Apéndice XX. La era pos-Último

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

APÉNDICE XX

LA ERA POS-ÚLTIMO

Los albores de la Era Final

El universo maestro terminado

El universo maestro nuclear

Ajuste de las criaturas del tiempo a la eternidad

El cambio en el potencial de crecimiento experiencial

Hemos empleado el término "eras pos-supremas" para definir aquellas eras universales que siguen a la emergencia del Ser Supremo y a la terminación del crecimiento evolutivo del gran universo. De ahí se sigue lógicamente que deberíamos designar el intervalo de tiempo que se iniciará tras la emergencia del Último (y la terminación del universo maestro) como "era pos-última".

¿Qué significa el término "era pos-última"? ¿Sería la Séptima Era del Universo? ¿Es realmente una "era del universo"? Quizá debamos pensar en ella como una "era pos-universo", pues no comienza realmente hasta después de la terminación del universo maestro. Parece ser que la Era Final del Universo, pero podría contener la primera de una serie de nuevas épocas que seguirán a la terminación de todas las eras universales anteriores. Y también podría ser la era final de una serie y la primera de otra serie.

1. LOS ALBORES DE LA ERA FINAL

Una manera de mejorar nuestra comprensión de lo que podría significar la era pos-última es hacer un inventario de lo que ha sucedido exactamente en su inicio. Esto nos ayudará a comprender lo mucho que difiere de todas las eras precedentes. Consideremos los cambios que han tenido lugar en la deidad, las criaturas y los universos:

El universo maestro está terminado. Ha completado todo su posible crecimiento (prenuclear), desde Havona hasta el Cuarto Nivel de Espacio. Todo el progreso creativo, evolutivo y de existenciación ha alcanzado su culminación. La creación maestra es una realidad terminada y perfeccionada experiencialmente  106:4.2

El Supremo ha terminado su crecimiento terciario. Esta fase de crecimiento del Supremo se relaciona con su evolución en el universo maestro como potencial mental y como Todopodeoso Supremo  116:0 116:1.5 Creemos que este es crecimiento trascendental  106:0.5 que nos lleva al estatus último del ser  106:0.6 Deberíamos recordar que el Supremo es ahora una deidad pos-finita, que tiene la capacidad de colaborar absonitamente en la Trinidad Última  117:7.9

La Trinidad Última está totalmente unificada. Esta trinidad consiste en la unión en deidad del Supremo, el Cuerpo de Arquitectos y el Cuerpo de Creadores Supremos  0:12.6 Su unificación total debe tener lugar antes de la emergencia del Último  106:3.2

Dios Último ha emergido. La segunda deidad experiencial se ha vuelto totalmente operativa como coordinadora del universo maestro. ¡Se ha consumado la Aventura Última! La Aventura Última ha terminado. La búsqueda absonita de la deidad ha terminado. Los ciudadanos del universo maestro han alcanzado a Dios Último como experiencia personal (superpersonal) Esto significa que también han alcanzado al Padre Universal en los niveles trascendentales de la Ultimidad de la Deidad. Este es el logro superfinito de Dios Padre, y debe significar el descubrimiento de Dios como omnipotente, omnisciente y omnipresente  0:1.10, el conocimiento de él en los "niveles superiores", donde se logra "el aspecto último de la experiencia de las criaturas"  117:7.7

El crecimiento trascendental ha terminado. La era pos-última lleva a su fin todo el crecimiento absonito, todo el crecimiento pos-supremo. El crecimiento y la experiencia finitos terminan con la emergencia del Supremo; el crecimiento y la (super)experiencia absonitos deben terminar con la emergencia del Último. Esto significa el fin de todo el crecimiento relativo, de todo el crecimiento subabsoluto. La serie ascendente de finitos incompletos, finitos máximos y trascendentales parece haberse agotado. Incluso la realidad última parece haber entrado en una etapa pos-última de expansión en esta era (1162.3-6) 106:0.3-6

La Era Final comienza, pero no termina. Esta es una característica única de la era pos-última. Al parecer tiene un origen en el tiempo, pero no tiene fin ( La Primera Era es justo lo contrario: tiene un final en el tiempo, pero no un origen)

La era pos-última tiene un comienzo en el tiempo siempre que la Sexta Era del Universo, la era del Cuarto Nivel de Espacio, llegue a su fin. La Era Final tiene un comienzo muy definido, pero parece que no tiene un final discernible. Podría abarcar muchas eras e innumerables épocas, y tener toda clase de subdivisiones, y cada una de ellas podría tener un claro principio y fin; pero la era pos-última apenas podría tener fin.

¿Cómo será vivir en la era pos-última, en algo que no tiene fin? ¿Va a ser la Era Final un camino directo hacia la inmensidad total de la futura eternidad sin fin? Creemos que no. Hagamos una comparación entre esta era sin fin y las siete épocas de la historia de un mundo habitado.

La historia de un mundo habitado se divide en siete épocas principales, que comienzan con la aparición evolutiva del hombre y que llevan hasta la séptima época final: la era de luz y vida  (589.2-8) 52:0.2-8 Cada una de las seis primeras épocas tiene principio y fin; la séptima tiene principio pero no tiene un fin distinguible. ¿Significa eso que la era de luz y vida simplemente sigue y sigue? No.

La era de luz y vida se divide en siete etapas de crecimiento progresivo  (621.5-11) 55:0.5-11 Cada una de las primeras seis etapas comienza y termina; solo la séptima no tiene fin. Creemos que la era pos-última se subdividirá de acuerdo con este mismo principio. Digamos que sus divisiones principales serán siete "etapas"; cada una de las seis primeras podría comenzar y tener un fin señalado mediante el logro de alguna meta satisfactoria. La luz y vida puede subdividirse, luego "la séptima etapa final" de la era pos-última podría dividirse posteriormente en siete subetapas, y así sucesivamente)

2. EL UNIVERSO MAESTRO TERMINADO

La perspectiva del universo maestro terminado es increíble. Si volvemos a unos cálculos que hicimos anteriormente (Apéndice XVI, sección 6) encontramos que, si damos el valor de "uno" al gran universo entonces, con la misma escala, deberíamos dar un valor de "100 millones" al gran universo. La misma idea de explorar, organizar y perfeccionar esa creación tan enorme está mucho más allá de nuestra imaginación; pero esa meta es alcanzable. Tan grande como es, la creación maestra tiene límites exteriores  11.7.4; la eternidad perdura, y finalmente esos límites exteriores se alcanzarán y la Aventura Última habrá terminado.

Dios Último actuará como el coordinador experiencial de toda la creación maestra; probablemente sus actividades estarán asociadas con las de la Trinidad Última y la Trinidad del Paraíso, a través del funcionamiento de la deidad Total en ese nivel llamado "la Ultimidad de la Deidad"  0:1.3 0:1.10 0:12.6 10:5.5 La Ultimidad de la Deidad es un nivel de funcionamiento en el que el Último y estas dos trinidades están asociadas funcionalmente (Apéndice XVIII, sección 7)

Muy probablemente, el Ser Supremo actuará como el soberano de las creaciones nucleares, los universos interiores. Probablemente los Espíritus Maestros extenderán sus funciones hacia la periferia de la creación maestra; sus atributos son supremos, últimos y supremo-últimos  16:1.3 Los Hijos y Espíritus universales, junto con los finaltiarios y sus asociados, estarán presentes y operativos. ¿Y cómo serán todos esos seres, una vez hayan terminado el crecimiento absonito total mediante el servicio en los cuatro niveles del espacio exterior (entonces terminados)?

¿Cómo será nuestro mundo en la era pos-última? Leemos la descripción de un mundo habitado en la séptima etapa de luz y vida y parece una utopía. Pero nuestro mundo al final de la Sexta Era del Universo, habrá progresado mucho más allá de las siete etapas de luz y vida. Habrá alcanzado el estatus último. Y nuestro mundo todavía estará aquí, si perdura hasta la quinta etapa de luz y vida, y perdurará para siempre  55:0.3 55:11.2

3. EL UNIVERSO MAESTRO NUCLEAR

La era pos-última debería considerarse al menos desde dos puntos de vista: está relacionada con la existencia continua del universo maestro terminado y perfeccionado, y también está relacionada con los desarrollos cósmicos que se hallan fuera de los límites de la creación maestra terminada. Esto significa que debemos pensar en el universo maestro no solo como algo completo, sino también como un comienzo.

¿Qué acontecimientos inaugurarán el paso desde el estado estático de destino logrado, hasta el estado dinámico de la búsqueda de un nuevo destino? Hemos hecho un inventario de los acontecimientos que marcan los "albores" de la era pos-última; sigamos considerando los desarrollos subsiguientes que nos llevarán a las expansiones en progreso y despliegue de esta era:

El Ser Supremo. La primera deidad experiencial ha terminado su crecimiento en el universo maestro como potencial mental y Todopoderoso Supremo, pero dudamos de que haya terminado el crecimiento respecto a su relación con "el tercer nivel de manifestación de la Deidad"  116:0.5 Esto parecería relacionar sus acciones con la emergencia de Dios Absoluto. El Supremo debe estar comenzando el crecimiento pos-último; tiene (o tendrá pronto) la capacidad de entrar en relaciones coabsolutas con la Trinidad Absoluta  (1292.2-5) 117:7.8-11; Apéndice XIX, sección 3)

Dios Último. La segunda deidad experiencial ha emergido desde las "fases prepersonales" de la unificación del poder y la personalidad  10:5.5 y parece haber entrado en las "fases pos-personales" de crecimiento continuo. En la era pos-última, creemos que el Último (como el Supremo) alcanzará el estatus pos-último y entrará en relaciones coabsolutas en la Trinidad Absoluta (1292.3-4) 117:7.9-10; Apéndice XIX, sección 3) El Último ha alcanzado (o alcanzará) el estatus coabsoluto  106:0.7

La Trinidad Absoluta. La segunda Trinidad experiencial probablemente se forme en los primeros tiempos de la era pos-última. Esta es la trinidad compuesta de la Deidad Suprema, la Deidad Última y el Consumador del Destino  0:12.7) No puede formarse hasta que haya emergido el Último  106:5.1

El Supremo-Último. Esta asociación de Deidad dual probablemente no esté constituida en los albores de la era pos-última, sino que probablemente haga su aparición al principio de esa era. Al hablar del Supremo y del Último, los Documentos (en el mismo contexto) se refieren al "futuro Supremo-Último"  13:2.10 Sabemos que tanto el Supremo como el Último están presentes en Havona en la Segunda Era (en un sentido calificado) 14:6.29 Creemos que esta asociación de Deidad dual hará su aparición bastante al principio de la era pos-última (Apéndice XXVI)

Dios Absoluto. La tercera deidad experiencial va a convertirse en el nuevo desafío para los ciudadanos del universo maestro terminado. La Aventura Suprema se consuma cuando las criaturas alcanzan a Dios Supremo, encuentran al Padre como finito y se enfrentan al desafío del Último. La Aventura Última  31:10.3 termina con el logro experiencial de Dios Último y el descubrimiento del Padre como absonito. Ese logro de la deidad trascendental únicamente podría llevar a los ciudadanos del universo maestro a enfrentarse cara a cara con la aventura final, la Aventura Absoluta; el desafío experiencial de Dios Absoluto  0:10.2 y la búsqueda del Padre como Absoluto.

Estos son los nuevos acontecimientos de la era pos-última que inician la conversión del universo maestro, desde el estatus de destino alcanzado hasta el estatus dinámico del nuevo destino que conseguir. Esta es la diferencia entre la creación maestra como un dominio terminado y perfeccionado, y el universo maestro como una nueva base de poder para la expansión hacia fuera, un nuevo universo nuclear alrededor del cual hará su aparición el cosmos infinito.

Parece improbable que la segunda Trinidad experiencial esté implicada particularmente en los asuntos internos del universo maestro; todas sus actividades parecen señalar hacia el espacio y fuera de la creación maestra  106:6.2

4. AJUSTE DE LAS CRIATURAS DEL TIEMPO A LA ETERNIDAD

Parece probable que los seres humanos comiencen a ajustarse a la eternidad en esta vida. Somos criaturas del tiempo (no hay dudas acerca de esto), pero a medida que comenzamos a madurar, comenzamos nuestra huida larga y lenta de la prisión de los valores perecederos del momento presente  118:1.1 No parece haber nada más permanente (o más perecedero) que el momento en movimiento del presente. A medida que progresamos en experiencia (y si crecemos también en madurez, lo cual es opcional) comenzamos a recurrir cada vez más profundamente al pasado para obtener datos con los que crear una decisión sabia en el presente. De manera concurrente a este recurso al pasado, aprendemos a proyectar las consecuencias de una decisión cada vez más lejos en el futuro. Este es el principio de nuestra asociación del pasado-futuro en relación con la acción en el presente. Y, a medida que nos hacemos mayores, podemos captar los significados de intervalos de tiempo cada vez mayores.

Si esto es verdad en la experiencia mortal, cuánto más lo será en la experiencia de la supervivencia. ¿Cómo haremos planes, cuando podamos recordar un millón de años en el pasado y, por tanto, podamos proyectar las consecuencias hacia un millón de años en el futuro? Cuando hayamos vivido un billón de años, tendremos una edad parecida a la que tiene la nebulosa de Andronover actualmente. ¿Cómo haremos planes entonces? Hacia el final de la Sexta Era, al principio de la era pos-última (si nuestros cálculos son correctos) podríamos ser cinco billones de veces más viejos que Andronover. ¿Cómo haremos planes entonces?

El significado y el valor de todo esto podrían doblarse en la experiencia personal de un ascendente. Entre otras cosas, la fusión con un Ajustador añade la experiencia y la memoria de la eternidad pasada  112:7.1 Puesto que esto es probablemente muchísimo más de lo que podamos absorber inmediatamente, es probable que lo tomemos poco a poco, a medida que desarrollamos la capacidad. En otras palabras: cuando hayamos vivido un billón de años, quizá podamos captar otro billón de años de "experiencia y memoria de la eternidad pasada". De este modo se añaden dos billones de años de memoria pasada, lo que significa que hemos de poder mirar hacia delante con la comprensión de un periodo similar (otros dos billones de años) Hemos vivido únicamente un billón de años, pero hemos adquirido una base de cuatro billones de años con la cual evaluar el presente en términos del pasado-futuro.

Si nuestra penetración experiencial en el tiempo está en una ratio cuatro veces mayor que el paso real del tiempo, entonces estamos dirigidos a hacer progresos en la comprensión cuantitativa de la eternidad. La sensación cualitativa de la eternidad probablemente se convierta en parte de la conciencia de un ascendente en el momento en que pasa del circuito interior de Havona al Paraíso  26:1.6 2:5.4

5. EL CAMBIO POS-ÚLTIMO EN EL POTENCIAL DE CRECIMIENTO

En el Apéndice VII, "Mecanismos de crecimiento experiencial", dimos una consideración cuidadosa al proceso de crecimiento y a lo que lo hace posible. En este momento, quizá estaría bien recapitular este estudio desde un punto de vista ligeramente distinto:

(a) El mecanismo existencial. Este mecanismo funcionó en la Primera Era del Universo, en el "origen" del universo central y de sus habitantes increados. Este mecanismo continúa funcionando mientras, y si, las deidades existenciales actúan de manera existencial.

(b) Mecanismos experienciales. Estos son los "mecanismos de crecimiento experiencial" que actúan ahora. Creemos que incluyen el crecimiento de la era actual del universo y el crecimiento de naturaleza pos-suprema que caracterizará los niveles del espacio exterior, tras la emergencia del Ser Supremo.

(c) El mecanismo existencial-experiencial. Este parece ser el mecanismo que funcionará en la era pos-última. Parece haber una diferencia esencial entre el crecimiento en el universo maestro y el crecimiento más allá del universo maestro. Todo el crecimiento del universo maestro está asociado con el crecimiento de una deidad experiencial subinfinita. En la era actual del universo, tanto el Supremo como el Último transmiten y organizan los potenciales de los Absolutos, para su uso por los Creadores Supremos en su trabajo transformador. En las eras pos-supremas, el Supremo habrá emergido, pero el Último todavía servirá como "tope" entre el crecimiento y los potenciales de los Absolutos. En la era pos-última ya no habrá ese tope subinfinito. El proceso de crecimiento afectará directamente a los potenciales infinitos de los Absolutos.

El crecimiento en las eras pos-Havona del universo maestro tiene lugar en dos niveles: finito y absonito. Esto es porque se proyectaron originariamente dos niveles subabsolutos de realidad experiencial  0:12.1 El crecimiento en la era actual del universo es crecimiento finito. Únicamente es posible dentro del Supremo en crecimiento (emergente), y llegará a su fin siempre que se complete la personalización en poder, cuando haya completado su crecimiento  117:2.2

Lo que el crecimiento del Supremo es para el crecimiento y la experiencia finitos, suponemos que el crecimiento experiencial del Último es y será para el crecimiento absonito. Mientras el Último esté implicado en la síntesis del poder y la personalidad, mientras no haya emergido aún, durante todo ese tiempo será posible el crecimiento absonito. Cuando el Último haya emergido, entonces el crecimiento absonito habrá terminado y finalizado.

El fin del crecimiento relativo. Si tanto el tipo de crecimiento finito (asociado con el Supremo) como el crecimiento absonito (asociado con el Último) son acontecimientos pasados, de ahí se seguiría que todo crecimiento relativo también es un acontecimiento pasado (Aquí estamos usando la palabra "relativo" como se emplea en el Prólogo [(3.6-13) 0:1.19-26] cuando trata sobre la perfección. En este uso, "relativo" queda como un término intermedio que contrasta con "imperfección" y "perfección absoluta") Como los Documentos señalan  115:7.3, excepto el Padre y sus coordinados absolutos, toda la realidad es relativa (incluyendo al Supremo y al Último) Pero en este punto de nuestra concepción de la evolución experiencial, es bastante probable que ni el Supremo ni el Último sean todavía "realidades relativas". Es bastante probable que ambos tengan estatus coabsoluto (Apéndice XXV, sección 1)

Por consiguiente, podríamos concluir que el crecimiento pos-último podría ser absoluto, coabsoluto, asociado-absoluto, calificado-absoluto (llámenle como sea), pero no subabsoluto en el sentido de ser crecimiento "relativo". Como ya hemos observado (Apéndice VII, sección 7), la naturaleza del crecimiento en la era final es difícil de comprender. No obstante, los Documentos tienen algo que decir sobre este concepto lejano.

0:2.17 El crecimiento pos-último es algo que debe tener lugar en los niveles que están más allá de los niveles creativos (El Último se presenta como que actúa en los niveles creativos finales)

0:2.18 El crecimiento pos-último está más allá del Último, y esto significa que es algo que está más allá de los niveles creativos. Lo que está más allá de la creatividad se llama supercreatividad. Por lo tanto, el crecimiento pos-último debe ser supercreativo.

(4.11-12) 0:2.17-18 El crecimiento pos-supremo tiene que ver con valores superpersonales; el crecimiento pos-último tiene que ver con valores superpersonales trascendidos.

(2.12-13) 0:1.12-13 El crecimiento pos-supremo tiene lugar en el nivel absonito, donde se transciende el espacio y el tiempo. Más allá de él, el crecimiento pos-último debe tener lugar en un nivel que no tiene ni espacio ni tiempo; su estatus es absoluto.

El crecimiento pos-supremo (absonito) es bastante difícil de imaginar; el crecimiento pos-último (absoluto) es aún más difícil. No obstante, deberíamos considerar este concepto, porque los finalitarios van a implicarse sin duda en este tipo de crecimiento. Consideremos los siguientes párrafos:

112:7.1 Entre otras cosas, la fusión con el Ajustador añade "una fase de absolutidad potencial limitada".

112:1.9 Los mortales de Urantia tienen un tipo de personalidad otorgada que tiene una séptima dimensión suprema, y que es un "absoluto asociable". Aunque es no infinita, sí tiene la capacidad de penetración subinfinita de lo absoluto.

106:7.4 Los mortales tienen un destino potencial que tiene valor absoluto.

Incluso ahora, parece que nosotros los mortales tenemos el tipo de dotación que nos permitirá permanecer para siempre en la corriente del crecimiento evolutivo-experiencial. Podemos encontrarnos metas que vayan más rápido de lo que avanzamos, metas como el Absoluto Universal 10:8.8 Pero nunca vamos a llegar a un punto muerto eterno; siempre podremos hacer progresos, incluso en la penetración subinfinita del nivel absoluto de significados y valores.

En el análisis final, los Ajustadores del Pensamiento son el don del "Dios absoluto" a sus hijos, que tienen el destino potencial de alcanzar a "Dios como absoluto"  107:1.6

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos