Apéndice XV. Arquitectos Maestros y Trascendentales

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

APÉNDICE XV

ARQUITECTOS MAESTROS Y TRASCENDENTALES

Relaciones de ciertos números

El número de Arquitectos

Naturaleza de los trascendentales

Funciones de los trascendentales

Significados de la palabra "absonito"

Inicio, realización y consumación

La secuencia de lo absonito

El principio de coherencia orgánica

El Apéndice VIII, "Técnicas transformadoras", revisa con algo de detalle las diferentes maneras en las que los seres se hacen reales, en las que son traídos a la existencia; y la sección 3 de ese apéndice, Técnicas de existenciación, da una consideración cuidadosa al método posible de origen de los Trascendentales y de su cuerpo de gobierno, los Arquitectos del Universo Maestro  31:8.5 En conexión con este estudio, se señaló que estos seres se ocupan solamente de "la superadministración del universo maestro"  31:8.2, y dedujimos que podrían ser la personificación de los planes de Dios para el universo maestro (pasado, presente y futuro) Llegamos a la conclusión de que estos seres absonitos se existenciaron (surgieron a la existencia) como una repercusión inherente y virtualmente inevitable de la confección de esos planes para el universo maestro. En otras palabras, Dios apenas podría hacer planes serios respecto a la creación maestra sin existenciar (elaborar la existencia de) los Arquitectos y los Trascendentales; y esos existenciadores absonitos pudieron surgir a la existencia únicamente como un corolario repercusivo para la elaboración de esos planes.

Uno de los propósitos del Apéndice XV es el de reunir lo que los Documentos tienen que decir sobre los números en relación con la deidad, con los coordinados de la deidad, con la organización de los universos y, además, relacionar esos datos con los números que se dan para los Arquitectos del Universo Maestro  31:9.1 Estos números, y la organización de los Arquitectos, deberían decirnos algo sobre los planes totales para el pasado, presente y futuro de toda la creación maestra. Parece probable que una comparación similar de dichos números con la organización de los demás grupos de Trascendentales sería igualmente significativa, pero no se dan datos numéricos respecto al resto de Trascendentales; por lo tanto no se pueden hacer tales comparaciones.

También daremos consideración al nivel absonito de la realidad y a la naturaleza y funciones de los Arquitectos y demás Trascendentales. Este estudio llevará a una consideración amplia de la unidad orgánica de la realidad como una cualidad básica característica de la realidad, que probablemente explica ciertos acontecimientos que se tratan en los Documentos. Esta calidad de unidad orgánica parece originar el "principio de consistencia orgánica" que se encuentra por todas partes (Vean el Apéndice VIII, 3. Técnicas de existenciación, especialmente la consideración de la composibilidad como corolario de la omnipotencia de Dios)

1. RELACIONES DE CIERTOS NÚMEROS

Los universos son matemáticos, así como orgánicos y personales. La organización de un simple superuniverso, por ejemplo, sigue el sistema decimal sin ninguna desviación. Sus divisiones y subdivisiones son todas múltiplos de diez (167.9-15) 15:2.18-24 Ciertos números parecen ser inherentes a la naturaleza de las cosas. Por ejemplo: si la Deidad existencial va a ser indivisa, solo puede haber una Trinidad existencial, la Trinidad del Paraíso.

Consideremos el patrón numérico que parece revelarse en la narrativa de los Documentos. Se nos informa de que "…el universo… está planeado por la mente, construido por la mente y administrador por la mente"  42:11.2 Si esto es así, entonces deberíamos esperar encontrar algún tipo de patrón matemático, alguna relación significativa entre ciertos números y los planes para el universo maestro. Lo que estamos buscando es un sistema. En un sistema, las partes interrelacionadas están dispuestas, organizadas, tienen un valor de posición con sentido  112:1.19

El número uno y el número tres. El número uno parece significativo en relación con el concepto de Infinito, lo Incausado, la Causa de las Causas 0:3.23 En términos de realidad en acción, podría estar relacionado con la única Trinidad existencial, con la indivisibilidad de la Deidad del Paraíso. El autor del Documento 10 habla de la Trinidad como inevitable, que proporciona la única manera en la que un Ser Infinito podría dar lugar una personalización triple e igual de la Deidad, y al mismo tiempo mantener la indivisibilidad absoluta de la Deidad  10:0.3 Tenemos aquí un claro ejemplo de la relación única entre los números uno y tres. Ciertamente hay tres personas de la Deidad, pero en la Trinidad Paradisíaca existencial son una indivisa y absoluta. En términos de "matemática cósmica", todo esto parece significar que no es posible tener uno sin tres, y que es igualmente imposible tener tres sin uno.

El número uno aparece en la organización de los Arquitectos del Universo Maestro; solo hay un primer Arquitecto  31:9.3 También lo hace el número tres; hay tres Arquitectos de Havona   31:9.4

El siete como expansión funcional del tres. La aparición del Espíritu Infinito completa la personalización existencial de la Deidad  10:2.7 Cuando el Espíritu dió expresión a sus personalidades primarias, estas eran experienciales en naturaleza y siete en número (Ibíd.)

Los Documentos dicen que la personalización de las tres Deidades del Paraíso (y su unión en la Trinidad) es la inevitabilidad absoluta, y que la creación de los Siete Espíritus Maestros es la inevitabilidad subabsoluta  16:1.1 No hay nada arbitrario en esta expansión funcional de tres en siete. Si los Espíritus Maestros van a expresar las funciones sencillas y plurales de las Deidades del Paraíso, entonces solo puede haber siete, porque las tres Deidades del Paraíso tienen solo siete combinaciones posibles de expresiones simples y plurales: Padre, Hijo, Espíritu, Padre-Hijo, Padre-Espíritu, Hijo-Espíritu y Padre-Hijo-Espíritu  (184.1-9) 16:0.1-9 No hay ningún número mayor o menor matemáticamente posible que no sea el siete.

El número siete es de importancia capital en todas las creaciones pos-Havona. Los Siete Espíritus Maestros son de origen posterior a Havona y de naturaleza experiencial. Están activos a lo largo de la historia posterior a Havona (y experiencial) del universo maestro, que comienza con los "tiempos cercanos a la eternidad" y los "albores del tiempo" en el comienzo de la Segunda Era. Los superuniversos son siete porque hay Siete Espíritus Maestros  16:0.11 Todos los planes para el gran universo y los segmentos relacionados de los universos exteriores reflejan y están condicionados por el hecho de que hay Siete Espíritus Maestros (Ibíd.)

El número siete aparece en el número de Arquitectos asignados a los cinco niveles de espacio posteriores a Havona: el nivel espacial de los superuniversos, y el primer, segundo, tercer y cuarto nivel del espacio exterior. En el primer caso, es el número siete en sí mismo. En los casos posteriores el siete es un factor del número total, que aparece una o más veces.

La interacción del tres y el siete. Los números tres y siete interactúan de varias maneras: tres más siete es igual a diez, tres por siete es igual a 21, tres más siete multiplicado por siete es igual a setenta. Examinemos estas tres interacciones.

La interacción del tres y el siete: el número diez. Si hay algún número particular que debería asociarse con la presencia y la acción del Ser Supremo, este sería el número diez (dicho de otra manera, tres más siete)

Por ejemplo: consideremos lo que tuvo lugar cuando los Siete Espíritus Maestros colaboraron con las tres Deidades del Paraíso en la creación de los Espíritus Reflectantes. Fue entonces cuando el Ser Supremo actuó como creador por primera (y única) vez: en la creación de Majeston  17:2.4

Hay diez Arquitectos asignados al gran universo: tres en Havona y siete en los superuniversos. Hemos observado que el gran universo es el universo nuclear del que el Ser Supremo está emergiendo.

Observaremos (más adelante) que el número diez es un factor en el número de Arquitectos Maestros, comenzando por el cuerpo asignado al Primer Nivel de Espacio; y que continúa apareciendo como factor en el número de cada uno de los cuerpos subsiguientes. Estos son los cuerpos de Arquitectos asignados a las creaciones del espacio exterior; estas son las creaciones de las eras pos-supremas; estas son las eras en las que el Ser Supremo estará presente y activo personalmente.

La interacción del tres y el siete: el número 21. El número 21 no aparece en la organización de los Arquitectos, pero sí en otras partes. Hay tres circuitos de satélites del Paraíso. Cada uno de ellos tiene siete mundos, que hacen un total de 21 mundos (143.1-2) 13:0.1-2 Se nos informa de que esos 21 satélites del Paraíso "…abarcan los potenciales de la función del universo maestro"  13:0.7 Hay también 21 Ancianos de los días, tres asignados a las sedes de cada uno de los siete superuniversos (209.6-7) 18:3.4-5

La interacción del tres y el siete: el número setenta. Tres más siete multiplicado por siete es igual a setenta. Este número parece simbolizar la asociación funcional del Ser Supremo y los Espíritus Maestros. Esto podría simbolizar la primera expresión de la asociación de la Deidad dual del Espíritu-Supremo (Apéndice V, sección 5)

El número setenta es el número dado por los Secretos Trinitizados de la Supremacía. Hay exactamente setenta de estos seres de origen trinitario que gobiernan los mundos paradisíacos del Padre  18:0.12 Diez Secretos de la Supremacía están estacionados en cada uno de los siete mundos, y en cada mundo los diez están organizados como tres en relación con siete  18:1.2 Esta es una expresión exacta de nuestro análisis del número setenta: (3 + 7) x 7 = 70.

(Quizá no tenga un significado especial, pero los seres más elevados asignados al gobierno de los siete superuniversos son setenta: los 21 Ancianos de los Días y los 49 Espíritus Reflectantes)

Cuando vemos las divisiones primarias de los mil millones de mundos de Havona, observamos que están agrupados en siete circuitos  14:1.9 Esta organización del universo central parece presagiar la división posterior del nivel espacial de los superuniversos en siete superuniversos  15:0.1 Cuando examinamos las divisiones primarias de los siete superuniversos, observamos que son los sectores mayores, que son setenta  15:2.12 ¿Presagia esto la organización del Primer Nivel de Espacio en setenta divisiones principales? No lo sabemos, pero parece que sí. Sí sabemos que hay setenta Arquitectos asignados a este nivel espacial  31:9.6

El siete interaccionando consigo mismo: 7, 49, 343 y 2401. En el Apéndice XIV, 6. Los resultados de la interacción de siete veces siete , consideramos esta relación numérica. Puesto que ahora estamos considerando más detenidamente todas las relaciones numéricas significativas, sería correcto considerar más atentamente estas potencias de siete. Supongamos que consideramos primero las relaciones de los números 7, 49, 343 y 2401. Todos son expansiones (exponenciales) del número siete:

7 x 1 = 7 x 1 = 71 = 7
7 x 7 = 7 x 7 = 72 = 49
7 x 49 = 7 x 7 x 7 = 73 = 343
7 x 343 = 7 x 7 x 7 x 7 = 74 = 2401

¿Qué significan estos números? Comencemos por el más pequeño y avancemos, de uno en uno, hasta el más grande.

El siete. Como ya hemos señalado, la aparición más significativa del número siete está relacionada con los Siete Espíritus Maestros. Solo podía haber siete de estos Espíritus, ni más ni menos. Debido a esto, el nivel espacial de los superuniversos fue dividido en siete segmentos principales: las siete supercreaciones  16:1.1 Cada Espíritu Maestro impregna uno de los superuniversos, y domina de tal manera el ambiente de su superuniverso que toda criatura nativa adquiere el matiz, la coloración de carácter única de este Espíritu Maestro particular  16:5.2 Esta marca natal de cada superuniverso es tan permanente que incluso los finalitarios reúnen a un finalitario de cada superuniverso (siete en total) cuando quieren "mostrar una relación trinitaria completa"  16:5.5

El cuarenta y nueve. El primer ejemplo de la expansión del siete hacia el 49 aparece en la narración del origen de los Espíritus Reflectantes  17:3.2 Hay exactamente 49 de estos seres. Siete de ellos son como el Primer Espíritu Maestro y reflejan su naturaleza. Siete son como el Segundo Espíritu Maestro, y así hasta el último, que es como el Séptimo Espíritu Maestro y refleja su naturaleza (Ibíd.) Uno de cada tipo de Espíritus Reflectantes está estacionado en cada capital de superuniverso (Ibíd.) En Uversa, por ejemplo, hay siete Espíritus Reflectantes, cada uno de naturaleza distinta y que refleja un Espíritu Maestro diferente. Puesto que estos Espíritus Reflectantes también son creativos, este modo de asignación establece en cada superuniverso el potencial para la aparición de criaturas que revelarán siete diferentes realizaciones (de cada Espíritu Maestro), pues tendrán siete naturalezas creadas inherentemente distintas. Puesto que esto es cierto en cada uno de los superuniversos, y puesto que cada supercreación está dominada ambientalmente por uno de los Espíritus Maestros, de ahí se sigue lógicamente que dichas criaturas podrían desarrollar 49 patrones divergentes de crecimiento, ya que hay 49 combinaciones posibles de interacción entre la herencia y el ambiente.

Este potencial se expresa en realidad en el origen y crecimiento evolutivo de los Conciliadores Universales (Apéndice XIV, sección 7) Los Conciliadores se crean reflexivamente en cada superuniverso, con siete tipos diferentes de herencia (de cada Espíritu Maestro) Puesto que estos siete tipos evolucionan en siete entornos diferentes (dominados por el Espíritu Maestro), el resultado neto es la creación de 49 puntos de vista diferentes por parte de los Conciliadores. Creemos que la evolución de estos 49 tipos distintos de Conciliadores es una previsión de lo que será típico de las transacciones normales de la Tercera Era del Universo y de los asuntos del Primer Nivel de Espacio.

Hay siete ambientes básicos (dominados por cada Espíritu Maestro) en los superuniversos. Creemos que habrá 49 condiciones análogas en el Primer Nivel de Espacio.

También creemos que dichos condicionamientos ambientales y creativos darán como resultado la creación de 49 naturalezas básicamente diferentes en esos seres que se ocuparán de los asuntos del Segundo Nivel de Espacio.

Las expansiones posteriores del siete. Si hemos establecido correctamente el patrón en expansión de (las potencias del) siete, podemos seguirle la pista en los tres niveles espaciales más exteriores (el segundo, tercero y cuarto):

(a) Trescientos cuarenta y tres. Las transacciones del Segundo Nivel de Espacio probablemente darán como resultado una diversificación posterior de la expresión de la divinidad. Si nuestro razonamiento es correcto, este nivel espacial comenzará con una diversificación de divinidad de 49 tipos y sus transacciones darán como resultado 343 condicionantes de naturaleza ambiental y creativa. Estas 343 diversificaciones, a su vez, determinarán las naturalezas de los creadores y administradores que gobernarán el siguiente nivel espacial.

(b) Dos mil cuatrocientos uno. El Tercer Nivel de Espacio creará probablemente siete veces más (7 x 343) condicionantes ambientales y hereditarios que el nivel espacial anterior. Si es así, dará como resultado 2401 naturalezas diferentes de seres que iniciarán los asuntos del nivel espacial final.

(c) El Cuarto Nivel de Espacio. Si el nivel espacial final comienza con una diversificación hereditaria y ambiental de divinidad de 2401 expresiones diferentes, entonces también puede dar lugar a una diversificación (séptuple) posterior de dichos patrones. Para estos patrones no parece que haya ninguna manera de canalizar la expresión creativa en el universo maestro. Esta diversificación final es una posible expansión de siete elevado a la quinta potencia, 16.807 tendencias ambientales y creativas.

¿Es o no razonable esta línea de razonamiento? Podemos probarla. Podemos plantearnos esta pregunta: el patrón de la creación ¿está hecho para la uniformidad o para la diversidad?

Consideremos la expresión original del patrón de la creación: veamos Havona y sus mil millones de mundos. Cada mundo es "original, único y exclusivo": "no hay dos iguales"  14:5.6 "Cada mundo… es totalmente diferente a cualquier otro mundo…"  18:2.4 El universo modelo está creado sobre el principio de la diversidad; es bastante razonable descubrir que las creaciones pos-Havona seguirán este mismo patrón de diversificación.

2. EL NÚMERO DE ARQUITECTOS MAESTROS

Las cifras que se dan para los siete cuerpos de Arquitectos del Universo Maestro no parecen tener, a primera vista, mucho significado ni seguir un sistema o patrón  31:9.1 Sin embargo, una factorización aritmética de estos números revela que existe un sistema o patrón inequívoco a medida que aumentan, cuerpo tras cuerpo, hasta llegar a los 28.011, que es el total de este grupo completo del cuerpo gobernante de los Trascendentales, los planificadores y coordinadores del universo maestro. Consideremos el siguiente análisis de estas cifras:

El nivel del Paraíso. En este nivel, el más elevado, hay un Arquitecto, el Arquitecto más antiguo, que recibe la ayuda de tres Arquitectos del segundo cuerpo. El Arquitecto más antiguo coordina el Paraíso y sus tres circuitos de satélites. Esta es una relación entre el uno y el tres.

El nivel de Havona. En este nivel hay tres Arquitectos; reciben la ayuda de los setenta Arquitectos del tercer cuerpo. En Havona hay (excluyendo los cuerpos de gravedad oscuros) diez circuitos de esferas habitadas, los tres circuitos de satélites del Paraíso y los siete circuitos con los mil millones de mundo. Esta es una relación entre el tres y el siete (La aparición del número siete en este punto parece anticipar la función colectiva posterior y de Segunda Era de los Espíritus Maestros en relación con el universo central)

El nivel del superuniverso. Hay siete Arquitectos en el tercer cuerpo. Reciben la ayuda de los setenta Arquitectos del cuarto cuerpo. Supervisan el nivel espacial de los superuniversos, que está dividido en siete superuniversos y subdividido en setenta sectores mayores.

El número siete. Deberíamos señalar que el número siete hace su aparición en el tercer cuerpo de Arquitectos, en el nivel de los superuniversos, y también a partir de este momento en los números de cada cuerpo subsiguiente de estos planificadores universales. Los Siete Espíritus Maestros se vuelven funcionales en los albores de la Segunda Era del Universo y en relación con la organización de los siete superuniversos. La repetición del número siete, a partir de ese momento, sugiere que seguirá desempeñando un papel importante en todos los desarrollos que tengan lugar en las creaciones del espacio exterior.

El Primer Nivel de Espacio. Hay setenta Arquitectos asignados al primer nivel del espacio exterior. Este número es el producto de siete por diez. Este cuerpo de setenta Arquitectos asegura la administración (presente y) futura del primer nivel del espacio exterior. Se nos informa de que hay 70.000 agregados mayores de materia en el espacio exterior, y que cada uno de ellos es más grande que un superuniverso  31:10.19 Si todos están en el Primer Nivel de Espacio, entonces cada Arquitecto (del cuarto cuerpo) parece tener la supervisión de 1.000 de estos agregados físicos. Esto sugiere que cada Arquitecto tendrá su jurisdicción sobre una materialización de masa de un superuniverso. El campo de acción de los Arquitectos parece expandirse a medida que nos adentramos en el espacio exterior.

No lo sabemos, pero suponemos que los 490 Arquitectos del quinto cuerpo prestarán su servicio como ayudantes asociados a los del cuarto cuerpo. Si esto es así, cada Arquitecto del cuarto cuerpo tendrá siete ayudantes asociados. A la vista de nuestro concepto de la posibilidad de que haya 49 tendencias (ambientales y hereditarias) en el Primer Nivel de Espacio, esto parece ser significativo.

El dominio de cada Espíritu Maestro en el Primer Nivel de Espacio estaría compuesto por 10.000 agregados de materialización de masa bajo la jurisdicción de diez Arquitectos y setenta Arquitectos asociados. El dominio básico de cada Arquitecto (del cuarto cuerpo) serían 1.000 agregados de materialización de masa y él tendría siete ayudantes asociados.

El número diez. Deberíamos señalar que el número diez aparece como un factor en el cuarto cuerpo de Arquitectos. El número aparece como un factor constante de ahora en adelante. Esto sugiere que el Ser Supremo está activo en todos los niveles del espacio exterior.

El Segundo Nivel de Espacio. Los Arquitectos del quinto cuerpo son 490. Esto es siete al cuadrado por diez (7 x 7 x 10) El número diez, como hemos señalado, sugiere la acción continua del Ser Supremo en el Segundo Nivel de Espacio. El cuadrado de siete (7 x 7) sugiere la superposición de la naturaleza diversa de cada Espíritu Maestro sobre las naturalezas de los siete.

Las potencias de siete. Como el diez, el siete es un factor que se repite en el número de Arquitectos del espacio exterior, pero el siete es un factor "en expansión": siete a la primera potencia (71= 7); siete al cuadrado (72= 7 x 7 = 49); siete al cubo (73= 7 x 7 x 7 = 343); y siete a la cuarta potencia (74= 7 x 7 x 7 x 7 = 2401) Esto sugiere que habrá una superposición continua de las siete naturalezas (ambientales dominantes) de los Espíritus Maestros sobre las siete tendencias creativas (determinadas por la herencia) de esos mismos Espíritus Maestros, con una proyección de los resultados diversificados de esta relación en cada uno de los niveles del espacio exterior.

El Tercer Nivel de Espacio. El sexto cuerpo de planificadores universales se eleva a 3.340 miembros. Este número es siete elevado al cubo por diez (7 x 7 x 7 x 10 =3430) O, dicho de otra manera, 343 x 10 = 340. ¿La aparición de esta tercera potencia de siete (49 x 7) significa una superposición adicional a las naturalezas de los Siete Espíritus Maestros sobre las 49 expresiones previas? La interacción continua del diez y el siete sugiere la colaboración continua del Ser Supremo y los Siete Espíritus Maestros. Y tenemos buenas razones para creer que los niveles del espacio exterior son el lugar donde la asociación de la Deidad dual del Espíritu y el Supremo va a encontrar su expresión más plena (Vean el Apéndice V, 5. La asociación Espíritu-Supremo)

El Cuarto Nivel de Espacio. El séptimo y último cuerpo de planificadores universales se eleva a 24.010 miembros. Este número es siete elevado a la cuarta potencia por diez. Puede expresarse así: (7 x 7 x 7 x 7 x 10 = 24.010) La cuarta potencia de siete puede representar una interacción final entre las naturalezas séptuples de los Espíritus Maestros y la configuración de su asociación en el nivel espacial anterior (7 x 49 = 343) En el Tercer Nivel de Espacio estuvimos tratando con siete elevado al cubo (343) Ahora, en el nivel espacial final, estamos tratando con la potencia cuarta de siete (7 x 343 = 2401)

RESUMEN: NÚMERO DE ARQUITECTOS DEL UNIVERSO MAESTRO

1. El nivel del Paraíso 1 = Deidad indivisa, la Trinidad del Paraíso
2. El nivel de Havona 3 = La triple personalización de la Deidad
3. El nivel de los superuniversos 7 = La séptuple expresión de la Deidad trina
4. El Primer Nivel de Espacio 70 = (3 + 7) x 7 = 10 x 71
5. El Segundo Nivel de Espacio 490 = (3 + 7) x 7 x 7 = 10 x 72
6. El Tercer Nivel de Espacio 3.430 = (3 + 7) x 7 x 7 x7 = 10 x 73
7. El Cuarto Nivel de Espacio 24.010 = (3 + 7) x 7 x 7 x 7 x 7 = 10 x 74
Total 28.011

Nota: El número 28.011 representa algún tipo de límite, el agotamiento del potencial personificable del nivel absonito. No fue posible existenciar un Arquitecto adicional; el número 28.011 alcanzó los límites de la absonidad, y el intento por existenciar al Arquitecto nº 28.012 fracasó porque en este punto la conceptualización de los Arquitectos trascendió lo absonito y “…se encontró con el nivel matemático de la presencia del Absoluto”  31:9.10

(Vean 31:9.1. Los Arquitectos del Universo Maestro, para las referencias en los Documentos)

Resumen del número de Arquitectos. Una tabla siempre ayuda a ver las relaciones numéricas. En el resumen anterior se ha hecho una tabla. Aquí podemos ver la expansión de los números del uno a través del tres hasta el siete, luego vemos que el tres y el siete se combinan para formar el diez, un número que perdura en los niveles del espacio exterior con la incorporación de las potencias del siete (siete elevado a uno, siete al cuadrado, siete al cubo y siete a la cuarta) En nuestra opinión, estos números no se deben al azar. No hay más azar en ellos que el que hay en el número de Espíritus Maestros; este número, el siete, es inherente a la situación creativa implicada en el origen de estos Espíritus elevados.

Estos números tienen significado; no parecen ser fruto del simple azar. Parecen expresar el despliegue de las interrelaciones de la Deidad y la Divinidad en los dominios de la realidad actual y actualizada. Consideremos lo siguiente:

Uno. Este número simboliza la unidad de la Deidad. Podría significar el concepto pre-Padre de la Deidad solitaria (el Infinito) y la realidad pos-Padre de la Deidad indivisa, la Trinidad del Paraíso.

Tres. Este número podría significar muchas relaciones: la potencialización triple de la realidad absoluta; la proyección triple de la realidad funcional como finita, absonita y absoluta; la personalización de potencial triple de la realidad experiencial como Supremo, Último y Absoluto; el potencial triple de la trinidad final como Trinidad de Trinidades. Probablemente la más simbólica es la personalización triple de la Deidad del Paraíso como Padre, Hijo y Espíritu.

Siete. Este número simboliza la derivación de la Deidad Séptuple desde la Deidad Triple. Esta es la primera expresión subabsoluta de la deidad experiencial: de manera lateral en los Siete Espíritus Maestros, y de manera vertical en la asociación de Dios Séptuple.

Setenta. Este es el número diez multiplicado por siete. Parece ser un reflejo de la actividad personal del Supremo en asociación con los Siete Espíritus Maestros (quizá el principio de la asociación de la Deidad dual del Espíritu-Supremo en el Primer Nivel de Espacio)

Cuatrocientos noventa. Este número (7 x 7 x 10) sugiere la superposición de las siete naturalezas únicas de los Espíritus Maestros sobre las siete naturalezas únicas de esos mismos Espíritus en asociación con el Ser Supremo. Esta interacción de siete veces siete aparece primero en los 49 Espíritus Reflectantes. Es algo que probablemente esté proyectado desde la organización básica del primer nivel del espacio exterior. Creemos que la organización del Primer Nivel de Espacio determinará la naturaleza de estos creadores y administradores, que posteriormente estarán a cargo de la organización y el gobierno del Segundo Nivel de Espacio.

Tres mil cuatrocientos treinta. Este número (7 x 7 x 7 x 10) refleja la segunda superposición de siete sobre siete, en este caso la superposición de siete sobre 49 (siete veces el cuadrado de siete) Este número sugiere la complejidad de la diversificación de divinidad proyectada en el Tercer Nivel de Espacio desde el Segundo Nivel de Espacio.

Veinticuatro mil diez. Este es el número del séptimo cuerpo de Arquitectos (7 x 7 x 7 x 7 x 10 = 74x 10) Parece reflejar la cuarta interacción del siete con el siete. Si el patrón de los desarrollos previos se mantiene en el último nivel espacial, parece probable que la diversificación ambiental de este nivel espacial final pueda dar lugar a una diversidad de divinidad de siete elevado a la quinta No es posible la expresión de esta quíntuple interacción del siete con el siete dentro de los confines del universo maestro. Cualquier expresión así tendría que tener lugar en alguna creación externa al Cuarto Nivel de Espacio.

La expansión del siete desde la primera hasta la cuarta potencia. ¿Hay alguna razón discernible en el número de Arquitectos por la cual el número siete debería expandirse desde la primera potencia hasta la cuarta? ¿Por qué no la tercera potencia? ¿O la quinta? Bien, podemos señalar que los Trascendentales están proyectados para la actividad de la personalidad en exactamente cuatro niveles  30:1.93 Esto podría tener algo que ver (o no) con el hecho de que haya cuatro niveles del espacio exterior. No deberíamos confundir estos "cuatro niveles últimos" con los "siete niveles de lo absonito" (Ibíd.) Los siete niveles de lo absonito son los siete niveles funcionales del Cuerpo de Arquitectos Maestros  31.9.2

3. NATURALEZA DE LOS TRASCENDENTALES

Nos han enseñado que los Trascendentales no son creados (no son criaturas ni creadores); son no creadores increados. Hemos examinado previamente el origen de los Trascendentales (Apéndice VIII, sección 3) En este estudio sobre las técnicas de existenciación, llegamos a la conclusión de que esos seres surgen a la existencia (ocurren) porque un suceso así es una parte natural del pensamiento de Dios, porque es una consecuencia inevitable de la "elaboración" de los planes para el universo maestro. Los trascendentales no son creados; ocurren (se existencian) como repercusión a la preparación de los planes de Dios para el universo maestro. Por lo tanto no son ni criaturas ni creadores; no se ocupan de la creación como tales; son precreadores (originadores) en relación con lo que está implicado en los planes de Dios para el universo maestro.

Estos "no creadores increados" que se existencian, que "ocurren", son un complejo orden de existencia que vive en las regiones occidentales del Paraíso  31:8.1 Utilizan una forma de energía (tranosta) que no se encuentra en otros lugares del universo 33:5.4 Son los superciudadanos del Paraíso  31:8.2, relacionados únicamente con los asuntos del universo maestro (p.350:6), y están sometidos a Dios Último y a la dirección de la Trinidad del Paraíso  31:8.3 Pueden experimentar crecimiento, pero un crecimiento mediante técnicas superevolutivas  105:7.2; son seres experienciales, pero su técnica empleada para experimentar es superexperiencial (Ibíd.)

Los trascendentales actúan en siete niveles de lo absonito  31:9.1 y existen en cuatro niveles últimos de actividad de la personalidad  30:1.93 Trabajan en doce grandes divisiones, y cada una de ellas tiene mil grupos de trabajo mayores, 12.000 grupos en total (Ibíd.) Cada uno de estos grupos de trabajo mayores tiene siete clases (7 x 12.000) o 84.000 clases de Trascendentales. Se trata de un gran número de diferentes tipos de seres. Los Ciudadanos del Paraíso parecen ser más bien numerosos, pero los "más de tres mil órdenes" de Ciudadanos del Paraíso  19:7.1 son relativamente pocos comparados con las 84.000 clases de superciudadanos de la Isla Eterna.

Los mortales que llegan al Paraíso son capaces de asociarse con los Trascendentales  27:2.3 31:8.3; ciertos ministros trascendentales facilitan esta posibilidad. Los mortales ascendentes son personalidades, y los Trascendentales son superpersonalidades  31:8.1; no obstante, lo personal y lo superpersonal aún se pueden asociar  0:5.4 Los mortales son enrolados en el cuerpo de los finalitarios por el Arquitecto más antiguo del universo maestro  31:8.4

Los Trascendentales superpersonales son completamente diferentes a las creaciones del Hijo Eterno que se designan como seres distintos a los personales  6:5.3 Dicha progenie del Hijo Paradisíaco reside en sus mundos cerca del Paraíso  13:3.2 Sin embargo, los Trascendentales pueden tener un posible parentesco de naturaleza superpersonal con los representantes superpersonales del Hijo Eterno que residen en las capitales de los superuniversos  15:10.20, y posiblemente con los Espíritus Inspirados Trinitarios, cuya naturaleza también se cree que es superpersonal  19:5.2 De todos modos, no creemos que esto indique de ninguna manera algún tipo de relación genética. Consideremos lo siguiente: en la clasificación paradisíaca de los seres vivientes  30:1.1, los Espíritus Inspirados Trinitarios están clasificados en el grupo I, clase C, en los "seres de origen trinitario y seres trinitizados" 30:1.103; mientras que los Trascendentales están clasificados en el grupo IV, "seres trascendentales existenciados"  30:1.92

4. FUNCIONES DE LOS TRASCENDENTALES

Los Arquitectos del Universo Maestro (y sus asociados trascendentales) se ocupan de iniciar los planes de Dios. Dios existencia a esos seres; más tarde, Dios crea a los Creadores Supremos (y a los Elevados Administradores) que son tan necesarios para el desarrollo detallado y la realización cósmica de dichos planes. Y aún más tarde, estos existenciadores y estos creadores se unirán (con la deidad evolutiva) para llevar a cabo la culminación de ese destino que es posible alcanzar a través de los planes que Dios ha hecho, y a través de los potenciales establecidos de acuerdo con sus planes.

Los Arquitectos existenciados son los "iniciadores", los que comienzan el plan. Los Creadores Supremos son los "realizadores", los que crean las existencias previstas en el plan. Juntos (con la deidad experiencial) se convierten en los "culminadores", los que alcanzan el destino (el destino que Dios ha establecido en el plan)

Al parecer, las funciones principales de los Trascendentales están relacionadas con el nivel precreativo de la planificación de los universos  41:0.2 Pero no creemos que este trabajo se limite a dirigir a los Organizadores de la Fuerza y a la creación de nebulosas del espacio  31:9.12 29:5.1 Adelantamos la propuesta de que los Arquitectos y sus asociados trascendentales están relacionados con todas las fases de la planificación del desarrollo del universo maestro  31:8.2 Consideremos lo siguiente:

(a) El diseño de la materia. En los Documentos hay una clara indicación  42:9.5 de que los Arquitectos Maestros son los diseñadores de la estructura de la materia física. La estabilidad física y la flexibilidad biológica de la materia se atribuyen a su sabiduría casi infinita.

(b) El diseño de los seres vivos. Hay cierto orden de seres que solo se menciona una vez en los Documentos  36:0.1 Este orden se llama "los Arquitectos (no revelados) del Ser". Son los responsables de formular los planes que tienen que ver con la construcción básica de los seres vivos. Los Portadores de Vida de los universos locales llevan a cabo todo su trabajo dentro del marco de estos planes. Aunque los Documentos no lo indican así, exponemos la creencia de que estos Arquitectos del Ser no revelados pertenecen a los Trascendentales.

(c) El marco del libre albedrío. El ámbito de la libertad del libre albedrío está de acuerdo con la planificación previa de los Arquitectos Maestros. El rango de elección de los Creadores, así como de las criaturas, "…funciona dentro de los límites, y de acuerdo con las posibilidades…" que han establecido los Arquitectos del Universo Maestro para el gran universo de la era actual  118:7.1 Esto no es en ningún sentido una abolición del libro albedrío; es una definición de los límites del libre albedrío. A su vez, los Creadores Supremos pueden definir además los límites de la libertad de elección que pueden ejercer sus criaturas. Un ejemplo de esto es el diseño creativo de los Lanonandek de Nebadon; estos Hijos del universo local fueron creados con "…un amplio grado de libertad personal para elegir y planificar"  35:9.8 Nuestro Hijo Creador ejerció así su libertad de "elección como creador" dentro de los límites previamente definidos, establecidos por los Arquitectos en el ejercicio de su "elección precreativa" (elección inicial)

Todos estos ejemplos relacionan las actividades de los Trascendentales con el nivel precreativo de la planificación del universo. Pero existe otra transacción registrada que sugiere que los Trascendentales tienen una relación continua con los asuntos actuales de la presente era del universo:

(d) Intervención absonita. Nos han enseñado que los Ajustadores Personalizados son los "estabilizadores y compensadores" de los universos  109:7.2; son los "…sabios y poderosos ejecutivos de los Arquitectos…"  109:7.4; pero no se observa que actúen con frecuencia en los universos  109:7.7 No obstante, la actividad de estos Ajustadores Personalizados proporciona a los Arquitectos del Universo Maestro un canal para intervenir directamente en los asuntos de la era actual del universo. Una intervención directa de esa índole en los asuntos evolutivos tuvo lugar probablemente en nuestro mundo, en relación con una reciente Regencia Vorondadek, cuando tres Ajustadores Personalizados aparecieron sin ser anunciados en presencia del Regente  109:7.8) y se encontraron entre los grupos superhumanos "más activos" que entonces trabajaban en nuestro mundo  109:7.8

Estos cuatro ejemplos de las actividades de los Trascendentales sirven para esbozar sus funciones en relación con la planificación del universo y con el trabajo continuo de estabilizar y compensar los acontecimientos de la era actual del universo.

(e) Las esferas de luz y vida. Cuando un mundo habitado ha alcanzado la séptima etapa de luz y vida, ciertos ministros absonitos vienen desde el Paraíso para prestar su servicio en ese planeta establecido  55:4.10 Entre otros servicios, dichos ministros son capaces de "…revelar la presencia de los finalitarios en el templo morontial"  55:6.6

He aquí un quinto ejemplo de la actividad de los Trascendentales, que parece estar dedicada a adelantar la transición de los dominios evolutivos, desde la cima del desarrollo finito hasta el potencial de crecimiento superfinito de una era futura del universo.

5. SIGNIFICADOS DE LA PALABRA "ABSONITO"

Los Documentos nos enseñan que los Trascendentales no son ni infinitos ni finitos, que son absonitos. 30:1.92 Esta palabra no existe en inglés; es una palabra introducida en los Documentos. En opinión de este autor, se trata de una palabra acuñada (de una palabra compuesta) Parece estar construida con parte de dos palabras: absoluto y finito. Las dos primeras sílabas de "abso-luto" y las dos últimas sílabas de "fi-nito" se complementan muy bien para formar la palabra "absonito". Esta palabra simboliza apropiadamente una realidad que no es ni absoluta ni finita, pero que se encuentra entre las dos.

En este punto, será útil examinar los diferentes usos del término "absonito" (y sus derivados) en los Documentos. Esta palabra tiene más de un uso y aparece en más de una forma:

[Nota del autor: la cursiva en las referencias se emplea para destacar]

Un nivel de la realidad. Se usa para designar el nivel trascendente de la realidad, como en las expresiones "el nivel absonito 0:1.12, "realidades absonitas del Paraíso"  0:9.1 y "…realidad divinna de lo finito, lo absonito e incluso lo absoluto"  0.9.2

Un nivel de calidad de actividad. Se usa para designar una acción que es más que finita, como en: "Esta Deidad actúa… bajo… los sostenedores absonitos del universo maestro". Y, en el mismo contexto, "Esta actividad absonita 0:1.10

Un grado de unificación de la trinidad, como en la expresión: "…unificación absonita de la primera Trinidad experiencial…"  0:9.1

Valores últimos. Estos valores son, en parte, descritos como: "…superpersonales-absonitos, del espacio tiempo trascendido y experienciales existenciados…"  0:2.17

Un espíritu otorgable. Designa un tipo o cualidad conjeturada de (¿súper?) espíritu que los Melquisedek dicen que (alguna vez) será otorgado a los midsonitas por Dios Último: "…el espíritu trascendental y eterno de la absonidad… 36:4.8

Una disciplina mental. Se usa para designar un cuerpo organizado de conocimiento que puede estudiarse, como en el uso "…curso progresivo en divinidad y absonidad 30:4.31 En lo que posiblemente es un uso similar, se emplea para designar una superfilosofía, una manera superlógica de pensar en la Realidad, como en la afirmación: "ninguna filosofía o absonidad serán capaces de comprender…"  0:11.6

Conciencia superconsciente. Se usa como el miembro culminante de una serie ascendente: "…conciencia finita… trascendencia de la conciencia… [y] perspicacia de la absonidad 117:3.3

La naturaleza de un ser. Describe la naturaleza de un ser, como en la expresión "…los Arquitectos absonitos del Universo Maestro…"  0:12.7, y también en "las personas absonitas 42:2.19 También en "los absonitarios no son creados"  0:1.12

La naturaleza del origen de un ser. Describe la manera en que se origina un ser, como en la cuestión planteada: "…podemos describiros a los seres personalizados, pero ¿cómo podríamos explicaros nunca qué es un ser absonitizado 30:1.114 De nuevo: "Los tipos similares de mensajeros-registradores… no están personalizados; están absonitizados 31:2.1 Y en otro ejemplo: "…se intentó la existenciación… pero… no consiguió absonitizarse…"  31:9.10

Una cualidad del ser. Al describir a los Arquitectos Maestros, los Documentos hablan de ellos como poseedores de "…unas mentes maestras, unos espíritus magníficos y unas facultades absonitas celestiales"  31:7.4 Esto debe denotar alguna cualidad de ser trascendental distinta e incorporada al espíritu. En el nivel finito, el espíritu es algo distinto e incorporado a la mente.

La cuestión de la "absonidad" y los "absonitos" es algo que se relaciona también con los mortales ascendentes: se nos informa de que, antes de que los ascendentes abandonen el universo local, lograrán una satisfacción completa de igualdad de autorrealización respecto a toda búsqueda de naturaleza artística, intelectual y social. Entonces encontrarán un nuevo diferencial espiritual que no se igualará hasta que hayan terminado el peregrinaje en Havona. Entonces los ascendentes se habrán vuelto conscientes de otro nuevo diferencial, un diferencial absonito, que no se igualará hasta que hayan alcanzado el estatus de espíritus de séptima etapa (lo que podría ser el estatus superfinito)  44:8.5 Estas afirmaciones sugieren que el desarrollo de una cualidad "absonita celestial" de ser es una parte del crecimiento evolutivo esperado de todos los mortales ascendentes.

RESUMEN DE SIGNIFICADOS: INICIO, REALIZACIÓN Y CULMINACIÓN

Al tratar sobre la "integración ilimitada de la realidad" que está en teoría dentro del potencial de la Trinidad de Trinidades, los Documentos (en la página  106:8.12) emplean tres grupos de tres palabras cada uno que están asociadas de algún modo respecto a la secuencia del proceso de crecimiento en los universos experienciales:

(a) Etapa inicial iniciadores comienzos causas
(b) Etapa de continuación realizadores existencias estados intermedios
(c) Etapa final consumadores destinos efectos finales

Las palabras “inicio”, “realización” y “culminación” (junto con sus derivadas) se definen en parte (en el Webster) como sigue:

Inicio: “acto del proceso de comienzo; graduación; iniciación”
Iniciador: “el que comienza…”
Iniciar: “comenzar, empezar, llevar a cabo…”

Realización: “acto de realizar o estado de estar realizado”
Realizador: “el que realiza…”
Realizar: “Hacer real; convertir… en real; traer a la existencia concreta; lograr…”

Culminación: “Acto de culminar o estado culminado del ser; terminación; perfección; fin; meta”
Culminador: “El que culmina”
Culminar: “Hacer que termine”; elevar al punto o grado más elevado; terminar; finalizar; lograr”

El nivel absonito de la realidad. Examinemos finalmente y con un poco más de detalle el uso de la palabra "absonito", que designa un nivel de realidad más que finito pero menos que absoluto. Acerca de este nivel nos han informado de que:

(2:12) 0:1.12 Las realidades absonitas no tienen ni principio ni fin.

(Ibíd.) Los seres absonitos no son creados: son existenciados; simplemente existen.

(Ibíd.) Las realidades absonitas trascienden el tiempo y el espacio.

(Ibíd.) La Ultimidad de la Deidad actúa en relación con las realidades absonitas (Apéndice XVIII, sección 7)

31:9.2 Hay siete niveles absonitos; son los siete niveles de trabajo funcional de los siete cuerpos de Arquitectos.

30:1.93 Los Trascendentales también actúan en esos siete niveles absonitos.

31:9.10 El nivel absonito más elevado afecta al nivel absoluto.

Deducción: El nivel absonito más bajo probablemente desciende para ponerse en contacto con el nivel finito.

Conclusiones: Lo absonito conecta probablemente lo finito con lo absoluto de la misma manera que la morontia llena el vacío entre la materia y el espíritu.

6. INICIO, REALIZACIÓN Y CULMINACIÓN

En nuestro examen de la naturaleza y la actividad de los Trascendentales, hemos utilizado tres palabras que están un poco fuera de lo normal: iniciadores, realizadores y culminadores. Estas palabras han estado asociadas respectivamente con otras tres: comienzos, existencias y destinos. Estos dos grupos de tres palabras son utilizados así en los Documentos  106:8.12 Los conceptos que sugieren estos dos grupos de tres palabras se denominan también causas, estados intermedios y efectos finales.

En el resumen anterior de significados, hemos colocado estos nueve términos como se asocian en los Documentos (en grupos de tres) También se dan las definiciones de inicio, realización y culminación. De este análisis podemos deducir que estas palabras se utilizan para describir la secuencia de la actualización de la realidad (al menos como tiene lugar en la era actual del universo) Al examinar el uso de estas palabras, deseamos llamar la atención sobre las siguientes asociaciones adicionales:

(a) Inicio. Tal como esta palabra se utiliza en los Documentos, significa la actividad de un "iniciador". Entendemos que esto quiere decir un ser precreado; se trata de un ser existenciado. Su función no es la de crear, sino un trabajo de organización y preparación precreativos para el trabajo posterior de los creadores que aparecerán más tarde. Un iniciador así está relacionado con las causas últimas y los comienzos últimos.

(b) Realización. Tal como esta palabra se utiliza en los Documentos, significa los resultados del trabajo de un "realizador". Este parece ser el trabajo de un ser creado, que también es Creador. Su trabajo consiste en crear (hacer real, convertir en actual, traer a la existencia concreta) Su trabajo es intermedio en relación con el inicio anterior y la culminación posterior.

(c) Culminación. Tal como esta palabra se utiliza en los Documentos, puede significar la actividad de un culminador (¿del destino?) Esta actividad posiblemente pueda ser supercreativa o incluso pos-creativa. Un culminador no estaría relacionado ni con las "causas" ni con los "estados intermedios", sino más bien con los efectos finales (acciones culminantes o consumadas que conducen a los destinos) Al parecer la culminación tiene lugar en todos los niveles: finito, absonito y absoluto. El Ser Supremo, los Arquitectos Maestros y los Creadores Supremos (en la Trinidad Última) actuarán como consumadores del destino en el universo maestro  106:3.4 Y, en la Trinidad Absoluta, el Supremo y el Último están asociados con un ser no revelado llamado el Consumador del Destino del Universo 0:12.7

Los Trascendentales parecen ser los primeros actores de una serie progresiva: ellos preparan; los creadores producen y juntos finalizan. El plan del gran universo se existencia en los Arquitectos; es traído a la existencia por los Creadores Supremos, y se consuma en, y por medio de, la terminación evolutiva del Ser Supremo  106:3.1

7. LA SECUENCIA DE LO ABSONITO

Vistos desde una secuencia histórica, los trascendentales están tanto antes como después de lo finito  105:5.3 En otras palabras: son tanto inicios como culminaciones en lo que se refiere a la realidad finita. Como iniciadores, en el sentido de la maduración de los potenciales, los trascendentales actúan para habilitar y separar los potenciales de los Absolutos a fin de que sean útiles para los Creadores que trabajan en el nivel de existencia finito (Vean el Apéndice VII, 2. La maduración de los potenciales)

Esta doble relación se puede indicar de otra manera: Desde la perspectiva de la eternidad, los trascendentales parecen aparecer con anticipación a lo finito; desde la perspectiva del tiempo, se encuentran al final de la progresión evolutiva finita. También es posible considerar a los trascendentales como un "pre-eco" de lo finito  105:6.6 Sin el nivel absonito no existirían planes precreativos para lo finito; de ahí que los trascendentales se encuentren antes de lo finito. Desde el punto de vista del progreso evolutivo, el nivel absonito figura como la meta pos-finita de todas las criaturas ascendentes; todas lo alcanzarán después de finalizar su progresión finita. Así pues, los Trascendentales parecen actuar como iniciadores de lo finito y como culminadores de lo finito. Mantienen la paradójica relación de estar "antes-después" de toda existencia finita.

Secuencia reversible: secuencia atemporal. En el Apéndice I, 3. La Era Cero, consideramos la cronología de la aparición de los Arquitectos del Universo Maestro. En ese estudio dedujimos que es probable que los Arquitectos estuvieran presentes en la Era Cero (la era anterior a Havona), porque las tradiciones del Paraíso sostienen que el Arquitecto más antiguo y los tres Arquitectos de Havona contribuyeron a planificar el universo central  31:9.4 Ese estudio de los Documentos condujo a la conclusión adicional de que todo el grupo de Arquitectos del Universo Maestro, los 28.011, estaban probablemente presentes.

Observamos que los Arquitectos, como grupo, agotaron la escala de la absonidad con la aparición del Arquitecto número 28.011. Esto se demostró experimentalmente mediante el intento fallido de existenciar al Arquitecto número 28.012, en cuyo punto se reveló que la conceptualización de los Arquitectos trascendía lo absonito y se encontraba con "…el nivel matemático de la presencia del Absoluto"  31:9.10 Esto significa que el Arquitecto número 28.011, el último Arquitecto existenciado, debe ejercer sus funciones en el nivel más elevado de lo absonito, porque el siguiente Arquitecto (el 28.012º) resultó ser superabonito y no logró existenciarse.

Sin embargo, nos enseñan que el Arquitecto más antiguo, el "primer existenciado", es el único que trabaja en el nivel del Paraíso, que se define como "el nivel más elevado de lo absonito" 31:9.3 Si este es el caso, entonces parece ser que el Arquitecto más antiguo debe haber sido el último existenciado así como el primer existenciado. Como ya hemos señalado (en el Apéndice I), toda esta narración de la conclusión de los Arquitectos sugiere que nuestro concepto finito de las secuencias no es válido en el nivel absonito (el concepto finito de la secuencia temporal al menos no lo es) Los Documentos nos recuerdan que los seres nativos del Paraíso son conscientes de "la secuencia atemporal de los acontecimientos"  11:2.11

La existenciación en relación con el tiempo. La existenciación es un suceso que tiene lugar en el tiempo trascendido o en la eternidad. Los seres absolutos no tienen origen  0:1.13) Sin embargo, respecto al tiempo, la existenciación es algo que tuvo lugar en el pasado, que podría tener lugar en el presente, o que podría tener lugar en el futuro. Esto lo deducimos de lo que se conjetura en los Documentos sobre el miembro perdido de cada compañía finalitaria (de mortales) En el Documento 31 se propone la idea de que ese miembro perdido puede ser "…algún tipo de personalidad paradisíaca todavía no creada, existenciada o trinitizada"  31:7.5 Esta afirmación indica que uno de los autores de este Documento cree que un acto de existenciación podría tener lugar en el presente o en el futuro. Ahora bien, si la existenciación es un suceso del supertiempo (o de la eternidad) y además podría ser un acontecimiento pasado, presente o futuro (desde la perspectiva del tiempo), entonces ¿es posible que aparezcan retroactivamente con respecto a la secuencia del tiempo?

Relaciones del tiempo con el tiempo trascendido. Los Documentos hablan de una relación entre el tiempo y el tiempo trascendido que puede tener como resultado la difuminación de la secuencia temporal finita. Sugieren que el Supremo puede proyectar ciertas predicciones en los niveles supertemporales, y luego reflejar una proyección de ciertas fases de su estado futuro de vuelta en el nivel temporal finito. Se refieren a esto como "… la Inmanencia del Incompleto Proyectado"  4:1.10 117:7.6 Se trata, en esencia, de una invasión del pasado-presente finito por parte del futuro-finito, pasando por el nivel absonito del supertiempo. Sin duda es cierto que tanto el Supremo como el Último son capaces de presagiar algunas de sus actividades universales futuras mediante alguna técnica de este tipo que se adelanta a la secuencia temporal (1291.7-9) 117:7.3-5

Secuencias anticipatorias. Cuando una personalidad que tiene su origen fuera del tiempo, una Personalidad Paradisíaca, entra en la corriente temporal de los acontecimientos de un mundo habitado, un suceso así podría causar ondulaciones temporales de anticipación, así como ondulaciones temporales de consecuencias. Consideremos la siguiente línea de razonamiento:

Jesús de Nazaret fue la encarnación de un Hijo Creador Paradisíaco en Urantia. Nació en el año 7 a.C.  122:8.1 Murió en el año 30 d.C.  185:0.1

Maquiventa Melquisedek se encarnó en Urantia "1.973 años antes del nacimiento de Jesús…" (1015:1) 93:2.1, lo que nos da el año (1973+7) 1980 a.C. Este Hijo del universo local vivió 94 años en la tierra  93:2.6 y finalizó su encarnación en el año (1980-94) 1886 a.C.

La cantidad de tiempo que transcurre entre la encarnación de Melquisedek (1980-1886) y la vida de Jesús es casi tan larga como entre la vida de Jesús y la aparición de los Documentos de Urantia (1934-1935) Puesto que Maquiventa Melquisedek y los Documentos de Urantia están directamente relacionados con la donación de Miguel en Urantia, parece probable que las distancias temporales, aproximadamente iguales, respecto a esta donación, sean más que una coincidencia.

8. EL PRINCIPIO DE COHERENCIA ORGÁNICA

En nuestro intento por comprender la técnica transformadora de la existenciación, parece que hemos descubierto uno de los principios fundamentales que subyacen en las transacciones del cosmos (Apéndice VIII, sección 3) Lo llamaremos provisionalmente el "principio de coherencia orgánica", que podría expresarse así:

Los actos de la deidad siempre producen reacciones coherentes en el potencial de receptividad del nivel de realidad afectado.

Creemos que esto es así porque la realidad es más que mecánica, es un organismo; está viva y unificada como un organismo, de ahí que revele la coherencia interna y la receptividad activa de un organismo viviente. Nos han enseñado que la receptividad de los mecanismos es inherentemente pasiva, mientras que la reacción de los organismos es inherentemente activa  112:1.13

La realidad finita es un organismo viviente. Los Documentos exponen la idea de que la realidad es un organismo vivo en el nivel finito. Proponen la idea de que el gran universo es un "organismo viviente magnífico y sensible"  116:7.1 Los Documentos hacen comparaciones ilustrativas entre:

116:7.1 Los circuitos neuronales del cuerpo humano y los circuitos de inteligencia del gran universo.

(Ibíd.) El sistema arterial para la alimentación del cuerpo humano y los canales de energía del gran universo.

(Ibíd.) El sistema de control químico de un cuerpo humano y los centros comparables de supercontrol del gran universo.

116:7.2 La energía solar para mantener la vida física de los seres humanos y las energías del Paraíso para el sostenimiento físico de los universos.

116:7.2 La mente Ayudante como elemento esencial para la autoconciencia humana, y la Mente Suprema como elemento esencial para la conciencia de la Totalidad Finita (la conciencia de la personalidad emergente del gran universo: el Ser Supremo)

116:7.4 La receptividad humana a la guía del espíritu y la receptividad comparable del gran universo al poder de atracción espiritual del Hijo Eterno.

116:7.5 La identificación humana con la estabilidad absoluta del Ajustador interior, y la dependencia del Ser Supremo de la estabilidad absoluta de la Trinidad del Paraíso existencial.

Estas citas describen con bastante claridad al gran universo como un organismo viviente, e identifican igualmente al Ser Supremo como la personalización emergente de ese organismo viviente.

La realidad superfinita como organismo viviente. Podemos comprender además que todo lo que el Supremo es para el cosmos finito, el Último debe serlo para el cosmos absonito, el universo maestro. Si el gran universo es una creación viviente que está personalizando su poder en el Supremo, entonces el universo maestro debe ser un organismo viviente semejante que está personalizando su poder en el Último. Si estos planteamientos son válidos, entonces la realidad total también debe ser un organismo viviente (un organismo viviente absoluto) Y este organismo absoluto (existencial) debe estar impregnado por el Infinito, por ese ser que conocemos como Dios.

Si podemos considerar que la realidad de cada nivel es activa, viviente y orgánica (en lugar de pasiva, inerte y mecánica), entonces podemos comprender mejor por qué cualquier acto de la divinidad, en cualquier nivel, producirá ciertas reacciones repercusivas en el organismo viviente del nivel afectado. Cualquiera de esos actos de la divinidad causará ciertas respuestas orgánicas inevitables, inherentes a la perpetuación del patrón simétrico de la unidad orgánica viviente de la realidad. Si este no fuera el caso, entonces no habría ningún sistema (patrón de armonía) en el cosmos, algo faltaría o estaría fuera de lugar (1227.7-9) 112:1.17-19 En los niveles espaciotemporales evolutivos de la imperfección, un desorden así es muy posible que se encuentre como un hecho transitorio en el tiempo (de ahí la presencia del error y del mal) Pero en los niveles elevados y superfinitos de la realidad, difícilmente podría ser el caso.

¿Podemos dar validez a este principio en los niveles superfinitos? ¿Podemos encontrar pruebas adicionales de este principio (el principio de la coherencia orgánica)? Consideremos otras posibilidades.

La coherencia orgánica absoluta. Siempre que Dios actúa "…como personalidad absoluta e incalificada, solo puede actuar como, y con, el Hijo…"  10:2.1 Esta es la esencia de la asociación Padre-Hijo, y una acción así es una acción del Padre-Hijo. Siempre que la asociación Padre-Hijo actúa, el Creador Conjunto reacciona, responde  8:5.6; esta es la actividad de "…uno como dos y actuando por los dos"  10:4.5 Si esta acción del Padre-Hijo es una acción de su Deidad Total, entonces se convierte en la acción de "…tres como uno solo y en uno solo…" (Ibíd.): la acción de la Trinidad del Paraíso. Si el valor de esta acción de la deidad es absoluto, entonces se convierte en la acción absoluta de la Trinidad del Paraíso  10:8.3; y la acción absoluta de la Trinidad del Paraíso produce una activación repercusiva de la Deidad Total, del Absoluto de la Deidad (116.4-5) 10:8.3-4 Dicha activación del Absoluto de la Deidad activará a su vez al Absoluto Incalificado, debido a la presencia unificadora del Absoluto Universal  0:11.15 Así pues, un acto absoluto por parte de Dios repercutirá en la realidad total, al cual responderá la realidad total. El Absoluto Incalificado puede ser el que mecaniza, pero el Absoluto de la Deidad es el que activa la realidad total  0:11.4 Todas estas relaciones ilustran bastante bien la coherencia orgánica de la reacción en los niveles absolutos de la realidad existencial total.

La coherencia orgánica de la Deidad. La Deidad misma manifiesta un elemento de coherencia que se conoce mejor como "…divinidad… la cualidad característica, unificadora y coordinadora de la Deidad"  0:1.16 Una mejor ilustración de esto es la manera en que las trinidades experienciales abarcan la realidad experiencial y, a su vez, expresan la aparición de las deidades experienciales:

(a) Formación trinitaria. "Las funciones de la Trinidad abarcan las realidades de la deidad"  0:12.4 La Trinidad del Paraíso abarca la realidad existencial de la Deidad del Paraíso (Padre, Hijo y Espíritu) La Trinidad Última abarca la realidad de la Deidad experiencial funcional en el gran universo: Ser Supremo, Creadores Supremos y Arquitectos Maestros. La Trinidad Absoluta abarca la realidad de la Deidad funcional en el universo maestro: el Supremo, el Último y el Consumador del Destino del Universo (16.3-4) 0:12.7-8

(b) Personalización de la Deidad. "…Las realidades de la Deidad buscan siempre… personalizarse". Dios Supremo, Dios Último e incluso Dios Absoluto son por tanto inevitabilidades divinas"  0:12.4 Son las expresiones experienciales, las personalizaciones de poder, del funcionamiento fructífero de la Deidad Séptuple, la Trinidad Última y (quizás) la Trinidad Absoluta, las cuales abarcan segmentos cada vez más amplios de la realidad.

Adelantamos la creencia de que la capacidad de respuesta del universo reaccionará siempre a la voluntad intencional y a los mandatos de la Deidad y la Divinidad. El Incalificado reacciona al Absoluto de la Deidad; el universo maestro es indudablemente sensible a los propósitos emergentes del Último; el gran universo se está volviendo sensible a la soberanía emergente del Supremo.

Este mismo principio es cierto incluso con respecto a la progresión evolutiva de los seres humanos: "Cuando el hombre actúa, el Supremo reacciona, y esta operación constituye el hecho del progreso"  117:5.6

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos