Capítulo IV - Los universos nucleares y citoplasmáticos

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimir

CAPÍTULO IV

LOS UNIVERSOS NUCLEARES Y CITOPLASMÁTICOS

Havona, el núcleo del gran universo

El gran universo como el núcleo del universo maestro

Los niveles del espacio exterior son universos citoplasmáticos

En este punto de nuestro estudio del universo maestro, sería deseable introducir dos nuevas palabras: “núcleo” y “citoplasma”. Si el universo maestro pudiera compararse con un organismo en crecimiento (y lo es de muchas maneras), entonces podríamos pensar que tiene un núcleo rodeado por un citoplasma. Aquí sería apropiado presentar algunas definiciones:

Núcleo se define (en el Webster) como sigue: “Órgano presente en el protoplasma de la mayor parte de las células vegetales y animales, considerado como un agente esencial en su metabolismo constructivo, su crecimiento y reproducción, así como en la transmisión hereditaria de los caracteres”.

Citoplasma, en contraste con el núcleo, se define en parte (en el Webster) como sigue: “…el protoplasma de la célula exclusivo del núcleo”.

Ilustración: en un huevo, la parte amarilla (la yema) es el núcleo, y la clara que le rodea (o porción translúcida) es el citoplasma.

Este estudio anticipa la teoría de que el universo maestro tiene más de un núcleo. Creemos que tiene dos: uno es existencial, y el otro es una combinación existencial-experiencial. El núcleo de Havona es existencial; el núcleo del gran universo (los siete superuniversos más Havona) es existencial-experiencial. Examinemos las evidencias disponibles para ver si hay algo que apoye esta proposición.

1. HAVONA, EL NÚCLEO DEL GRAN UNIVERSO

La creación central parece ser el núcleo de la creación actualmente organizada y habitada. La Isla del Paraíso no parece ser un verdadero núcleo, porque en realidad no es parte del universo maestro o de cualquier universo. Pero Havona es una parte real de la creación maestra; el nivel espacial de Havona es el primer nivel espacial del universo maestro, y la era de Havona es la Primera Era del Universo.

Si Havona es realmente un universo nuclear, entonces ¿qué características especiales le identifican como tal? Sugerimos que las siguientes cualidades son características de un universo nuclear, y sirven para identificarlo:

(a) Naturaleza única. Havona es, por naturaleza, radicalmente distinto a los superuniversos. Havona tiene su origen en la eternidad y es perfecto en sentido existencial. Los superuniversos tienen su origen en el tiempo, son imperfectos, se perfeccionan mediante evolución lenta y se volverán perfectos gradualmente en sentido experiencial.

(b) Aparición de la Deidad. La aparición del eterno Havona se asocia con la aparición simultánea de la nueva Deidad, el Espíritu Infinito.

(c) Formación de la Trinidad. Havona aparece al mismo “tiempo” que el Espíritu Infinito, y la aparición del Espíritu Infinito hace posible que las tres Deidades se unan en la Trinidad del Paraíso.

(d) Transmisión. Las características hereditarias de la perfección divina se transmiten a los superuniversos periféricos o citoplasmáticos a través de los creadores y administradores del Paraíso-Havona que sirven en las creaciones del espacio-tiempo. El ministerio de los Creadores Supremos es un buen ejemplo.

Parece bastante obvio que Havona es el núcleo del gran universo. Esto hace que surja inmediatamente otra pregunta: ¿Es también Havona el núcleo del universo maestro? Respondemos negativamente a esta pregunta. Creemos que el gran universo es el núcleo de la creación maestra porque su evolución completa producirá otra serie de sucesos análogos a los que hemos asociado con Havona al identificarla como creación nuclear.

2. EL GRAN UNIVERSO COMO EL NÚCLEO DEL UNIVERSO MAESTRO

Lanzamos la propuesta de que el gran universo es el segundo universo nuclear, y que funcionará como núcleo existencial-experiencial del universo maestro. Si esta es una teoría válida, entonces ha de ser posible hacer una comparación entre el gran universo y el universo central respecto a esos sucesos que hemos asociado con la aparición de una creación nuclear. Esa comparación debería hacerse entre el Havona original y el gran universo terminado: el gran universo al final de la era actual, cuando los siete superuniversos estén establecidos en luz y vida y el Ser Supremo haya terminado su crecimiento evolutivo y emergido como una Deidad completamente funcional y accesible.

El gran universo revela las siguientes características, y la consecución de su estatus perfeccionado se asocia con los siguientes acontecimientos:

(a) Naturaleza única. El gran universo perfeccionado es, por naturaleza, radicalmente distinto a los universos del espacio exterior. No hay nada más en el universo maestro que pueda ser como el gran universo, porque es el escenario espacial sobre el que el Ser Supremo completa su crecimiento experiencial. Todas las creaciones subsiguientes serán pos-supremas por naturaleza y por potencial de crecimiento; estarán desprovistas de toda experiencia finita.

(b) Aparición de la Deidad. La perfección y terminación del gran universo se asocia con la emergencia de la nueva Deidad: el Ser Supremo.

(c) Formación de la Trinidad. La emergencia final del Ser Supremo hace posible formar la primera Trinidad experiencial. Esta Trinidad está compuesta por los Arquitectos Maestros, los Creadores Supremos y el Ser Supremo. Hasta que no haya emergido completamente, el Ser Supremo no puede actuar en esta Trinidad, y esta Trinidad no puede, por tanto, completar su formación objetiva, previa a la terminación del gran universo.

(d) Transmisión. Las cualidades hereditarias del gran universo (la experiencia finita) se transmitirán a los universos citoplasmáticos del espacio exterior a través del Ser Supremo, la primera Trinidad experiencial y una hueste de finalitarios y otros que servirán en estos reinos.

3. LOS NIVELES DEL ESPACIO EXTERIOR SON UNIVERSOS CITOPLASMÁTICOS

Si Havona es el primer núcleo, y el gran universo es el segundo, entonces ¿no se seguiría lógicamente que el desarrollo terminado del primer nivel espacial produciría el tercer universo nuclear? Responderemos negativamente a esta pregunta. Proponemos que el desarrollo terminado del primer nivel del espacio exterior no dará como resultado la formación de un tercer núcleo del universo maestro, más extenso.

Probemos la validez de esta proposición aplicando al primer nivel espacial las mismas medidas que hemos empleado al determinar que el universo central y el gran universo son creaciones nucleares:

(a) Naturaleza única. Lo más aproximado que este estudio puede determinar es que los cuatro niveles del espacio exterior no difieren entre sí de la manera radical en que Havona es diferente a todas las creaciones pos-Havona, y en la manera en que el gran universo es diferente a los universos del espacio exterior. Los universos de los cuatro niveles del espacio exterior son universos pos-Supremo, creaciones organizadas después de la emergencia total del Ser Supremo.

(b) Aparición de la Deidad. No aparece ninguna Deidad cuando termina el desarrollo del primer nivel del espacio exterior.

(c) Formación de la Trinidad. Sin la aparición de una nueva deidad experiencial, no se puede formar ninguna nueva trinidad experiencial.

(d) Transmisión. No aparece ninguna nueva deidad o trinidad como vehículo para la transmisión de características hereditarias; cada uno de los cuatro niveles de espacio exterior subsiguientes parecen ser una extensión y una gigantesca expansión del nivel precedente.

Cuando aplicamos estas medidas al primer nivel del espacio exterior, no parece que vaya a asociarse con el gran universo para formar una nueva creación nuclear. Las mismas medidas podrían aplicarse al segundo y tercer nivel de espacio con las mismas conclusiones negativas. Este estudio, por tanto, propone que los cuatro niveles del espacio exterior son una unidad citoplasmática sencilla en relación con el gran universo, que le sirve de núcleo.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos