Apéndice XXI. El concepto del cosmos infinito

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

APÉNDICE XXI

EL CONCEPTO DEL COSMOS INFINITO

La validez del concepto

El comienzo del cosmos infinito

El problema del espacio y la infinidad

La necesidad citoplasmáica expande las funciones nucleares

Analogías de Havona

Los Documentos presentan ciertos conceptos respecto a la geografía general de la creación. Presentan la siguiente cosmografía: el Paraíso está en el centro de todas las cosas. Está rodeado por Havona, el universo central. A su vez, Havona está rodeado por los siete superuniversos, y todo este agregado se denomina el gran universo. Los cuatro niveles del espacio exterior giran alrededor del gran universo, y todo junto se designa como el universo maestro  12:1.3 Se nos informa de que el espacio se extiende más allá de los límites del universo maestro, pero no se sabe cuánto más  11:7.4 Esta extensión de espacio más allá de los confines del universo maestro es el lugar geográfico conjeturado del futuro universo sin fin: el cosmos infinito.

Más adelante estudiaremos el crecimiento del cosmos infinito (Apéndice XXVII); nuestro propósito actual es estudiar el concepto de esta creación sin límites. Como su nombre podría sugerir, este dominio está concebido como una creación sin fin. El primer universo, Havona, es la creación central de la eternidad; el último universo, el cosmos infinito, es la creación periférica de la infinidad. En muchos aspectos, el universo final será una expresión del universo original. Cada uno es una proyección del concepto de la creación de Dios: Havona, la concepción de la perfección existencial; el cosmos infinito, la concepción de la perfección existencial-experiencial.

1. LA VALIDEZ DEL CONCEPTO

El concepto del cosmos infinito no es una especulación descabellada; los Documentos se refieren a ello más de una vez. Al hablar de una de las relaciones existenciales de la Primera Fuente y Centro (la triunidad de la infinidad energética, (1149.7-13) 104:4.22-28, los Documentos dicen que esta asociación particular contiene dentro de su presencia existencial el pleno "…potencial energético del cosmos infinito, del cual el gran universo y el universo maestro sólo son manifestaciones parciales de dicho potencial". Esta asociación libera dichas energías a las deidades experienciales a medida que desarrollan la capacidad "…para controlar y estabilizar el cosmos en metamorfosis". La emergencia del cosmos infinito es, por tanto, una actividad de la emergencia de las deidades experienciales. Y los Documentos siguen diciendo lo siguiente:

106:7.7 Los Arquitectos Maestros perciben su relación con el universo maestro como algo externo y más grande.

106:6.3 Si se supone un cosmos infinito, existe un cosmos sin fin y externo al universo maestro.

106:6.2 El universo maestro proporciona un fundamento experiencial muy apropiado para la formación de la segunda Trinidad experiencial, pero su actividad implica algo mucho mayor que este universo.

106:0.7 El hecho de la existencia de la realidad coabsoluta implica la existencia de algo fuera del universo maestro, sobre el cual pueden proyectarse los experienciales.

12:1.16 La expresión completa del Infinito necesitará un escenario infinito. Debe haber un dominio ilimitado más allá de los márgenes exteriores del universo maestro.

105:7.18 La exteriorización de la Primera Fuente y Centro puede seguir para siempre hacia las extensiones lejanas, hacia la "infinidad absoluta".

115:3.1 Es imposible limitar conceptualmente al cosmos absoluto. El nombre no puede entenderlo, porque es una criatura finita en un "cosmos infinito".

Estas citas validan razonablemente el concepto de una creación interminable que estará fuera del universo maestro y que lo rodeará completamente. Este dominio tendría margen interior pero apenas tendría límite exterior, al menos no tendrá un límite fijo en la eternidad (aunque probablemente tenga una periferia siempre en expansión) Probablemente tenga un origen en el tiempo, pero no un final (no una terminación) en el tiempo. Podría tener muchas subdivisiones concéntricas y subdivisiones siempre mayores; cada una de ellas podría tener un principio, un lapso de crecimiento, un logro de destino (pero nunca sería la última, no habría un cosmos infinito como un todo)

2. EL COMIENZO DEL COSMOS INFINITO

Puesto que Havona aparece al mismo tiempo que el Espíritu Infinito  8:1.7 entonces, por analogía, ¿podríamos conjeturar que el cosmos infinito hará su aparición inicial si (y cuando) Dios Absoluto sea trinitizado por el Supremo y el Último? Una analogía así podría ser razonablemente válida si tenemos cuidado en señalar que Havona hace una aparición total, mientras que el cosmos infinito solo hace una aparición inicial: comienza. Havona está limitado objetivamente en cuanto a cantidad de manifestación; al parecer el cosmos infinito no.

Deberíamos recordar que el Ser Supremo abarcará todo el poder físico evolucionado del Todopoderoso, y que Dios Último abrazará todo el poder físico trascendente del Omnipotente  0:7.7; 118:2.5La unión del Supremo y el Último en una acción trinitizadora podría producir como consecuencia una repercusión considerable en el nivel cósmico (material) de los potenciales. Una repercusión así posiblemente podría dar como resultado la materialización repentina (no secuencial) de los universos físicos de la "zona interior" del dominio periférico de la infinidad.

Nos imaginamos el cosmos infinito con muchas subdivisiones concéntricas. Como los niveles espaciales del universo maestro, estas subdivisiones serán probablemente más grandes a medida que nos traslademos desde las subdivisiones interiores hacia las exteriores. Visualizamos una "zona interior" de tamaño inconcebible y, en nuestro concepto, esta es la más pequeña de las subdivisiones del universo infinito. Es posible que esta (imaginada) zona interior sea más grande que el universo maestro, igual que el universo maestro es más grande que el gran universo. En cuanto al tamaño final del cosmos infinito, parece que sus dimensiones no son estáticas (no son finitas); parece ser una expresión siempre en expansión y en crecimiento de la infinidad sin límites de Dios.

3. EL PROBLEMA DEL ESPACIO Y LA INFINIDAD

¿Cómo podemos reconciliar el concepto de un límite exterior del espacio con el concepto de un cosmos infinito? Respecto a la geografía del espacio, se nos informa de lo siguiente:

11:7.4 El espacio se extiende más allá del borde exterior del universo maestro, pero no se sabe cuánto más allá.

12:5.2 El espacio no es infinito, pero no se conoce la localización exacta de sus límites exteriores.

11:7.3 El espacio intermedio (lo que es no-espacio) acaba encerrando todo el espacio.

Estas afirmaciones nos dicen que, en el momento presente, existe espacio para la expansión creativa más allá de la periferia del universo maestro. Pero no se sabe cuánto espacio puede haber. Sin embargo, sí se sabe que hay una periferia lejana donde el espacio llega a su fin y, en el momento presente, más allá de esa periferia no hay más espacio para actividades creativas. Es de suponer que las actividades creativas no pueden tener lugar en el espacio intermedio (el no-espacio) Consideremos el espacio en relación con el espacio intermedio.

12:4.7 El espacio contiene y condiciona el movimiento; se mueve.

11:7.1 El espacio intermedio, el no-espacio, está relativamente inmóvil.

Si pudiéramos alcanzar los límites exteriores del espacio, llegaríamos hasta el espacio intermedio, y este encuentro se percibiría probablemente como una resistencia creciente al movimiento, de ahí que no haya más espacio para las actividades creativas.

Hemos estado pensando sobre el espacio como una constante, como algo cuyo volumen no crece ni decrece. Pero ¿tenemos que pensar en el espacio de esta manera? Esta parece ser una pregunta abierta. Consideremos la relación del espacio con el Paraíso:

11:7.4 El espacio es un don del Paraíso.

11:2.11 Se origina aparentemente justo por debajo del Paraíso inferior.

Esto sugiere un proceso continuo. La idea de que el espacio "se origina" sugiere un proceso en marcha. Por lo tanto, ofrecemos la siguiente línea de razonamiento como un medio para reconciliar el concepto de los límites del espacio con el concepto de un cosmos infinito. Hay tres maneras en las que podemos concebir el espacio:

(a) El espacio tiene un volumen constante. Los Documentos no dicen en ningún sitio que el volumen del espacio sea constante (sin cambios) Sí que dicen que el espacio es "en apariencia absolutamente último"  118:3.5 Si el espacio tuviera un volumen constante, un límite externo inalterable, entonces sería finito; difícilmente podría ser "absolutamente último".

(b) El volumen del espacio está disminuyendo. Este concepto es sencillamente incompatible con la idea de una creación en expansión.

(c) El volumen del espacio está aumentando. Esta es la única conjetura que reconcilia todos los datos ofrecidos: el espacio con límites actualmente y en el tiempo, y un cosmos infinito sin límites potencialmente y en la eternidad.

Si el espacio es una variable en aumento, algo que siempre está creciendo, entonces podría tener un límite exterior en todo momento dado, y aún así podría realmente no tener límites en la eternidad. Todo límite exterior del espacio siempre en aumento está localizado donde está localizado, solo en un momento dado del tiempo. En cualquier momento posterior, este límite se habría desplazado hacia fuera. Un límite así, siempre en aumento, siempre desplazándose hacia fuera, tiene un valor geográfico de posición solo en el tiempo; no tiene ese valor de posición en la eternidad. Luego el espacio podría tener límites en el tiempo, pero estos mismos límites no existirían en la eternidad (Esta podría ser una manera de intentar comprender una realidad última, algo que es superfinito pero también subinfinito)

Este concepto es muy compatible con la respiración del espacio  11:6.4 Las fases entrantes y salientes de la respiración del espacio podrían asemejarse a olas que alternan en relación con una marea que fluye constantemente (Nota: en este apéndice, hemos considerado únicamente el espacio penetrado)

Mientras el espacio aumente tan rápido, o más rápido, que la creación, nunca limitará un cosmos potencialmente infinito. Por consiguiente parece que este concepto del espacio como una variable en aumento es el único que reconcilia el hecho temporal de un límite exterior con el hecho en la eternidad de un universo futuro sin límites.

4. UNA VEZ MÁS: LA NECESIDAD CITOPLASMÁTICA EXPANDE LAS FUNCIONES NUCLEARES

Hemos examinado previamente el efecto sobre un "universo interior" de las necesidades de un "universo exterior" (Apéndice XI, 7. La necesidad citoplasmática expande las funciones nucleares.) Quizá estaría bien, en este punto, recapitular este principio:

(a) Necesidades pos-Havona. En cierto sentido, toda creación subsiguiente al universo central es parecida; todos son universos de naturaleza experiencial (no existencial) Havona tiene algo que dar a cada uno de ellos (a los superuniversos, a los universos exteriores y al cosmos infinito) Todos carecen de la cualidad de perfección inherente, existencial y divina. Al darles esto, Havona se escapa de las limitaciones inherentes a un universo de perfección original y divina. Podemos ver esto muy claramente en la relación que Havona mantiene con los superuniversos imperfectos. Y también podemos ver lo que los superuniversos hacen por Havona cuando introducen la técnica de crecimiento evolutivo en la creación central, y así superponen las nuevas posibilidades del crecimiento experiencial a la perfección existencial.

(b) Necesidades pos-supremas. Las creaciones que aparecen después de que el gran universo esté establecido en luz y vida son dominios pos-supremos. Estas creaciones pos-supremas son los universos del espacio exterior y el cosmos infinito, todo fuera del gran universo. Estos reinos se organizan y establecen después de que el Ser Supremo haya terminado su crecimiento, y después de que la posibilidad de la experiencia finita haya desaparecido de los potenciales de crecimiento cósmico. Así como los habitantes de Havona deben compensarnos por la carencia de perfección inherente, así los habitantes del gran universo compensarán a los ciudadanos del espacio exterior por su incapacidad de tener experiencia finita.

(c) Necesidades pos-últimas. El universo potencialmente absoluto que existirá algún día fuera de la creación maestra es un desarrollo pos-último. Sabemos que tiene estatus pos-Havona y deducimos que por consiguiente será un dominio experiencial. Es pos-supremo, de ahí que esté desprovisto de experiencia finita. También es pos-último, y por consiguiente está desprovisto de experiencia absonita. Los ciudadanos del universo maestro (terminado) tendrán que compensar estas deficiencias en su ministerio de servicio a los nativos del cosmos infinito. Dichos seres comenzarían sus existencias en algún nivel coabsoluto de estatus de criatura, que estaría desprovisto de toda comprensión de los antecedentes finitos y absonitos para el logro de dicho estatus coabsoluto e inherente.

Esta línea de razonamiento emplea muchas palabras que realmente tienen muy poco significado para nosotros. No sabemos nada del crecimiento absonito, mucho menos sobre lo que puede llegar después. Pero podemos "sentir" ese principio en funcionamiento cuando contemplamos la vida de Jesús en relación con los seres humanos. Aquí tenemos un bello ejemplo de ministerio de perfección divina en un planeta evolutivo y hacia seres humanos imperfectos. Lo que los seres perfectos del Paraíso y Havona hacen ahora por nosotros en las creaciones imperfectas del espacio-tiempo, lo haremos nosotros a nuestra vez por los ciudadanos de los universos exteriores. Nos falta la perfección de la divinidad; los habitantes del Paraíso y Havona nos la proporcionan. Los ciudadanos del espacio exterior carecerán de la experiencia finita de la Supremacía experiencial; nosotros se la llevaremos. Y algún día, en un futuro muy lejano, nos uniremos a los ciudadanos de los universos del espacio exterior en el ministerio para aquellos seres que carecerán de todo conocimiento de crecimiento y experiencia subabsolutos: los nativos del cosmos infinito.

5. ANALOGÍAS DE HAVONA

Quizá sea posible arrojar un poco más de luz sobre la naturaleza del cosmos infinito si comparamos el último universo con el primero. El primer universo es Havona, la creación eterna. Puesto que Havona procede del pasado eterno, su diseño original debe anticipar completamente la naturaleza y los requisitos futuros del cosmos infinito. Consideremos lo siguiente:

14:6.41 La capacidad de Havona es realmente ilimitada. Tiene la capacidad de servir "…como universo educativo experiencial para todos los tipos de seres creados pasados, presentes y futuros".

Deducción: Havona ya presagia los desarrollos en el cosmos infinito, y está preparada para los seres pos-últimos que serán nativos allí.

105:7.2 Havona no es absoluto ni evolutivo. Es "eterno pero no invariable". Havona "…no es exactamente finito ni tampoco absoluto". Está entre el Paraíso absoluto y los universos finitos; esta es la función de un trascendental; pero la creación central "…no es un trascendental - es solamente Havona".

Deducción: Havona está equipado únicamente para dar la bienvenida a todo tipo de ser de cualquier universo en su camino hacia el Paraíso.

11:9.5 "El Paraíso es el absoluto de los arquetipos; Havona es una muestra de estos potenciales hechos manifiestos".

Deducción: Havona es una demostración cualitativa del arquetipo del Paraíso; el cosmos infinito intenta una representación cualitativa y cuantitativa de dicho arquetipo.

14:4.1 La vida en Havona se clasifica como material, morontial, espiritual, absonita, última, coabsoluta y absoluta.

Deducción: Los nativos del cosmos infinito van a encontrar su nivel de función existente en el universo central.

(160.2-5) 14:6.1-4 Las actividades del universo central se describen como: havonianas, paradisíacas y finito-ascendentes - evolutivas Supremo-Últimas.

Deducción: Las actividades actuales de Havona no tendrán que expandirse (desde un punto de vista cualitativo) hasta la era pos-última.

14:6.5 Muchas actividades superfinitas tienen lugar en Havona. Podría servir a muchos propósitos que "…sobrepasan la comprensión de la mente creada".

Deducción: El universo central está ahora preparado para los acontecimientos del futuro más lejano.

De todo esto obtenemos que el cosmos infinito es incomprensible desde un punto de vista tanto cualitativo como cuantitativo. Esta creación final debe ser una proyección de valores coabsolutos y asociable-absolutos de naturaleza experiencial en un nivel de valor absoluto existencial. Todas las relatividades se han dejado atrás. Pero Havona está listo para todos estos desarrollos, incluso ahora.

El primer universo (Havona) es el mejor para comparar con el universo final (el cosmos infinito) Havona es la tesis existencial de perfección absoluta, propuesta por el Padre Universal y el Hijo Eterno, y consumada creativamente por la emergencia trinitizada del Actor Conjunto. El cosmos infinito sería la tesis experiencial de perfección coabsoluta, propuesta por el Ser Supremo y Dios Último, e iniciada creativamente por la emergencia trinitizada de Dios Absoluto.

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos