2

II. AZAR Y SUERTE

1. El hombre primitivo vivía con miedo al azar—la existencia era un juego. (950.6) 86:1.4

2. Incluso el sabio dijo: “Ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes.” (951.2) 86:1.6

3. El salvaje lo personalizaba todo—tanto la naturaleza como el azar. (951.5) 86:2.3

4. Pronto la buena suerte se empezó a asociar con los buenos espíritus y la mala suerte con los espíritus malignos. (955.9) 86:6.4

5. El salvaje pagó voluntariamente las primas de temor y obsequios a los sacerdotes para obtener su póliza de seguro mágico contra la mala suerte. (956.4) 86:7.1

6. El hombre moderno ha trasladado las operaciones de seguro del ambiente sacerdotal y religioso al mundo de la economía. (956.5) 86:7.2

III. EL CULTO A LOS FANTASMAS

1. El temor a los fantasmas fue la fuente de todas las religiones mundiales. (961.2) 87:4.1

2. El hombre consideraba que los espíritus y los fantasmas tenían derechos casi ilimitados, pero ningún deber. (962.2) 87:5.1

3. La depreciación de uno mismo fue un esfuerzo para evitar los celos de los fantasmas. Todo esto llevó a la modestia y la reserva civilizada. (963.2) 87:5.7

4. El esfuerzo por aplacar a los fantasmas y sobornar a los espíritus llevó a una filosofía mundial. (963.4) 87:5.9

5. El culto a los fantasmas tornó inevitable la adoración a los antepasados. (960.5) 87:3.1

6. La religión evolucionaria nace del temor a lo desconocido, lo inexplicable y lo incomprensible.. (986.3) 90:0.3

IV. MIEDO A LA MUERTE

1. Para el hombre primitivo, la muerte era la combinación más aterradora de azar y misterio. (952.3) 86:3.1

2. Los sueños dieron origen a la creencia en una existencia futura. (953.1) 86:4.2

3. El culto a los fantasmas llevó a la creencias en encarnaciones recurrentes. (953.4) 86:4.5

4. Se temía a la muerte porque significaba la liberación de otro fantasma de su cuerpo físico. (958.3) 87:1.1

5. El servicio fúnebre fue un esfuerzo para deshacerse del fantasma. (959.4) 87:2.3

6. El hombre heredó un medio ambiente natural, adquirió un medio ambiente social e imaginó un medio ambiente fantasmal. El estado es la reacción del hombre a su medio ambiente natural, el hogar a su medio ambiente social, la iglesia a su medio ambiente fantasmal ilusorio. (955.6) 86:6.1

V. FETICHES, AMULETOS Y MAGIA

1. Durante mucho tiempo el "aliento de vida" fue un fetiche. (955.1) 86:5.13

2. La doctrina de posesión por los espíritus es fetichismo. (967.1) 88:0.1

3. La creencia en las reliquias es fruto del culto a los fetiches. (968.6) 88:2.1

4. La magia llevó a la ciencia; la astrología llevó a la astronomía; los números mágicos, a las matemáticas. (972.5) 88:6.5

5. La magia todavía perdura—muchos fósiles del idioma aportan evidencias—hechizado, embelesado y asombrado. (972.7) 88:6.7

6. La magia antigua fue el capullo de la ciencia moderna. (973.1) 88:6.8

VI. SACRAMENTOS Y RITUALES

1. La salvación dependía de votos, juramentos, promesas, ayunos y oraciones. Luego llegó la negación de uno mismo, el sufrimiento y la privación. (965.3) 87:6.16

2. El culto del sacrificio evolucionó en el culto del sacramento. (984.3) 89:9.4

3. Las observancias religiosas evolucionaron a través del aplacamiento, evitación, exorcismo, coerción, conciliación y propiciación hasta el sacrificio, la expiación y la redención. (986.1) 90:0.1

4. El rito santifica la costumbre y perpetúa los mitos. (992.3) 90:5.2

5. El misticismo a menudo lleva al aislamiento social y al fanatismo religioso. (1000.2) 91:7.1

6. La gente común ansiaba consuelo y promesas de salvación. (1081.4) 98:4.1

VII. LA ORACIÓN EN EVOLUCIÓN

1. Las formas más primitivas de oración no estaban dirigidas a la Deidad—eran como decir: “Deséame suerte.” (994.2) 91:0.2

2. Con la conciencia de los dioses, dichas expresiones llegaron a los niveles de la verdadera oración. (994.3) 91:0.3

3. El hombre rezaba antes de conocer a Dios—cuando necesitaba ayuda o cuando se regocijaba. (1001.5) 91:8.1

4. Las formas primitivas de oración eran negociaciones, regateos con los dioses. (983.6) 89:8.8

5. La oración primitiva no fue adoración; era una petición negociadora de salud, riqueza y vida. (983.6) 89:8.8

6. La oración puede ser un grito airado de venganza o la expresión regocijada de un hijo liberado de Dios. (1001.11) 91:8.7

VIII. EL ÁMBITO DE LA ORACIÓN

1. La oración es la comunión del hombre con su Hacedor. (996.3) 91:2.5

2. Es imposible separar los aspectos psicológicos y espirituales de la oración. (997.4) 91:3.6

3. Ninguna oración puede ser ética cuando el que solicita busca la ventaja egoísta sobre sus semejantes. (997.6) 91:4.1

4. La oración no debe prostituirse hasta el punto de volverse un sustituto de la acción. (997.7) 91:4.2

5. La oración no cambia a Dios, pero puede efectuar grandes cambios en el que ora. (998.3) 91:4.5

6. La oración es una cura segura contra la costumbre de criticar a los demás. (998.6) 91:5.3

7. Deberíamos ser tolerantes con los que rezan al estilo antiguo. (999.3) 91:5.7

8. La oración no es la cura de los males orgánicos. (999.5) 91:6.2

9. La oración enriquece la vida; la adoración ilumina el destino. (1123.5) 102:4.5

10. Jesús enseñó dieciseis condiciones para la oración eficaz. (1638.1) 146:2.1

IX. LA VERDADERA ADORACIÓN

1. En el sentido más elevado, adoramos al Padre Universal y sólo a él. (65.3) 5:3.1

2. La adoración es enviada por el circuito de la personalidad del Padre. (65.4) 5:3.2

3. La adoración no pide nada en favor del que adora. (65.5) 5:3.3

4. Desde el punto de vista de la adoración, Dios es uno—una Deidad unificada y personal. (640.4) 56:4.5

5. La adoración es el regocijo más elevado de la existencia en el Paraíso. (304.3) 27:7.5

X. LA AUTÉNTICA RELIGIÓN

1. El culto cristiano primitivo fue el más eficaz, pero hoy ha sido debilitado por la pérdida de muchas ideas fundamentales.. (965.8) 87:7.4

2. Ningún culto puede sobrevivir a menos que comprenda un misterio poderoso. (966.4) 87:7.9

3. Las doctrinas pueden diferir, pero en la adoración se logra la unidad. (1012.5) 92:7.4

4. La religión es el cimiento y la estrella guiadora de toda civilización duradera. (1013.10) 92:7.15

5. Jesús amplió el alcance del prójimo hasta comprender a toda la humanidad. (1133.7) 103:5.2

6. Lo que necesitan tanto la ciencia como la religión es una autocrítica sin miedo. (1138.5) 103:7.7

7. La religión de los hebreos exaltaba la moral, los griegos la belleza. Pablo predicaba sobre la fe, la esperanza y la caridad. Jesús reveló una religión de amor, seguridad y servicio. (2095.3) 196:3.19

8. Para Jesús, la oración era "hacer la voluntad del Padre"—una forma de vida religiosa. (2088.5) 196:0.10

XI. RELIGIÓN Y CIVILIZACIÓN

1. El poder de una idea yace, no en su verdad, sino más bien en la intensidad de su atracción. (1005.5) 92:3.3

2. La religión ha dificultado de muchas maneras el desarrollo social, pero sin religión no existiría moral ni ética duradera. (1006.3) 92:3.6

3. La religión evolucionaria ha sido la institución humana más cara pero incomparablemente más eficaz. (1006.5) 92:3.8

4. La religión es el flagelo eficiente de la evolución que impulsa sin compasión a la humanidad indolente y sufriente de un estado natural de inercia intelectual hasta los niveles más altos del raciocinio y la sabiduría. (1006.6) 92:3.9

5. La iglesia, al fomentar la degeneración racial, ha retrasado el progreso de la civilización. (1088.6) 99:3.5

6. En estos tiempos agitados como nunca antes, el hombre necesita la estabilización de una religión sólida. (1090.2) 99:4.6

7. La cosmología de la revelación Urantia no es inspirada. (1109.3) 101:4.2

8. Toda nueva revelación de la verdad ha originado un nuevo culto—con un simbolismo nuevo y apropiado. (966.1) 87:7.6

9. Ha habido cinco revelaciones de época en Urantia:

  1. Las enseñanzas dalamatianas.
  2. Las enseñanzas edénicas.
  3. Melquisedek de Salem.
  4. Jesús de Nazaret.
  5. Los documentos de Urantia. (1007.4) 92:4.4

REFERENCIAS BÍBLICAS: Salmos 66:18. Prov. 21:13. I Juan 5:14, 15. Salmos 34:17. Prov. 15:8. Juan 15:7. Salmos 37:4. Santiago 1:5. Lucas 18:1. Marcos 14:38. Fil. 4:6, 19. Jer. 29:12, 13. Salmos 92:1. Col. 4:2. I Tes. 5:18.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos