Apéndice II. El Paraíso y el universo maestro

   
   Palabras de Jesús en rojo: Activar | Desactivar    Números de párrafo: Activar | Desactivar
Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar por correo electrónicoEnviar por correo electrónico

APÉNDICE II

EL PARAÍSO Y EL UNIVERSO MAESTRO

Donación de espacio por el Paraíso

Donación de la potencia espacial por el Paraíso

Donación del tiempo por el Paraíso

Magnitudes del Paraíso

Ningún estudio del universo maestro puede ir muy lejos sin tener en cuenta la Isla del Paraíso. Como morada del Dios eterno  11:0.1, el Paraíso parece ser bastante comprensible, pero no como uno de los Siete Absolutos de la Infinidad  0:3.2 La Isla eterna es uno de los más misteriosos de los Siete Absolutos. Quizá porque es uno de los cuatro Absolutos no personales, uno de los dos Absolutos que no es deidad (127.2 11:9.4 La Isla eterna parece ser la Máquina Absoluta que Dios construyó por las mismas razones que un hombre construye una máquina - para realizar ciertas funciones y operaciones repetitivas -  42:12.1, pero la Máquina del Paraíso es de alguna forma una máquina que conoce; es una máquina con conciencia  11:9.4

El misterio del Paraíso aumenta debido a su aislamiento. Como dicen los Documentos  0:4.13, la Isla central es "única, exclusiva y está aislada". "No representa a nada" y no hay nada en los universos que represente al Paraíso (Ibíd.) Este aislamiento total del Paraíso parece ser el resultado de una elección deliberada por parte de Dios. Los tres Absolutos de potencialidad son como uno en presencia del Absoluto Universal  0:11.15, y las tres Personas de la Deidad son una en la Trinidad del Paraíso  10:4.2, pero el Paraíso no tiene una asociación así. La solución del problema presentado por el aislamiento total del Paraíso es un asunto que Dios parece haber presentado a las deidades experienciales para que lo resuelvan (Vean el Apéndice XXII, 2. ¿Por qué tiene lugar la síntesis del poder y la personalidad?)

El sistema Paraíso-Havona. En el Apéndice anterior dimos más o menos por supuesto que el Paraíso es el centro del núcleo eterno de la creación maestra. Este es un concepto conveniente y los Documentos lo utilizan cuando hablan del "sistema Paraíso-Havona" (129.9 12:1.11 Este es el núcleo existencial, perfecto y sin comienzo de toda la creación. Toda la creación subsiguiente es pos-Havona, tiene un origen en el tiempo y es de naturaleza experiencial. Solo el Paraíso y Havona son materializaciones eternas en el pasado, pero hay una diferencia entre el estatus de eternidad del Paraíso y el estatus de eternidad de Havona. Como en el caso del Hijo Eterno en relación con el Espíritu Infinito, el Paraíso es "más eterno" que Havona. El Espíritu y Havona son igualmente eternos, pero (en cierto sentido-fuente) el Paraíso y el Hijo son "más eternos" (Apéndice I, 2. Las relaciones fuente en la eternidad)

Havona (como el Paraíso) difiere de todas las creaciones pos-Havona en su relación con el tiempo: no tiene origen en el tiempo, todas las creaciones siguientes sí lo tienen. Pero Havona no difiere de las creaciones pos-Havona en su relación con el espacio: el universo central, los superuniversos y los universos exteriores están todos en el espacio. Por esta razón el Paraíso es único: los doce circuitos físicos de Havona y todos los universos exteriores a Havona están en el espacio  13:0.1; 14:1.1, pero el Paraíso no  11:2.10

El aislamiento del Paraíso. El Paraíso no es en realidad una parte del universo maestro (126.7 11:9.2; es el universo premaestro. El Paraíso existe conceptualmente "antes" de Havona en una hipotética Era Cero, y ninguna parte del universo maestro existe cuando pensamos en esa Era Cero (Apéndice I, sección 3) El universo maestro tiene su comienzo en los albores de la Primera Era del Universo, y esta es la era de Havona.

El Paraíso como núcleo. Nuestro estudio del universo maestro introduce la idea de universo nuclear, un universo que actúa de manera nuclear en relación con las creaciones circundantes (citoplasmáticas) (Capítulo IV) Havona parece tener esta relación con los siete superuniversos. Quizá el Paraíso podría pensarse como prenuclear, quizá podríamos considerarlo como el núcleo de núcleos. Esto es debatible, pero en cierto sentido la Isla eterna sí parece ser un verdadero núcleo. Parece ser el núcleo real de las zonas del espacio intermedio (no espacio), pues son descritas como "una extensión relativa del Paraíso". El Paraíso está completamente inmóvil, y estas zonas están relativamente inmóviles (124.3 11:7.2 Estas son las zonas que rodean y encapsulan finalmente todo el espacio (Ibíd.)

El Paraíso como fuente. El Paraíso no es una parte de los universos, es la fuente de sus realidades no espirituales y no mentales. El Paraíso es la fuente del espacio en el que tiene lugar toda la creación, y la fuente de esa potencia del espacio de la que proviene toda materialización. El Paraíso es la fuente del tiempo, en virtud de qué movimiento esté relacionado con el espacio y de que la secuencia se haga comprensible para los seres finitos.

1. DONACIÓN DEL ESPACIO POR EL PARAÍSO

Ciertamente, el espacio parece ser el requisito más fundamental de la creación física. Se nos informa de que todo el espacio procede del Paraíso. Consideren las siguientes afirmaciones respecto al origen y a la naturaleza del espacio:

11:2.10 El Paraíso "es no espacial". Tampoco hay espacio en el Paraíso; sus áreas son no espaciales - absolutas -.

(124.5 ) 11:7.4 El espacio es un don del Paraíso.

11:2.11 Parece tener su origen justo por debajo del Paraíso inferior.

118:3.5 Hay muchos aspectos del espacio que son absolutos, pero el espacio no es en realidad absoluto.

12:5.2 No es absoluto, pues está penetrado por el Absoluto Incalificado.

118:3.5 El espacio no es absoluto, pero es casi absoluto. Es "absolutamente último".

12:5.3 El espacio no es infinito, pero no conocemos sus límites exteriores.

12:4.7 El espacio "contiene y condiciona el movimiento".

11:7.7 Conduce el movimiento en contraste con el no espacio (espacio intermedio) que es relativamente resistente al movimiento.

¿Qué puede deducirse lógicamente de estas afirmaciones? Anticipamos la idea de que no hubo espacio objetivo antes de los tiempos de Havona, de vuelta a la hipotética Era Cero. El concepto de espacio (y de tiempo también, para lo que nos interesa) podría haber existido en la Era Cero en la mente de los Arquitectos del Universo Maestro (Apéndice I, sección 3) Anticipamos la idea de que el espacio aparece en los "albores de la eternidad", junto con la aparición del universo central. Antes de este acontecimiento, parece razonable creer que las regiones fuera del Paraíso estaban ocupadas por espacio intermedio (no espacio) La emergencia del espacio pudo asemejarse a una invasión de espacio intermedio causada por una acción de la Isla del Paraíso. Sugerimos que esta emergencia del espacio tuvo lugar en el mismo momento que la aparición del universo central.

(Para un examen adicional de la naturaleza del espacio, vean el Apéndice III, 1. Definición de espacio. Para considerar el problema que presenta el concepto del espacio limitado y una creación potencialmente sin límites, vean el Apéndice XXI, 3. El problema del espacio y la infinidad.)

2. DONACIÓN DE LA POTENCIA ESPACIAL POR EL PARAÍSO

Cuando el Paraíso dona el espacio no se detiene en esta acción, pone algo en él. En los albores de la Primera Era del Universo, en el momento en que aparece Havona, el Paraíso da expresión al potencial completo de lo que se ha convertido y se convertirá en la sustancia material de todos los universos  11:5.9 Esta expresión es un "acontecimiento de la eternidad"  56:1.1 Por el término "acontecimiento de la eternidad", entendemos que no es un proceso continuo; sucede solo una vez. Esto significa que esta donación del potencial del "material" de los universos del pasado-presente-futuro debe ser una donación ilimitada.

¿Cuál era la naturaleza de esta donación? Ante todo, debe haber sido precedida por la aparición del espacio, y sabemos que el espacio es también una donación del Paraíso  11:7.4 Dada la existencia del espacio, podríamos concebir que esta dotación consiste en cierta potencia (un potencial) con la que se cargó todo el volumen del espacio (de ahí el término "potencia espacial")  42:2.3 Esta potencia en el espacio pasó de la fuente del Paraíso al control y custodia del Absoluto Incalificado, cuya presencia funcional impregna todo el espacio (universo)  11:8.8 El Absoluto Incalificado recibe esta carga espacial del potencial de todos los universos aún no creados del eterno futuro y actúa para siempre como su custodio de hecho, su controlador en el espacio y su revelador en el tiempo.

El Absoluto Incalificado está presente en la Era Cero, pero si no hay espacio este Absoluto difícilmente podría tener una presencia en el espacio. Tampoco podría haber tenido una función en relación con la potencia espacial, previa a la donación del Paraíso de este "material" de los universos (entonces) aún no creados. La transición de la Era Cero a la Primera Era difícilmente podría haber tenido algún efecto sobre la naturaleza del Incalificado, pero ciertamente sí modificó las funciones de este Absoluto. Se nos informa de que el Absoluto Incalificado está "funcionalmente limitado al espacio"  12:4.2 Esto debe referirse al espacio (universo) penetrado y a la función reguladora en relación con la potencia espacial  42:2.3 Se nos informa más adelante de que este Absoluto incondicionado es el "mecanizador totalmente eficaz" de todos los universos del pasado, presente y futuro (p.14:3) Deducimos que esto significa algún tipo de supercontrol que ignora completamente el tiempo, que actúa en términos del pasado-futuro ilimitado en relación con cualquier momento presente; esto sugiere una reacción de eternidad pura hacia todo acontecimiento del tiempo.

La influencia del Absoluto de la Deidad. Así como en gran parte el Absoluto Incalificado es el mecanizador de los universos (pasados-presentes-futuros), el Absoluto de la Deidad se describe como el "activador omnipotente" de esas creaciones (Ibíd.) Es difícil imaginar cómo está hecho, porque el Absoluto de la Deidad no tiene una presencia en el espacio, solo una presencia universal  12:6.13 Posiblemente la relación tiene lugar mediante la presencia conectiva del Absoluto Universal. En todo acontecimiento parece haber dos acciones que producen tensión: la mecanización y la activación, y se nos informa  0:11.10 de que el Absoluto Universal está implicado en la resolución de todas esas tensiones.

La influencia del Actor Conjunto. El Espíritu Infinito puede haber activado la donación de la potencia espacial. Avanzamos el concepto de que la donación del espacio y de la potencia espacial podría ser una repercusión en la Isla del Paraíso a la aparición del Espíritu Infinito en la eternidad. Se nos dice que el Espíritu Infinito activa la Isla del Paraíso  9:3.8, y que el Actor Conjunto penetra todo el espacio  12:4.3 Estas afirmaciones sugieren que la donación tanto del espacio como de la potencia espacial por parte del Paraíso podría estar relacionada con la aparición en la eternidad del Espíritu Infinito y el comienzo de la Primera Era del Universo.

(Para tratar sobre la manera en que la potencia espacial se sacó del alcance del Absoluto Incalificado, en conexión con la evolución de los universos locales, vean el Appendix IX, "La cronología de los universos locales" § 1–3))

La materialización de Havona. ¿Emergió a la realidad la triata, que constituye la estructura física de los mil millones de mundos de Havona  42:2.6; 14:2.2, como una donación directa del Paraíso? ¿O atravesó alguna etapa potencial que implicó al Absoluto Incalificado? Esta misma pregunta podría plantearse respecto a los 21 satélites del Paraíso, puesto que cada grupo de siete mundos está "eternizado de manera diferente" 13:0.2La pregunta podría repetirse en relación a los cuerpos gravitatorios oscuros que rodean Havona  14:1.14 Pero no tenemos respuesta para estas preguntas.

3. DONACIONES DEL TIEMPO DEL PARAÍSO

El universo maestro es una creación del espacio y el tiempo (y de espacio y tiempo trascendidos) No se nos informa acerca del origen del tiempo trascendido (supertiempo), pero se nos dice que el tiempo mismo es algo que se origina en el Paraíso. El tiempo es otra cualidad de la realidad que relaciona al Paraíso con la creación maestra. Respecto al tiempo y su donación por parte del Paraíso, los Documentos nos informan de lo siguiente:

11:2.10 "El Paraíso existe sin el tiempo", pero la mente de los ciudadanos del Paraíso "son plenamente conscientes de la secuencia intemporal de los acontecimientos".

12:5.1 El tiempo es un don del Paraíso, pero no en el mismo sentido que el espacio, sino solo indirectamente.

11:2.11 El tiempo parece originarse justo por encima del Paraíso superior.

(Ibíd.) El movimiento no es inherente al Paraíso; es volitivo.

12:5.1 Fuera del Paraíso, todo está en movimiento; el movimiento es inherente e involuntario. Desde un átomo hasta las esferas de Havona: todo se mueve.

12:5.1 El tiempo se percibe porque la mente es inherentemente consciente de las secuencias, y debido al movimiento del espacio.

14:1.11 El tiempo no se cuenta en el Paraíso pero sí se cuenta en los circuitos de Havona. Muchos seres - tanto creados como ascendentes - calculan el tiempo en Havona. Cada uno de los mil millones de mundos tiene su propio tiempo local.

No sabemos si la afirmación respecto al cálculo del tiempo en Havona se aplica al universo original (eterno y existencial) en la Primera Era, o si es un rasgo de Havona que caracteriza al universo central en la Segunda Era. Podría aplicarse a la Primera Era, pues las esferas de Havona se mueven en el espacio alrededor del Paraíso. También podría aplicarse a la vida en Havona, porque incluso en el Havona de la Primera Era había seres finitos  14:4.11; 105:5.6; 105:6.4

12:5.2 La eternidad es el absoluto del tiempo.

118:1.1 En los universos del espacio y el tiempo, "…la eternidad es la perpetuidad temporal - el eterno ahora."

118:9.1 El tiempo y el espacio son un mecanismo conjunto del universo maestro.

Podemos deducir de estas afirmaciones que la secuencia podría ser independiente del tiempo, que la secuencia temporal se deriva de la donación (indirecta) del tiempo por parte del Paraíso. Como el espacio, el tiempo procede del Paraíso sin condicionar a su Fuente. Sabemos que los Ciudadanos del Paraíso son conscientes de la "secuencia intemporal"  11:2.11, pero la conciencia de la secuencia temporal es (¿y ha sido?) una parte normal de la conciencia de ciertos seres nativos de Havona. Podemos estar seguros de que Havona, en la era actual, es un "universo del tiempo"; al menos esto es cierto en todos los niveles finitos de la realidad funcional en la creación central.

Pero, después de todas estas consideraciones y análisis, todavía no queda demasiado claro cómo "dona tiempo" la Isla del Paraíso.

4. MAGNITUDES DEL PARAÍSO

¿Qué tamaño tiene el Paraíso? No lo sabemos. Los Documentos nos dan sus dimensiones relativas  11:2.2, pero no sus dimensiones reales. Se lo menciona como "cuerpo…más gigantesco…de todo el universo maestro"  11:0.1 ¿Hay alguna manera de que podamos desarrollar una idea sobre la magnitud general de la Isla central? Afortunadamente, los Documentos nos proporcionan los datos necesarios.

En el último párrafo de la página 120, 11:3.3 y en el primer párrafo de la página 121, los Documentos dan una descripción de la organización numérica de una porción muy pequeña del área reservada para uso residencial en el Paraíso superior. Si exploramos las afirmaciones hechas al respecto, y si las reducimos a matemáticas, los resultados asustan un poco. Examinemos en consecuencia estas afirmaciones:

Se nos informa de que el Área Santa del Paraíso superior está parcialmente subdividida en siete zonas residenciales concéntricas. La más interior es para que la usen los Ciudadanos del Paraíso y los nativos de Havona. La segunda zona es la que tiene un interés especial para nosotros, pues es la zona reservada para que la usen los seres ascendentes de los siete superuniversos. Esta zona está subdividida en parte en siete sectores, uno para cada superuniverso.

Cada unidad residencial de la segunda zona es apropiada para que la usen mil millones de grupos de trabajo. No sabemos cuántas personas componen esos grupos, pero suponemos que debe haber mil; esto es lo estándar para una compañía de finalitarios. Mil millones es un número muy grande, y pronto trabajaremos con números más grandes aún, así que sería útil expresar estos números tan grandes en potencias de diez. Recordemos que 103significa 10 x 10 x 10, que es igual a 1.000. Del mismo modo, 106(diez multiplicado por sí mismo seis veces) es igual a un millón, y podemos escribir 109para indicar mil millones. Ahora podemos expresar la unidad residencial básica como:

1 unidad residencial = mil millones de grupos = 109

A continuación se nos dice que 1.000 (103) unidades se agrupan para formar una división. Podemos expresar la composición de esa división como sigue:

1 división = 1.000 x mil millones de grupos = 1 billón de grupos, o

1 división = 103x 109grupos = 10 3+9= 1012grupos.

Se nos informa de que 100.000 (105)divisiones constituyen la siguiente agrupación en tamaño, llamada congregación. Esta relación puede expresarse de la manera siguiente:

1 congregación = 100.000 x 1 billón de grupos = 100.000 billones de grupos, o

1 congregación = 105x 1012grupos = 105+12grupos = 1017grupos.

RESUMEN: NÚMERO DE UNIDADES RESIDENCIALES EN EL PARAÍSO SUPERIOR

Las tablas de más abajo recorren el aumento de unidades residenciales del Paraíso superior a través de las últimas seis series ascendentes que se presentan en los Documentos. La primera lista de números de la columna "unidades maestras" es una abreviación de la siguiente operación matemática: 1023x 10129grupos = 10152grupos. Todos los números que aparecen más abajo son potencias de 10.

Unidades maestras Unidades superiores Unidades supersuperiores
23 + 129 = 152 37 + 332 = 369 51 + 633 = 684
25 + 152 = 177 39 + 369 = 408 53 + 684 = 737
27 + 177 = 204 41 + 408 = 449 55 + 737 = 792
29 + 204 = 233 43 + 449 = 492 57 + 792 = 849
31 + 233 = 264 45 + 492 = 537 59 + 849 = 908
33 + 264 = 297 47 + 537 = 584 61 + 908 = 969
35 + 297 = 332 49 + 584 = 633 63 + 969 = 1032
Unidades celestiales Supercelestiales Unidades supremas
65 + 1032 = 1097 79 + 1529 = 1608 93 + 2124 = 2217
67 + 1097 = 1164 81 + 1608 = 1689 95 + 2217 = 2312
69 + 1164 = 1233 83 + 1689 = 1772 97 + 2312 = 2409
71 + 1233 = 1304 85 + 1772 = 1857 99 + 2409 = 2508
73 + 1304 = 1377 87 + 1857 = 1944 101 + 2508 = 2609
75 + 1377 = 1452 89 + 1944 = 2033 103 + 2609 = 2712
77 + 1452 = 1529 91 + 2033 = 2124 105 + 2712 = 2817

El último número que aparece al final de la columna de "unidades supremas" es el número 2817. Esto significa 102817, lo que significa 10 seguido de 2.816 ceros.

Más adelante se nos dice que 10 millones (107)congregaciones forman una asamblea, y que mil millones (109)de estas asambleas constituyen una gran unidad. Podemos expresar estas dos relaciones como sigue:

1 asamblea = 107x 1017grupos = 10 7+17= 1024grupos, y

1 gran unidad = 109x 1024grupos = 10 9+24= 1033grupos.

Si revisamos estas operaciones, se observa que estamos tratando con una proporción uniforme de incremento acelerado, un incremento que aumenta en un factor de cien (102) a cada paso. Este incremento se puede tabular:

Primer incremento

Mil

1.000 = 103

Segundo incremento

100 mil

100.000 = 105

Tercer incremento

10 millones

10.000.000 = 107

Cuarto incremento

1000 millones

1.000.000.000 = 109

Debido a que los números con los que estamos empezando a tratar se están volviendo muy grandes, de ahora en adelante sería conveniente escribirlos como potencias de diez.

La última agrupación residencial que hemos calculado era una "gran unidad". Repetiremos el cálculo de la primera gran unidad y seguiremos desarrollando cada una de las grandes unidades siguientes, de la primera a la séptima, aplicando la proporción estándar del incremento acelerado:

La primera gran unidad

= 109x 1024

= 1033grupos

La segunda gran unidad

= 1011x 1033

= 1044grupos

La tercera gran unidad

= 1013x 1044

= 1057grupos

La cuarta gran unidad

= 1015x 1057

= 1072grupos

La quinta gran unidad

= 1017x 1072

= 1089grupos

La sexta gran unidad

= 1019x 1089

= 10108grupos

La séptima gran unidad

= 1021x 10108

= 10129grupos

Esta tabla da una imagen de la construcción de una de las agrupaciones residenciales séptuples: las grandes unidades. Esta es la primera agrupación séptuple de unidades residenciales. Hay seis más de esas agrupaciones; unidades maestras, unidades superiores, unidades supersuperiores, unidades celestiales, unidades supercelestiales y unidades supremas. Cada una de esas agrupaciones de unidades residenciales se despliega de manera similar en siete pasos.

Esta expansión en siete pasos se expone en el resumen anterior. Los números de las tablas de este resumen son todos potencias de diez. El último número que aparece en este resumen es 102817, que es la manera más corta de escribir un número que, en caso contrario, se escribiría como un diez seguido de 2.816 ceros.

Este es el número de grupos de trabajo (102817) que pueden alojarse en la unidad simple más grande proporcionada para propósitos residenciales en la segunda zona residencial concéntrica del Área Santa del Paraíso superior. Ese es el espacio residencial proporcionado por una "unidad suprema de séptimo orden". No se nos dice cuántas de esas unidades se han proporcionado en la segunda zona concéntrica, pero se nos dice que las provisiones residenciales actuales utilizan mucho menos del uno por ciento del área disponible en la segunda zona concéntrica.

Hay siete zonas residenciales concéntricas en el Área Santa del Paraíso superior. Se nos informa de la utilización actual de las dos zonas más interiores y podemos hacer conjeturas respecto a la posible asignación de las cinco restantes. Las zonas primera y segunda están relacionadas con los residentes del Paraíso del gran universo actual. Parecería lógico asumir que las cuatro zonas siguientes se reservarían para los futuros nativos de los cuatro niveles del espacio exterior. Si este fuera el caso, entonces hemos dado cuenta de seis de las siete zonas residenciales concéntricas. Es probable que la séptima zona sea para los ciudadanos del cosmos infinito.

Si estas conjeturas tienen alguna validez, entonces es posible aplicar nuestras estimaciones del tamaño de los niveles espaciales del universo maestro para que nos den una pista de los tamaños relativos de las siete zonas residenciales concéntricas. No es irrazonable asumir que cada una de estas zonas pueda tener una magnitud de tamaño proporcional a la magnitud espacial del nivel espacial relacionado con ella. En el Apéndice XVI, sección 6, averiguamos las proporciones de los niveles espaciales del universo maestro como sigue:

El gran universo

1

El primer nivel de espacio

100

El segundo nivel de espacio

10.000

El tercer nivel de espacio

1.000.000

El cuarto nivel de espacio

100.000.000

Si aplicáramos estas relaciones a las zonas residenciales, entonces asignaríamos el tamaño-valor de "uno" a las primeras dos zonas, tomadas juntas; la sexta zona sería 100 millones de veces más grande. En nuestro cálculo de las dimensiones relativas del gran universo en comparación con el cuarto nivel de espacio, esto funcionó como la relación de " 2,5 cm." respecto a " 2.574 Km.". Esto simbolizaría la relación del ancho total de la primera y la segunda zonas tomadas juntas, comparadas con el ancho total de la sexta zona. Estos " 2,5 cm." son el ancho total de las zonas residenciales primera y segunda, y la unidad residencial simple más grande de la segunda zona alojaría ella sola a 102817grupos de trabajo. No sabemos cuántas de esas unidades hay, ¡pero sí sabemos que se está usando menos del uno por ciento de esa zona!

Podemos hacer una especie de comparación de las zonas primera y segunda respecto a la sexta, pero no tenemos base en absoluto para hacer ninguna comparación con la séptima zona.

Debemos enfrentarnos a la posibilidad de que haya un error básico al hacer esas comparaciones de las zonas residenciales del Paraíso con los niveles espaciales del universo maestro. Los niveles espaciales están medidos de manera apropiada en términos de distancia (distancia espacial): kilómetros, años luz y pársecs. Pero el Paraíso no está en el espacio  11:2.10 Las áreas del Paraíso, al ser absolutas, son útiles de muchas formas más allá de nuestra comprensión. Se nos informa de que el concepto de distancia tiene un significado real cuando se aplica a diferentes ubicaciones de la Isla central. Pero es "distancia absoluta", y la distancia absoluta debe ser distancia no espacial  11:2.1

No obstante, estos cálculos elaborados deberían darnos una impresión más profunda de la afirmación con la que se introdujo esta sección: el Paraíso es el "cuerpo… más gigantesco… de todo el universo maestro"  11:0.1

Información de fondo

Versión para imprimirVersión para imprimir

Urantia Foundation, 533 W. Diversey Parkway, Chicago, IL 60614, USA
Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos