Apéndice XXII. La síntesis del poder y la personalidad

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

APÉNDICE XXII

LA SÍNTESIS DEL PODER Y LA PERSONALIDAD

Definición de los términos: personalidad y poder

¿Por qué tiene lugar? ¿Y por qué en tres niveles?

El desafío de la síntesis del poder y la personalidad

¿por qué tiene lugar en tres niveles?

La síntesis finita del poder y la personalidad

Enriquecimiento de la realidad experiencial a cargo de la divinidad del paraíso

El nivel absonito: El estatus presupremo

El nivel absonito: El estatus pos-supremo

El nivel absonito: La síntesis del poder y la personalidad

La síntesis del poder y la personalidad en el nivel absoluto

Una vez más, los Documentos hacen referencia a la "síntesis del poder y la personalidad" o a la "unificación del poder y la personalidad" o a la "personalización de poder". Este es el proceso de reunir el poder y la personalidad. Parece que es uno de los principios básicos que rigen el crecimiento evolutivo y experiencial en el universo maestro, y está relacionado con las deidades experienciales. El propósito de este Apéndice es examinar este principio en detalle.

1. DEFINICIÓN DE LOS TÉRMINOS PERSONALIDAD Y PODER

Exactamente ¿qué es lo que se reúne en el proceso de síntesis del poder y la personalidad? Conviene utilizar alguna definición cuidadosa antes de comenzar nuestro examen de este tema. Y aquí no nos ayuda el diccionario porque los Documentos adjuntan sus propios significados a las palabras "poder" y "personalidad".

El significado de la palabra "personalidad". La definición (o, más bien, la descripción) de la palabra "personalidad" viene sugerida en las citas siguientes:

5:6.1 La personalidad es un misterio no resuelto.

1:5.13 Es mucho más que uno de los atributos de Dios; "es la revelación de Dios".

1:5.4 "Dios es personalidad".

4:4.2 "Dios tiene voluntad - él es voluntad".

4:4.4 "…la infinidad de voluntad es sólo suya".

105:1.5 La personalidad (al menos la prepersonalidad) es uno de los mínimos básicos que se requieren en relación con la exploración histórica de la eternidad pasada. Incluso en "…ese momento estático hipotético de la eternidad… debemos suponer que existe la posibilidad de la voluntad autónoma".

Respecto a la personalidad subabsoluta:

(1227.11-14) 112:2.2-5 (a) La materia está subordinada, la mente está coordinada, y el espíritu está dirigido en potencia.

112:0.5 (b) Está relativamente libre de "…las trabas de la causalidad antecedente. Es relativamente creativa o cocreativa".

112:0.7 (c) No tiene identidad en y de sí misma, pero puede "…unificar la identidad de cualquier sistema energético viviente".

Deducimos que la personalidad destaca claramente respecto a las tres energías: espíritu, mente y materia. La realidad de estas tres energías puede expresarse tanto en términos cualitativos como cuantitativos. La realidad de la personalidad solo puede expresarse en términos cualitativos. Esto está particularmente bien ilustrado en las estimaciones hechas respecto a los cuatro circuitos absolutos de gravedad  12:3.1 La acción de la gravedad en los dominios de la materia, la mente y el espíritu puede calcularse, pero el funcionamiento del circuito de personalidad del Padre, la gravedad de la personalidad, "no es calculable".

Como ejemplo: piensen en el color "rojo". Podemos pensar en él como una realidad abstracta: el rojo solo, sin nada más. Pero esta no es una realidad auténtica; es un concepto abstracto. Nadie ha visto en realidad el color rojo solo y sin nada más. Siempre pensamos en algo que es rojo. Tampoco percibimos la personalidad como una realidad aislada. Siempre sabemos de alguien que es una persona. Pero el color "rojo" determina completamente el tono del objeto que colorea, y del mismo modo la personalidad impregna (domina) a todo ser que sirve como vehículo de la vida para la personalidad unificadora.

El significado de la palabra "poder". Los Documentos dicen claramente que no podemos seguir las definiciones que el idioma inglés (o español) dan a las palabras poder, energía y fuerza  0:6.2 Los Documentos definen el uso de estas palabras como sigue:

0:7.10 La movilización del poder, en relación con el Supremo, se describe como una movilización ascendente y una unificación cada vez más perfecta de toda la realidad finita.

44:5.5 La expresión "realidad finita total" incluye las tres energías: física, mental y espiritual. El Supremo es la unificación experiencial de toda la divinidad del gran universo.

0:7.9 El Supremo es la síntesis del "poder experiencial y la personalidad espiritual".

0:6.2 Poder también se emplea para designar la soberanía.

En los reinos físicos, la palabra "poder" (como en la expresión "poder universal") se aplica a esa etapa de la evolución de la energía en la cual la energía emergente se somete al control inteligente del Séptuple y el Supremo  42:2.14 Respecto a la mente y el espíritu, podríamos razonar adecuadamente por analogía: la mente emergente y el espíritu emergente (espíritu que emerge del Absoluto de la Deidad) también tendrían sus etapas de desarrollo maduro que serían análogas al "poder universal". Estas tres energías, cuando están controladas por los Creadores Supremos y se integran en el Todopoderoso, representarían el poder (el poder soberano del Todopoderoso Supremo) en todo el sentido de la palabra  116:4.1 116:5.1

2. ¿POR QUÉ TIENE LUGAR LA SÍNTESIS DEL PODER Y LA PERSONALIDAD?

¿Existe alguna razón o necesidad básica para el proceso de unificación del poder y la personalidad? ¿Hay algo en la naturaleza de Dios, o en la relación que Dios ha establecido, que hace que este proceso sea inherente de manera natural y divinamente inevitable? Con esta pregunta en mente, examinemos la naturaleza de Dios, revisemos la manera en la que ha expresado su naturaleza en la diversidad, consideremos cómo ha coordinado esta diversidad mediante técnicas existenciales. Para hacer esto, será necesario considerar lo siguiente:

(a) La unidad absoluta de la naturaleza de Dios

(b) La expresión dual de la naturaleza de Dios manifestada

(c) La coordinación funcional de la realidad manifestada

(d) Una comparación por contraste de los Actuales y los Potenciales

Una vez hemos estudiado lo que sucede existencialmente, deberíamos continuar con la consideración de las repercusiones y las consecuencias experienciales de estas transacciones existenciales.

(a) La unidad absoluta de la naturaleza de Dios

4:4.1 Dios se define como "…energía intencional (espíritu creador) y voluntad absoluta…"

(638.2-3) 56:1.4-5 Dios no podría tener naturaleza dual, física y espiritual, porque Dios "está absolutamente unificado". La energía pura y el espíritu puro convergen en su persona, y allí son una.

Comenzamos con la absolutidad de la unidad de Dios. En él no hay algo como energía espiritual y energía no espiritual. En este punto pensamos en un nivel conceptual anterior y ancestral, tanto al espíritu paradisíaco como a la monota paradisíaca.

(b) La expresión dual de la naturaleza de Dios manifestada

11:9.3 Cuando el Padre da expresión al Hijo Original, la repercusión de este acto es la aparición de la Isla del Paraíso. De este modo, Dios proyecta la realidad manifestada en dos direcciones: lo personal-espiritual frente a lo no personal-no espiritual, el Hijo frente al Paraíso.

(471.3-4) 42:2.19-20 La energía de la Isla del Paraíso se denomina monota; es la expresión no espiritual de la energía del Padre. La energía espiritual del Hijo Eterno es la revelación espiritual de la energía del Padre. En el Paraíso, estas dos energías son de naturaleza aparentemente idéntica; se distinguen solo por el nombre: espíritu paradisíaco y monota paradisíaca.

107:5.3 El Hijo Eterno (como el Padre) es anterior a la mente. Los dos tienen mente, y esta es ancestral a la mente del Espíritu Infinito.

11:2.9 El Paraíso no está ni vivo ni muerto; está compuesto de absolutum, y esta es la expresión espiritual fundamental de la naturaleza de Dios.

11:9.4 El Paraíso tiene mente de alguna manera, pero no es consciente del modo en que podríamos "…llegar a comprender ese término".

29:4.40 Las máquinas vivientes pueden tener inteligencia en ausencia de espíritu, aunque estén desprovistas de todo poder de elección.

La identidad, la igualdad absoluta, de la monota y el espíritu paradisíaco, es una revelación de la unicidad absoluta, en la naturaleza de Dios, de lo que se convierte en energía espiritual en el Hijo y en energía no espiritual en la Isla eterna. Hay conciencia (cualidad de mente) anterior a la aparición del Actor Conjunto, pero no hay todavía una mente manifestada.

(c) La coordinación funcional de la realidad manifestada

11:9.3 La tensión aparece cuando la unidad original de la realidad se proyecta como manifestación en dos direcciones: en el Hijo Eterno y en la Isla eterna. Y entonces, en presencia de esta tensión, el Padre y el Hijo, conjuntamente, se disponen a actuar; esto da expresión al Espíritu y al universo central.

8:1.3 Con la aparición del Espíritu Infinito, "…el ciclo de la eternidad queda establecido. La Trinidad del Paraíso ya existe".

9:0.4 El Actor Conjunto reacciona tanto a las realidades materiales como a las espirituales.

(101.6-7) 9:3.6-7 Actúa personalmente en nombre del Padre y del Hijo. No está relacionado genéticamente con el Paraíso, pero sí activa la Isla central.

9:5.4 El Actor Conjunto es la fuente de la mente.

0:12.1 Por la voluntad y la elección de Dios, lo material (Paraíso) y lo espiritual (Hijo) están coordinados por la mente.

0:4.13 El Paraíso es único y está aislado. "El Paraíso no representa a nada y nada representa al Paraíso".

Estas afirmaciones resistirían un análisis muy cuidadoso, que debería considerar cuidadosamente tanto lo que no sucedió como lo que sucedió. Consideremos, pues, lo siguiente:

La mente que coordina la materia y el espíritu. Las manifestaciones absolutas del Hijo y el Paraíso (lo personal-espiritual frente a lo no personal-no espiritual) estaban coordinadas mediante la mente. La mente apareció como una manifestación absoluta con la aparición del Actor Conjunto, la fuente de la mente.

Una coordinación, pero no una síntesis. El Actor Conjunto actúa así para originar la creación del Hijo Eterno y la Isla del Paraíso; esto no es una síntesis. Es una función coordinadora de la mente en relación con el espíritu y la materia. Esta función es totalmente distinta a una síntesis, como la unificación completa del Absoluto de la Deidad y el Absoluto Incalificado por el Absoluto Universal. La síntesis de los Absolutos es tan completa que se dice que "en la infinidad son UNO SOLO"  0:11.15

Tesis sobre tesis. Dios no sintetiza toda la realidad actual. En lugar de esto, comienza a repetir la tesis de la deidad (Y proponemos que esta acción no podría haberse predicho en este punto) El Actor Conjunto es una nueva tesis, una nueva expresión de la asociación Padre-Hijo. De este modo, Dios superpone una tesis sobre otra (Y, una vez más, proponemos que esta es una elección impredecible del libre albedrío de Dios) Él mismo es la pretesis de la deidad; el Hijo es la tesis incalificada de la deidad; el Espíritu es la tesis conjunta de la deidad; la Trinidad es la tesis indivisa de la deidad. Esta superposición de tesis sobre tesis no parece ser la resolución de una tensión; más bien parece un aumento de la tensión, la tensión entre lo deificado y lo no deificado, entre lo personal y lo no personal, entre la materia y el espíritu.

El aislamiento de la Isla del Paraíso. El Paraíso permanece aislado. Este aislamiento de la fuente de toda realidad material constituye un desafío potencial para las deidades, trinidades, creadores y criaturas experienciales que aparecen más tarde.

La unificación existencial del poder y la personalidad. La unión de deidad del Padre-Hijo, en y con el Actor Conjunto, proporciona la coordinación existencial del poder y la personalidad mediante la acción de la mente. El Actor Conjunto actúa en todos los dominios energéticos: físico, mental y espiritual (p.99:4), incluso en la donación de la personalidad 9:8.11

En resumen: en este análisis no observamos que hubiera una síntesis del Hijo Eterno y la Isla del Paraíso. El Paraíso permanece aislado. Lo que sucedió fue la aparición de una tesis triple de la deidad, que culmina en la tesis existencial final de la deidad indivisa: la Trinidad del Paraíso. La Deidad actual está unida y unificada; el Paraíso (que no es deidad) no lo está; está aislada.

(d) Una comparación por contraste de los Actuales y los Potenciales

0:11.1 El Padre se expresa (como manifestación) en el Hijo, en el Espíritu, en el Paraíso y en Havona. Pero no se expresa de este modo fuera de Havona. Su presencia fuera de Havona está oculta en los "potenciales de la infinidad". Permanece "…oculto en el Absoluto Incalificado y divinamente disimulado en el Absoluto de la Deidad…"

10:8.4 / 0:10.1 El Absoluto de la Deidad es "…el potencial prepersonal y existencial de la Deidad Total". El Absoluto de la Deidad contiene el potencial de la realización experiencial de la divinidad absoluta.

0:11.7 "El Absoluto Incalificado es no personal, extradivino y no deificado".

Observación: Hasta ahora, este es un buen paralelismo con la historia de la expresión de la naturaleza de Dios en lo manifestado. De nuevo encontramos dos expresiones primarias que son opuestos exactos: una es una realidad de deidad, la otra es una realidad de no deidad.

0:11.1 /  0:11.15 Los Absolutos (de deidad y no deidad) se vuelven uno en la presencia del Absoluto Universal, "…la unidad-infinidad no revelada del Padre Paradisíaco". "En los niveles subinfinitos" hay tres Absolutos, "pero en la infinidad son UNO SOLO".

Las dos historias de la expresión de la naturaleza de Dios (en lo actual y lo potencial) transcurren paralelas al principio, pero el paralelismo se rompe cuando llegamos al punto de la unificación de la expresión de lo deificado-espiritual con la expresión opuesta, que es no deificada y no espiritual. La unificación (o síntesis) es perfecta y completa respecto a los tres Absolutos de potencialidad; dicha unificación ni siquiera se sugiere respecto a los tres Absolutos de lo Actual. El Paraíso sigue siendo único y aislado. Lo que tiene lugar no es una unión de toda la realidad actual, sino una unión de toda la realidad de deidad actual en la Trinidad del Paraíso. El problema de la unificación de la realidad actual total parece ser un problema que ha sido proyectado para que lo solucione la deidad experiencial: Dios Supremo, Dios Último y Dios Absoluto.

Creemos que estos son los antecedentes eternos del desafío pos-Havona de la síntesis del poder y la personalidad.

3. EL DESAFÍO DE LA SÍNTESIS DEL PODER Y LA PERSONALIDAD

La revelación de Dios nunca puede ser completa. Sería final solo si la capacidad exterior a Havona pudiera agotarse experiencialmente al volverse real; solo si todos los potenciales pudieran emerger como actuales. Esto significaría que tendrían que alcanzarse tres metas:

(a) La manifestación física de Dios tendría que volverse experiencialmente infinita. Esto requeriría el agotamiento final de la capacidad para emitir la "materia de las nebulosas" (potencia espacial) en el Absoluto Incalificado  11:8.8 Esto significaría la terminación real, la materialización total, de una creación infinita. Pero se nos enseña que el Absoluto Incalificado no tiene límites  3:4.2

(b) La manifestación personal de Dios tendría que volverse experiencialmente infinita. Esto requeriría la emergencia experiencial completa del Absoluto de la Deidad. La Deidad Absoluta (potencial y existencial) tendría que emerger completamente (actualizarse experiencialmente) como Dios Absoluto. Este sería el equivalente experiencial del Hijo Eterno existencial. El Hijo Eterno es la persona absoluta existencial; la plena emergencia de Dios Absoluto le constituiría como la persona absoluta experiencial. Esto significaría la realización experiencial de la divinidad absoluta  0:10.1

(c) Unificación. El Absoluto Incalificado, como se expresa en la creación experiencial infinita, y Dios Absoluto, como deidad experiencial y actual, tendrían que estar unificados completa y experiencialmente.

¡Es impensable el agotamiento experiencial de los potenciales de los tres Absolutos sin límites! Pero, a medida que consideramos su relación existencial, encontramos que los tres Absolutos ya son uno; están unificados en y por el Absoluto Universal. Dios es existencial en la eternidad, y así tiene una "autoconciencia de la infinidad" existencial. Pero se necesitará otra eternidad para lograr la autorrealización experiencial de lo que está contenido en los depósitos sin límites de los tres Absolutos (Los cinco párrafos anteriores son un análisis de la página 645, párrafos 3 al 5, (56:9.9-11 )de los Documentos)

Observamos que, al unificar los Absolutos  0:11.15, el Absoluto Universal está haciendo algo existencialmente que la segunda Trinidad experiencial no puede hacer experiencialmente  0:12.7; y que incluso la Trinidad de Trinidades podría ser incapaz de conseguir en el sentido universal  106:8.17 Pero esta trinidad triple no es totalmente experiencial: es realmente una trinidad existencial-experiencial porque incluye a la Trinidad del Paraíso  106:8.12

La unificación experiencial de los tres Absolutos sería la síntesis final y universal del poder y la personalidad. Esto parece imposible en los niveles absolutos. Pero no es imposible en los niveles subabsolutos, en los niveles finitos de la supremacía y en los niveles absonitos de la ultimidad. En estos niveles es posible personalizar en poder el finito total y después personalizar en poder el absonito total.

4. ¿POR QUÉ TIENE LUGAR EN TRES NIVELES?

A partir de la definición de personalidad y poder, hemos visto que su síntesis tiene lugar a través de la unificación de la energía organizada (física, mental y espiritual) y la personalidad. Hemos señalado que la personalidad nunca se manifiesta por sí misma, y descubriremos que la naturaleza de las personalizaciones de la deidad que participan en estas transacciones es siempre de personalidad espiritual. Descubriremos que esta unificación del poder y la personalidad tiene lugar en tres niveles: absoluto, absonito y finito.

La realidad original está eternamente presente en el nivel existencial y absoluto; y se proporcionaron "…dos niveles subabsolutos y evolutivos en los que se manifiestan la personalidad y el poder en el universo maestro"  0:11.17 Al mismo tiempo, deberíamos reconocer que la Trinidad del Paraíso "es existencial en actualidad"  0:11.18, pero en su función, "todos los potenciales son experienciales" (Ibíd.) La Trinidad, desde el principio, tiene el potencial de actuar en tres niveles 106:8.9:

(a) Funciones finitas. Cuando la Trinidad actúa en relación con el nivel finito de la realidad, se denomina la Trinidad de Supremacía  10:4.11

(b) Funciones absonitas. Cuando la Trinidad actúa en relación con el nivel absonito de la realidad, se designa como la Trinidad de Ultimidad  10:8.2

(c) Funciones absolutas. Cuando la Trinidad funciona en sentido absoluto, esta acción es la acción de la Deidad Total, la activación de la Deidad Absoluta  (116.4-5) 10:8.3-4

Ahora bien, deberíamos tener muy en cuenta que estas acciones de la Trinidad del Paraíso son de potencial experiencial. La Trinidad es objetivamente existencial, pero sus potenciales son experienciales. Por eso hay tres deidades experienciales potenciales: Supremo, Último y Absoluto.

Estas tres deidades experienciales se están personalizando en sus respectivos niveles porque la Trinidad del Paraíso actúa originariamente en estos niveles, y porque dichas actividades son de potencial experiencial. Podemos resumir esto de nuevo, pero desde otra perspectiva:

(a) Dios Supremo. La primera deidad experiencial se está personalizando en poder "…en el primer… nivel de las criaturas donde se revela la Deidad unificadora…"  0:2.16

(b) Dios Último. La segunda deidad experiencial se está personalizando en poder en "…el segundo nivel experiencial donde se manifesta la Deidad unificadora"  0:2.17

(c) Dios Absoluto. La tercera deidad experiencial se está personalizando en "…el tercer nivel de expresión de expansión de la Deidad unificadora"  0:2.18

Ignoremos de momento a Dios Absoluto, y consideremos las dos deidades experienciales que se personalizan en poder en los niveles subabsolutos: el Supremo y el Último. Su aparición en estos dos niveles hace inevitable la formación de las dos trinidades experienciales  0:12.1 La correlación de la suma total de todas las actividades de la divinidad en el nivel finito se personaliza en poder en Dios Supremo, y se unifica impersonalmente en la primera Trinidad experiencial: la Trinidad Última. Del mismo modo, la correlación de la suma total de todas las actividades de la divinidad en el nivel absonito se personaliza en poder en Dios Último y se unifica impersonalmente en la segunda Trinidad experiencial: la Trinidad Absoluta.

Se nos informa de que una trinidad siempre busca abarcar todas las realidades posibles de deidad  0:12.4, y que las realidades de la deidad siempre buscan realizarse y manifestarse en la personalización (Ibíd.) Por tanto, las deidades experienciales están seguras de hacerse reales porque son potenciales en la Trinidad del Paraíso (Ibíd.); y las trinidades experienciales están seguras de aparecer debido a la evolución de las deidades experienciales. Esto parece como una reacción en cadena.

Las deidades experienciales pueden ser potenciales en la Trinidad del Paraíso, pero su emergencia actual en la escena cósmica de acción depende de dos cosas:

(a) Sus propios esfuerzos, "…su propia labor experiencial en los universos de poder y de personalidad…" (p.16:2), y

(b) Los logros de "los Creadores y Trinidades posteriores a Havona" (Ibíd.)

A medida que estudiamos el fenómeno de la síntesis del poder y la personalidad, encontraremos que la historia es diferente en cada uno de los tres niveles de la realidad: finito, absonito y absoluto.

RESUMEN: PRESENTACIÓN FUNCIONAL DE DIOS SÉPTUPLE

Dios Séptuple Agrupación entres niveles de Dios Séptuple

1. Los Hijos Creadores
2. Los Ancianos de los Días
3. Los Espíritus Maestros

Los Creadores Supremos están formados por tres grupos de seres (1270.1-9) 116:2.4-12 Son los creadores pos-Havona de los universos del espacio y el tiempo. Colaboran con las Deidades y la Trinidad del Paraíso  0:7.9 para hacer evolucionar el poder del Todopoderoso, la fase de poder convergente del Ser Supremo  0:8.10 Este es el fundamento experiencial para la soberanía emergente del Ser Supremo en los siete superuniversos  116:2.2
4. El Ser Supremo El poder todopoderoso procede de los logros de los Creadores Supremos en el espacio y el tiempo  0:8.10 Se une a la persona espiritual del Supremo 0:7.7, que procede de la Trinidad del Paraíso  0:8.10 Esta unificación tiene lugar en virtud de la acción de la Mente Suprema  116:1.1-2, que procede del Espíritu Infinito 56:6.2 Tiene lugar en el mundo piloto del circuito externo de Havona (Ibíd.)

5. El Espíritu Infinito
6. El Hijo Eterno
7. El Padre Universal

La Deidad trina del Paraíso es el nombre que se emplea a veces para designar a este grupo  0:7.9, y otras veces se designa como Trinidad del Paraíso. Es muy probable que los Creadores Supremos trabajen con la Trinidad del Paraíso en ambos aspectos, como tres Personas y como Trinidad (199.5-6) 17:2.1-2 La “…unión del poder creativo de los Creadores Supremos con los potenciales creativos de la Trinidad es la fuente misma de la realidad del Ser Supremo” (Ibíd.)

(Vean la 1270.1-11) 116:2.4-14 para ver en los Documentos un resumen de esta presentación)

5. LA SÍNTESIS FINITA DEL PODER Y LA PERSONALIDAD

No hay ninguna trinidad experiencial que sea presuprema. La primera de las deidades evolutivas, el Ser Supremo, va a convertirse en un miembro de la primera Trinidad experiencial  0:12.6; y apenas puede constituirse como realidad objetiva hasta que termine su propio crecimiento. La trinidad existencial, la Trinidad del Paraíso, tampoco podría unificarse como para hacer experiencial al Supremo. La Trinidad del Paraíso no es una trinidad experiencial; apenas podría "unificarse" porque siempre ha estado absolutamente unificada. Es posible que hubiera podido hacer existencial al Ser Supremo, pero jamás podría hacerlo experiencial.

Lo que hizo en realidad la Trinidad del Paraíso fue crear a la persona espiritual de Dios Supremo  0:7.7 0:8.10, y esta persona espiritual es el centro volitivo de toda la unificación finita del poder y la personalidad.

Dios Séptuple. El Ser Supremo emerge como resultado de los logros evolutivos de Dios Séptuple, como resultado de la colaboración satisfactoria entre los Creadores Supremos y las Deidades del Paraíso  0:8.1 En el resumen anterior se hace hincapié en esta relación, y destaca los tres niveles del Séptuple:

(a) Los Creadores Supremos: los creadores pos-Havona.

(b) El Ser Supremo: la primera deidad experiencial.

(c) Las Deidades del Paraíso: Padre, Hijo y Espíritu.

La emergencia evolutiva del Ser Supremo tuene lugar en ausencia de la unificación de toda trinidad experiencial; no hay ninguna que se pueda unificar. El crecimiento del Supremo es el resultado de la interacción de los tres niveles de Dios Séptuple. Internamente, también se da cierta unificación que tiene lugar en la Deidad Séptuple: el Cuerpo de los Creadores Supremos sí consigue la unificación experiencial que constituye (en el sentido de la deidad unificada) uno de los tres miembros de la primera Trinidad experiencial.

¿Por qué converge el poder del Todopoderoso? ¿Qué es lo que hace que los actos del espacio-tiempo y los esfuerzos de los creadores del espacio-tiempo se focalice en el poder convergente del Todopoderoso? Se nos informa de que hay dos "unidades" en las creaciones del espacio-tiempo que interactúan para causar esta convergencia entrante de poder experiencial (641.2-3) 56:6.1-2 Se presentan como sigue:

(a) La unidad de la divinidad. La divinidad de propósito en los Creadores Supremos da como resultado el "potencial de poder unificador" del Todopoderoso (Se recordará que la divinidad se define como "…la cualidad característica, unificadora y coordinadora de la Deidad" [ 0:1.16]

(b) La unidad-energía impersonal del universo. Este es el origen, en relación al cual la "divinidad de propósito" establece una tensión; una tensión que puede resolverse únicamente a medida que el potencial de poder del Todopoderoso se unifica con la persona espiritual del Supremo.

RESUMEN: PRESENTACIÓN GENERAL DE LA DEIDAD SÉPTUPLE

Dios Séptuple Los Controladores Séptuples
1. Hijos y Espíritus universales 1. Los Controladores Físicos Maestros
2. Los Ancianos de los Días 2. Los Centros Supremos de Poder
3. Los Siete Espíritus Maestros 3. Los Directores Supremos de Poder
4. El Ser Supremo 4. El Todopoderoso Supremo
5. El Espíritu Infinito 5. El Dios de Acción
6. El Hijo Eterno 6. La Isla del Paraíso
7. El Padre Universal 7. La Fuente del Paraíso
(Vean (1270.1-8) 116:2.5-12 (Vean  (1273.6-12) 116:5.2-8

Posibles aspectos mentales de la Deidad Séptuple

42:10.3

1.

Los Controladores Físicos Maestros, mente anterior a los ayudantes
36:5.1

2.

Los espíritus ayudantes de la mente, mente animal y humana
42:10.5

3.

Los Espíritus Creativos, nivel de la mente del universo local
16:6.1

4.

Los Siete Espíritus Maestros, la mente cósmica
0:3.14

5.

Majeston, foco de la Mente Suprema, que se está volviendo real
9:4.2

6.

El Actor Conjunto, la fuente de la mente absoluta
107:5.3

7.

El Padre-Hijo, ancestro dual de la fuente de la mente

(Vean también el Apéndice XII, 1. Constitución actual de Dios Séptuple, y 2. ¿Hay un aspecto mental de Dios Séptuple?)

Los factores de personalidad de Dios Supremo emanan de la Trinidad del Paraíso y se unen con las prerrogativas de poder focalizador del Todopoderoso en el mundo piloto del circuito exterior de Havona. Esta unificación tiene lugar a través de la acción de la Mente Suprema  56:6.2 La Deidad trina del Paraíso evoluciona en dos aspectos de la Supremacía, y estos dos aspectos se están unificando en poder y personalidad como el Ser Supremo. O, desde otra perspectiva, Dios Séptuple se está personalizando en poder en el Ser Supremo 0:8.10Finalmente, la persona espiritual del Supremo es inseparable del poder del Todopoderoso  106.5.2

Expansión del concepto de Dios Séptuple. El crecimiento evolutivo del Supremo, como lo hemos considerado hasta ahora, es relativamente sencillo. Pero se nos enseña detenidamente que Dios Séptuple no es una asociación sencilla:

105:7.17 Dios Séptuple proporciona una revelación de la divinidad del Padre a las criaturas finitas, "…pero mantiene otras relaciones séptuples que no están relacionadas con… el Dios que es espíritu"

106:1.4 La divinidad personal y espiritual de Dios Séptuple es lo que el hombre encuentra, pero hay otras fases no espirituales y personales del Séptuple. Todos estos aspectos del Séptuple están "…destinados a unificarse en el Supremo".

¿Cuáles son esos aspectos de la Deidad Séptuple que no son ni espirituales ni personales? (Vean el resumen anterior, Presentación general de la Deidad Séptuple) Sabemos de los Controladores Séptuples (1273.6-12) 116:5.2-8, y hemos hecho conjeturas respecto a un posible "aspecto mental" de la Deidad Séptuple (Vean el Apéndice XII, sección 2)

Las prerrogativas de poder del Todopoderoso emanan de los Hijos Creadores a través de los Espíritus Maestros, de los Controladores Físicos a través de los Directores de Poder, y ambos convergen en la persona espiritual del Supremo. Quizá también procedan de la porción de ministerio de la mente de la criatura en los universos locales para el ministerio de la mente cósmica en los superuniversos, y de los Espíritus Creativos a través de los Espíritus Maestros para Majeston (que es el punto donde converge la Mente Suprema, que se está volviendo real)  0:3.14 Y quizá haya otros aspectos de la Deidad Séptuple que estén más allá de nuestra imaginación, pero que también converjan en la síntesis del poder y la personalidad de la realidad finita total  0:7.10

Se nos recuerda que el Padre es actual en el Hijo, el Espíritu y el Paraíso; que es potencial en los tres Absolutos. El Supremo es ambas cosas, es actual y potencial, y lo expresa en el sentido finito total  117.1.9 Los aspectos impersonales y no personales de la realidad cósmica se están unificando en el espíritu, y los aspectos personales de la realidad en las deidades experienciales  106:5.2

Una nueva relación entre el Arquetipo y la Persona. La unificación de los aspectos no divinos del cosmos con los valores de divinidad de la deidad parece dar como resultado el establecimiento de una nueva relación entre el Arquetipo y la Persona. Esta es una transacción que tiene lugar en la unificación de las deidades y trinidades experienciales  (1171.3-4) 106:8.10-11 Consideremos las siguientes afirmaciones respecto al Arquetipo y la Persona:

118:9.7 El Actor Conjunto correlaciona el mecanismo del Paraíso con el Hijo Eterno.

(Ibíd.) El Absoluto Universal funciona de manera similar "…respecto a los mecanismos teóricos del Incalificado y a la persona potencial del Absoluto de la Deidad".

(Ibíd.) La evolución del Supremo (y el Último) une realmente "…ciertas fases impersonales… con sus contrapartidas volitivas…"

(Ibíd.) Esto constituye "…una nueva relación entre el arquetipo y la persona".

118:10.3 El Ser Supremo se está convirtiendo en "…la síntesis (en forma de personalidad) de la materia, la mente y el espíritu en el gran universo"

0:6.13 "El Paraíso Eterno es el absoluto de los arquetipos; el Hijo Eterno es el arquetipo de la personalidad…"

10:2.2 El Hijo Eterno es la personalidad absoluta.

Observaciones:

(a) La Isla del Paraíso es el mecanismo absoluto: el Hijo Eterno es la persona absoluta.

(b) El Absoluto Incalificado es un mecanismo teórico: el Absoluto de la Deidad es una persona potencial (absoluta)

Evidentemente, algo nuevo está teniendo lugar en la emergencia evolutiva de la deidad experiencial. Allí parece haber un ámbito más amplio para esa realidad que está siendo focalizada en poder y luego unificada en personalidad. Este ámbito parece ser total en lo que respecta a nivel de realidad en el cual tiene lugar la unificación del poder y la personalidad: finito total y absonito total. En las deidades experienciales todo (materia, mente y espíritu) se está uniendo con la personalidad.

La divergencia de las tres energías. En este punto de nuestro estudio, deberíamos plantear esta pregunta: ¿Existe alguna relación entre este proceso de unificación que todo lo incluye y la divergencia de las tres energías (material, mental y espiritual) a medida que se irradian hacia fuera, desde el Paraíso hacia la creación del espacio-tiempo? Consideremos las citas siguientes:

116:6.7 La cualidad única del espíritu del Paraíso y la energía del Paraíso (monota) en la Isla central contrasta con la diferencia distinguible entre la sustancia de Havona (triata) y el espíritu de Havona en el universo central. El contraste es aún mayor en los siete superuniversos, donde "…hay una gran divergencia… entre la energía cósmica y el espíritu divino".

9:6.7 Cuanto más divergen el espíritu y la energía, "…mayor es la función observable de la mente…La función máxima de la mente cósmica se encuentra aparentemente en los universos temporales del espacio".

112:8.14 /  42:12.15 /  116:6.1 /  117:2.1 /  117:3.2  Las tres energías están coordinadas en el Paraíso pero, en los universos evolutivos, "…la materia-energía domina, excepto en la personalidad, donde el espíritu, por medio de la mente, lucha por el dominio".

(Esta afirmación, como se cita más arriba y con modificaciones, aparece muchas veces en los Documentos)

42:12.15 La mente domina la materia y, a su vez, puede reaccionar ante el supercontrol del espíritu.

42:12.13 En el espacio y el tiempo, la energía física parece predominar en las situaciones no personales, pero a medida que "…más se acerca… la mente-espíritu a la divinidad de propósito y a la supremacía de acción… el espíritu… se vuelve dominante". El espíritu domina cada vez más en los niveles superfinitos y más elevados de la realidad.

44:5.5 La asociación funcional de las tres energías (material, mental y espiritual) debe tener lugar en el Supremo. En él se da "…la unificación experiencial de toda la divinidad del gran universo".

En el Paraíso no hay diferencia discernible ni mesurable entre el espíritu y la monota. En Havona hay una diferencia entre el espíritu y la energía (triata), pero no hay ninguna desarmonía funcional (el espíritu y la materia están perfectamente coordinados) En los superuniversos hay una divergencia mayor entre el espíritu divino y la energía cósmica; esta divergencia provoca muchos problemas y desarmonías. Estos numerosos problemas ofrecen muchos desafíos a las criaturas y los creadores, que de este modo ganan experiencia al armonizar esta divergencia. En el Supremo, las tres energías están unificadas en poder y personalidad mediante la experiencia evolutiva. Cuanto mayor sea el desafío experiencial, mayor es el posible crecimiento experiencial  116:6.7-8

La actividad personal del Supremo. Sabemos que las deidades experienciales crecen en parte como resultado de sus propios esfuerzos, "…de su propia labor experiencial en los universos de poder y de personalidad…"  0:12.4 Esto significa que cada deidad experiencial emergente forma parte activa en el proceso de crecimiento evolutivo; "participa de manera volitiva y creativa" en la realización de su propia deidad  117:3.7

La persona espiritual del Supremo "se deriva de la Trinidad", y su poder todopoderoso "evoluciona gracias a los creadores" (Ibíd.) y trabaja personalmente en los "universos de poder y personalidad". También crece a medida que es capaz de realizar experiencialmente "los potenciales asociativos y creativos" de la Deidad del Paraíso  0:7.1 Hemos encontrado antes estas tres palabras (asociativo, creativo y potencial), que describían tres de los siete niveles de la función de la Deidad Total (2.5-7) 0:1.5-7 En relación con la manifestación de la Deidad, se definen como sigue:

(a) Nivel creativo, "Deidad que se distribuye a sí misma y se revela de manera divina.

(b) Nivel asociativo, "Deidad que se ha personalizado a sí misma y divinamente fraternal".

(c) Nivel potencial, "Deidad con una voluntad y una finalidad propias".

El Ser Supremo está implicado en hacer real (actualizar) ciertos potenciales de estos tres niveles. La Deidad del Paraíso ha llenado previamente estos tres niveles existencialmente (y lo seguirá haciendo); ahora delega en el Supremo (y el Último) para llenarlos experiencialmente.

6. ENRIQUECIMIENTO DE LA REALIDAD EXPERIENCIAL A CARGO DE LA DIVINIDAD DEL PARAÍSO

En nuestro estudio de la unificación del poder y la personalidad, hasta ahora hemos considerado en primer lugar la evolución del poder experiencial en las creaciones espaciotemporales, y la unificación de dicho poder soberano con la persona espiritual de la deidad experiencial. Pero ¿de dónde procede esta "persona espiritual"? Nuestro estudio del proceso de la unificación del poder y la personalidad debería considerar los factores de la divinidad Paradisíaca que están introducidos directamente en los reinos experienciales. Las Deidades del Paraíso y la Trinidad del Paraíso participan activamente en todo el proceso.

El origen trinitario de la deidad experiencial: el Supremo y el Último. El Supremo y el Último tienen orígenes históricos, orígenes en el tiempo  0:9.5 Comienzan su existencia como seres espirituales en Havona  14:6.29 El Ser Supremo se describe como "una revelación de la naturaleza espiritual perfecta y simétrica" antes de que empezara la síntesis del poder y la personalidad  14:6.23 Respecto al origen del Supremo, se nos informa de que:

116:2.14 Dios Supremo tiene su origen en la Trinidad del Paraíso.

14:6.29 La presencia personal del Supremo está en Havona.

0:7.7 Allí, "…es el reflejo espiritual personal de la Deidad trina del Paraíso".

0:8.10 "Su personalidad y atributos espirituales" proceden de la Trinidad del Paraíso.

La proyección original del Supremo es una persona espiritual, y esta personalidad espiritual es creada por la Trinidad del Paraíso. Este es el factor de la divinidad del Paraíso que está eternamente presente en la naturaleza del Supremo. Es el foco de espíritu y personalidad para la síntesis finita del poder y la personalidad. Y lo que es cierto del Supremo, parece que es cierto (en principio) del Último:

0:9.2 "El Último es una existenciación supersuprema de la Deidad".

106:4.3 El Último está ahora presente en Havona, presente "en el sentido absonito y superpersonal".

Deducimos que lo que la Trinidad del Paraíso es para el Supremo en el nivel finito, también lo es el Último en el nivel absonito. En otras palabras: la Trinidad del Paraíso es también la fuente de la superpersonalidad absonita del Último, y este debe ser el centro de la síntesis absonita del poder y la personalidad. Para las dos deidades experienciales, la Trinidad del Paraíso es la fuente de su ser original, así como la entidad de la estabilidad absoluta que apoya su crecimiento evolutivo.

Un concepto diferente del Séptuple. Todo este tiempo hemos considerado que la Deidad Séptuple actúa en la asociación de Dios Séptuple (y los Controladores Séptuples) Pero hay otra manera de considerar al "Séptuple", y este concepto es el de la diversificación lateral, más que el del ministerio descendente. Este concepto de "diversificación lateral" es el que considera a los Siete Espíritus Maestros como la diversificación séptuple de la unidad de la Deidad trina del Paraíso. Consideremos las citas siguientes:

0:7.8 Dios se escapa personalmente de las limitaciones de la infinidad y la eternidad mediante la trinitización, mediante la dualidad simultánea (Padre-Hijo) y la personalización de la trinidad (Padre-Hijo-Espíritu)

10:2.7 Esta expresión trina de la deidad es existencial, y completa la expresión de la deidad existencial. La siguiente expresión de la deidad es séptuple y de naturaleza experiencial.

16:4.2 Esta expresión séptuple de la deidad (los Siete Espíritus Maestros) tiene naturaleza y actividades subabsolutas.

16:3.1 Los Espíritus Maestros tienen naturalezas distintas y son la personalización de una "…de las siete asociaciones posibles de la Deidad trina…"

16:0.11 Los Espíritus Maestros, por consiguiente, presentan siete aspectos diferentes de la Deidad del Paraíso a las creaciones pos-Havona.

0:7.8 El Ser Supremo está evolucionando como la "…unificación personal de la manifestación séptuple de la Deidad" en el nivel finito y el espacio-tiempo.

Hemos señalado previamente el principio de divergencia-convergencia (Apéndice XIV, sección 1), que implica la distribución diversa de la unidad original mediante la divergencia y después la reagrupación de los factores divergentes mediante la convergencia, para crear un tipo nuevo y diferente de unidad. En este caso, la unidad original es la Deidad existencial; esta es la unidad que diverge. La unidad resultante, la unidad que se produce mediante la convergencia, es la unidad suprema, la deidad experiencial. Y hay una diferencia adicional:

0:7.9 Cuando el Supremo haya completado su crecimiento, personificará "…la fusión eterna de lo finito y de lo infinito…"

0:9.5 El Supremo y el Último encierran ciertos potenciales de deidad eternos e infinitos, pero ellos mismos no son ni infinitos ni eternos (respecto al pasado)

0:12.3 Son deidades derivadas "…creadas o existenciadas por la Trinidad del Paraíso existencial", y por tanto subinfinitas.

Así, la personalización en poder del Supremo incorpora ciertos valores paradisíacos de la divinidad, y proyecta la diversificación de la unidad original de la Deidad ( la Trinidad) hacia el nivel finito de la realidad mediante la técnica de la unificación convergente. De manera similar, el Último actualiza ciertos valores absonitos del Paraíso  0:9.1, y proyecta la divergencia de la unidad original de la Deidad hacia el nivel absonito de la realidad mediante la unificación convergente.

117:1.5 Cuando la experiencia espaciotemporal se une con la perfección paradisíaca, el resultado neto es algo nuevo en los significados y valores de los niveles implicados.

Ni el Supremo ni el Último son la deidad indivisa de la Trinidad del Paraíso, pero cada uno es un reflejo de esta deidad unificada: el Ser Supremo, un reflejo del nivel finito; Dios Último, un reflejo del nivel absonito. Probablemente es esto lo que quieren decir los Documentos cuando afirman: "El Supremo es la unificación de la Trinidad [del Paraíso] tal como la comprenden los seres finitos; el Último es la unificación de la Trinidad del Paraíso tal como la comprenden los seres absonitos"  0:9.2

La infusión de la divinidad paradisíaca en los dominios experienciales. Todo el proceso de la unificación del poder y la personalidad, en todos los niveles, se está enriqueciendo continuamente debido a la infusión continua de la divinidad paradisíaca en las creaciones espaciotemporales (y las que trascienden el espacio y el tiempo) Esto tiene lugar porque es la voluntad de Dios que la divinidad del Paraíso esté tan atenuada y diluida como funcionalmente efectiva y comprensible para las criaturas en los niveles relativos (subabsolutos) de la existencia. Básicamente, esta debe ser la razón de la aparición de los Creadores Supremos y de la formación de la asociación de deidad de Dios Séptuple  116:2.3

La creación de las criaturas se está enriqueciendo constantemente debido al flujo incesante de mente, espíritu y personalidad, mediante las Deidades eternas del Paraíso  9:5.1 9:2.5; 5:6.1Esta infusión constante de la divinidad paradisíaca, este enriquecimiento continuo de la realidad experiencial, se describe en los Documentos como sigue:

116:3.2 La mente, que emana del Actor Conjunto, proporciona "el marco cósmico donde las criaturas efectúan sus elecciones", que es indispensable para la progresión evolutiva. La mente es el factor que unifica toda la realidad funcional. Es la Mente Suprema (otorgada por el Actor Conjunto) la que unifica el poder todopoderoso convergente con la persona espiritual del Supremo.

116:3.3 La unificación experiencial del creador y la criatura es el resultado de la donación como criatura de los Hijos Creadores. Esta es la unificación subsuprema de la divinidad paradisíaca de un creador, con la naturaleza experiencial de una criatura evolutiva e imperfecta del espacio-tiempo. Y, si la divinidad puede participar en la naturaleza humana, de ahí se sigue que la humanidad puede participar en la naturaleza divina. En el nivel de la deidad finita, el Supremo evoluciona como creador y criatura.

116:3.4 La unificación (fusión) de la divinidad existencial y la humanidad experiencial es la acción residente de los fragmentos del Padre (los Ajustadores, en los mortales) El Ajustador es para el mortal ascendente "…lo que la Trinidad del Paraíso es para el Ser Supremo". El Ajustador es una entidad prepersonal de estabilidad absoluta, que sirve como fundamento eterno para la construcción evolutiva (mediante el libre albedrío de la criatura) de la naturaleza futuro-eterna de un finalitario. La Trinidad del Paraíso es la entidad impersonal de estabilidad absoluta que sirve como fundamento absoluto para la construcción evolutiva (mediante el libre albedrío de la deidad) de la naturaleza futuro-eterna del Supremo y el Último.

(70.2-5) 5:6.1-4 /  9:8.10 Todo este libre albedrío es el resultado de la donación de la personalidad por el Padre Universal, o por el Actor Conjunto cuando actúa en su nombre o en el del Padre.

Estos, pues, son algunos de los elementos de la divinidad paradisíaca que enriquecen constantemente todo el proceso de unificación del poder y la personalidad, y que se incorporan en todos los niveles: en los niveles de las criaturas, cuando el hombre se fusiona con un Ajustador; en los niveles de los creadores, cuando un Hijo Creador se vuelve una de sus criaturas; y en los niveles de la deidad, como en la personalización en poder del Supremo y el Último.

7. EL NIVEL ABSONITO: EL ESTATUS PRESUPREMO

Cuando llevamos a cabo el estudio de la unificación del poder y la personalidad en el nivel absonito, consideramos algo que es inseparable del desarrollo de todo el universo maestro. Si limitamos nuestra atención a las eras pos-Havona del crecimiento del universo maestro, estas se agrupan en dos divisiones principales:

(a) Estatus presupremo: el estado de las cosas anterior a la emergencia del Ser Supremo y de todo lo que está asociado con él, y

(b) Estatus pos-supremo: el estado de las cosas del universo maestro posterior a la plena emergencia del Ser Supremo, y de todo lo asociado con su evolución terminada.

En esta sección, proponemos examinar el control y el supercontrol que se ejerce actualmente en relación con el universo maestro, tal como existe en el tiempo presente, previo a la emergencia del Ser Supremo.

El universo maestro está controlado existencialmente por la Trinidad de la Ultimidad (por la Trinidad del Paraíso cuando actúa en relación con lo absonito)  12:6.8 10:5.5 Desde el punto de vista experiencial, el control de todo el universo maestro es la función:

(a) Potencial: de los tres Absolutos.

(b) De dirección: del Último que emerge.

(c) De coordinación evolutiva: del Supremo que emerge.

(d) De preadministración: de los Arquitectos Maestros (136.7-8) 12:6.9-12

En esta relación, el Supremo y el Último actúan como potenciales (como los Absolutos) más que como actuales. Modifican y condicionan los potenciales incondicionados de los Absolutos. Hacen madurar estos potenciales para su utilización en lo absonito y en los niveles finitos de actividad creativa-evolutiva (Vean el  Apéndice IX, 2. La maduración de los potenciales)

El estatus prepersonal de la deidad experiencial. El estatus de la deidad experiencial, antes de la emergencia plena, se designa como "prepersonal"  10:5.5) Dicho de otra manera, este es el estatus de la deidad experiencial que evoluciona (y se existencia) antes de que termine completamente el "desarrollo del poder experiencial" (Ibíd.) Durante este periodo, esa "deidad experiencial prepersonal" es una representación calificada de la Trinidad del Paraíso en el nivel de realidad implicado (realidad finita, en el caso del Supremo; realidad absonita, en el caso del Último) Durante esta etapa prepersonal de desarrollo, las Deidades personales del Paraíso no trabajan personalmente con las deidades experienciales (únicamente a través de la Trinidad del Paraíso)  10:7.3, justo como trabajan con el Absoluto de la Deidad (impersonal)  (116.4-5) 10:8.3-4 Al parecer, esta relación cambiará cuando las deidades experienciales emerjan como personalizaciones completas de poder 10:7.3 Quizá las Deidades personales del Paraíso (Padre, Hijo y Espíritu) colaboren entonces personalmente con Dios Supremo y Dios Último. Y quizá entonces el Supremo y el Último mantengan una relación nueva y diferente con la Trinidad del Paraíso.

Los Arquitectos del Universo Maestro. Los Arquitectos Maestros existenciados son el único grupo experiencial que comienza a actuar en relación con el crecimiento del universo maestro como un cuerpo plenamente desarrollado. Se designan como "seres existenciados" y al parecer existían ya en la Primera Era del Universo (quizá incluso en la hipotética Era Cero) (Apéndice I, secciones 1 y 3) En cualquier caso, estos Arquitectos proporcionan realmente una preadministración uniforme y unificada de todo el universo maestro. Actúan como administradores completos antes de la asignación de "gobernantes específicos" a los diferentes reinos de la creación maestra  12:6.17

Este, pues, es el retrato de la coordinación de los asuntos del universo maestro, previa a la emergencia evolutiva del Ser Supremo.

8. EL NIVEL ABSONITO: EL ESTATUS POS-SUPREMO

La emergencia evolutiva final del Ser Supremo introduce cuatro elementos nuevos en el nivel absonito de la realidad:

(a) La primera Trinidad experiencial. Con la emergencia del Ser Supremo, la Trinidad Última puede formarse como realidad objetiva. Es un miembro de esta trinidad, junto con los Creadores Supremos y los Arquitectos Maestros  0:12.6

(b) El Ser Supremo. El Ser Supremo tendrá una función futura en los universos del espacio exterior como deidad experiencial posfinita (absonita) Esta es su función terciaria, que contrasta con su función primaria (en Havona, como persona espiritual) y con su función secundaria (en los superuniversos como personalidad de poder)  116:0.5 Entre otras cosas, esta función terciaria en el universo maestro se visualiza como la actividad de un superomnipotente (Ibíd.) y como la expresión de un potencial mental desconocido  110:1.5

(c) El Cuerpo de los Creadores Supremos. La evolución finalizada del Todopoderoso Supremo (en el espacio y el tiempo) es al Cuerpo de los Creadores Supremos lo que la aparición del Espíritu Infinito (en la eternidad y en el Paraíso) es para la asociación del Padre y el Hijo  116:2.14 Deducimos que la evolución terminada del Todopoderoso Supremo califica experiencialmente a la Deidad emergida y unificada del Cuerpo de los Creadores Supremos para actuar como miembro de la primera Trinidad experiencial (Apéndice X, sección 3) Al mismo tiempo, este desarrollo podría liberar los potenciales superfinitos de los Hijos Creadores para su acción absonita  119:8.6 Se nos informa de que los Ancianos de los Días (entre los Hijos Estacionarios de la Trinidad) no son "limitados finitos"  19:4.8-9 Y también se nos informa de que los Espíritus Maestros tienen atributos superfinitos (185.3-4) 16:1.3-4

(d) Criaturas pos-finitas. Estas son todas las criaturas, perfectas y perfeccionadas, que han participado en el crecimiento evolutivo del Supremo, que escapan de las limitaciones previas (finitas) en asociación con él, y que comienzan la nueva aventura hacia una nueva meta de existencia de criatura en los nuevos niveles de la realidad última  0:7.10 117:5.4 Esta emergencia de criaturas exfinitas en el nivel absonito es un resultado directo del logro de divinidad de Dios Séptuple en las creaciones del espacio-tiempo: los siete superuniversos.

Estos, pues, son los nuevos elementos que aparecerán en el nivel absoluto de la realidad en la Tercera Era del Universo, y actuará a lo largo de cada una de las eras pos-supremas (tercera, cuarta, quinta y sexta) de los niveles del espacio exterior. Se añadirán a las fuerzas, personalidades e influencias que funcionaron previamente en los niveles del espacio exterior del universo maestro, y en el nivel absoluto de la realidad (los Arquitectos del Universo Maestro y la Trinidad de la Ultimidad, la Trinidad del Paraíso que actúa en relación con lo absonito)

¿Cómo estará relacionado el Último emergente con estos nuevos factores que van a hacer su aparición en el nivel absonito? Reservaremos la consideración de su relación con las dos trinidades ( la Trinidad del Paraíso y la Trinidad Última) para la próxima sección, y trataremos el resto de sus relaciones en esta sección.

RESUMEN: LA ESTRUCTURA ACTUAL DE LA DEIDAD SÉPTUPLE Y SU EXPANSIÓN HACIA LA POSIBLE ESTRUCTURA DE UNA DEIDAD DÉCUPLE

Dios Séptuple The Sevenfold Controllers
1. Hijos y Espíritus universales 1. Los Controladores Físicos Maestros
2. Los Ancianos de los Días 2. Los Centros Supremos de Poder
3. Los Siete Espíritus Maestros 3. Los Directores Supremos de Poder
4. El Ser Supremo 4. El Todopoderoso Supremo

5. El Espíritu Infinito - El Dios de Acción

6. El Hijo Eterno 6. La Isla del Paraíso

7. El Padre Universal - La Fuente del Paraíso

(Vean 1270.2-8) 116:2.5-11) (Vean 1273.6-12) 116:5.2-8
Dios Décuple Los Controladores Décuples
1. Hijos y Espíritus de Tercera Era 1. Los Controladores Físicos Maestros
2. Hijos y Espíritus de era mixta 2. Los Centros Supremos de Poder
3. Tríos Creativos Hijo-Espíritu 3. Los Directores Supremos de Poder
4. Los Ancianos de los Días 4. Los Organizadores Asociados de la Fuerza
5. Los Siete Espíritus Maestros 5. Los Organizadores Primarios de la Fuerza

6. El Ser Supremo terminado

7. El Último en existenciación 7. The Ultimate as Omnipotent

8. El Espíritu Infinito - El Dios de Acción

9. El Hijo Eterno 9. La Isla del Paraíso

10. El Padre Universal - La Fuente del Paraíso

(Vean el Apéndice XIII, secciones 3 a 5, para tratar sobre los primeros tres miembros de Dios Décuple; y el Apéndice XII, sección 4. ¿Se convertirá el Séptuple en Décuple en el espacio exterior?)

Relaciones del Último con el Séptuple (¿o Décuple?) Se nos informa de que Dios Séptuple comenzó a actuar cuando se organizaron los siete superuniversos, y que esta actividad "probablemente se ampliará" con la apertura de los niveles del espacio exterior  0:8.12 Hemos considerado la posible expansión del ministerio hacia los universos del espacio exterior mediante la Deidad Séptuple, y la posible expansión interna de la Deidad Séptuple en una Deidad Décuple. En el resumen previo, hemos intentado sugerir la manera en que la estructura de la Deidad Séptuple podría ampliarse a una estructura décuple. Tenemos la opinión que esta asociación de deidad (el Séptuple que se hace Décuple) continuará actuando en la frontera creativa, cuando esta frontera se desplace desde los superuniversos hacia fuera, hacia el Primer Nivel de Espacio; y tenemos la opinión de que su desarrollo experiencial adicional repercutirá en la Deidad del Cuerpo de Creadores Supremos de la primera Trinidad experiencial, que contribuye así a la expansión absonita de este miembro de Deidad de la Trinidad Última, y a la unificación absonita de esta trinidad experiencial.

Hay una diferencia importante entre la Deidad Séptuple y la (posible) Deidad Décuple: el Séptuple está coordinado únicamente por la Deidad existencial del Paraíso; tanto el Espíritu Infinito como el Padre Universal son miembros funcionales de Dios Séptuple y de los Controladores Séptuples (1270.2-8) 116:2.5-11(1273.6-12) 116:5.2-8, y también es así en la Deidad Décuple. Pero, además, el Décuple disfrutará también de la coordinación experiencial del Ser Supremo terminado.

El Último en relación con el Supremo. Nuestros intentos de imaginar las técnicas de la síntesis del poder y la personalidad en el nivel absonito se ven complicados por el hecho de que Dios Último es la segunda de las deidades experienciales (Dios Supremo es la primera) No hay deidad experiencial total previa al Supremo (excepto por la acción colectiva intermitente de los Siete Espíritus Maestros), sino que todo el proceso de crecimiento del Último (en las eras pos-supremas) depende de la presencia previa del Supremo actualizado. Vemos cuatro relaciones emergentes entre el Último en proceso de actualizarse y el Supremo terminado:

(a) A través de la primera Trinidad experiencial. La Trinidad Última está en proceso de unificarse en las eras pos-supremas. El Ser Supremo es un miembro de esta trinidad  0:12.6 106.5.2

(b) Dentro de la segunda Trinidad experiencial (emergente) Tanto el Supremo como el Último son miembros de esta trinidad  0:12.7, y la Trinidad Absoluta existe únicamente como realidad calificada en las eras pos-supremas 117:7.4 Esta trinidad no puede formarse objetivamente hasta el cierre de la Sexta Era del Universo y la terminación del universo maestro  106:5.1

(c) Dentro de Dios Décuple. El Supremo, junto con el Último, estará presente de nuevo en esta relación de la Deidad Décuple (Apéndice XII, sección 4) Suponemos que Dios Décuple (una expansión de Dios Séptuple) funcionará en los universos del espacio exterior.

(d) Directamente como intermediario de dos deidades experienciales. Parece probable que el Supremo y el Último tengan una relación directa. Su relación es la asociación fundamental de la deidad subabsoluta; juntos correlacionan todo el crecimiento del universo maestro (creación, evolución y existenciación), todo el cambio progresivo  118:0.9 Parece probable que esta relación presagie su acción futura como el Supremo-Último (Apéndice XXV) Quizá la relación implique también a la Trinidad de Trinidades (Apéndice XXIII, secciones 4 y 6) En cualquier caso, la relación parece ser una parte de la función terciaria del Ser Supremo en el universo maestro (Apéndice XI, sección 3)

El Ser Supremo parece ser el enlace que conecta todas las relaciones experienciales de la deidad emergente de Dios Último.

9. EL NIVEL ABSONITO: LA SÍNTESIS DEL PODER Y LA PERSONALIDAD

La síntesis manifestada del poder y la personalidad de Dios Último es una función de la primera Trinidad experiencial. Esto significa que todas las actividades del nivel absonito deben registrarse en esta trinidad y estar coordinadas por ella.

La primera Trinidad experiencial. La emergencia del Ser Supremo y la unificación de la Deidad del Cuerpo de los Creadores Supremos hace posible la formación objetiva de la Trinidad Última (Apéndice X, sección 3) El tercer miembro de esta trinidad es la Deidad del Cuerpo de Arquitectos Maestros, que han existido desde los albores de la eternidad  31:9.1 La Trinidad Última ha sido, durante mucho tiempo, una realidad calificada  117:7.4, y ahora se convierte en una realidad objetiva y comienza su largo crecimiento evolutivo hacia el estatus de realidad unificada (Vean el Apéndice XIX, 5. La evolución de las trinidades experienciales)

Las dos trinidades, existencial y experiencial. El Último obtiene su personalidad (¿o superpersonalidad?) de la Trinidad del Paraíso  0:12.4 Esta trinidad existencial participa en el crecimiento del Supremo como la Trinidad de la Supremacía  10:5.4, y actuará sin duda en conjunción con la emergencia del Último como la Trinidad de Ultimidad  10:5.5 Esto significa que dos trinidades ( la Trinidad Paradisíaca y la primera Trinidad experiencial) podrían estar colaborando, y no sabemos nada sobre las posibles implicaciones de dicha relación trinitaria dual. Sin embargo, opinamos que la Trinidad del Paraíso se retirará de la actividad existencial tan pronto como la Trinidad Última pueda reemplazar experiencialmente esas actividades.

¿Cómo se unifica la Trinidad Última para hacer real a Dios Último? Aquí una vez más nos encontramos con algo nuevo: una deidad experiencial se personalizará en poder como resultado de la unificación de una trinidad experiencial, la primera trinidad de su clase. Consideremos las siguientes citas:

0:12.8 La Trinidad Última se está unificando experiencialmente hasta su finalización.

0:9.1 Dios Último emergerá finalmente como resultado de la unificación completa de esta trinidad.

106:4.2 La Trinidad Última coordinará todo el universo maestro.

(Ibíd.) Dios Último es la personalización del poder del universo maestro terminado.

En nuestro estudio del Supremo, observamos que no había una trinidad experiencial preexistente; al menos ninguna se había formado objetivamente. Parece que el Cuerpo de los Creadores Supremos actuó en ausencia de una trinidad experiencial. Pero los Creadores Supremos no son la trinidad. Por lo tanto, debe seguirse que la emergencia del Último será algo diferente a la evolución del Supremo. No obstante, quizá podamos hacer algunas comparaciones prudentes entre el Séptuple (en relación con el Supremo) y la primera Trinidad experiencial (en relación con el Último):

105:7.17 /  106:1.4 Citamos ciertos pasajes (anteriormente) al considerar esas fases de la Deidad Séptuple que no son ni espirituales ni personales, pero que están "…destinadas a unificarse en el Supremo".

118:9.7 Observamos que la inclusión de estas realidades no espirituales ni personales constituye el desarrollo de "…una nueva relación entre el arquetipo y la persona".

103:8.10 Los miembros de la Trinidad Última son una presentación adecuada de sus fases de divinidad, pero hay otros aspectos de esta trinidad que se están unificando perfectamente con las fases de la divinidad.

106:5.2 No podemos considerar los aspectos personales de Dios Último, aparte de "…los aspectos distintos a los personales de la Deidad Última".

Lo que es cierto de la personalización del poder del Supremo parece ser cierto (al menos en principio) de la personalización del poder del Último, solo que a una escala mucho mayor. En su personalización del poder, el Último va a tomar un segmento mayor de la realidad total de la que tomó el Supremo. Pero este abarcamiento de la realidad (cosas, significados y valores del universo maestro) será similar a la personalización del poder del Supremo en que incluirá lo que es personal y espiritual, y también lo que es distinto a lo personal y espiritual  106:5.2) Esta parece ser una comparación válida entre el Supremo y el Último. Pero también se nos enseña que, en términos de cantidad y calidad, la emergencia del Último es un proceso más complejo que la manifestación del Supremo  106:8.15 El Último es más que una amplificación del Supremo (Ibíd.)

10. LA SÍNTESIS DEL PODER Y LA PERSONALIDAD EN EL NIVEL ABSOLUTO

Si la evolución terminada del Supremo permite a las criaturas elevarse por encima del nivel finito y alcanzar el nivel absonito del destino de supercriatura  0:7.10, entonces ¿un desarrollo similar en Dios Último dará como resultado la apertura de un nuevo destino de criatura más allá del nivel absonito? Esto parece ser una perspectiva muy probable  106:7.4

La segunda Trinidad experiencial. La terminación de la personalización del poder del Último hace posible la formación objetiva de la Trinidad Absoluta  106:5.1 El Ser Supremo, Dios Último y el Consumador del Destino del Universo son los miembros de esta trinidad (Ibíd.) Incluso ahora, esta trinidad existe probablemente como una realidad calificada; con la emergencia del Último, puede formarse como realidad objetiva, y puede comenzar el esfuerzo de lograr el estatus de realidad unificada. La unificación total parece muy dudosa, incluso imposible (Vean el Apéndice XIX, 5. La evolución de las trinidades experienciales, y 6. La no unificación de la Trinidad Absoluta)

El ámbito en expansión de la personalización del poder. En nuestro estudio, nos hemos desplazado lentamente desde el nivel finito de la realidad hasta el nivel absoluto, pasando por el absonito. En esta progresión en expansión, la personalización del poder de la deidad experiencial ha ido abarcando cada vez más realidad total (personal y espiritual, junto con la distinta a la personal y a la espiritual) Consideremos estas citas:

118:9.7 La evolución del Supremo (y el Último) está uniendo "…ciertas fases impersonales… con sus contrapartidas volitivas…"

106:5.2 La persona del Último no puede separarse de esos aspectos de la Deidad Última que son distintos a lo personal.

106:8.11 La segunda Trinidad experiencial también tiene sus "valores distintos a la divinidad", que se están unificando con las fases de la divinidad, justo como en el caso de la síntesis del poder y la personalidad de la deidad experiencial.

Con cada paso (de lo finito a lo absoluto a través de lo absonito) se abarca cada vez más de la realidad total; el Ser Supremo abarca el finito total del gran universo en su síntesis del poder y la personalidad; el Último toma todo el potencial absonito del universo maestro en su unificación del poder y la personalidad; y, si la segunda Trinidad experiencial pudiera unificarse completamente, esto personalizaría en poder a Dios Absoluto a partir de los potenciales de divinidad absoluta y prepersonal de la Deidad Absoluta. Pero Dios Absoluto es inseparable también de los valores "distintos a lo personal" y "distintos a la divinidad" que están presentes en el nivel absoluto de la realidad. Esto señala directamente al Absoluto Incalificado.

106:5.2 "…en el nivel absoluto, los Absolutos de la Deidad e Incalificado son inseparables… en presencia del Absoluto Universal".

En otras palabras, lo que hemos estado tratando es la síntesis final del poder y la personalidad. Este es el intento de ocasionar una unificación experiencial de los Absolutos; un intento de hacer, mediante técnicas experienciales, lo que se hace realmente en la eternidad mediante técnicas existenciales. Este es un proyecto infinito; no tiene fin, ni límite, ¡ni hay nada fuera o más allá! Existencialmente y en la eternidad, el Absoluto del poder potencial y el Absoluto de la personalidad potencial están perfectamente unificados. El Absoluto Universal unifica perfectamente el Absoluto Incalificado y el Absoluto de la Deidad  0:11.15 Pero esta es una unificación existencial, no una unificación experiencial.

Esto nos devuelve a la afirmación hecha anteriormente, en la tercera sección de este Apéndice. Repitámosla:

Dios es existencial en la eternidad, y así tiene una "autoconciencia de la infinidad" existencial. Pero se necesitará otra eternidad para lograr la autorrealización experiencial de lo que está contenido en los depósitos sin límites de los tres Absolutos.

Hemos recorrido el círculo y nos estamos acercando al ciclo completo de la eternidad, pero para agotar la infinidad debemos alcanzar el fin de la eternidad. Sin embargo, la eternidad es infinita, tanto como la infinidad es eterna. De una cosa podemos estar seguros: el proceso de crecimiento eterno nunca terminará con un fin. Y esto plantea la pregunta: ¿hay algo como un "fin"? ¿O el concepto de "fin" es simplemente un pensamiento débil, resultado de las limitaciones espaciotemporales del pensamiento humano?

Ni siquiera la Trinidad del Paraíso puede "hacer lo que no es factible"  118:5.1) No puede experimentar el Absoluto de la Deidad. La Trinidad Original es infinita, tiene el poder, pero únicamente podría experimentar a Dios Absoluto de los potenciales del Absoluto de la Deidad si fuera ella misma una trinidad experiencial.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos