El propósito eterno de Dios

   
Versión para imprimirVersión para imprimirEnviar a un amigoEnviar a un amigo

EL PROPÓSITO ETERNO DE DIOS 

I. EL UNIVERSO FUE HECHO PARA SER HABITADO

1. Los universos fueron hechos para ser habitados.

“Las miríadas de sistemas planetarios se formaron para que finalmente las habitaran muchos tipos diferentes de criaturas inteligentes, seres que pudieran conocer a Dios, recibir el afecto divino, y amarle a su vez. El universo de universos es la obra de Dios y la morada de sus diversas criaturas. ‘Dios creó los cielos y formó la tierra; estableció el universo y no creó este mundo en vano; para que fuera habitado lo creó.’” (21.2) 1:0.2 Isa. 45:18.

2. Lo finito existe debido al propósito eterno.

“Los reinos de lo finito existen por virtud del propósito eterno de Dios. Las criaturas finitas, altas y bajas, pueden proponer teorías, y lo han hecho, en cuanto a la necesidad de lo finito en la economía cósmica, pero en último análisis, existe porque Dios lo quiso. No se puede explicar el universo, tampoco puede una criatura finita ofrecer una razón racional de su propia exitencia individual sin apelar a los actos previos y a la volición preexistente de los seres ancestrales: Creadores y procreadores.” (1260.5) 115:1.4

3. El propósito eterno es alcanzable por todos.

“Hay en la mente de Dios un plan que involucra a cada criatura de todos sus vastos dominios, y este plan consiste en un propósito eterno de oportunidades ilimitadas, progreso sin límites, y una vida sin fin. ¡Y los tesoros infinitos de esa carrera tan inigualable son vuestros con solo luchar!

 “¡El objetivo de la eternidad os aguarda! ¡La aventura del logro de la divinidad se encuentra frente a vosotros! ¡La carrera por la perfección está en marcha! Quienquiera lo desee puede correr, y la victoria certera coronará los esfuerzos de cada ser humano que participe en la carrera de la fe y la esperanza, dependiendo a cada paso de la dirección del Ajustador residente y de la guía de ese buen espíritu del Hijo del Universo, que generosamente ha sido derramado sobre toda la carne.” (365.3) 32:5.7

II. LOS PLANES INFINITOS DEL PROPÓSITO ETERNO

1. Los planes infinitos del propósito eterno.

“Puesto que el Padre Primero es infinito en sus planes y eterno en sus propósitos, es intrínsecamente imposible para cualquier ser finito llegar a aprender o a entender jamás estos planes y propósitos divinos en su plenitud. El hombre mortal puede atisbar los propósitos del Padre sólo de cuando en cuando, aquí y allá, según se revelan en relación con el desenvolvimiento del plan de ascensión de la criatura en sus niveles sucesivos de progresión en el universo. Aunque el hombre no puede abarcar el significado de la infinidad, el Padre infinito con seguridad comprende plenamente y abraza amorosamente toda la finitud de todos sus hijos en todos los universos.” (35.3) 2:1.10

2. El vasto alcance del propósito eterno de Dios.

“El Padre satisface, constante e infatigablemente, la necesidad de las diferenciales de demanda de él, según ésta cambia de tiempo en tiempo, en varias secciones de su universo maestro. El gran Dios se conoce y se comprende; es infinitamente autoconsciente de todos sus atributos primordiales de perfección. Dios no es un accidente cósmico, ni un experimentador del universo. Los Soberanos del Universo pueden emprender aventuras; los padres de las Constelaciones pueden hacer experimentos; los líderes del sistema pueden practicar; pero el Padre Universal ve el fin desde el principio, y su plan divino y su propósito eterno realmente abarcan y comprenden todos los experimentos y todas las aventuras de todos sus subordinados en todos los mundos, sistemas y constelaciones de todos los universos de sus vastos dominios.” (34.3) 2:1.4

3. Toda la creación es una parte del plan divino.

“Existe un gran y glorioso propósito en la marcha de los universos a través del espacio. Todas vuestras luchas mortales no son en vano. Todos nosotros somos parte de un plan inmenso, una empresa gigantesca, y es la vastedad de esa empresa la que convierte en imposible poder ver mucho de ello en un determinado tiempo y durante una vida cualquiera. Todos formamos parte de un proyecto eterno que los Dioses están supervisando y efectuando. Majestuosamente la totalidad del mecanismo universal sigue su marcha a través del espacio al compás de la música del pensamiento infinito y el propósito eterno de la Primera Gran Fuente y Centro.” (364.3) 32:5.1

4. El plan glorioso del propósito eterno.

“El propósito eterno del Dios eterno es un ideal altamente espiritual. Los acontecimientos del tiempo y las luchas de la existencia material no son otra cosa que el andamio transitorio que tiende un puente hacia el otro lado, hacia la tierra prometida de la realidad espiritual y la existencia celestial. Por supuesto que, vosotros mortales halláis difícil de captar la idea de un propósito eterno; vosotros sois virtualmente incapaces de comprender el pensamiento de la eternidad, algo que no tiene ni comienzo ni fin. Todo lo que os resulta familiar tiene un final.” (364.4) 32:5.2

III. TODAS LAS COSAS SE DESARROLLAN SEGÚN EL PROPÓSITO ETERNO

1. Todas las cosas se desarrollan según el propósito eterno.

“Dentro de los límites de lo que es consecuente con la naturaleza divina, es literalmente cierto que «con Dios todas las cosas son posibles». El lento y prolongado proceso de pueblos, planetas y universos está bajo el perfecto control de los creadores y administradores universales y se desarrolla de acuerdo con el eterno propósito del Padre Universal, procediendo en armonía y orden y en conformidad con el omnisapiente plan de Dios. Sólo existe un único legislador. Él sostiene los mundos en el espacio y hace girar los universos en torno al infinito círculo del circuito eterno.” (46.6) 3:2.2 Mat. 19:26.

2. La ejecución diferencial del propósito eterno.

“Tal vez parezca que las reacciones de un Dios inmutable, en la ejecución de su eterno designio, varían de acuerdo con la actitud cambiante y las mentes volubles de sus inteligencias creadas; es decir, que pueden variar aparente y superficialmente; pero debajo de la superficie y más allá de todas las manifestaciones externas, se mantiene presente el propósito inmutable, el plan sempiterno, del Dios eterno.

“Allá en los universos, la perfección ha de ser necesariamente un término relativo, pero en el universo central y especialmente en el Paraíso, la perfección no está diluida; en ciertas fases llega a ser absoluta. Las manifestaciones de la Trinidad varían la exposición de la perfección divina, pero no la atenuan.” (36.1) 2:2.3

3. ¿Quién conoce realmente el propósito eterno?

“El Padre Universal tiene un propósito eterno relacionado con los fenómenos materiales, intelectuales y espirituales del universo de los universos, el cual lleva a cabo durante todo el tiempo. Dios creó los universos por su libre y soberana voluntad, y los creó de acuerdo con su propósito omnisapiente y eterno. Es dudoso que cualquiera, excepto las Deidades del Paraíso y sus más altos asociados conozcan gran cosa acerca del eterno propósito de Dios. Incluso los ciudadanos excelsos del Paraíso tienen opiniones muy variadas sobre la naturaleza del propósito eterno de las Deidades.” (54.1) 4:0.1

IV. EL PROPÓSITO ETERNO TRIUNFARÁ

1. El propósito eterno triunfará.

“En los asuntos del corazón de los hombres puede que el Padre Universal no siempre obtenga lo que quiere; pero en la conducta y destino de un planeta el plan divino prevalece; el propósito eterno de la sabiduría y el amor triunfa.” (51.2) 3:5.3

2. Dios lleva a cabo la realización de un proopósito eterno.

“El Gobernante eterno e infinito del universo de los universos es poder, forma, energía, proceso, modelo original, principio, presencia y realidad idealizada. Pero es más; es personal; ejerce una voluntad soberana, experimenta autoconciencia de su divinidad, ejecuta los mandatos de una mente creadora, persigue la satisfacción de la realización de un propósito eterno, y manifiesta amor y afecto Paterno por sus hijos universales. Se pueden comprender mejor todos estos rasgos personales del Padre observándolos tal como fueron revelados en la vida encarnada de Micael, vuestro Hijo Creador, mientras permaneció encarnado en Urantia.” (53.5) 3:6.7

3. Predestinación y libre albedrío.

“Vosotros estáis todos sujetos a la predestinación, pero no está preordenado que debáis aceptar esta predestinación divina; tenéis plena libertad para rechazar cualquier porción del programa de los Ajustadores del Pensamiento o todo el programa.” (1204.5) 110:2.1

4. Misión de adversidad.

“La confusión y disturbios en Urantia no significan que los Gobernantes Paradisiacos carezcan del interés o de la habilidad para arreglar en forma distinta los asuntos. Los Creadores poseen pleno poder para hacer de Urantia un verdadero paraíso, pero dicho edén no contribuiría al desarrollo de aquellos rasgos fuertes, nobles y experimentados que los Dioses con tanta seguridad forjan en vuestro mundo entre el yunque de la necesidad y el martillo de la angustia. Vuestras ansiedades y penas, vuestras pruebas y desilusiones, son tanto parte del plan divino en vuestra esfera como lo son la perfección exquisita y la adaptación infinita de todas las cosas a su propósito supremo en los mundos del universo central y perfecto.” (258.11) 23:2.12

LAS ENSEÑANZAS DE LA BIBLIA RESPECTO AL PROPÓSITO DE DIOS

I. EL PROPÓSITO ETERNO

Conforme al previo designio eterno que realizó en Cristo Jesús, Señor nuestro.” Efe. 3:11.

Si el Señor de los ejércitos ha tomado una decisión, ¿quién la hará fracasar?” Isa. 14:27.

Como lo he proyectado, así será; como lo he planeado, así sucederá.” Isa. 14:24.

Esta es la decisión tomada contra toda la tierra;” Isa. 14:26.

Tracé un plan, y lo voy a ejecutar.” Isa. 46:11.

Mi designio se cumplirá y haré todo lo que me agrade.” Isa. 46:10.

Según el previo designio del que realiza todo conforme a la decisión de su voluntad.” Efe. 1:11.

Lo decidí y no me retractaré.” Jer. 4:28. Cristo Jesús, Señor nuestro.” Efe. 3:11.

Dándonos a conocer el Misterio de su voluntad según el benévolo designio que en él se propuso de antemano.” Efe. 1:9.

Sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman.” Rom. 8:28.

II. LA PREDESTINACIÓN

El designio de Dios ha transformado en bien el mal que ustedes pensaron hacerme.” Gén. 50:20.

Y creyeron cuantos estaban destinados a una vida eterna.” Hechos 13:48.

Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo.” Rom. 8:29.

Eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad.” Efe. 1:5.

Por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo.” Efe. 1:4.

hablamos de una sabiduría de Dios, misteriosa... destinada por Dios desde antes de los siglos para gloria nuestra.” 1 Cor. 2:7.

Elegidos según el previo conocimiento de Dios Padre, con la acción santificadora del Espíritu.” 1 Pedro 1:2.

Tropiezan en ella porque no creen en la Palabra; para esto han sido destinados.” 1 Pedro 2:8.

Para realizar lo que en tu poder y en tu sabiduría habías predeterminado que sucediera.” Hechos 4:28.ph. 3:11.

“Pero vosotros sois una raza elegida, un clero real, una nación sagrada, de Dios.

III. LA ELECCIÓN

Ahora bien, antes de haber nacido, y cuando no habían hecho ni bien ni mal - para que se mantuviese la libertad de la elección divina, que depende no de las obras sino del que llama” Rom. 9:11.

Por tanto, hermanos, poned el mayor empeño en afianzar vuestra vocación y vuestra elección.” 2 Pedro 1:10.

Y si no fuera abreviado ese tiempo, nadie se salvaría; pero será abreviado, a causa de los elegidos.” Mat. 24:22.

Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que están clamando a él día y noche?” Lucas 18:7.

¿Quién acusará a los elegidos de Dios?” Rom. 8:33.

Por esto todo lo soporto por los elegidos.” 2 Tim. 2:10.

Yo te conjuro en presencia de Dios, de Cristo Jesús y de los ángeles escogidos, que observes estas recomendaciones sin favoritismos.” 1 Tim. 5:21.

A pesar de todas estas enseñanzas sobre la predestinación y la elección, Jesús proclamó sin cesar: "Todo el que quiera puede venir".

Nota respecto al Plan de Perfección: El mandato de Jesús —”Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.” (Mat. 5:48)—fue presagiado por el mandamiento del Viejo Testamento—”Porque yo soy el Señor, su Dios, y ustedes tienen que santificarse y ser santos, porque yo soy santo.” (Lev. 11:44).

Información de fondo

Urantia Foundation, 533 Diversey Parkway Chicago, IL 60614 USA |
Teléfono: (llamadas gratuitas dentro de EUA y Canadá) 1-888-URANTIA | Teléfono: (fuera de EUA y Canada) +1-773-525-3319
© Urantia Foundation. Reservados todos los derechos