Apéndice XXVI. Funciones del Supremo-Último

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

APÉNDICE XXVI

FUNCIONES DEL SUPREMO-ÚLTIMO

¿Qué es el Supremo-Último?

La Mente Supremo-Última

Sus funciones en el universo maestro

Sus funciones en el cosmos infinito

En nuestra opinión, la asociación de Deidad dual del Supremo-Último constituye un puente funcional que une el universo maestro (como núcleo) con el cosmos infinito (como citoplasma) El Supremo es el soberano de los universos nucleares; el Último es el coordinador del universo maestro; el Supremo-Último constituye el cénit de la deidad experiencial en el universo maestro y probablemente actúa como una "…proyección de los experienciales en un campo de expresión creativa que sobrepasa el universo maestro"  106:0.7 Como tal proyección, el Supremo-Último debe tener actividad coabsoluta. También creemos que esta proyección hacia el cosmos infinito podría reflejarse de vuelta al universo maestro desde esos reinos periféricos.

1. ¿QUÉ ES EL SUPREMO-ÚLTIMO?

Los Documentos hablan a menudo del Supremo-Último. Con frecuencia es el tercer miembro de una serie (Supremo, Último y Supremo-Último) ( 13:1.18, y hay otras referencias) Concebimos este término como algo similar a la designación "Padre-Hijo". Es el nombre dado a una asociación de la Deidad dual que surge a la existencia como resultado de la aventura de la trinitización. Pero la realidad funcional del Padre-Hijo no impide que encontremos tanto al Padre como al Hijo como personalidades separadas; y creemos que la existencia (algún día) de la asociación del Supremo-Último no impedirá ni al Supremo ni al Último trabajar separadamente como personas individualizadas. Estarán funcionalmente unidos, pero solo en ciertos aspectos.

Cuando el Padre se une con el Hijo (en la trinitización del Espíritu), se limita él mismo en solo un aspecto: "Como personalidad absoluta e incalificada". Dios ya no puede trabajar solo, únicamente en conjunción con el Hijo  10:2.1) En otros aspectos, el Padre Universal puede actuar y actúa bastante separadamente del Hijo Eterno. Algunas de esas limitaciones caracterizarán sin duda a la unión del Supremo-Último; se harán inseparables respecto a alguna fase o fases de funcionamiento, pero en cualquier otro caso serán accesibles como personalidades separadas y actuarán como seres individuales.

El Supremo-Último no es una persona. Parece ser:

(a) Una asociación de la Deidad dual que aparecerá algún día. Como tal asociación, difiere de todas las demás asociaciones de la Deidad dual, exceptuando la asociación Padre-Hijo. Estas son las dos únicas asociaciones así que se iniciaron mediante un acto de trinitización de la deidad.

(b) Un nivel de funcionamiento. La asociación Supremo-Último es una asociación de la Deidad dual que va a hacerse objetiva en un futuro muy lejano. El nivel funcional del Supremo-Último es una realidad presente que ha existido probablemente desde los "albores del tiempo", al comienzo de la era actual del universo.

(c) Un límite experiencial. El nivel supremo-último es probablemente un límite de algún tipo en lo que respecta a la realidad experiencial. Probablemente representa la asistencia más lejana de los experienciales hacia el nivel absoluto. Más allá del nivel supremo-último de funcionamiento, los experienciales parecen asociarse con los existenciales (como en Dios Absoluto, que es designado como una deidad existencial-experiencial)

Parece razonable que adjuntemos connotaciones diferentes a las designaciones "Supremo-Último" y "supremo-último". La primera se usaría como nombre, y la segunda como adjetivo.

2. LA MENTE SUPREMO-ÚLTIMA

Los Documentos hablan de la mente del Padre-Hijo, pero no se refieren a la "mente del Hijo-Espíritu" o a la "mente del Espíritu-Supremo"; sí hablan de la "Mente Supremo-Última". Consideremos lo siguiente:

23:4.2 Se cree que la creación de los Mensajeros Solitarios "…está relacionada de alguna manera con la donación de la Mente Supremo-Última".

(256.2-4) 23:0.1 Los Mensajeros Solitarios fueron creados todos al mismo tiempo; su número es fijo. Son muy viejos; han desempeñado sus funciones desde "casi la eternidad". Son los primeros de los hijos del Espíritu Infinito en ser conscientes del tiempo.

Deducimos que el Espíritu Infinito donó la Mente del Supremo-Último en los albores del tiempo. Pero, si no hay asociación de la Deidad dual del Supremo-Último hasta el final de la Sexta Era del Universo y la terminación del universo maestro, ¿a quién donó la Mente Supremo-Última? Sugerimos que el depósito provisional de este nivel mental recae en los Espíritus Maestros. Podemos razonar mediante una analogía basada en lo que se nos dice sobre la Mente Suprema:

56:6.2 Cuando el poder en evolución del Todopoderoso comenzó a converger desde las creaciones espaciotemporales, se unificó con la persona espiritual del Supremo en Havona mediante la Mente Suprema, que se separó del potencial infinito de la mente en el Espíritu Infinito y se convirtió en "…la mente funcional activa del Ser Supremo".

116:1.3 Durante la emergencia evolutiva del Supremo, su "…potencial mental descansa en los Siete Espíritus Maestros".

16:2.4 Colectivamente, los Espíritus Maestros poseen "los atributos supremo-últimos" del Espíritu Infinito.

Deducimos que los Siete Espíritus Maestros podrían actuar como custodios-depósitos no solo de la Mente Suprema, sino también de la Mente Última y de la Mente Supremo-Última.

Creemos que es significativo que estos mismos Espíritus Maestros sean la fuente de autoridad de las uniones trinitizantes mixtas de dos criaturas  22:7.10 Los descendientes trinitizados de dichas uniones mixtas (un finalitario y un ciudadano del sistema Paraíso-Havona) son conocidos como hijos del destino trinitizados. Respecto a estos hijos del destino, los Documentos dicen:

22:7.14 El esfuerzo trinitizante que da como resultado la creación de estos hijos "…repercute en ciertas fases de la Mente Supremo-Última".

22:7.14 Los hijos del destino trinitizados "…trascienden la creación; representan unas realidades de la Deidad Supremo-Última… [y] personifican ciertos aspectos de la función no revelada del Supremo-Último".

(262:4) 23:4.3 Cada uno de los hijos del destino trinitizados tiene asignado un Mensajero Solitario.

(250:4) 22:7.10 Esas parejas, hijos del destino y Mensajeros Solitarios, se retiran del servicio en el universo y se mantienen en Vicegerington, en los "…colegios secretos del cuerpo de los Hijos Creadores".

La trinitización mixta (la unión de un ciudadano del Paraíso-Havona con un ser ascendente de los superuniversos) es la unión de un existencial con un experiencial. Al parecer, esto es lo que causa la "repercusión" en ciertas fases de la Mente Supremo-Última. Si la Mente Supremo-Última está implicada, entonces esos seres son pos-últimos. Puesto que se dice que estos seres "trascienden la creación", seguramente son pos-últimos, pues el nivel último es el nivel creativo final  0:2.17

Los Mensajeros Solitarios están asociados con el origen de la Mente Supremo-Última; los hijos del destino son repercusiones de personalidad de las fases de esta mente; los dos órdenes de seres están asociados. Esto es más que casualidad y coincidencia. Y ¿dónde están domiciliados esos pares únicos de personalidades? En Vicegerington, en "…los colegios secretos de… los Hijos Creadores". Pero Sonarington es el mundo hogar "…para todos los Hijos del Hijo Eterno…"  13:1.7 Los Documentos señalan  13:2.5 que esperaríamos que los Hijos Creadores consideraran Vicegerington como su hogar, puesto que tienen su origen en el Padre y el Hijo, "…pero éste no es el caso en la presente era del universo dominada por las actividades de Dios Séptuple". Aún así, los Hijos Creadores tienen sus "colegios secretos" en Vicegerington. Todo esto sugiere una preparación para las eras pos-supremas (o pos-últimas) del universo maestro, eras en las que cambiará el estatus de los Hijos Creadores, eras en las que estos hijos del destino se harán funcionales, eras en las que se manifestarán las actividades del universo maestro no reveladas del Supremo-Último.

3. SUS FUNCIONES EN EL UNIVERSO MAESTRO

Hay indicios para creer que tanto el Supremo como el Último están presentes actualmente en Havona, pero hay una cuestión relativa a una presencia funcional parecida del Supremo-Último:

(162:4) 14:6.29 "… la presencia personal… del Supremo y del Último se encuentra en Havona".

13:2.10 El texto habla de "…El Supremo… El Último… y el futuro Supremo-Último".

Al parecer, tanto el Supremo como el Último están presentes en el universo central en sentido calificado (personal y superpersonal), pero la actividad del Supremo-Último parece ser toda ella una realidad futura. Como está relacionada con esas dos deidades experienciales, esta actividad parece ser puro potencial. No obstante:

(188:5) 16:3.17 El Séptimo Espíritu Maestro puede ser un retrato de la actitud del Supremo, del Último y del Supremo-Último.

Como señalamos anteriormente, el Supremo-Último debe ser más que una presencia funcional: también parece ser un nivel de funcionamiento. Este nivel de funcionamiento parece ser una realidad presente, sin contar con que la asociación de la Deidad dual del Supremo y el Último está proyectada para el futuro lejano. Consideremos lo siguiente:

(186.3-4) 16:2.4-5 Colectivamente, los Espíritus Maestros están dotados de "… los atributos supremo-últimos de la Fuente-Centro Tercera". Colectivamente son uno con la Fuente-Centro Tercera y en todos los niveles subabsolutos.

(185.3-4) 16:1.3-4 La unión de deidad colectiva y séptuple de los Siete Espíritus Maestros expresa la Deidad del Paraíso en la Supremacía y la Ultimidad, y abarca "…el ámbito funcional del Supremo-Último para el universo maestro y en él". Esta expresión no es absoluta.

Inicialmente deducimos de estas citas que el nivel supremo-último de funcionamiento afecta al absoluto e incluye todo lo que es subabsoluto. En segundo lugar, este nivel funcional está activo en el momento actual en la unión de deidad de los Siete Espíritus Maestros. En tercer lugar, las actividades de los Espíritus Maestros en el nivel supremo-último están en relación con el universo maestro y no implican al cosmos infinito.

El dominio del Supremo-Último parece incluir todo el crecimiento y desarrollo posible en el universo maestro, desde un punto de vista interno. Estos pasajes así lo sugieren:

13:1.2 Los Secretos de Supremacía gobiernan los siete mundos del Padre en las regiones cercanas al Paraíso. En estos siete mundos y en las esferas asociadas del Hijo y del Espíritu están comprendidos los potenciales de la función del universo maestro.

(149.) 13:2.10 Al hablar de los Secretos Trinitizados de Supremacía, se señala que "… son los secretos del Supremo…, del Último, e incluso… del Supremo-Último".

Estas citas parecen indicar que el Supremo-Último es la expresión final de todo el potencial del universo maestro, y estos potenciales están actualmente bloqueados en las 21 esferas sagradas del Paraíso. Y también, con el universo central:

14:6.4 Ciertas actividades de Havona se designan como "finito-ascendentes - evolutivas Supremo-Últimas".

El diseño eterno del universo central anticipa de manera evidente las actividades de algún día futuro del nivel supremo-último y mantiene estas necesidades. Pero Havona también contiene "grupos fundamentales de vida" que incluyen niveles designados como últimos, coabsolutos y absolutos (156.6, 11-13) 14:4.1, 6-8 La creación central anticipa el nivel supremo-último de actividad y de funciones que parecen encontrarse más allá de este nivel.

4. SUS FUNCIONES EN EL COSMOS INFINITO

Los Siete Espíritus Maestros en unión de deidad "… abarcan el ámbito funcional del Supremo-Último para el universo maestro y en él" (185.3-4) 16:1.3-4 Pero dudamos de que esos Espíritus elevados abarquen ese ámbito en el cosmos infinito. El nivel de actividad del Supremo-Último parece ser el nivel final en el que el universo maestro puede evolucionar como un universo aislado. El Supremo-Último parecería representar un máximo, un límite, un techo de crecimiento.

Pero esta asociación de Deidad dual parece tener también un ámbito exterior al universo maestro. Los Documentos hablan de una proyección de la realidad experiencial fuera del universo maestro, en un nuevo campo más extenso de expresión supercreativa, y sugieren que esto "equivale" a la función y al estatus coabsoluto. Esto no es realidad absoluta en sentido existencial, sino que es "absoluto asociable" en sentido experiencial (1163.1-2) 106:0.7-8 En su función final, parece que el Supremo-Último será coabsoluto (Este término, "coabsoluto", aparece en el inventario de los grupos fundamentales de vida en Havona [156.12) 14:4.7], es el número seis de una lista de siete, y "absoluto" es el séptimo de la lista)

Creemos que la asociación de Deidad dual del Supremo-Último se formará después del final de la Sexta Era del Universo. Proponemos que los Documentos ofrecen muchos indicios de la función de esta Deidad dual a lo largo del universo maestro terminado. Proponemos que la Deidad dual actuará también en el cosmos infinito, y que constituirá el vínculo inicial entre la creación maestra nuclear y el universo periférico citoplasmático de la infinidad. Creemos además que el Supremo-Último será la primera de las asociaciones de la Deidad dual en estar activa en el cosmos infinito, del mismo modo que la asociación Padre-Hijo tomó la iniciativa en la creación del universo original, la creación central.

Se nos informa de que los Ajustadores Personalizados están destinados a ministrar en los reinos "… del Último, el Supremo-Último, e incluso hasta los niveles del Último-Absoluto" 109:7.5Aquí nos encontramos algo que se encuentra, inesperadamente, más allá del Supremo-Último. ¿Es el Último-Absoluto una nueva asociación de la Deidad dual que se desarrollará en alguna parte, en los confines lejanos del espacio? (Apéndice V, sección 6)

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos