El Espíritu Santo

Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

EL ESPÍRITU SANTO

I. EL ESPÍRITU SANTO EN UN UNIVERSO LOCAL

1. El Espíritu Materno está confinado en el universo local.

“El Espíritu Materno del Universo, sin embargo, nunca se retira del mundo sede central del universo local. El espíritu del Hijo Creador puede, y de hecho lo hace, funcionar independientemente de la presencia personal del Hijo, pero no así respecto del espíritu personal de ella. El Espíritu Santo de la Ministra Divina dejaría de funcionar si su presencia personal saliera de Salvington. Su presencia espiritual parece estar fijada en el planeta sede central del universo, y es precisamente este hecho el que permite al espíritu del Hijo Creador funcionar independientemente de la ubicación del Hijo. El Espíritu Materno del Universo actúa como centro y foco universal del Espíritu de la Verdad, así como también del de su propia influencia personal: el Espíritu Santo.” (378.1) 34:4.7

2. El trabajo del Espíritu Santo en el universo local.

“Esto ocurre con el hombre mortal: el Espíritu Materno de Salvington os conoce plenamente, porque el Espíritu Santo en vuestro mundo «investiga todas las cosas» y todo cuanto sepa el Espíritu de vosotros está inmediatamente disponible a los discernidores secoráficos, quienes reflejan con el Espíritu, lo que se refiere al conocimiento que tiene de vosotros. Sin embargo, debemos mencionar que el conocimiento y planes de los fragmentos del Padre no son reflejables. Los discernidores pueden reflejar, y lo hacen, la presencia de los Ajustadores (y los Censores los declaran divinos), pero no pueden descifrar el contenido de la mente de los Monitores Misteriosos.” (313.4) 28:5.22 1. Cor. 2:10.

3. La Ministra Divina actúa para el Hijo Creador.

“Cuando un Hijo Micael se ausenta de su universo, su gobierno está dirigido por el ser nativo primogénito, la Brillante Estrella Matutina, ejecutivo principal del universo local. El consejo y asesoramiento del Unión de los Días es invalorable en esos momentos. Durante estas ausencias, un Hijo Creador puede conferir a su asociada Espíritu Materno el supercontrol de su presencia espiritual en los mundos habitados y en los corazones de sus hijos mortales. El Espíritu Materno de un universo local permanece siempre en la sede central, otorgando sus cuidados protectores y su ministerio espiritual hasta las zonas más lejanas de dicho dominio evolucionario.” (237.1) 21:2.11

4. Los circuitos espirituales del universo local.

“Hay tres circuitos de espíritu distintos en el universo local de Nebadon:
  1. “El espíritu del autootorgamiento del Hijo Creador, el Confortador, el Espíritu de la Verdad.
  2. “El circuito de espíritu de la Ministra Divina, el Espíritu Santo.
  3. “El circuito de inteligencia-ministerio de los siete espíritus ayudantes de la mente, que incluye sus más o menos unificadas actividades, aunque de funcionamiento diverso.” (377.5) 34:4.1

II. EL TRABAJO DEL ESPÍRITU SANTO

1. Una fuente de fuerza espiritual continua.

“El Espíritu divino es la fuente del incesante ministerio y estímulo para los hijos de los hombres. Vuestro poder y logro es «conforme a su misericordia, a través de la renovación del Espíritu». La vida espiritual, así como la energía física, se consume. Los esfuerzos espirituales resultan en un relativo agotamiento espiritual. La total experiencia ascendente es tan real como espiritual; y así es como está precisamente escrito: «Es el Espíritu el que estimula». «El Espíritu da vida».” (380.6) 34:6.5 Tito 3:5. Juan 6:63. 2 Cor. 3:6.

2. El Espíritu da vida a la doctrina.

“La difunta teoría de las más elevadas doctrinas religiosas no tiene poder para transformar el carácter humano ni para controlar la conducta de los mortales. Lo que el mundo de hoy necesita es lo que vuestro antiguo maestro declaró: «No en palabras solamente, sino también en el poder y en el Espíritu Santo». La semilla de la verdad teórica está muerta, los más altos conceptos morales no tienen vigencia, a menos que, y hasta que, el Espíritu divino infunda inspiración sobre las formas de la verdad y estimule las fórmulas de la rectitud.” (380.7) 34:6.6 1 Cor. 4:20.

3. “Eres el templo de Dios.”

“Aquellos que han recibido y reconocido la presencia de Dios han nacido del Espíritu. «Sois el templo de Dios, y el espíritu de Dios mora en vosotros». No es suficiente que se haya derramado este espíritu sobre vosotros; el Espíritu divino debe dominar y controlar cada fase de la experiencia humana.” (381.1) 34:6.7 1 Cor. 3:16-17.

4. El Espíritu Santo como el "agua de vida".

“Es la presencia del Espíritu divino, el agua de la vida, la que previene la sed devoradora del descontento mortal y el hambre indescriptible de la mente humana no espiritualizada. Los seres motivados por el espíritu «nunca están sedientos, pues el agua espiritual será en ellos un manantial de satisfacción que fluye eternamente hacia la vida». Estas almas divinamente regadas son prácticamente independientes del medio ambiente material en cuanto a los regocijos de vivir y las satisfacciones de la existencia terrenal. Están iluminadas y refrescadas espiritualmente, y moralmente fortalecidas y dotadas.” (381.2) 34:6.8 Juan 4:14.

5. La ministración a la naturaleza espiritual del hombre.

“En todo mortal existe una naturaleza dual: la herencia de tendencias animales y el impulso elevado de la dotación espiritual. Durante la corta vida que vosotros vivís en Urantia, estos dos impulsos diversos y opuestos, difícilmente pueden reconciliarse plenamente; no pueden ser armonizados ni unificados, pero a lo largo de vuestra vida, el Espíritu combinado no cesa jamás de ministrar para ayudaros a someter cada vez más la carne a la guía del Espíritu. Aunque debes vivir toda tu vida material, y aunque no puedes escapar al cuerpo y sus necesidades, no obstante, en propósito e ideas, tú estás cada vez más imbuído de poder para someter la naturaleza animal a la supremacía del Espíritu. En verdad existe dentro de tí una conspiración de fuerzas espirituales, una confederación de poderes divinos, cuyo propósito exclusivo consiste en liberarte finalmente de la esclavitud material e impedimentos finitos.

“El propósito de todo esto es, «que podáis ser fortalecidos con el poder en el hombre interior por Su espíritu». Y todo esto tan sólo representa los pasos preliminares hacia el logro final de la perfección de la fe y el servicio, esa experiencia en la que os hallaréis «llenos de la entera plenitud de Dios», «porque todos los que son guiados por el espíritu de Dios son los hijos de Dios».” (381.3) 34:6.9 Efe. 3:19. Rom. 8:14.

6. El Espíritu guía—nunca impulsa.

“El Espíritu nunca impulsa, sólo guía. Si eres un aprendiz voluntarioso, si quieres lograr niveles espirituales y alcanzar las alturas divinas, si sinceramente deseas alcanzar el objetivo eterno, entonces el Espíritu divino te guiará suave y amorosamente por el camino de la filiación y el progreso espiritual. Cada paso que des debe ser de buena voluntad, cooperación inteligente y alegre. La dominación del Espíritu no está matizada jamás por la coerción ni comprometida por la compulsión.

“Y cuando esa vida de guía espiritual sea aceptada inteligentemente y sin reservas, se desarrolla gradualmente en la mente humana una conciencia positiva de contacto divino y seguridad de comunión espiritual; tarde o temprano «el Espíritu atestigua con tu espíritu (el Ajustador) que eres una criatura de Dios». Ya tu propio Ajustador del Pensamiento te ha hablado de tu parentesco con Dios de manera que la historia demuestra que el Espíritu atestigua «con tu espíritu», no para tu espíritu.” (381.5) 34:6.11 Rom. 8:16.

7. Los frutos del espíritu son la dicha y la paz.

“La conciencia de la dominación del espíritu en una vida humana exhibe finalmente manifestaciones cada vez mayores de las características del Espíritu en las reacciones vitales de tales mortales guiados por el espíritu, «porque los frutos del espíritu son el amor, la alegría, la paz, la resignación, la dulzura, la bondad, la fe, la humildad, y la templanza». Tales mortales que son guidados por el espíritu y están divinamente iluminados, aun cuando caminan por los bajos senderos del sufrimiento y con lealtad humana cumplen con las obligaciones de sus deberes terrenales, han comenzado ya a discernir las luces de la vida eterna que centellean en las lejanas orillas de otro mundo; ya han comenzado a comprender la realidad de esa verdad inspiradora y reconfortante: «El reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz, y alegría en el Espíritu Santo». A través de cada prueba, frente a cada penuria, las almas nacidas del espíritu están sostenidas por esa esperanza que trasciende todos los temores, porque el amor de Dios se esparce a todos los corazones a través de la presencia del Espíritu divino.” (381.7) 34:6.13. Gál. 5:22. Rom. 14:17.

III. LA INFLUENCIA DEL ESPÍRITU SANTO SOBRE LA PERSONALIDAD

1. La influencia del Espíritu Santo sobre la personalidad.

“La revelación como fenómeno de época es periódica; como experiencia personal humana es continua. La divinidad funciona en la personalidad mortal como el don Ajustador del Padre, como el Espíritu de la Verdad del Hijo y como el Espíritu Santo del Espíritu del Universo; mientras que estas tres dotaciones supermortales se unifican en la evolución experiencial humana, como el ministerio del Supremo.” (1107.2) 101:2.12

2. El Espíritu Santo imparte inteligencia del alma.

“La fe-visión o intuición espiritual, es la dote de la mente cósmica en asociación con el Ajustador del Pensamiento, que constituye el don del Padre para el hombre. La razón espiritual, la inteligencia del alma, es la dote del Espíritu Santo, el don del Espíritu Creativo al hombre. La filosofía espiritual, la sabiduría de las realidades espirituales, es la dote del Espíritu de la Verdad, el don combinado de los Hijos autootorgadores a los hijos de los hombres. Y la coordinación e interasociación de estas dotes espirituales constituyen al hombre en una personalidad espiritual con un destino potencial.” (1108.1) 101:3.2

IV. LA RELACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO CON OTROS ESPÍRITUS

1. El Espíritu Santo y los espíritus ayudantes de la mente.

“El hombre poseía una religión de origen natural como parte de su experiencia evolucionaria mucho antes de que se hicieran revelaciones sistemáticas en Urantia. Pero esta religión de origen natural era, en sí misma, el producto de las dotes superanimales de los hombres. La religión evolucionaria surgió lentamente a lo largo de milenios de la carrera experiencial de la humanidad a través del ministerio de las siguientes influencias que operaban, y se inmiscuían en el hombre salvaje, bárbaro y civilizado:
“1. El ayudante de la adoración — la aparición en la conciencia animal de potenciales superanimales para la percepción de la realidad. Esto podría denominarse el instinto humano primordial hacia la Deidad.

“2. El ayudante de la sabiduría — la manifestación en una mente adoradora de la tendencia a dirigir su adoración hacia los canales superiores de expresión y en dirección a los conceptos constantemente en expansión de la realidad de la Deidad.

“3. El Espíritu Santo — éste es el don inicial de la supermente, e infaliblemente aparece en toda verdadera personalidad humana. Este ministerio crea en la mente ansiosa de adoración y deseosa de sabiduría la capacidad de autorrealizar el postulado de la sobrevivencia humana, tanto en su concepto teológico como en la experiencia actual y real de la personalidad.” (1003.1) 92:0.1

2. La preparación del Espíritu Santo para los Ajustadores.

“Cuando la mente está así dotada del ministerio del Espíritu Santo, entonces posee la capacidad de elegir (consciente o inconscientemente) la presencia espiritual del Padre Universal —Ajustador del Pensamiento. Pero hasta que el Hijo de autootorgamiento ha liberado el Espíritu de la Verdad para el ministerio planetario a todos los mortales, es cuando entonces todas las mentes normales están automáticamente preparadas para recibir a los Ajustadores del Pensamiento. El Espíritu de la Verdad funciona al unísono con la presencia del espíritu de la Ministra Divina. Este enlace espiritual dual está en suspenso sobre los mundos, buscando enseñar la verdad e iluminar espiritualmente la mente de los hombres, inspirar a las almas de las criaturas de las razas ascendentes, y conducir a los seres que residen en los planetas evolucionarios hacia su objetivo paradisiaco de destino divino.” (379.4) 34:5.4

3. La relación con todos los demás Espíritus.

“La presencia del Espíritu Santo de la Hija del Universo del Espíritu Infinito, del Espíritu de la Verdad del Hijo del Universo del Hijo Eterno, y del Ajustador-espíritu del Padre del Paraíso en un mortal evolucionario o junto a él, denota simetría de ministerio y dote espirituales y condiciona a tal mortal para comprender conscientemente el fe-hecho de la filiación de Dios.” (380.1) 34:5.7

EL ESPÍRITU SANTO EN LA BIBLIA

Espíritu Santo y espíritu de Dios se usan de manera indistinta en la Biblia. Estas designaciones cubren las referencias de El libro de Urantia de las diferentes realidades del Espíritu:

  1. El circuito de personalidad del Padre Universal.
  2. El circuito del espíritu del Hijo Eterno.
  3. La omnipresencia del Espíritu Infinito.
  4. El otorgamiento de Ajustadores del Pensamiento del Padre.
  5. La presencia del Espíritu Santo del Espíritu Materno del universo local.
  6. El Espíritu de la Verdad.
  7. Los siete espíritus ayudantes de la mente de la dotación mental del universo local.

I. LAS FUNCIONES DEL ESPÍRITU CREATIVO

“Y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.” Gén. 1:2.

“Envías tu espíritu, son creados y renuevas la faz de la tierra.” Salmos 104:30.

“El espíritu de Dios me hizo y el soplo del Omnipotente me dio vida.” Job. 33:4.

II. IMPARTIR INTELIGENCIA Y CAPACIDAD

“Y lo ha llenado del espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte.” Éx. 35:31.

“Enviaste tu buen espíritu para enseñarles.” Neh. 9:20.

“Ciertamente espíritu hay en el hombre, y el soplo del Omnipotente lo hace que entienda. .” Job. 32:8.

“Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas.” Juan 14:26.

III. DOTACIÓN ESPIRITUAL

“Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, la cual escudriña lo más profundo del corazón.” Prov. 20:27.

“Pedro les dijo: ‘Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros... y recibiréis el don del Espíritu Santo.’” Hechos 2:38.

“Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.” Salmos 143:10.

“El espíritu de Jehová habla por mí, su palabra está en mi lengua.” 2 Sam. 23:2.

“El espíritu de Jehová, el Señor, está sobre mí, porque me ha ungido Jehová.” Isa. 61:1.

“Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo.” Hechos 1:8.

“En cuanto a mí, estoy lleno de poder, del Espíritu del Señor.”

IV. LA PRESENCIA DIVINA

“Porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.” 1 Cor. 2:10.

“Y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa.” Efe. 1:13.

“¿A dónde me iré de tu espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? ” Salmos 139:7.

“¡Crea en mí, Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu rectodentro de mí!” Salmos 51:10.

V. DERRAMADO SOBRE TODO SER HUMANO

“Derramaré mi espíritu sobre todo ser humano.” Joel 2:28.

“Derramaré mi Espíritu, y profetizarán. ” Hechos 2:18.

“El Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.” Hechos 10:44.

VI. LA ACTITUD DEL HOMBRE HACIA EL ESPÍRITU

“Entonces siguió diciéndome: ‘...No con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.’” Zac. 4:6.

“¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” Lucas 11:13.

“Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.” Efe. 4:30.

“No apaguéis al Espíritu.” 1 Tes. 5:19.

“Mas ellos fueron rebeldes e hicieron enojar su santo espíritu.” Isa. 63:10.

“Para que los gentiles le sean como ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo.” Rom. 15:16.

VII. COMO EXPERIENCIA PENTECOSTAL

“Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo.” Hechos 19:6.

“Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.” 1 Juan 5:6.

“Todos fueron llenos del Espíritu Santo.” Hechos 2:4.

“Y todos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaban con valentía la palabra de Dios.” Hechos 4:31.

VIII. EL ESPÍRITU DE LA TERCERA PERSONA DE LA TRINIDAD

“Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.” Mat. 28:19.

“Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo, no será perdonado.” Lucas 12:10.

“Jesús volvió en el poder del Espíritu.” Lucas 4:14.

“El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.” 2 Cor. 3:17.

“Y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. ” Hechos 2:33.

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.” 2 Cor. 13:14.

“Y Jesús, después que fue bautizado...en ese momento los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma y se posaba sobre él. ” Mat. 3:16.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos