Apéndice XXVII. Crecimiento del cosmos infinito

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

APÉNDICE XXVII

EL CRECIMIENTO DEL COSMOS INFINITO

Repercusiones de la trinitización del Supremo-Último

Concepto matriz para el cosmos infinito

Mecanismo existencial-experiencial de las funciones de la Deidad

Las asociaciones finales de la Deidad dual

En el Apéndice XXI, estudiamos el concepto del universo de la infinidad y consideramos especialmente su relación con el universo maestro nuclear. El propósito de este Apéndice es el de examinar el crecimiento del cosmos infinito y ver lo lejos que podemos penetrar (conceptualmente) en este dominio inacabable.

1. REPERCUSIONES EN LA TRINITIZACIÓN DEL SUPREMO-ÚLTIMO

La aparición trinitizada de Dios Absoluto permite a la Trinidad de Trinidades formarse como realidad objetiva; esta aparición de Dios Absoluto permite que el segundo nivel de esta trinidad múltiple tenga todos sus miembros (Apéndice XXIII, sección 5) Opinamos que la aparición trinitizada de Dios Absoluto también tiene un efecto sobre el crecimiento del cosmos infinito, y que inicia la aparición similar de los comienzos de este universo de la infinidad.

El Supremo y el Último parecen ser las expresiones finales de todo el potencial del universo maestro (finito y absoluto) Como Supremo-Último, totalizan este potencial. Dios Absoluto parece ser una proyección trinitizada de este potencial total más allá de los niveles de valor y los confines de la creación maestra. Creemos que esta proyección hacia fuera del universo maestro es el equivalente al establecimiento de una cabeza de playa en las orillas de la infinidad.

Una cabeza de playa en la infinidad. Hablamos de una "cabeza de playa en las orillas de la infinidad". Esta no es necesariamente una figura retórica; es bastante posible que pueda ser literalmente así. Como Havona se eternizó concurrentemente con la aparición del Espíritu Infinito, también es posible que llegue a surgir una cabeza de playa en la infinidad, concurrentemente con la aparición trinitizada de Dios Absoluto. Este podría ser el principio del cosmos infinito.

Consideremos las naturalezas del Supremo y del Último en este punto conceptual de nuestro estudio. Han emergido completamente. Abarcan todos los valores finitos y absonitos. Esto significa que toda la energía subabsoluta (material, mental y espiritual) se ha unificado en sus personalidades de deidad mediante la síntesis del poder y la personalidad (Apéndice XXII, secciones 5 y 9) Cuando el Supremo y el Último actúan conjuntamente como el Supremo-Último, cuando actúan sin límite como en el acto total e ilimitado de la trinitización de deidad, dicha transacción probablemente reverbere incluso en los potenciales de los Absolutos. Estas reverberaciones probablemente implicarán a todas las energías (material, mental y espiritual) ¡Todo! Y esta no es una acción subabsoluta por parte de las dos deidades experienciales. Se están implicando en "…la proyección de los experienciales en un campo de expresión creativa que sobrepasa el universo maestro". Esto se designa como una acción coabsoluta  106:0.7

Ofrecemos el concepto de que este acto de trinitización todopoderoso-omnipotente repercutirá en la cristalización repentina de la "zona interior" del cosmos infinito, de manera parecida a como el universo central de la eternidad apareció "repentinamente"  8:1.4 Esta nueva cabeza de playa en las orillas de la infinidad parece ser una materialización, una mentalización y una espiritualización (una experienciación) de una parte de la infinidad de los tres Absolutos de potencialidad. Concebimos esto como la manifestación repentina (no secuencial), la "realización" repentina de la zona interior del universo sin fin (Apéndice XXI, sección 2)

El concepto de las dos eternidades. En el acto original de la trinitización existencial, "el ciclo de la eternidad queda establecido"  8:1.3 Esto podría designarse como los albores de la eternidad existencial, la Primera Era sin comienzo, la era de Havona. ¿Podría ser que la unión experiencial del Supremo-Último al trinitizar a Dios Absoluto establezca otro ciclo de la eternidad? ¿El principio del ciclo de la eternidad existencial-experiencial? Estos podrían ser los albores de la Era Final sin fin, la era del cosmos infinito. Como la Primera Era, la Era Final es eterna. La Primera Era se inaugura con la trinitización de la deidad existencial, Dios Espíritu; la Era Final podría inaugurarse con la trinitización de deidad de naturaleza existencial-experiencial, Dios Absoluto.

Los "albores" de cada una son asombradamente parecidos; en el primer caso, hay dos deidades existenciales (el Padre y el Hijo) y una base de poder existencial (nuclear): la Isla del Paraíso. En el segundo caso, hay dos deidades experienciales (el Supremo y el Último) y una base de poder experiencial (nuclear): el universo maestro terminado.

2. CONCEPTO MATRIZ PARA EL COSMOS INFINITO

Si vamos a intentar algún tipo de razonamiento lógico sobre el universo periférico de la infinidad, entonces debemos organizar nuestro pensamiento de la manera más sencilla posible. En caso contrario nos encontraríamos embarcados en una "serie infinita" o algún otro razonamiento igualmente absurdo. Avanzamos la proposición de que un concepto en tres niveles del cosmos infinito es el más sencillo que se ajusta a nuestra lógica, y proponemos adoptar esa matriz para nuestras deducciones relacionadas con este dominio:

(a) La zona interior. Esta es la zona imaginada que apareció repentinamente junto con la aparición trinitizada de Dios Absoluto. Tenemos algunas conjeturas acerca de la magnitud de esta zona interior; creemos que es muy, muy grande. No es increíble que pueda ser tan grande como para empequeñecer al universo maestro con su magnitud. Podría ser en tamaño respecto al universo maestro como esta creación es para el gran universo (Y esta es la última estimación razonable que podemos hacer sobre magnitudes; de aquí en adelante, cualquier estimación sería absurda) Asociamos la zona interior del universo sin fin con la actividad futura de la asociación de la Deidad dual del Supremo-Último.

(b) La(s) zona(s) intermedias(s). El concepto de zona exterior contigua (o zonas) está diseñado para representar las etapas inmediatas del desarrollo del cosmos infinito. Puesto que parece que estos serían los desarrollos caracterizados por la secuencia, no tenemos manera de ligarlos o limitarlos conceptualmente. Podrían no tener fin, según lo que podemos prever. Asociamos la actividad de la asociación de la Deidad dual del Último-Absoluto con estas zonas intermedias.

(c) La(s) zona(s) exterior(es). Este concepto parece necesitar de una zona (o zonas) más en el cosmos infinito. El concepto de estas zonas exteriores podría ser puramente especulativo; el cosmos infinito en expansión quizá nunca pueda alcanzarlas realmente. Pero aún así parecen constituir un concepto válido. Asociamos estas zonas con la actividad de la asociación de la Deidad dual (la asociación del Absoluto y del Padre-Infinito, "…la culminación del ciclo de la realidad")  106:8.12

El único concepto que parece razonablemente cierto es el de la zona interior. Si aparece como un suceso repentino y no secuencial, entonces podría aparecer en realidad como una existencia terminada. La zona intermedia (o zonas) y la zona exterior (o zonas) no ofrecen esa seguridad; probablemente se expandirían con pasos secuenciales, y cuando intentáramos equiparar la secuencia a una Era Final que es eterna, no obtendríamos nada que fuera satisfactorio. En la eternidad, la secuencia podría no tener fin.

3. MECANISMO EXISTENCIAL-EXPERIENCIAL DE LAS FUNCIONES DE LA DEIDAD

En el Apéndice VI, "La Deidad Total en las eras universales", estudiamos los siete niveles de la Deidad Total, primero en términos de eternidad pasada, luego como mecanismo existencial, y después como mecanismos experienciales de las eras pos-Havona de crecimiento y desarrollo del universo maestro. Ahora estamos interesados en avanzar en el concepto para intentar proyectar esos niveles más allá de los confines del universo maestro, hacia las eras pos-últimas del cosmos infinito en expansión. A primera vista podría parecer un vuelo de lógica especulativa caracterizado más por la audacia que por el sentido común, pero hay una garantía considerable en los Documentos para este tipo de razonamiento.

Se recordará que los siete niveles de la función de la Deidad Total se identifican como sigue (2.3-10) 0:1:3-10: estático, potencial, asociativo, creativo, evolutivo, supremo y último. El nivel "absoluto" no está incluido en este inventario, aunque se menciona más adelante  0:1.13 Y un poco más allá en el texto  0:2.19 se hace una referencia a Dios Absoluto y sus funciones. Los siete niveles no incluyen ni el nivel absoluto ni la función (futura) de Dios Absoluto. Y los Documentos afirman posteriormente  0:1.13 que las Deidades del Paraíso y la Trinidad del Paraíso logran este nivel absoluto. Esto parece indicar que hay al menos un nivel de la función de la Deidad Total que no está incluido en los siete enumerados. Por consiguiente, creemos que hay garantías razonables para creer que la Deidad Total actúa (o lo hará) en uno o más niveles pos-últimos.

¿Hay diez niveles de la función de la Deidad Total? El primer estudio de las posibles extensiones de los niveles de la función de la Deidad Total llevó a considerar un posible concepto a diez niveles, en el que los siete niveles se complementarían con tres niveles supercreativos que serían las imágenes especulares de los primeros tres:

(3) El nivel asociativo (8) El nivel reasociativo
(2) El nivel potencial (9) El nivel potencial de actualización
(1) El nivel estático (10) El nivel estático-dinámico

Pero ya nos hemos encontrado antes con dificultades (Apéndice VI, secciones 3 y 4), cuando aplicamos mal los criterios de medida. Cuando aplicamos los mecanismos existenciales de crecimiento a Havona, no encontramos nada más que paradojas. Sin embargo, la creación central deja de generar paradojas cuando se considera a la luz del mecanismo existencial de la acción de la Deidad Total.

No creemos que haya diez niveles de la función de la Deidad Total en las eras pos-últimas del cosmos infinito. No creemos que la deidad actúe en los últimos cuatro niveles como se presentan en la página 2 de los Documentos. Pasemos por alto los tres primeros niveles ((1) estático, (2) potencial y (3) asociativo) y consideremos específicamente los cuatro niveles siguientes:

(4) El nivel creativo. Proponemos que este nivel dejará de actuar con la terminación del universo maestro. Dios Último funciona en los niveles "creativos finales"  0:2.18 Ahora tratamos con transacciones pos-últimas en un universo pos-último y una era pos-última.

(5) El nivel evolutivo. Hay alguna pregunta respecto a si este nivel no cambiará su carácter en las eras pos-supremas de crecimiento trascendental. Ciertamente la emergencia terminada del Supremo y el Último finalizará el funcionamiento de la deidad en este nivel. En la era pos-última, el crecimiento es tanto pos-infinito como pos-absonito.

(6) El nivel Supremo. El Supremo ha crecido más allá de este nivel. Ya no hay un nivel finito de experiencia activa, solo el recuerdo; todos los finitos han progresado más allá de su nivel de origen (Apéndice XIX, sección 3)

(7) El nivel Último. El Último parece actuar en un nivel pos-último. Creemos que el nivel último se ha vuelto latente.

Si estos niveles de la función de la Deidad Total relacionados con los mecanismos experienciales de crecimiento se han vuelto latentes, entonces ¿cómo consideraremos los niveles de la función de la Deidad Total? Señalamos (Apéndice VI, sección 4) que el mecanismo existencial difería de los mecanismos experienciales. Podríamos sospechar que el mecanismo existencial-experiencial será diferente a todo lo que ha sucedido antes.

3-A. LOS SIETE NIVELES EXISTENCIALES-EXPERIENCIALES DE LA FUNCIÓN DE LA DEIDAD TOTAL

Ofrecemos el siguiente concepto de los siete niveles posibles de la función de la Deidad Total en la era pos-última:

(1) El nivel estático (5) El nivel reasociativo
(6) El nivel potencial en actualización
(7) El nivel estático-dinámico
(2) El nivel potencial
(3) El nivel asociativo
(4) El nivel coabsoluto

En nuestra opinión, los tres primeros niveles son existenciales; insisten en la consideración de los mecanismos experienciales, y seguirán insistiendo en nuestro examen del mecanismo final. Como cuarto nivel hemos incluido el "coabsoluto" porque parece que los coabsolutos actuarán en la era pos-última  106:0.7(1293:4) 117:7.10(1226:13) 112:1.9 Los últimos tres niveles tendrán un examen más detallado.

Si el nivel asociativo proporciona el agrupamiento inicial de personalidades y deidades, entonces el nivel reasociativo podría proporcionar la formación de la trinidad final, la Trinidad de Trinidades. El nivel potencial es el almacén para todo lo que la deidad se ha propuesto, pero que todavía no se ha hecho real. El nivel potencial en actualización es el nivel en el que dichos potenciales se hacen actuales, y si esto pudiera llegar a terminarse alguna vez, podríamos denominar a este nivel el "nivel actualizado-potencial". El nivel estático está "contenido en sí mismo y existente por sí mismo"  0:1.4; el nivel estático-dinámico podría expresarse y revelarse a sí mismo. El término "estático-dinámico" es peculiar, pero los Documentos emplean este mismo término cuando hablan sobre las actividades del Absoluto Universal  0:1.14

Cuando el Supremo y el Último se unen como Supremo-Último al trinitizar a Dios Absoluto (y haciendo objetiva de este modo a la Trinidad de Trinidades), esto es algo diferente a, y más que, el regreso al nivel asociativo de la función de la Deidad Total. Esto constituye el avance experiencial hacia un nivel de la función de la Deidad Total: un nuevo nivel existencial-experiencial. Lo que permanece más allá del nivel reasociativo no es simplemente el nivel de los potenciales. Es el nivel en el que los potenciales se hacen actuales directamente. No hay maduración de los potenciales (Apéndice VII, sección 2), no hay mitigación de los potenciales de los Absolutos; en la Era Final, las fuerzas y agencias supercreativas trabajan al fin directamente en y con estos potenciales absolutos. El proceso transformador ha alcanzado los niveles asociado-absoluto, coabsoluto y absoluto de funcionamiento. Y finalmente el logro parcial de la deidad existencial-experiencial (de alguna función en alguna fase de este nivel final) no es un regreso al nivel estático. El nivel estático, el nivel que "se contiene a sí mismo y existe por sí mismo", se volverá dinámico hasta cierto punto y medida. Hasta el punto en que este nivel esté sin penetrar, permanezca estático y siga siendo el primer nivel de la función de la Deidad Total. Hasta el punto en que este nivel está penetrado por la dinámica del cambio, se convierte en el nivel estático-dinámico (el séptimo y último nivel de la función de la Deidad Total existencial-experiencial)

3-B. EL NIVEL REASOCIATIVO DE LA FUNCIÓN DE LA DEIDAD TOTAL

Cuando leemos  0:1.13 que el nivel absoluto permanece más allá del último, y que "no está unificado por completo experiencialmente", pero está unificado por las Deidades del Paraíso (existencialmente, y en la Trinidad del Paraíso), deberíamos reconocer el funcionamiento del mecanismo existencial de la función de la Deidad Total (Apéndice VI, sección 4) Pero estas son las funciones de un mecanismo existencial; dichas funciones no son características de los mecanismos experienciales, ni parecen aplicarse al funcionamiento de un mecanismo existencial-experiencial. La deidad existencial sí actúa asociativamente (respecto a la trinidad) en los niveles pos-últimos (absolutos) Creemos que la deidad experiencial también hará lo mismo: primero, en la formación de la Trinidad Absoluta, después en la trinitización de Dios Absoluto, y finalmente (en asociación con los existenciales) en la reasociación de la Deidad Total a través de la formación de la Trinidad de Trinidades.

En el nivel asociativo, la deidad existencial consuma la unión de la deidad en la Trinidad existencial (del Paraíso) En el nivel reasociativo, toda la deidad (existencial y experiencial) consuma la reunión en la Trinidad de Trinidades.

La Trinidad del Paraíso "…es existencial en actualidad, pero todos sus potenciales son experienciales" (15.8 ) 0:12.1 La disposición de "dos niveles subabsolutos" de la realidad hace que la aparición de las dos trinidades experienciales sea inevitable  0:12.1) La primera Trinidad experiencial emerge del primer nivel, y actúa en los niveles absonitos de la ultimidad; fuera del segundo nivel emerge la segunda Trinidad experiencial, que actúa en los niveles experienciales de la absolutidad (respecto a la calidad, si no a la cantidad) El primer nivel de la Trinidad de Trinidades proporciona la reasociación total de toda la deidad que es actual, objetiva y trinidad.

Además de la emergencia de las trinidades experienciales, observamos la emergencia de las deidades experienciales; dos de ellas mediante la personalización del poder y la tercera mediante la personalización trinitizada. Cuando estas tres deidades (el Supremo, el Último y el Absoluto limitado) están unidos en el segundo nivel de la trinidad triple, esto constituye la reasociación de toda la deidad actual y objetiva y es superaditiva en la creación de la "trinidad interna", la tercera Trinidad experiencial. La trinidad triple total puede hacerse actual y actuar; pero no puede ni unificarse ni actuar de manera universal. La penetración experiencial del nivel absoluto siempre será cualitativamente objetiva pero cuantitativamente incompleta.

3-C. EL NIVEL POTENCIAL EN ACTUALIZACIÓN

No creemos que la deidad experiencial (o incluso la deidad existencial-experiencial) pueda comenzar a actuar en el nivel potencial en actualización hasta que se den (al menos) dos condiciones previas:

(a) El agotamiento del potencial de crecimiento subabsoluto. Primero, esto significa que el potencial para el crecimiento finito se ha agotado. Esto sucede al final de la Segunda Era, cuando el Supremo emerge y el gran universo ha terminado su crecimiento. Después, esto significa que el potencial para el crecimiento absonito se ha agotado. Esto tiene lugar al final de la Sexta Era, cuando se unifica la primera Trinidad experiencial, emerge el Último y el universo maestro ha terminado su crecimiento. Con el agotamiento de todo el potencial finito de crecimiento y todo el potencial absonito de crecimiento, parece que todo el potencial de crecimiento subabsoluto se ha agotado. Por lo tanto, todo crecimiento experiencial posterior debe tener lugar en niveles superfinitos y superabonitos. Esos niveles tendrían que ser absolutos, y el crecimiento en esos niveles implicaría que los potenciales absolutos se han hecho actuales mediante la acción directa de fuerzas y agencias supercreativas y experienciales.

(b) La penetración experiencial del nivel absoluto. Creemos que esto tiene lugar en los albores de la era pos-última, con la formación de la segunda Trinidad experiencial; en la formación objetiva de la Trinidad de Trinidades; con la unión del Supremo y el Último en la trinitización de Dios Absoluto; y en la formación de la tercera Trinidad experiencial, en el segundo nivel de la trinidad triple. Esto constituye una penetración experiencial del nivel absoluto y pone a las deidades y trinidades experienciales, y a las deidades y trinidades existenciales-experienciales, en contacto directo con los Absolutos de potencialidad.

[Nota del autor: los conceptos de esta sección no están terminados]

3-D. EL NIVEL ESTÁTICO-DINÁMICO DE LA FUNCIÓN DE LA DEIDAD TOTAL

Tenemos todas las razones para creer que la deidad experiencial penetrará este nivel, al menos la deidad existencial-experiencial. Repetimos la palabra "penetrará". Es algo que "penetrará" este nivel, y será algo diferente a "agotarlo".

Si consideramos una vez más la designación elegida para este nivel, se hará evidente que implica una continuación del crecimiento. Es una activación dinámica de lo que es originalmente estático, y si la dinámica de crecimiento debe agotar alguna vez la potencialidad total, entonces el nivel estático-dinámico se volverá "estático" de nuevo.

Pero: "La estática en el crecimiento nunca puede aparecer en la totalidad del cosmos…", porque los Absolutos actuales están incalificados y los Absolutos potenciales son ilimitados. No existe nada que se pueda considerar como un final  115:3.17 Sin embargo, la falta de un final no implica la correspondiente falta de un principio (y una continuación)

[Nota del autor: Los conceptos de esta sección no están terminados]

4. LAS ASOCIACIONES FINALES DE LA DEIDAD DUAL

Si las relaciones del universo maestro entre la Deidad Total (trinidad) y la Deidad dual continúan en las eras pos-últimas del cosmos infinito, entonces podemos buscar de nuevo aplicar un principio que antes ha sido útil: pioneros de la Deidad dual, la Trinidad se consolida (Apéndice V, sección 1) Si este principio continuara aplicándose en los ciclos de crecimiento del universo de la infinidad, entonces esperaríamos que las asociaciones asociativas de la Deidad dual precedieran a las funciones en consolidación de la Deidad Total: la Trinidad de Trinidades.

Recapitulemos lo que sabemos sobre las asociaciones de la Deidad dual. Comienzan en la eternidad pasada y parecen continuar en la eternidad futura. Consideremos lo siguiente:

La asociación Padre-Hijo trinitiza al Espíritu Infinito y se eterniza en el universo central de la eternidad.

La asociación Hijo-Espíritu contribuye a la emergencia del Ser Supremo y perfecciona 700.000 universos locales.

La asociación Espíritu-Supremo contribuye a la emergencia del Último y diversifica progresivamente el universo maestro.

El Supremo-Último trinitiza a Dios Absoluto e inaugura (probablemente) la zona interior del cosmos infinito.

El Último-Absoluto parece mantener una relación con el Supremo-Último que es análoga a la que mantiene el Hijo-Espíritu con el Padre-Hijo.

El Absoluto y el Padre-Infinito es la asociación final de la Deidad dual y completa el ciclo de la realidad.

Las tres primeras asociaciones de la Deidad dual parecen estar relacionadas con el origen y la perfección del universo maestro, incluyendo Havona. Las asociaciones del Padre-Hijo, Hijo-Espíritu y Espíritu-Supremo parecen iniciar los comienzos, mantener el crecimiento y ocasionar la terminación de toda la creación maestra. Las últimas tres asociaciones de la Deidad dual parecen actuar fuera del universo maestro.

En este punto, nos gustaría volver al Apéndice VI, sección 2, para pedir prestado un concepto y adaptarlo. En aquella discusión sobre las funciones de la Deidad Total, dimos tres pasos conceptuales tras la Primera Era del Universo, que llamamos así:

(a) La Era Cero: la primera era preuniversal.

(b) El concepto pre-Cero: la segunda era preuniversal.

(c) Tras el pre-Cero: la tercera era preuniversal.

En nuestros intentos de pensar a nuestra manera en la era pos-última del cosmos infinito, será útil adaptar esta terminología. Sin embargo, en este caso estamos avanzando conceptualmente hacia la eternidad futura, no emergiendo conceptualmente de la eternidad pasada. Estamos intentando imaginar eras que llegarán después del universo maestro (subdivisiones de la era pos-última) Tenemos la opinión de que esas tres eras están relacionadas con nuestro "concepto matriz" para el cosmos infinito, y que cada era se relaciona con una de las tres zonas que hemos proporcionado en esta matriz. También creemos que una de las asociaciones de la Deidad dual estará actuando en particular en cada una de esas eras de la zona relacionada.

4-A. LA PRIMERA ERA DEL POS-UNIVERSO: EL SUPREMO-ÚLTIMO

Como conjeturamos anteriormente en este Apéndice, es probable que la trinitización de Dios Absoluto por el Supremo-Último cause una considerable repercusión en los potenciales absolutos. Es probable que el primer escenario, la zona interior, del cosmos infinito aparezca simultáneamente con este suceso. Esta zona interior es la supercreación de la primera era del pos-universo. Esta es la era del Supremo-Último, la era en la que proyectan más allá del universo maestro la suma total del contenido experiencial total de esta creación maestra.

Volvamos al principio de todas las cosas para esas analogías que orientan nuestro pensamiento. Al principio, el Padre y el Hijo se vuelven conscientes de su unicidad completa, de su interdependencia eterna, de ahí que entren en la asociación existencial de la eternidad  8:0.2 Al final (de todo crecimiento subabsoluto) creemos que el Supremo y el Último se volverán conscientes de su unicidad completa, de su interdependencia eterna en el futuro, de ahí que entrarán también en la asociación experiencial de la eternidad futura.

4-B. LA SEGUNDA ERA DEL POS-UNIVERSO: EL ÚLTIMO-ABSOLUTO

Los Documentos nos dicen  106:8.12 que la asociación de la Deidad dual del Supremo-Último dará lugar a una nueva asociación del Último-Absoluto. Si volvemos de nuevo al comienzo de las cosas, encontraremos un desarrollo paralelo. Se nos informa de que el Espíritu tiene la misma relación con el Hijo en las creaciones posteriores que la que el Hijo tiene con el Padre en la creación original (Havona) 8:3.3 Si este es el caso, entonces podemos deducir razonablemente que la asociación de la Deidad dual del Supremo-Último inaugurará la aparición (no secuencial) de la zona interior del cosmos infinito en la primera era del pos-universo. Podríamos deducir posteriormente que comenzará a funcionar una nueva asociación de Dios Último y Dios Absoluto, siempre que comience la segunda era del pos-universo.

Avanzamos la opinión de que el Último-Absoluto comenzará a funcionar en el cosmos infinito en cualquier momento tras la aparición de la zona interior de este universo sin fin. Esto parece ser una asociación de la Deidad dual que comienza a funcionar en el segundo escenario de desarrollo (en la[s] zona[s] intermedia[s]) y que seguirá haciéndolo en las profundidades de la Era Final, y en las regiones remotas del universo periférico de la infinidad.

Se nos informa de que los Ajustadores Personalizados sirven en los dominios "del Último, del Supremo-Último, e incluso hasta los niveles del Último-Absoluto"  109:7.5 Si los Ajustadores Personalizados sirven (o servirán) en estos niveles y estos dominios, entonces creemos que los finalitarios también estarán allí, porque el potencial de eternidad de las dotaciones personales de los finalitarios es en gran parte como la manifestación actual de las dotaciones personales de los Ajustadores Personalizados.

4-C. LA TERCERA ERA DEL POS-UNIVERSO: EL ABSOLUTO Y EL PADRE-INFINITO

Se nos informa  106:8.12 de que la transición de la asociación de la Deidad dual del Último-Absoluto a la del Absoluto y el Padre-Infinito equivale a "… la culminación del ciclo de la realidad". Este es evidentemente el alcance final de Dios Absoluto en la penetración experiencial del cosmos infinito.

Esta afirmación sugiere algún tipo de contacto y relación funcional entre Dios Absoluto y el Padre como Infinito. Respecto a lo que pueda ser esta relación, solo podemos hacer conjeturas. Pero tenemos la creencia de que nos estamos acercando mucho conceptualmente a las realidades pos-experienciales.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos