La doctrina de Dios

Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

LA DOCTRINA DE DIOS

I. LA PRIMERA FUENTE Y CENTRO

1. Dios, como Primera Fuente y Centro, es primario en relación con la realidad total —no cualificadamente; tan infinito como eterno y por lo tanto limitado y condicionado tan sólo por la volición.. (5.8) 0:3.9

2. El Dios de la Primera Fuente y Centro ejerce un sobrecontrol cósmico mediante la gravedad espiritual absoluta. (24.8) 1:2.10

3. El Padre Universal es la personalidad de la Primera Fuente y Centro. (5.9) 0:3.10

4. La Primera Fuente y Centro es esa infinidad quien trasciende no cualificadamente toda mente, toda materia, y todo espíritu. (31.7) 1:7.7

5. Las actualidades finitas se derivan de la Primera Fuente y Centro mediante la autoexistente voluntad libre. (1158.4) 105:5.4

II. EL YO SOY

1. El concepto del YO SOY es una concesión filosófica que hacemos a la mente finita del hombre, atada al tiempo y encadenada al espacio, a la imposibilidad de la comprensión por la criatura de las existencias en la eternidad —realidades y relaciones sin comienzo y sin fin.(6.3) 0:3.23

2. El YO SOY alcanzó la personalidad volviéndose el Padre Eterno del Hijo Original y la Fuente Eterna del Paraíso.(6.2) 0:3.22

3. La causación absoluta reside en el Padre Universal, que funciona como el YO SOY. (1152.4) 105:1.1

4. La naturaleza séptuple del YO SOY es sugerida por los Siete Absolutos de la Infinidad:

  1. El Padre Universal.
  2. El Controlador Universal.
  3. El Creador Universal.
  4. El Sustentador Infinito.
  5. El Potencial Infinito.
  6. La Capacidad Infinita.
  7. El Uno Universal de la Infinidad. (1154.3) 105:2.4

5. El postulado del infinito del YO SOY y el absoluto trasciende todo tiempo pasado, presente y futuro. (1296.1) 118:1.9

REFERENCIA BÍBLICA: Éx. 3.4.

III. DIOS PADRE

1. LA IDENTIDAD DIVINA

1. El Padre Universal es el Dios de toda la creación. (21.1) 1:0.1

2. Pensad primero en Dios como creador, luego, como controlador, y finalmente, como sustentador infinito. (21.1) 1:0.1

3. En la ciencia, Dios es una causa; en la filosofía, una realidad; en la religión, un Padre amante. (59.3) 4:4.7

4. Dios es espíritu. (25.1) 1:3.1

5. Dios es un espíritu universal; Dios es la persona universal. (25.5) 1:3.5

6. La luminosidad espiritual de la presencia personal del Padre es una luz a la que ningún mortal se puede acercar. (25.3) 1:3.3

REFERENCIAS BÍBLICAS: Neh. 9:6. Juan 4:24. I Tim. 1:17. Éx. 33:20. I Tim. 6:16.

2. LA PERSONALIDAD DE DIOS

1. Dios funciona en tres niveles de personalidad:

  1. Prepersonal—Ajustadores del Pensamiento.
  2. Personal—como en las criaturas evolutivas.
  3. Superpersonal—seres absonitos. (3.15) 0:2.2

2. Dios es personalidad. (28.4) 1:5.7

3. El concepto de la personalidad de Dios es la medida de la madurez religiosa. (28.7) 1:5.10

4. Aunque Dios debe ser más que una personalidad, no puede ser nada menos. (27.4) 1:5.2

5. El concepto de la personalidad de la Deidad facilita la comunidad; favorece la adoración inteligente; promueve la confianza refrescante. (31.1) 1:7.1

6. Sólo una persona puede amar y ser amada. (31.3) 1:7.3

7. La conducta de Dios es personal—consciente y volitiva. No es el esclavo de su propia perfección e infinidad. (138.1) 12:7.6

8. Dios es una persona que puede conocer y ser conocida. (28.5) 1:5.8

REFERENCIAS BÍBLICAS: Salmos 94:9. Santiago 2:23.

3. LA NATURALEZA DE DIOS

1. Dios no es un sinónimo de naturaleza, tampoco es él la ley natural personificada. Dios es una realidad trascendente, no simplemente el concepto tradicional humano de los valores supremos. Dios no es una focalización psicológica de los significados espirituales, ni es la «la obra más noble del hombre». Dios puede ser cualquiera de estos conceptos o todos ellos en la mente de los hombres, pero él es aún más. Él es una persona salvadora y un Padre amante (23.5) 1:2.2

2. Dios no es ni semejante al hombre ni a la máquina. (23.4) 1:2.1

3. La naturaleza de Dios puede comprenderse lo mejor por la revelación del Padre que Micael de Nebadon desplegó en sus múltiples enseñanzas y en su extraordinaria vida mortal en la carne. (33.1) 2:0.1

A. La infinitud de Dios

1. El Padre es infinito y eterno. (58.9) 4:4.4

2. La sucesiva investidura de sí mismo a los universos no mengua su potencial de fuerza, sabiduría y amor. (49.5) 3:4.1

3. La infinidad de Dios debería ser el seguro supremo de que a lo largo de la futuridad sin fin una personalidad ascendente tendrá ante sí las posibilidades del desarrollo de la personalidad y asociación con la Deidad que aun la eternidad no agotará ni terminará jamás. (1169.5) 106:7.6

REFERENCIAS BÍBLICAS: Job 5:9; 36:26. Isa. 46:10.

B. La justicia de Dios

1. El pecado voluntario y la iniquidad sin mitigantes son intrínseca y automáticamente suicidas. (37.3) 2:3.5

2. El resultado final del pecado deliberado es la aniquilación. (37.2) 2:3.4

REFERENCIAS BÍBLICAS: Salmos 145:17; 103:6; 7:9. Il Crón. 19:7.

C. La misericordia de Dios

1. La necesidad de la criatura es en sí suficiente para asegurar el pleno caudal de su tierna misericordia y de su gracia salvadora. (38.2) 2:4.2

2. La misericordia no es una contravención de la justicia, sino más bien una interpretación comprensiva de las exigencias de justicia suprema tal como se la aplica equitativamente a los seres espirituales subordinados y a las criaturas materiales. (38.5) 2:4.5

REFERENCIAS BÍBLICAS: II Cor. 1:3.

D. El amor de Dios

1. Dios es amor. (38.6) 2:5.1

2. El amor del Padre está con nosotros ahora y a través del círculo sin fin de las edades eternas. (40.1) 2:5.9

3. El amor identifica la voluntad volitiva de Dios. (42.1) 2:6.9

4. El rostro que el Infinito ofrece a todas las personalidades del universo es el rostro de un Padre amante. (1153.5) 105:1.8

5. Es erróneo pensar de Dios que Dios nos ama por los sacrificios de sus Hijos. (39.1) 2:5.2

REFERENCIAS BÍBLICAS: Juan 3:1. Pe. 103:17. Juan 16:27.

E. La bondad de Dios

1. Dios se relaciona con el universo como el ser de bondad final y de voluntad libre de infinita creatividad. (58.8) 4:4.3

2. Al darse a sí mismo a los universos, Dios se reserva solo lo necesario para asegurar el otorgamiento. (364.2) 32:4.12

REFERENCIAS BÍBLICAS: Rom. 2:4. Salmos 68:20; 111:4; 34:8. I Pedro 1:15.

4. LOS ATRIBUTOS DE DIOS

A La omnipresencia de Dios

1. La omnipresencia de Dios es en realidad una parte de su naturaleza infinita; el espacio no constituye una barrera para la Deidad. (45.1) 3:1.6

2. Sólo Dios puede estar en dos lugares, en innumerables lugares, al mismo tiempo. (44.4) 3:1.1

3. El Controlador Universal está potencialmente presente en los circuitos de la gravedad de los universos. (45.1) 3:1.7

REFERENCIAS BÍBLICAS: Salmos 139:7.

B. La omnipotencia de Dios

1. Dios es omnipotente. (47.1) 3:2.3

2. La omnipotencia divina sólo está limitada por el amor de Dios, la voluntad de Dios y la ley de Dios. (48.3) 3:2.11

3. Dios es verdaderamente omnipotente, pero no es omnificente, —no hace personalmente todo lo que se hace. (1299.4) 118:6.1

4. Él sostiene los mundos en el espacio y hace girar los universos en torno al infinito círculo del circuito eterno. (46.6) 3:2.2

5. Dios es ilimitado en poder, divino en naturaleza, final en voluntad, infinito en atributos, eterno en sabiduría, y absoluto en realidad. (48.6) 3:2.15

REFERENCIAS BÍBLICAS: Matt. 19:26. Dan. 4:35. Job 42:2.

C. La omnisciencia de Dios

1. Dios sabe todas las cosas. La mente divina está consciente de toda la creación. (48.8) 3:3.1

2. El Padre ve el fin desde el principio. (35.5) 2:2.1

3. Solo Dios conoce en realidad el número de estrellas. (49.1) 3:3.2

4. La omnisciencia no implica el conocimiento de lo que no puede conocerse. (49.4) 3:3.5

REFERENCIAS BÍBLICAS: I Juan 3:20. Heb. 4:13.741 Job 37:16. Salmos 33:13; 147:4. Prov. 15:3. Matt. 6:8.

D. La primacía de Dios

1. Dios es la unidad universal de la Realidad no demarcada. (645.6) 56:9.11

2. El Padre Universal sigue siendo fundamental; su mano descansa sobre la palanca poderosa de las circunstancias de los dominios universales. (52.4) 3:6.1

3. El alcance divino se extiende alrededor del círculo de la eternidad. (55.4) 4:1.6

REFERENCIAS BÍBLICAS: Salmos 24:1. Col. 1:17.

5. LA RELACIÓN DE DIOS CON EL UNIVERSO

A. Dios y la naturaleza

1. La naturaleza es, en un sentido limitado, el hábito físico de Dios. (56.5) 4:2.1

2. La naturaleza es la combinación de la perfección paradisiaca y la imperfección evolutiva. (56.7) 4:2.3

3. La naturaleza no es Dios. La naturaleza no es objeto de adoración. (57.5) 4:2.8

REFERENCIAS BÍBLICAS: Salmos 119:89; 104:30. Heb. 1:3.

B. La inmutabilidad de Dios

1. Dios es el único ser estacionario, autocontenido e inmutable en la totalidad del universo. (58.6) 4:4.1

2. El universo y Dios no son idénticos; uno es la causa, el otro el efecto. (1126.1) 102:7.1

3. Hay una finalidad de integridad y una perfección de plenitud en los mandatos del Padre. (35.6) 2:2.2

REFERENCIAS BÍBLICAS: Mal. 3:6. Santiago 1:17. I Pedro 4:19. Deut. 32:4. Salmos 33:4. Juan 1:9. I Cor. 1:9. I Juan 1:9. Lam. 3:21. Salmos 33:4; 119:90.

C. El propósito eterno de Dios

1. No abrigues la idea de que, debido a que el Padre Universal ha delegado tanto de sí mismo y de su poder a otros, es un miembro inactivo de la asociación de las Deidades. (362.5) 32:4.1

2. Dios nunca hace nada de lo que pueda hacer cualquiera de sus asociados. (362.5) 32:4.1

3. El Padre tiene un propósito eterno relacionado con el universo de los universos. (54.1) 4:0.1

REFERENCIAS BÍBLICAS: Efe. 3:11.

6. LA RELACIÓN DE DIOS CON EL INDIVIDUO

A. La presencia de Dios

1. Dios no está oculto; anhela revelarse a sí mismo. (62.4) 5:1.2

2. El Padre habita dentro de nosotros. (139.1) 12:7.12

3. Dios está en contacto íntimo con sus hijos evolutivos. (139.2) 12:7.13

4. En él vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. (139.1) 12:7.12

5. El Dios eterno es incapaz de cólera ni de ira. (57.7) 4:3.2

REFERENCIAS BÍBLICAS: Deut. 33:27.

B. Dios en la religión

1. Es un gran error humanizar a Dios, pero no es tan estúpido como mecanizarle. (53.3) 3:6.5

2. Ni la ciencia ni la lógica pueden probar la existencia de Dios; solo la experiencia humana puede validar su realidad. (24.5) 1:2.7

3. La bendición de Urantia. (53.6) 3:6.8

C. El Dios de la personalidad

1. El Padre es el otorgador y el conservador de toda personalidad. (70.2) 5:6.1

2. La personalidad es un misterio no resuelto. (70.3) 5:6.2

3. El circuito de personalidad de toda la creación está centrado en la persona del Padre Universal. (71.5) 5:6.10

4. Una vez que esté todo dicho y hecho, no puedo hacer nada más beneficioso que reiterar que Dios es vuestro Padre, y que todos vosotros sois sus hijos planetarios. (72.1) 5:6.13

IV. DIOS HIJO

1. LA IDENTIDAD DEL HIJO

1. El Hijo Eterno es el Hijo original y unigénito de Dios. (73.5) 6:1.1

2. EL Hijo Eterno es la expresión perfecta y final del «primer» concepto personal y absoluto del Padre Universal. (73.1) 6:0.1

3. Como el sustentador de las realidades espirituales, la Segunda Fuente y Centro es el eterno contrapeso de la Isla del Paraíso, que tan espléndidamente sostiene todas las cosas materiales. (81.3) 7:0.3

4. El Hijo es la naturaleza espiritual y personal de Dios hecha manifiesta a los universos. (79.3) 6:7.3

5. El Hijo Eterno es el Verbo Eterno de Dios. (74.7) 6:2.2

6. El Hijo Eterno es el gran ministro de la misericordia a toda la creación. (75.7) 6:3.2

2. LOS ATRIBUTOS DEL HIJO

1. El Hijo es la plenitud de la absolutez de Dios en personalidad y espíritu. (75.2) 6:2.5

2. Espiritualmente el Hijo Eterno es omnipresente. (76.6) 6:4.6

3. El Hijo lo sabe todo; nada le sorprende. (76.7) 6:4.7

4. El Hijo es omnipotente solamente en el dominio espiritual. (76.2) 6:4.2

5. El Hijo es una personalidad absoluta. (79.1) 6:7.1

3. GRAVEDAD ESPIRITUAL

1. El Hijo Eterno motiva el nivel espiritual de la realidad cósmica. (76.1) 6:4.1

2. La universal y pura gravedad del espíritu de toda la creación, este circuito exclusivamente espiritual, conduce directamente de vuelta a la persona del Hijo. De este modo el Hijo ejerce absoluta soberanía espiritual.. (81.6) 7:1.1

3. Este control gravitatorio de las cosas espirituales funciona independientemente del tiempo y el espacio. La gravedad espiritual no sufre nunca retrasos temporales ni disminuciones de espacio. (82.1) 7:1.2

4. Hay una atracción directa de naturaleza espiritual entre personas de mentalidad espiritual dotadas de gustos y anhelos semejantes. (82.5) 7:1.6

5. El circuito de gravedad espiritual es el canal básico para transmitir las oraciones sinceras. (84.3) 7:3.3

6. La gravedad espiritual es absoluta. (82.1) 7:1.2

7. La atracción de la gravedad espiritual del Hijo Eterno constituye el secreto inherente de la ascensión al Paraíso de las almas humanas supervivientes. (84.2) 7:3.2

4. LA RELACIÓN DEL HIJO CON LOS INDIVIDUOS

1. La naturaleza personal del Hijo Eterno es incapaz de fragmentación. (86.4) 7:5.3

2. Pero el Hijo Eterno se va acercando a las personalidades creadas. Puede llegar ante la presencia del hombre y, a veces, como hombre él mismo. (86.3) 7:5.2

3. El Hijo Eterno es el fideicomisario personal, el custodio divino, del plan universal del Padre para la ascensión de las criaturas. (86.1) 7:4.7

4. El Hijo Eterno es una revelación completa, exclusiva, universal y final del espíritu y la personalidad del Padre Universal. (88.7) 7:7.1

5. Los hijos del Hijo Eterno pueden encarnarse en semejanza de la carne mortal. (86.5) 7:5.4

V. DIOS ESPÍRITU

1. EL DIOS DE ACCIÓN

1. En el instante mismo en que Dios el Padre y Dios el Hijo conciben conjuntamente una acción idéntica e infinita —la ejecución de un plan de pensamiento absoluto—el Espíritu Infinito entra a existir, ya en su completa totalidad. (90.3) 8:0.3

2. El Dios de Acción actúa y las bóvedas muertas del espacio están en movimiento. (91.1) 8:1.4

3. El Creador Conjunto es el manipulador de la energía. (101.5) 9:3.5

4. Mientras los Hijos divinos son el Verbo de Dios, el Espíritu Infinito es la Acción de Dios. (111.1) 10:3.3

5. El Espíritu Infinito es el agente eficaz para la ejecución del plan de logro de la perfección del Padre-Hijo. (93.7) 8:3.5

2. EL ESPÍRITU DEL MINISTERIO DIVINO

1. Dios es amor, el Hijo es misericordia, el Espíritu es ministerio. (94.4) 8:4.2

2. El Actor Conjunto es el correlacionador de toda realidad actual. (99.2) 9:1.3

3. El Espíritu Infinito es una espiritualización personalizada del Hijo Eterno y del Padre Universal. (100.4) 9:2.2

4. Entre el yunque de la justicia y el martillo del sufrimiento, los que esgrimen el martillo son los hijos de la misericordia. (100.2) 9:1.8

3. LA PERSONALIDAD DEL ESPÍRITU INFINITO

1. El Espíritu Infinito es una personalidad completa y perfecta, y reacciona como persona ante el universo. (96.6) 8:6.4

2. El Espíritu Infinito es una presencia universal, una acción eterna, un poder cósmico, una influencia santa, y una mente universal; es todas estas cosas e infinitamente más, pero es también una personalidad verdadera y divina. (96.3) 8:6.1

3. Todas las acciones personales e impersonales del Espíritu Infinito son actos volitivos. (101.7) 9:3.7

4. LOS ATRIBUTOS DEL ESPÍRITU INFINITO

1. El atributo más notable del Espíritu Infinito es la omnipresencia. (95.4) 8:5.1

2. El Espíritu Infinito manifiesta una inclinación hacia los atributos de misericordia del Hijo Eterno, convirtiéndose así en el ministro de la misericordia de las Deidades del Paraíso. (92.7) 8:2.6

3. El Espíritu Infinito posee un poder único y asombroso: la antigravedad. (101.2) 9:3.2

4. El Paraíso es el modelo original de infinidad; el Dios de Acción es el activador de ese modelo. (101.8) 9:3.8

5. EL MINISTRO DE LA MENTE

1. La mente absoluta es la mente de la Tercera Persona de la Deidad. (102.2) 9:4.2

2. La mente no tiene que ser agregada al espíritu puro. El espíritu posee mentalidad en alguna medida. (102.2) 9:4.2

3. El Creador Conjunto es absoluto tan sólo en el dominio de la mente. (102.3) 9:4.3

4. La mente infinita ignora el tiempo, la mente última trasciende el tiempo, la mente cósmica está condicionada por el tiempo. (102.4) 9:4.4

5. Todas estas actividades de la mente están comprendidas en el circuito de gravedad mental absoluto de la Tercera Fuente y Centro. (103.6) 9:6.1

6. Solo la mente puede interasociar las energías físicas con los poderes espirituales. (136.1) 12:6.3

7. La reflectividad universal es ese poder singular e inexplicable de ver, oír, sentir y saber todas las cosas según ocurren en todas partes de un superuniverso. (105.1) 9:7.1

8. La familia funcional de la Tercera Fuente y Centro se divide en tres grupos: Espíritus Supremos, Directores del Poder y otras personalidades que incluyen a los Espíritus Ministradores. (107.2) 9:8.14

9. Dios Séptuple coordina la evolución finita. (1164.4) 106:2.1

VI. DIOS SUPREMO

1. EL DIOS FINITO

1. Dios el Supremo es el Dios del tiempo y del espacio en actualización y evolución. (4.9) 0:2.15

2. El Supremo es el Dios experiencial de las criaturas evolutivas. (4.9) 0:2.15

3. Mientras que la Trinidad era la inevitabilidad absoluta, el Supremo es la inevitabilidad evolutiva. (1266.6) 115:7.5

4. Dios el Supremo no será descubierto hasta que no le encuentren todas las criaturas. (1290.2) 117:6.16

5. El Supremo coordina el supermundo invariable con el mundo inferior en cambio constante. (1297.5) 118:3.4

6. Con Dios el Supremo, es necesario hacer algo, así como ser alguien. (1260.1) 115:0.1

7. La personalidad del que no sobrevive es absorbida en la superalma de la creación—el Supremo. (1283.4) 117:4.2

8. La mente en evolución del Supremo es una relación entre la mente finita y la mente absoluta. (105.4) 9:7.4

9. Dios el Supremo es la personalización de toda la experiencia universal. (1304.2) 118:9.9

10. El Supremo evoluciona como síntesis de personalidad de la materia, la mente y el espíritu finitos. (1304.5) 118:10.3

2. LA NATURALEZA DEL SUPREMO

1. El Ser Supremo es la unificación de tres fases de la realidad de la Deidad: Dios el Supremo, la unificación espiritual de ciertos aspectos finitos de la Trinidad del Paraíso; el Supremo Todopoderoso, la unificación de poder de los Creadores del gran universo; y la Mente Suprema, la contribución individual de la Tercera Fuente y Centro y de sus coordinados a la realidad del Ser Supremo. (251.1) 22:7.11

2. Esta Deidad evolutiva parece reflejar la actitud de la Trinidad de Supremacía. (115.5) 10:7.3

3. El Ser Supremo es absolutamente dependiente de la existencia y acción de la Trinidad del Paraíso. (1264.7) 115:5.1

4. Dios el Supremo es la personalización de toda la experiencia universal, el enfoque de toda evolución finita. (1304.2) 118:9.9

5. El Supremo Todopoderoso es una Deidad viva y evolutiva de poder y personalidad. (1268.4) 116:0.4

6. El Supremo es la belleza de la armonía física, la verdad del significado intelectual y la bondad del valor espiritual. (1278.5) 117:1.1

7. El Supremo os conoce porque es semejante a la criatura así como también es semejante al Creador. (1287.6) 117:6.1

8. Dios el Supremo era una persona espiritual en Havona antes de la creación del gran universo. (641.3) 56:6.2

9. El Supremo abarca lo todo de la infinidad que una criatura finita pueda jamás comprender.. (1290.5) 117:6.19

3. EL SUPREMO TODOPODEROSO

1. Dios el Supremo está actualizándose en poder en los hechos de los Hijos Creadores, los Ancianos de los Días y los Espíritus Rectores. (1269.6) 116:2.2

2. El Supremo Todopoderoso está evolucionando como el supercontrolador del poder físico del gran universo. (1274.1) 116:5.11

3. El Espíritu Infinito compensa la condición incompleta del Supremo en evolución. (1272.1) 116:4.2

4. LA FUENTE DEL CRECIMIENTO EVOLUTIVO

1. El supremo crece a medida que los Creadores y las criaturas de los universos evolutivos alcanzan semejanza con Dios. (1265.5) 115:6.4 el Supremo, que es el total de la suma de todo crecimiento finito, (1281.3) 117:3.1

2. El Ser Supremo se vuelve la síntesis finita de la experiencia de la causa Creador-perfecta y la respuesta criatura-perfeccionante. (1278.6) 117:1.2

3. Así como el hombre alcanza su destino humano, alcanza el Supremo el destino en niveles de deidad. (1285.1) 117:4.12

4. El Supremo es el catalizador de todo crecimiento universal . (1283.2) 117:3.13

5. La experiencia de toda personalidad de criatura en evolución es una fase de la experiencia del Supremo Todopoderoso. (1268.6) 116:1.1

6. Mientras Dios es nuestro Padre, el Ser Supremo es nuestra Madre universal. (1289.1) 117:6.8

7. El Ajustador, el Espíritu Santo y el Espíritu de la Verdad se unifican en la experiencia humana mediante el ministerio del Supremo. (1107.2) 101:2.12

8. Dios el Supremo es verdad, belleza y bondad—el máximo finito de la experiencia ideacional.(1279.5) 117:1.7

9. El rechazo a la ascensión es el suicidio cósmico. La personalidad de un ser que no asciende retorna al Supremo como una gota de agua retorna al mar. (1283.6) 117:4.4

10. Dios Padre camina a través del cosmos con el hombre, mientras que el camino mismo es la presencia del Supremo. (1291.4) 117:6.27

5. REFLECTIVIDAD

1. La reflectividad es una asociación de energía, mente y espíritu bajo el supercontrol del Supremo. (105.5) 9:7.5

2. La reflectividad del Supremo explica la conciencia del cosmos. (105.4) 9:7.4

6. EL FUTURO DEL SUPREMO

1. Al final de la edad universal presente, el Ser supremo funcionará como un soberano experiencial en el gran universo. (1280.7) 117:2.7

2. En el futuro eterno, Dios el Supremo será actualizado en la mente espiritualizada y en el alma inmortal de los ascendentes. (1286.2) 117:5.4

3. En la próxima edad universal, los habitantes del espacio exterior presupondrán la soberanía del Supremo en el gran universo. (1280.7) 117:2.7

4. Tras alcanzar a Dios Supremo, el desafío será encontrar a Dios Último. (1293.1) 117:7.17

5. El Supremo puede no ser omnipresente, pero es ubicuo. (1296.5) 118:2.3

VII. DIOS ÚLTIMO

1. DIOS EL ÚLTIMO

1. El Último es la unificación de la Trinidad Paradisiaca comprendida por los seres absonitos. (12.5) 0:9.2

2. Dios el Último existe en la trascendencia del tiempo y del espacio pero es subabsoluto. (1167.1) 106:4.4

3. El Último está identificado con los trascendentales. (1160.1) 105:7.3

4. El Último se extenderá finalmente a lo largo del universo maestro. (137.3) 12:6.13

5. El Último está espiritualmente presente en Havona—y conocemos a los Vicerregentes Cualificados del Último. (1166.6) 106:4.3

2. EL NIVEL TRASCENDENTAL

1. Los Arquitectos del Universo Maestro son el cuerpo de gobierno de los Trascendentales del Paraíso. (351.2) 31:9.1

2. El nivel absonito de la realidad se caracteriza por cosas y seres sin comienzos ni fines y por la trascendencia del tiempo y del espacio. Los absonitos no son creados; son eventuados. (2.12) 0:1.12

3. El universo existe en tres niveles: finito, trascendental y absoluto. (1160.13) 105:7.15

VIII. DIOS EL ABSOLUTO

1. Dios el Absoluto sería la experiencialización de las realidades de la divinidad, ahora existenciales como el Absoluto de Deidad. (4.12) 0:2.18 7

2. Dios el Absoluto es la meta de todos los seres superabsonitos. (13.5) 0:10.2

IX. LA DEIDAD

1. La Deidad puede ser existencial, como en el Hijo Eterno; experiencial, como en el Ser Supremo; asociativa, como en Dios el Séptuple; no dividida como en la Trinidad Paradisiaca. (3.1) 0:1.14

2. La Deidad es la fuente de todo lo que es divino, pero todo lo que es divino no es necesariamente Deidad. (3.2) 0:1.15

3.  La Divinidad es comprensible por la criatura como verdad, belleza y bondad; está correlacionada en personalidad como amor, misericordia y ministerio; revelada en niveles impersonales como justicia, poder y soberanía. (3.4) 0:1.17

4. El equivalente de la mente, la capacidad de conocer y ser conocido, es natural de la Deidad. (78.5) 6:6.2

5. No se debe confundir la ubicuidad de la Deidad con la ultimidad de la omnipresencia divina. (1296.3) 118:2.1

6. La composibilidad es innata en el poder divino. (1299.1) 118:5.1

7. La Deidad es personalizable como Dios y se caracteriza por la unidad—actual o potencial. (2.2) 0:1.2

8. En la contemplación de la Deidad, el concepto de personalidad debe ser despojado de la idea de corporeidad. (29.2) 1:5.12

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos