El viaje que sigue a la muerte física

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimir

Saben, no va a ser tan malo como piensan.

Cuando nos fusionamos con el Ajustador del Pensamiento, una de las aportaciones que hará el Ajustador al nuevo ser es la memoria del eterno pasado. Pues bien, no creo que nuestra conciencia humana sea capaz de absorber la memoria del eterno pasado más allá de los límites de la comprensión alcanzada.

Público: ¿Variará con el individuo?

Creo que variará con el intervalo de nuestra vida. En otras palabras: pienso que, cuando hayamos vivido en los mundos mansión durante diez mil años, el Ajustador podrá transmitirnos significativamente diez mil años de tiempo pasado. Cuando hayamos vivido mil millones de años, el Ajustador podrá transmitirnos esa cantidad. Y cuando hayamos vivido un billón, un billón de años, podremos ir muy atrás. Tengo un número absonito muy práctico. Es un número de la segunda planta.

Cuando hayamos vivido un jillón de años, el Ajustador podrá hacer muchísimo con nosotros. ¿Me siguen? Si nuestra alma fuera madura, no nos despertaríamos en los mundos mansión, porque son mundos de incubación, diseñados para hacer con las almas prematuras lo mismo que las incubadoras hacen con los bebés prematuros en el hospital. Volvamos a la mañana de resurrección y recapitulemos lo que pasa exactamente. Digamos - para simplificar - que tenemos un serafín personal, de modo que llegamos al tercer día. No quiero tratar con una masa de gente, ¿de acuerdo? Nos despertamos en una de las salas privadas de resurrección, fuera de los anfiteatros principales. Se están preparando para nosotros; tienen un aviso de tres días. Así que las autoridades competentes van al departamento correspondiente de la morontia y obtienen una forma estándar de morontia de primera etapa, adecuada para el tipo de ser que éramos.

Podemos deducir que nuestra nueva forma será adecuada porque se nos dice que los no respiradores que sobreviven hablan el idioma del sistema por medio de una técnica modificada, lo que significa que no tienen formas que respiran. Probablemente sería demasiado choque para ellos. Nuestra forma será apropiada para lo que éramos.

Público: (Ininteligible)

Correcto. Es una forma de morontia estándar. Muy poco diferenciada. Con el tiempo, grabaremos nuestro carácter en esta forma. Será mucho más plástica y reactiva que el cuerpo físico. Con el tiempo, grabamos algo de nosotros mismos en nuestro rostro, ¿verdad?

Público: Claro que sí.

Sí, es verdad. ¿Saben? A medida que nos hacemos viejos, no podemos evitar las arrugas, pero podemos elegir de qué tipo son. ¿Queremos el tipo amargado o el tipo sonriente? Esa es nuestra elección.

OK. Ahora tenemos un bloque de mármol (me gusta pensar en esto por alguna razón). Es una anti-morgue. Tenemos una forma de morontia totalmente inmóvil. Algo así como goteando. Pienso en ello como si se extrajera de algún tipo de encurtido.

Público: Risas.

Una vez más, perdónenme por ser tan saleroso - pero es mejor saleroso que siniestro.

Público: Eso es verdad.

Y así me comprenden. Tenemos nuestro serafín, o su pareja seráfica, esperando. Y ellos tienen, por ejemplo, a Ruth. Ella es la que nos ha metido en esto.

Público: ¡Gracias!

Este serafín, número tropecientos mil doce, tiene el alma de Ruth en custodia.

Público: ¿Quién la tiene?

El serafín. (Ininteligible) perfectamente competente para guardar el alma de morontia de Ruth.

Hay un Portador de Vida esperando. Esta forma de morontia no está viva. El Portador de Vida tiene que catalizar la vida en esta forma. Recordarán que los Portadores de Vida no crean vida; transmiten vida. Son agentes catalizadores. El Ajustador del Pensamiento está esperando. Y a continuación, no sé si esta secuencia es exactamente correcta, pero si mi recapitulación es correcta, tengamos el orden correcto o no, el serafín deposita el alma en el lugar adecuado de este cuerpo de morontia. Pienso en el alma como que pertenece a alguna parte, justo unos cinco centímetros por encima y detrás de los ojos. ¿No es ahí donde sienten ustedes que viven? ¿Un poco por encima y detrás de sus ojos? En algún lugar de por ahí. Bien. Toman un circuito de mente de morontia - que no es una mente de los siete ayudantes.

Público: ¿No?

No, esta mente es mente de morontia – es diferente– es otra dotación de mente del Espíritu Madre Creativo, apropiada para este nivel de vida. Y ponen en circuito esa mente en esta forma de morontia.

Detengámonos un momento para hablar de lo que eso significa. Una vez más, tengo una ilustración casera. Piensen en una cuerda. Hagan un lazo en ella. Pienso en ese lazo como la puesta en circuito de la dotación de mente de los siete ayudantes en el córtex de Ruth que tiene ahora mismo. Con eso es con lo que ella piensa, espero.

Público: ¿Está adscrita al nuestro?

El lazo nos une al Espíritu Madre del Universo de Salvington. Mientras Ruth esté viva, el córtex vivo puede mantener la integridad de ese lazo como algo segregado dentro de ese circuito. Y cuando Ruth muera, simplemente extraen el lazo del circuito. Nuestra mente se ha ido. Y nunca usaremos esa mente de nuevo. Arriba, en el mundo mansión número uno, hacen lo mismo con otro tipo de cuerda. Ahora es cuerda morontial. Ponen otro lazo ahí.

El alma se deposita. El Ajustador toma su lugar de residencia, adyacente, dentro de o en relación con el alma. Hasta ahora, podemos dar cuenta de todo de manera hermosa. Pero falta algo. Nuestra personalidad. Nadie sabe dónde está durante el sueño. Los arcángeles han tomado sus huellas dactilares, pero no son sus custodios. Lo hacen para poder volver a identificarla sin ninguna duda. Y en este momento, nuestra personalidad llega y toma el control de esa mente de morontia. Y es entonces cuando despertamos. Nadie sabe dónde ha estado nuestra personalidad. Pero los arcángeles tomarán de nuevo las huellas de nuestra personalidad y dirán: sí, ésta es Ruth Burton.

Público: (Ininteligible).

De nuestro mecanismo de vida, nuestra personalidad no tiene más realidad, realidad discernible y funcional, de la que tiene el color amarillo cuando no tiene nada que colorear. Es un concepto abstracto. Miren, nuestra personalidad es cualidad pero no cantidad. Pero colorea todo el nuevo ser de morontia. Y lo colorea con el color de esta persona. La personalidad de Ruth Burton es completamente inmutable. No va a cambiar nunca. No va a cambiar nunca desde el momento en que era una niña pequeña y demostró, por primera vez, a través de la vida de morontia, del superuniverso, de la carrera en Havona y en el Cuerpo de la Finalidad, que esta personalidad es absolutamente inalterable. Y si cambiara, no sería Ruth Burton nunca más. Una de las definiciones de personalidad es permanencia en presencia del cambio. La cualidad de la divinidad es el Ajustador del Pensamiento. (Ininteligible).

Estas son las dos características inmutables de un ser que, por otro lado, siempre cambia, crece y evoluciona. ¿Qué cambia? El alma. ¿Qué es el alma? Es el carácter. Más tarde, será el yo espíritu. Ahora es el yo de morontia. El alma de hoy, dentro de cada uno de nosotros, es un embrión de morontia que crece en el seno de un cuerpo material, que ha sido procreada en esa mente por la invasión de una entidad de espíritu. Examinemos lo que hay en esa alma. El carácter de Ruth está en esa alma. Ruth no se lleva la mente de siete ayudantes que ha estado usando, sino que lleva en su alma toda la acción de la mente, del carácter y de la memoria de su vida. ¿Qué tipo de carácter? ¿Qué queremos decir con carácter? Son nuestras virtudes y nuestros vicios.

Público: ¿Vicios también?

Claro. Nuestros defectos están ahí. Nos dicen que los pecados capitales de la humanidad no son los que nos proclaman a gritos los predicadores los domingos. Son mucho más letales, mucho peores. Son rasgos vestigiales animales que persisten en los mundos mansión, tales como postergación, la ambigüedad, el eludir los problemas, la injusticia y la búsqueda de la facilidad. Esa es la relación exacta. Y eso es en lo que ellos van a trabajar. Si no tuviéramos esos defectos, no atravesaríamos los mundos mansión; nos los saltaríamos. Despertaríamos en Jerusem. Pero hemos nacido prematuramente y despertamos con estas deficiencias. La mayor parte del trabajo en los dos primeros mundos mansión consiste en (ininteligible) las deficiencias.

Público: (Ininteligible)– despertar en Jerusem–(Ininteligible).

Podríamos despertar, sí. (Ininteligible)– los mundos mansión y atravesarlos. Despertamos con toda la fuerza de carácter y toda la debilidad de carácter que teníamos hasta que nos fuimos a dormir. En este sentido, creo que los mundos mansión son el purgatorio. Miren, yo uso este ejemplo. Es normal para un bebé mojar la cama, ¿verdad? ¿Quién piensa alguna vez en ello? Pero supongamos que el niño no lo supera y persiste. Y va a la facultad y moja la cama en el colegio mayor. Sería una experiencia muy humillante, ¿verdad? OK. Hay muchas cosas que creo que son perfectamente normales en esta vida. Llamémoslas mojacamas animales. Las contemplamos en el nivel animal, y somos animales. Pero si persisten en los mundos mansión, ¡qué grande será nuestra humillación!

Aquí, creo, está el dolor y el sufrimiento de los mundos mansión. Es todo interno. Bien. El purgatorio. El infierno no tiene ningún propósito. La mejor definición que conozco del infierno es la que di a mis hijos hace años cuando se abalanzaron sobre mí y me preguntaron: papá, ¿existe el infierno? Así que les dije: vamos a definirlo. Ellos dijeron: ¿qué es? ¿Qué es? Se supone que el infierno es un lugar que Dios ha reservado y en el que va a ser malvado con la gente por siempre jamás. Y se rieron, porque sabían que esto era incoherente con el concepto de Dios. El purgatorio - el concepto de purgatorio en tanto que – porque obtenemos algo del purgatorio. El infierno, para mí, no tiene ningún mérito en absoluto. OK. Creo que el dolor es un buen estímulo hasta que podamos llegar al nivel más alto. El miedo es un buen estímulo hasta que podamos responder a un orden más alto de estímulos. No hay que menospreciar el miedo.

¿Por qué miramos a los dos lados antes de cruzar la calle? Sé que lo hago; no tengo miedo de morir, pero tengo miedo de quedar maltrecho. El miedo me ayuda a mantenerme vivo. Y estos estímulos más bajos son valiosos hasta que podamos responder a otros más altos. Creo que el afán de lucro es el único que funcionará para la gente de hoy día. Algún día creo que quedará desplazado por el afán de servicio, pero hasta entonces estoy del todo a favor del afán de lucro. El carácter, pues, persiste. Si somos unos mequetrefes conocedores de Dios, despertaremos allí como mequetrefes sociales. Y sufriremos en consecuencia. Saben, mucha gente ha conocido a Dios y son una pesadilla para sus semejantes. Son fariseos. Saben, siempre están por ahí diciéndonos cómo enmendarnos. Está ese recuerdo que constituyó una experiencia espiritual en nuestra vida y que queda duplicado en la naturaleza experiencial del Ajustador. Y cuando el Ajustador regresa, tenemos ese recuerdo inmediatamente como posesión activa. Ustedes lo conocen.

Ustedes lo recuerdan. Hay otros recuerdos, sin embargo, que no son experiencias espirituales. Están en el alma, pero están dormidos hasta que aprenden de nuevo ese episodio. Digamos, por ejemplo, que Ruth y Helena tuvieron una experiencia común y, por la razón que sea, fue una experiencia espiritual para Ruth pero no para Helena. Y se despiertan allá arriba, se miran y rememoran ese café que tomaron en Pasadena, y esto y lo otro, y en el transcurso de las cosas a Ruth se le ocurre decir, recuerdas esto y lo otro, y Helena dice, espera un minuto, ¿lo podrías repetir? Dilo más despacio. Y mientras Ruth habla de sus recuerdos, despierta de nuevo esa faceta del recuerdo en el alma de Helena, y a partir de entonces es suyo por siempre jamás. Se irán ayudando mutuamente a volver a capturar recuerdos dormidos. Por ejemplo, un mortal fusionado con el espíritu se despierta y no regresa ningún Ajustador. Ese ser está fusionado con una porción individualizada del espíritu del Espíritu Madre del universo local. Ese ser, por lo que puede comprender, es un ser nuevo que se despierta por primera vez. No tiene memoria activa en absoluto. Pero tiene alma.

Y todos esos recuerdos dormidos pueden ser reconstruidos y reactivados durante el largo periodo de tiempo en el que servirá en el universo local. Los mortales fusionados con el espíritu dependen completamente de la reconstrucción de la memoria. Los mortales fusionados con el Ajustador dependen parcialmente de ello, y en parte el Ajustador del Pensamiento activa inmediatamente sus recuerdos. Si la mente continuara, no tendríamos problemas con la memoria. La mente haría algún tipo de magia, y eso significaría que Dios ha jugado sucio con sus hijos en la experiencia conmovedora de participar personalmente en cada paso del ascenso al Paraíso. No se puede coaccionar a ninguna criatura personal para que viva la aventura eterna. Las puertas de la eternidad solo se abren en respuesta al libre albedrío de los hijos con libre albedrío del Dios del libre albedrío. (Corte en la cinta) No hay absolutamente ninguna razón por la que ninguna criatura deba hacer esto si no quiere. Somos hijos, no robots. Y lo vemos aquí. Consideremos qué es la libre elección. Cuando Dios dota de personalidad, Dios establece a esa criatura como soberana relativa de su propio destino.

Pues bien, a medida que vamos hacia fuera y hacia la materia en la experiencia humana, tenemos cada vez menos libre elección.

Público: ¿Hay algo relativo aquí? O–

Déjenme terminar. Voy a responder. En otras palabras: no puedo ser más viejo o más joven. Estoy en Pasadena; No puedo estar en ningún otro lugar de la Tierra. No puedo afectar a un objeto material a no ser que me levante, me dirija hacia él y haga algo con él. ¿Me siguen? Estoy muy limitado. Pues bien, a medida que me dirijo hacia dentro en mi vida interior, lejos de la materia, hacia la mente y el espíritu, tengo una libertad de elección cada vez mayor. No puedo evitar hacerme viejo, pero tengo algo que decir sobre la clase de tipo que voy a ser. No tengo por qué ser un tipo agradable. Eso depende de mí.

Y finalmente, cuando llego a la cuestión de Dios mismo, aquí tengo una libertad de elección absoluta. Puedo decir no, al infierno con ello. O puedo decir sí, lo compro, estoy muy interesado. Y no hay ningún ser que pueda tocarme en esa área. Párense a pensar: si Dios quiere hijos, tiene que ser así, ¿no es cierto? En caso contrario tendría robots, no hijos. Si elijo esta aventura, es una elección completamente libre por mi parte, porque no estoy sujeto a ninguna amenaza. No hay amenazas de infierno, maldiciones, castigos, torturas y demás. Puedo elegir entre aventura o sueño. Esa es mi elección. Este universo es para las personas que disfrutan dando tanto como recibiendo. En estos documentos definen la lealtad diciendo: ¿cómo podemos aceptar tanto y dar poco o nada a cambio? (Corte en la cinta) "A medida que viajáis hacia vuestra meta en el Paraíso, adquiriendo constantemente conocimientos adicionales y una habilidad creciente, se os concede continuamente la oportunidad de transmitir a otros seres la sabiduría y la experiencia que ya habéis acumulado; durante todo vuestro trayecto hacia Havona representáis el papel de un alumno-maestro."

Los mundos mansión están diseñados para igualar el hecho de que la gente procede de diferentes niveles de cultura y civilización. Consideremos un tipo llamado Arvan – suena bastante exótico –, ciudadano del planeta Anova. Es un nombre real.

Público: ¿De qué superuniverso?

Anova es el planeta número uno del sistema de Satania. Nosotros somos el número 606. En otras palabras: Anova es el planeta más viejo de nuestro sistema local. Y Arvan alimenta el cúmulo de Jerusem, como nosotros. No creo – ¿Sí?

Público: Y en el mundo mansión en el que Ruth está ahora, hay personas que vienen, o –?

Arvan se está despertando en la cámara que hay junto a la de Ruth Burton. Están despertando juntos.

Público: Risas. (Todos hablan a la vez). (Ininteligible).

Cierto. Es verdad. Arvan procede del mundo número uno. Es una persona muy retrasada; si no, se habría saltado los mundos mansión. Ruth procede de Urantia, y despertarse en el mundo mansión número uno es parte de la carrera. Todos los 606 mundos alimentan los mundos mansión, o los niveles más altos donde hay salas de resurrección. Tengamos presente el cúmulo de Jerusem. Tenemos en el centro - es un cúmulo arquitectónico de mundos físicos – en el centro está Jerusem, unas 100 veces más grande que Urantia. Jerusem tiene siete satélites, cada uno de los cuales es diez veces más grande que Urantia. La masa de Jerusem no es lo que podríamos esperar, de modo que la gravedad no es opresiva.

Cada uno de estos siete satélites tiene siete lunas, y los mundos mansión son las siete lunas que rodean el satélite número uno. ¿Se hacen una idea? Cincuenta y siete mundos en total. Saben, Heinz estaría orgulloso. Todos los 606 planetas de Satania alimentan el mundo mansión número uno. Vamos a tener un montón de forasteros en el mundo mansión número uno. Montones de personas no hablarán inglés allá arriba. De hecho, sólo un porcentaje de urantianos hablarán inglés allá arriba. Pues bien, no tenemos que poner esos cuerpos de morontia en la losa esperando el alma de Ruth, et cetera, y así sucesivamente. O sea, ¿tenemos reensamblada a Ruth?

Público: Sí. Ella sigue sobre la losa.

Correcto. Bien, reensamblémosla. Hice eso una vez hoy, y es algo bastante sangriento. No quiero volver a hacerlo.

Público: Risas.

Y Arvan está despertando en la cámara contigua desde Anova, el mundo número uno. Un espécimen muy retrasado. Es la primera vez en más de cinco millones de años que alguien de Anova se ha despertado en el primer mundo mansión. Normalmente se saltan los mundos mansión.

Público: ¿Por qué?

Arvan era un gemelo Alfeo retrasado de Anova. La gente normal de Anova no pasa por los mundos mansión. Se despiertan en Jerusem, donde tienen salas de resurrección. Algunos se despiertan en la constelación, porque no tienen nada que aprender en el nivel del sistema. A medida que atravesamos los mundos mansión, se comienza con el ministerio de las deficiencias – deshaciéndonos de estas horribles deficiencias de la postergación, la ambigüedad, el eludir los problemas, la injusticia y la búsqueda de la facilidad – las cosas que todos padecemos, ¿saben? No es que no deberíamos golpear a nuestras esposas o cosas así. La moral y la virtud tal como se predican desde el púlpito son muy artificiales. Estas son muy fundamentales. El propósito de los mundos mansión es hacer por un ser humano lo que debería hacer por él mismo en el transcurso de una vida normal.

Público: En los mundos de origen.

Sí. Si pudiera asentarse él mismo en luz y vida, no necesitaría los mundos mansión.

Público: ¿(Ininteligible) alguien lo hizo así?

Jesús lo hizo. Elías lo hizo. Enoc lo hizo.

Público: ¿Y quién más?

No sabemos de nadie más.

Público: OK.

Aunque se puede hacer. Se puede hacer. Cuando pasan por el ministerio de las deficiencias en los mundos mansión, comienzan a continuación a mejorarnos culturalmente.

Estos mundos mansión se comparan de manera variada con las épocas planetarias de los mortales, tales como la época pos-Príncipe Planetario, la época posadánica – hablo del nivel cultural – la época pos-Hijo Magisterial, la época pos-Hijo de Otorgamiento, la época pos-Hijo Instructor, el establecimiento en luz y vida, y ahora vamos a subir al último de los mundos mansión de modo que, cuando nos graduemos de los mundos mansión, no marcará una gran diferencia si eres un hotentote literal o un hotentote figurado. Nos veo como hotentotes figurados. Las cosas se han igualado culturalmente. Cuando llegamos a Jerusem, sabrán qué tenedor utilizar. ¿Me siguen? No nos faltarán buenos modales. La fusión tiene lugar, por lo general y según lo recuerdo, en el quinto mundo mansión. ¿Estoy en lo correcto?

Público: (Ininteligible).

No necesariamente. La fusión puede tener lugar en esta vida. Puede tener lugar en cualquier mundo mansión. Puede tener lugar en cualquier punto de la carrera del universo local. Pero, en general, sucede cerca del quinto mundo mansión. La muerte no es absolutamente inevitable, solo enormemente probable.

Público: (Ininteligible).

Cuando decimos muerte e impuestos, tendremos que eludir la muerte, ligeramente. No tendremos que eludir los impuestos. Si nos fusionamos con el Ajustador del Pensamiento, punto número uno, los intermedios van a llevarnos lo bastante lejos de nuestros amigos, de modo que el fogonazo de la fusión no les haga daño, porque las repercusiones físicas de la fusión incluyen la disipación de energía-calor y demás. Y en un planeta establecido en luz y vida, esto tiene lugar en un templo de morontia, donde se nos avisa previamente de que nos vamos a fusionar. Si tenemos asuntos pendientes, solicitamos un aplazamiento.

Y separan el Ajustador del Pensamiento, porque no podemos dejar allí al Ajustador, se fusionará. Acabamos nuestras misiones planetarias y acudimos al templo de morontia. Enviamos comunicados. Espero que lleguen adonde ya no se les percibe, ya sean grabadas o impresas. Enviamos comunicados a nuestros amigos y van todos allí a ver cómo nos graduamos. Nuestra fusión es una ocasión de gran regocijo. Y desaparecemos con un destello. ¿Suponen que los restos finales de esnobismo de la era de luz y vida tienen que ver con la muerte frente a la fusión?

Público: Probablemente.

El autor del documento dice que no conoce ningún planeta que esté totalmente libre de la muerte. Me imagino a la Sra. Van Asterbuilt hablando con el Sr. Van Asterbuilt sobre que Claudia quiere casarse con un chico de apellido Smith. Y ella levanta el rostro y dice: "¡Los Smith! ¡Se mueren!"

Público: Risas.

En un mundo como el nuestro, no tenemos ningún templo de morontia, y una estructura física se dañaría con la energía disipada en la fusión. Miren, el cuerpo material se consume. Es una realidad física. Cuando lo oxidamos de repente, se libera mucho calor. Los intermedios transportan a un candidato a la fusión por el aire lo bastante lejos para que nadie resulte herido en el proceso. Y la razón por la que creo que Elías se fusionó es porque se dice de aquellos que contemplaron dicha transacción que la personalidad en fusión de partida parece ascender a los cielos en un carro de fuego. Ese es el lenguaje exacto del Viejo Testamento. En el hecho de la fusión, no morimos. El Ajustador sujeta el alma inmortal y la transporta a la velocidad de Ajustador, que es "instantánea", hasta el primer mundo mansión. Pues bien, sospecho que el Ajustador ha percibido la fusión, y por ello el guardián personal la ha percibido – porque créanme, tal individuo tiene un guardián personal.

El serafín lento probablemente ha despegado, con mucha antelación, para estar listo para el alma, de modo que todo está esperando al candidato para la fusión cuando ¡bum!, el Ajustador se mete en el plato con una nube de polvo y el alma aferrada a su pequeña y sudorosa garra. ¿Saben lo que quiero decir? Y ahí estamos y despertamos de la misma manera, solo que nos despertamos como un ser fusionado. No creo que sea probable que despertemos en el primer mundo mansión. Si hemos alcanzado esa cualidad interior de cultura que nos permite fusionarnos, creo que nos saltaríamos la totalidad de los siete mundos mansión. Supongo que los candidatos a la fusión se despertarían en Jerusem o quizá en las salas de resurrección de la constelación. ¿Saben? En mundos establecidos en las etapas avanzadas de luz y vida, los candidatos a la fusión se pierden casi completamente la existencia de morontia.

Casi van de la existencia morontial directamente a la existencia espiritual. Se despiertan en Salvington como seres de morontia de última etapa. Pero, por supuesto, tienen que bajar y enseñar en esos niveles por los que no ascendieron. Hay otra cosa acerca de los mundos mansión. Si no tenemos mucho que aprender en el primer mundo mansión, no nos hacen trabajar allí. Quizá necesitemos los mundos mansión, pero podríamos no necesitar los siete. Por ejemplo, tomemos nuestra candidata favorita a la supervivencia. Hemos matado a Ruth tantas veces hoy que no le importará que la tumbemos una vez más. Tomemos a Ruth y comparémosla con uno de esos bosquimanos de los que estábamos hablando. ¿Cuál era su idioma? El bantú. Tenemos a un hombre de la tribu bantú, un tipo de la Edad de Piedra, que llega. Despierta en otra cámara contigua. Pues bien, creo que probablemente va a conseguir un curso completo en el primer mundo mansión. Supongamos que comprueban a Ruth y dicen: "Bueno, así es - necesitas algo de mundo mansión, pero no creemos que necesites pasar por el primero. Así que tómate diez días libres." Que son treinta días de nuestro tiempo. Así que Ruth se da una vuelta y mira si Paul consiguió llegar y eso, y si Fred va a conseguirlo, ¿saben?

Por supuesto, hay una gran pregunta sobre Fred, porque él es básicamente muy mezquino, es una cuestión de si la mezquindad iguala a sus virtudes. Es un equilibrio muy difícil de alcanzar. Y ella busca a sus amigos y va por ahí y se queda asombrada al comprender lo poco que sabe de este mundo mansión, porque los documentos no le contaron mucho. Le dieron quizá la mitad del uno por ciento, o una décima parte del uno por ciento de lo que podía esperar. Y al final de los treinta días, pasa al segundo mundo mansión dejando su cuerpo atrás. Cada vez que pasamos de un mundo mansión a otro dejamos atrás nuestro cuerpo, porque el cambio es demasiado grande. Estamos abajo, en el nivel más bajo del extremo material de la realidad de morontia. No es hasta que nos graduamos en los mundos mansión que obtenemos una forma de morontia que es lo bastante típica de morontia como para que, de ahí en adelante nos reajusten y no tengamos que dejar atrás nuestro cuerpo cada vez que avanzamos.

Ruth seguirá avanzando hasta que alcance un mundo mansión en el que le hagan un test de inteligencia, un test de aptitudes sociales, un test de aptitudes espirituales o quizá un test de aptitudes culturales o un test combinado y le dicen: "Bien, hermana supongo que tenemos aquí algo para ti." Y entonces ella va a la escuela, quizá en el tercer mundo mansión, no lo sé – o el cuarto o el segundo. Y por supuesto, lo primero que hace es aprender el idioma. Porque seguramente no van a enseñarnos en inglés. ¿Cuántos hablantes de inglés suponen que hay en los mundos mansión? Bueno, hay seiscientos mundos y sólo hablan inglés en uno de ellos. Y sólo una parte de los habitantes de este mundo habla inglés. Así que lo primero que hacemos es aprender sataniano y luego podemos hablar con todo el mundo. (Corte en la cinta)

Al final, logramos un estatus igual al de un ciudadano de un mundo evolutivo que está establecido en luz y vida. Y luego nos graduamos y vamos a Jerusem. Y en Jerusem seguimos creciendo todavía. ¿Saben? Ellos creen en una democracia diferencial allá arriba. Cuando nos convertimos en ciudadanos de Jerusem tenemos un voto, pero algunos tipos tienen mil votos. ¿Saben por qué? Son más listos. Son más cultos. Son más sabios. De vez en cuando, nos hacen pruebas de crecimiento intelectual y espiritual y nos van aumentando nuestro voto; cuanto más tenemos, más peso tiene nuestro voto. Recuerden que, durante todo este tiempo, estamos trabajando a la vez que estudiando. Estamos pensando, sintiendo, actuando.

Estamos enseñando así como haciendo de alumnos. Enseñaremos en las escuelas de los mundos mansión y también pasaremos por ellas como alumnos. Y durante este tiempo, especialmente cuando lleguemos a Uversa, tenemos la oportunidad de hacer senderismo. Conseguimos algo de tiempo libre. Y vamos al aeropuerto. Y vemos el horario de las salidas seráficas. Me pregunto si habrá retrasos debido al mal tiempo, a fallos mecánicos y demás. Hay un serafín que va al mundo equis del sistema de Satania. Es un mundo interesante. Un mundo de no respiradores. Y tramitamos con el oficial de la taquilla una petición para ir con ese serafin, y nos la aprueban.

Así que nos enserafinan para el mundo equis. Y tenemos la oportunidad de pasar algún tiempo allí como visitante estudiante. Así es como pasamos parte de nuestras vacaciones, visitando los varios mundos del sistema local de Satania. Conseguimos un gran título al ser graduados, ciudadanos. Quizá ahora tengamos unos 600 votos. Somos veteranos en Jerusem. Tenemos un rango pequeño; somos profesores adjuntos de las escuelas de allí. Hemos estado ahí durante mucho tiempo. Estamos realmente satisfechos de haber logrado algo. ¿Y saben lo que sucede? Una mañana, de alguna manera –porque somos personas, y las personas somos individuos poco convencionales – de alguna manera se sienten inquietos. De alguna manera, contemplamos todos estos enormes logros, nuestro estatus de posgraduados y, de alguna manera, comienzan a encogerse. Llevamos sentados demasiado tiempo. Estamos comenzando a prepararnos para avanzar hacia el siguiente nivel del ascenso al Paraíso.

Están enormemente cansados de ser estudiantes graduados. Quieren ser estudiantes de primer año otra vez. ¿Saben? Aquí es cuando nos movemos – ¿estamos yendo demasiado rápido?

Público: Estupendo. Vamos bien.

Entonces es cuando vamos a Edentia. Nunca nos llevan antes de que estemos listos. Como dicen los documentos, si bien el ascenso es largo, está siempre lleno de periodos estacionarios temporales durante los cuales los horizontes se quedan quietos y podemos saborear la dulzura del éxito. Tenemos éxito. No siempre estamos ascendiendo. Nos quedamos quietos, miramos atrás y decimos vaya, lo conseguí. Lo conseguí. Estoy en la primera base. Estoy seguro. Y muy pronto, nos entra el ansia de intentar la segunda, ¿saben? (Ininteligible) régimen es el más típico del ascenso por el universo local.

Es el punto medio. A este respecto, es bastante análogo al régimen del sector mayor del superuniverso. Creo que pasamos el tiempo más largo aquí. Somos morontianos típicos. No en el extremo físico, no en el extremo espiritual – en la fase media del desarrollo de morontia. ¿Y qué tiene lugar en la constelación? Bien, en los mundos mansión nos desanimalizan. Cuando terminamos con los mundos mansión, somos verdaderos seres humanos. Estamos completamente desanimalizados. Somos seres humanos con cultura. (Corte en la cinta) Lo que experimentamos en este mundo es algo así como una guerra civil. Y es el tipo de guerra civil que termina en el momento en que nos graduamos en Jerusem. Tenemos un propósito unificado. Y ahora, toman ese ser unificado y, en el régimen de la constelación, con sus 771 mundos, que son un montón de mundos, pueden realmente comenzar, no a espiritualizarnos sino a socializarnos.

Saben, me divierto con esos tipos que van a llegar a ser espirituales enseguida. Se van a llevar una decepción. Miren, nos van a enseñar primero la verdadera ética. Y nos enseñan ética al ponernos con seres que apenas son humanos. No repugnantes ni guerreros, sino extremadamente alienígenas. ¿Por qué son así? Porque el Hijo Creador y el Espíritu Creativo, con todo su enorme ingenio, los han creado así. Son mutaciones. ¿Y saben qué? Eso me intriga. Están a medio camino entre los seres materiales y los seres espirituales, pero no son seres de morontia. En otras palabras: hay más de un camino entre la materia y el espíritu. La morontia es simplemente uno de al menos dos caminos. Tenemos que vivir en el (ininteligible) mucho tiempo. Y sospecho que, para cuando podamos vivir con ellos, podremos vivir con cualquiera. Realmente salimos de esta experiencia con personalidades flexibles y maleables.

Pero no somos para nada individuos. No es una técnica para conformarse, sino para aprender tolerancia, comprensión, toma y daca. Creo que toda la ascensión aumenta la individualidad. No creo que la disminuya. Cuando se nos ha socializado, podemos graduarnos del régimen de la constelación. Tengo la sensación de que el régimen de la constelación es la cima del aspecto estético de la ascensión por el universo local. Para mí, es muy significativo que cuenten la historia de los artesanos celestiales justo después de la historia de las constelaciones. Creo que si tienes el ansia de hacer algo, tendrás la oportunidad de hacerlo de camino al Paraíso. Por supuesto, si quieres llegar a ser un jefe de bomberos de morontia, no creo que te lo permitan si una consideración más madura sugiere que realmente no quieres trabajar en el cuartel de bomberos como jefe.

Digamos que tenemos una gran aptitud para ser físico. Y digamos que tenemos muchas ganas de ser músicos. Si realmente queremos ser músicos, creo que nos darán la oportunidad de serlo. Y creo que nos dejarán trabajar en ello hasta que finalmente nos cansemos de ser un músico de segunda y decidamos optar al premio Melquisedek de física, porque somos potencialmente físicos de primera categoría. Pero es nuestra elección. Me gusta esa idea. No nos avasallan.

Público: Bill, ¿puedo hacerle una pregunta? ¿Quiere decir porque, potencialmente, usted podría ser un físico de primera categoría?

Sí, eso quiero decir. Creo que las aptitudes varían.

Público: ¿Cree que continúan?

Por supuesto que sí.

Las diferencias sexuales no se obliteran. Claro, la procreación está limitada a esta vida, pero la masculinidad y la feminidad son fundamentales. Y nos dicen que, incluso en el Cuerpo de la Finalidad, los finalitarios que una vez fueron hombres pensarán de manera diferente a los finalitarios que una vez fueron mujeres. Seguirán estimulándose mutuamente. Me gusta eso. No me gustaría ser neutro. ¿Qué les parece a ustedes?

Público: No.

Siempre recordaré que era un hombre, no una mujer. Y siempre recordaré que ustedes eran mujeres y no hombres. Nuestras aptitudes varían. Si recuerdan, hay una gran afirmación relacionada con esto – está en el documento de los artesanos celestiales. Sí, en la sección 8, página 507: "Las aspiraciones humanas y los logros morontiales." Leamos un par de líneas de aquí.

"Muchas ambiciones por sobresalir, que atormentan a los mortales durante su vida en la carne, no subsistirán en la carrera morontial y espiritual de esos mismos mortales. . . Sin embargo, aquellas cosas que tan ardientemente deseasteis hacer en la Tierra y que las circunstancias os negaron tan continuamente, si todavía deseáis hacerlas después de haber adquirido la verdadera perspicacia de la mota durante la carrera morontial, entonces se os concederán con toda seguridad todas las oportunidades de satisfacer plenamente vuestros deseos tanto tiempo acariciados."

Y en el siguiente párrafo, tratan sobre cómo nos igualamos intelectualmente antes de graduarnos de este universo local, cómo nos igualamos espiritualmente cuando entramos en el Cuerpo de la Finalidad y cómo, al haber logrado la igualación espiritual e intelectual, descubrimos ahora que vamos hacia un nuevo diferencial, un diferencial absonito. Pero la igualación no significa identidad de aptitud, simplemente igualdad de poder.

Algunos de nosotros seguiremos siendo artistas, otros escritores, otros físicos, algunos de mente jurídica, unos mejores instructores que otros, unos mejores ejecutivos que otros. Cuando nos graduamos de Edentia como morontianos unificados y socializados, nos embarcaremos en el régimen de Salvington. Y el propósito de este régimen es el de espiritualizarnos. Así es como nos graduamos del nivel de morontia al nivel de espíritu del desarrollo. Y me parece que nuestra formación principal tiene lugar en los mundos de los Melquisedek, Lanonandek, Vorondadek y Portadores de Vida – los grandes laboratorios de investigación física del universo local están en los mundos de los Portadores de Vida.

En los mundos Melquisedek tenemos una gran recapitulación de toda nuestra formación hasta la fecha. En los mundos Lanonandek estudiamos los problemas de la coordinación de las normas ejecutivas en los diez mil sistemas del universo local. En los mundos Vorondadek nos convertimos en estudiantes de los problemas de la coordinación legislativa, que coordinan las promulgaciones legislativas de las 100 constelaciones. En los mundos de los Portadores de Vida, sospecho que nos darán un buen curso de biología y física, y así sucesivamente. Y finalmente pasamos a Salvington. No nos dicen mucho sobre lo que hacemos en Salvington, pero sí nos hablan sobre la función de un grupo muy interesante de serafines. Arriba en Salvington, nos beneficiaremos del ministerio de un grupo de serafines supremos llamados Orientadores Universales.

"Son los verdaderos amigos y consejeros de todas las criaturas ascendentes que ya se han graduado y que se detienen por última vez en Salvington, en su universo de origen, cuando están a punto de emprender la aventura espiritual que se extiende por delante de ellos en el inmenso superuniverso de Orvonton."

Miren, nos estamos preparando para dejar nuestra casa. Es realmente algo importante. Hasta ahora habíamos operado en el universo de Miguel. Ahora vamos a abandonarlo para ir a un universo más grande.

"En tales momentos muchos ascendentes tienen un sentimiento que los mortales sólo pueden comprender comparándolo con la emoción humana de la nostalgia. Detrás de ellos se encuentran los reinos que han alcanzado, los reinos que se han vuelto familiares mediante el largo servicio y la consecución morontial; delante de ellos se extiende el misterio desafiante de un universo aún más grande y más inmenso."

"Los orientadores universales tienen la tarea de facilitar el paso de los peregrinos ascendentes desde los niveles que han alcanzado hasta los niveles no alcanzados de servicio universal, de ayudar a estos peregrinos a efectuar, en la comprensión de los significados y los valores, los ajustes caleidoscópicos inherentes al hecho de saber que un ser espiritual de la primera fase no se encuentra al final y en el punto culminante de la ascensión morontial del universo local, sino más bien en el punto más bajo de la larga escalera de la ascensión espiritual hacia el Padre Universal en el Paraíso."

Una vez más, el fin es el comienzo. Y así, nos alejamos de Salvington para ir al sector menor de Ensa y en ese sector menor, como seres espíritu de primera etapa, ¿quiénes son nuestros instructores? ¿Seres altos, espirituales? No, nada de eso. Los Directores Asociados del Poder, y nuestra materia de estudio es la constitución física del universo de universos. Aquí es donde trabajamos a fondo con las matemáticas. Aquí es donde, creo, estudiamos realmente los ultimatones y otras cosas parecidas.

Público: ¿Los artistas y todo?

Los artistas y todo, claro. Es algo que se requiere. Aquí es donde aprendemos a fondo las operaciones del Paraíso, las funciones de los Organizadores de la Fuerza, los automatismos de los Centros del Poder, de los Controladores Físicos Maestros, de los Directores del Poder, etc. Y me imagino que no tendremos posibilidad de avanzar hasta que enseñemos este curso a los estudiantes que nos preceden.

Recuerden que, a lo largo de todo el camino, pasamos los exámenes más duros que podemos pasar. No nos aprueban hasta que demostramos nuestra disposición y habilidad para dar el curso. Y como saben ustedes, que han experimentado enseñando este libro, es el examen más duro por el que pueden pasar, ¿no es así? Bien, un día nos graduaremos en la capital del sector menor de Ensa y seguiremos hacia la capital del sector mayor de Splandon. Y aquí comenzamos nuestro crecimiento intelectual en el régimen del superuniverso. Aquí nos salimos del patrón normal. Hasta ahora hemos sido estudiantes con estatus de residentes en una única unidad. Una capital de un sistema, constelación, universo local y sector menor. Pero cuando nos graduamos del sector mayor de Splandon, no vamos a Uversa. Nos vamos al siguiente sector mayor. Y nos dirigimos sucesivamente a los diez sectores mayores del superuniverso de Orvonton.

No abandonamos este nivel hasta que los treinta Perfecciones de los Días han certificado nuestro progreso. Si quieren hacerse una idea del ascenso por el superuniverso, creo que tienen que leer la historia de los espíritus ministrantes de los superuniversos, en particular los seconafines secundarios y terciarios. Los seconafines primarios trabajan para los Ancianos de los Días, y no tenemos mucho que ver con ellos. Pero los seconafines secundarios trabajan para sus compañeros, los Consejeros Divinos, los Perfeccionadores de la Sabiduría, los Censores Universales. Sí tenemos que ver con ellos. Son los que describen la sabiduría, la filosofía, la cooperación, el consejo y la alegría auténtica del vivir, la satisfacción del servicio y los discernidores de espíritus que son personas. Pero los seconafines terciarios trabajan con los coordinados ascendentes de los Consejeros Divinos, los Mensajeros Poderosos, los Elevados en Autoridad, Los que no tienen Nombre ni Número. Estos son los tipos con los que estaremos en contacto.

Las Relevancias de los Orígenes no solo están relacionadas con el juicio, se ocupan de la ética y de las relaciones. Estas Memorias de la Misericordia no se ocupan solo de aportar pruebas al sistema judicial, sino de enseñar misericordia. Las Importancias del Tiempo no solo aconsejan a las autoridades que juzgan – ¿tuvo tiempo o no Ruth Burton de tomar la decisión?– también enseñan a los ascendentes respecto al uso activo y pasivo del tiempo, del trabajo y del juego. La Solemnidad de la Confianza no solo valora lo digno de nuestra confianza, sino que también nos enseña a ser dignos de confianza. La Santidad del Servicio está implicada en parte en enseñarnos la importancia del servicio. Cuando hemos completado nuestra educación intelectual en el régimen del universo, cuando los 30 Perfecciones de los Días han firmado nuestro informe escolar, entonces nos graduamos hacia Uversa. Y por primera vez, nos encontramos con seres de Havona.

Hay un solapamiento. Los servitales de Havona trabajan en Uversa y sus satélites. Aquí es donde intentamos escribir nuestra tesis doctoral de la universidad del tiempo y el espacio. Y sospecho que, antes de que nos graduemos de hecho, tenemos que hacer piezas originales de trabajo, además de todo el trabajo prescrito. Puedo imaginarme un buen tema para una tesis doctoral original. Digamos que una agrupación – llevaría demasiado tiempo que una persona lo hiciera – que un grupo de graduados decide quizá escribir una tesis que evalúa las carreras de otorgamiento de los Hijos Migueles en el superuniverso de Orvonton, o quizá en el sector mayor de Splandon. ¿Qué aprendimos al analizar estas carreras? Sería una tesis interesante, ¿verdad? Aquí había otra interesante: ¿Por qué los Migueles no se otorgan siempre de la misma manera?

¿Saben que solo se requiere un otorgamiento para cada Hijo Miguel? El séptimo. Ese está prescrito. Nuestro soberano del universo se otorgó como Melquisedek, pero no como Vorondadek. Como Lanonandek, pero no como Brillante Estrella Vespertina o como arcángel. Como Adán, pero no como (Ininteligible), o como (Ininteligible). Como serafín, pero no como querubín o como criatura intermedia. ¿No suponen ustedes que, en otros universos locales, tocan algunos de esos niveles de vida que Miguel omitió? Él puede tocarlos todos. Eligió usar tres de sus otorgamientos como mortal ascendente físico, morontial y espiritual. Dejó solo cuatro para otros tipos de vida del universo. ¿No suponen que otros Migueles en otros universos locales tienen ideas diferentes? ¿No sería un estudio interesante?

¿Por qué eran diferentes los otorgamientos en este universo local, si se comparan con otro? Bien, llega un día en que nos graduamos de la universidad del tiempo y del espacio. No creo que nos echen inmediatamente. Creo que nos dejan dar un paseo por allí. Con estatus de graduados, ¿saben? Quizá por entonces nuestro universo local estará establecido en luz y vida. Podría llevar todo ese tiempo llegar allí; no creo. Si viniéramos de un universo local establecido en luz y vida, que fuera miembro del gobierno del superuniverso – Nebadon es como Hawaii, simplemente un territorio de Orvonton. Aún tenemos que ser admitidos en la Unión. Nos admitirán cuando estemos establecidos en luz y vida. Un ciudadano así, sin embargo, podría servir en la legislatura de Uversa en una de las casas que aprueban las leyes que gobiernan el superuniverso de Orvonton.

Pero llega finalmente el día en el que partimos. Y partimos con un seconafín de transporte, porque el largo vuelo a Havona, bueno, un serafín no tiene tanta autonomía de vuelo. Se quedaría sin gasolina; no tiene propulsores suficientes. Se necesita un seconafín para ir de Uversa a Havona. Un DC-3 simplemente no lo lograría. Se necesita un DC-7. Y aterrizamos en el mundo piloto del circuito exterior de Havona, donde el tiempo ya no importa. Hasta ahora, el tiempo ha tenido una importancia relativa. De aquí en adelante, no hay clases. Hasta ahora hemos avanzado a veces como individuos, a veces como clases. Pero de aquí en adelante avanzamos solo como individuos y nos acompañan tres personas: un guía de los graduados que sale a nuestro encuentro y que se queda con nosotros durante todo el ascenso de Havona; el servital asociado adscrito a ese guía; y el supernafín secundario que se nos asigne en un circuito dado de Havona. Tendremos siete supernafines secundarios diferentes al atravesar Havona.

Recordarán que nos hacen leer la letra pequeña del diploma que obtuvimos en Uversa, se acuerdan, por la presente se certifica que este individuo se ha graduado, quizá cum laude, magna summa, con la calificación que sea, dice ahí en la letra pequeña, con el sello de Orvonton, por la presente certificamos que este peregrino ascendente ha aprendido a enriquecerse con las decepciones, a deleitarse con las incertidumbres, a estimularse en presencia de las dificultades – en otras palabras, hemos desarrollado realmente la fuerza dorada de este peregrino. Es un ciudadano duro. Le hemos probado. Luego nos dicen que es en el circuito exterior de Havona – somos realmente tipos duros – pero es en el circuito exterior de Havona donde, por primera vez, descubrimos lo que significa el esfuerzo real. Somos alumnos de primer curso en la universidad de la eternidad. Es muchísimo más difícil que la universidad del tiempo y el espacio.

Es una escuela realmente dura. Es una escuela realmente dura. En el cinturón exterior de mundos de Havona, nos hacemos una idea de lo que va todo esto. Recordarán que nos dicen cuántas veces desglosan las subdivisiones; sospecho que, su tuviéramos libros de texto normales para cada materia de estudio, esta casa no sería lo bastante grande para contenerlos. Este es el curso elemental de Havona. Y cuando hemos acabado con el circuito exterior de Havona, nos presentan al Espíritu Maestro de nuestro superuniverso de origen. Este resulta ser el Espíritu Maestro número siete. Es el ser alto que conocemos en el transcurso de nuestra ascensión. Y a continuación nos trasladamos al sexto circuito.

Este es el enfoque más cercano que realizamos del Ser Supremo en toda la ascensión al Paraíso. Ellos son muy específicos. Dicen que nunca encontramos al Ser Supremo. Pero dicen que, durante nuestro paso por este circuito, le ocurren cosas a los ascendentes que solo se pueden explicar si se asume que el Ser Supremo, el Dios de la evolución, hace todo lo posible por sus hijos evolutivos con el fin de prepararlos para conocer a la deidad preevolutiva del Paraíso.

Se habla de los supernafines que trabajan en el sexto circuito de Havona como los Guías de la Supremacía. No nos guían hacia el Ser Supremo; nos guían hacia el Espíritu Maestro que habla por el Ser Supremo – el mismo Espíritu Maestro que conocimos antes, el número siete. Luego nos graduamos en el quinto circuito, y a partir de ahí, por primera vez, intentamos encontrar a la Deidad del Paraíso. En esta ocasión, la Tercera Persona de la Deidad, el Espíritu Infinito. Y si tenemos éxito - y pocos no lo consiguen – continuamos hacia el cuarto circuito, el circuito de los Hijos. Y es desde este circuito, es en este circuito donde los Hijos Creadores tienen actividades intensas. Allí reciben formación mucho antes de salir al tiempo y al espacio. Y a partir de este circuito intentamos encontrar al Hijo Eterno. Y una vez más, pocos no lo consiguen, aunque algunos quizá no lo consigan. Y después vamos al tercer circuito. Esa es la gran aventura. Saben, es extraño. Nunca habría escrito estos documentos de esta manera.

Habría hecho eso en el primer circuito, el más interior. Pero la gran aventura no tiene lugar en el último circuito de Havona. Hay dos más por delante. Y aquí, nos dicen, no se entretienen. Cualquiera que pueda ser útil se enrola para enseñar y ayudar, porque a partir de aquí intentamos reconocer al Padre Universal. Y si tenemos éxito, el resto son formalidades. Si no lo conseguimos, no es un fracaso real, es una demora. Siempre volvemos al superuniverso que tiene dentro de él ese valor educativo que asegurará que no fracasemos en el segundo intento. Ningún candidato a la ascensión ha fallado dos veces jamás. El régimen educativo quizá se rompa la primera vez, pero cuando se aplica la lectura correctora, Johnny siempre aprende a leer. Nos dicen que el segundo y primer circuitos son decepcionantes.

La gran aventura ha terminado. Y hacen la observación de que, muchas veces, las personas quieren rememorar, y desearían poder comenzar de nuevo, atravesar todo el infierno por el que han pasado, quejarse, gemir, etc. Este es un periodo tranquilo. El enorme estímulo de la aventura del tiempo ha terminado. Y el ansia atrevida de eternidad está todavía por descubrir. Vamos a contener el aliento. Y luego tenemos ese sueño final en el que despertamos en el Paraíso. Y los documentos señalan que la razón por la que no pasamos antes por ello es porque fuimos al Paraíso simplemente con un visado de estudiante. Ahora vamos a ir con estatus de residente, y el tránsito es diferente.

En esta ocasión, cuando nos despertamos a orillas del Paraíso, despertamos con estatus de ciudadanos. Y recordarán que entramos en el régimen de los supernafines primarios. Nos dicen que es como un choque acostumbrarse a la sociedad paradisíaca. Claro, hemos conocido a ciudadanos paradisíacos fuera en Havona como peregrinos descendentes. Pero claro, hemos llegado a conocer a trascendentales en el Paraíso. Saben, hay un revoltijo de los tres niveles del cuartel de bomberos en el Paraíso. Necesitamos guías. No conocemos completamente las convenciones sociales. Se necesitan directores de la conducta, intérpretes de la ética. No hay nada malo en nuestros motivos, pero necesitamos pulir nuestra técnica. Y finalmente pasamos por las manos de los Maestros de la Filosofía que conversan sobre lo incognoscible, y dicen que no lo explican en su totalidad, pero que nos sentimos mejor acerca de ello.

Y después intentamos la adoración. No creo que comprendamos lo que significa la adoración del Paraíso para un animal ascendente que finalmente ha obtenido su título, porque el tipo de adoración del que hablamos aquí abajo se asocia demasiado a menudo con el banco duro de una iglesia y el uso de un tono solemne, ¿saben? Siempre me entran náuseas cuando oigo un tono solemne. No hay nada malo en ello, simplemente no es lo mío. Iba a decir que la iglesia no es lo mío. Pero allí, nos dicen, la adoración supera al mayor placer que hayamos conocido jamás. Tanto que se les va de las manos. Y se tienen que hacer cosas para arreglarlo, de modo que no vamos a pasar toda la eternidad en adoración.

Y después, llega el tiempo en el que estamos en el círculo de recepción del Cuerpo de la Finalidad. Por primera vez, tratamos con uno de los Arquitectos del Universo Maestro, el Arquitecto de mayor rango, que administra a estos ascendentes mortales el juramento de eternidad de la Trinidad. Piensen en esto. El juramento de eternidad de la Trinidad. Es para siempre. Y ahora lo hemos conseguido. ¿Y ahora nos dormimos en los laureles?

No. El documento dice que ahora el finalitario se enfrenta al desafío de Dios Último.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos